Etar, la tradición de un país en un mismo lugar
Etar-Bulgaria
Descubre un lugar encantador como es el complejo etnográfico y arquitectónico de Etar. Se trata de un museo al aire libre donde sus visitantes disfrutarán de una arquitectura extraordinaria y abundante naturaleza.
Els Blaus de Roses

etar-bulgaria, etar, la tradición de un país en un mismo lugar

Ubicado en el corazón de los Balcanes, en la provincia de Gabrovo, ciudad ubicada en el norte de Bulgaria, encontramos el magnífico museo al aire libre Etara. Bajo el nombre oficial de Complejo etnográfico y arquitectónico de Etara fue el primer museo de su tipología en el país. Inaugurado en el año 1964, por idea de Lazar Donkovpretende de ofrecer al público un museo exterior en forma de pequeña población con actividad donde poder enseñar las tradiciones, costumbres y trabajos artesanales. Sus inicios se realizaron con la restauración del molino Karadzheyka que data del año 1780, seguidamente con el lanzamiento de las demás construcciones. En el año 1967 fue declarado Parque Nacional y en 1971 fue nombrado Monumento Cultural. Es muy sencillo llegar hasta Etar debido a las buenas comunicaciones de servicios regulares de autobuses públicos desde la ciudad de Gabrovo.

Taller de cuchillos en el complejo etnográfico y arquitectónico de Etara. Turismo Etar
A lo largo de sus 7 hectáreas hay unas 50 edificaciones, entre los cuales también podemos observar molinos, talleres artesanos e instalaciones de agua, convirtiéndose en el único lugar del país con una colección de herramientas técnicas que funcionan con agua. Dicha colección consiste en 10 edificaciones y es una de las más ricas y mejor organizadas dentro de los museos europeos. Por esta razón, la rueda de agua se ha convertido en el símbolo del museo. El objetivo principal de este conjunto monumental es que durante nuestra visita podamos curiosear la arquitectura y el modo de vida de la región de Gabrovo durante la segunda mitad del siglo XVIII y el siglo XIX. Como dato curioso debemos saber que durante dicha época en la ciudad se practicaban más de 26 actividades artesanas por lo que es un lugar exclusivo y perfecto donde descubrir la mayoría de éstos.

Durante nuestro paseo podemos recorrer diferentes calles y cruzar varios puentes sobre el Río Sivek, creando un extraordinario paraje natural que rodea todo el lugar. Casi tocando la entrada encontramos un magnífico restaurante que ofrece la oportunidad de degustar platos tradicionales, elaborados a base de las antiguas recetas locales. Por otro lado, el complejo arquitectónico también cuenta con un hotel donde los visitantes pueden alojarse si así lo desean. En la calle comercial principal de Etar observamos 16 casas, réplicas exactas de edificios antiguos de la región. Durante el recorrido podemos observar como los artesanos realizan sus correspondientes actividades en tiempo real y con la tecnología que ofrecía la época. Podremos comprar todo aquello que se crea delante de nosotros, como un recuerdo o suvenir único y singular. Entre los oficios más destacados predomina la elaboración de cerámica en forma de diversos elementos decorativos, fabricación de vasos de cobre, de pieles, campanas forjadas para animales, juguetes típicos de madera, instrumentos musicales, dulces y pasteles tradicionales y arte iconográfico, entre otros. Así pues, podemos decir que los maestros son los que producen y los que venden su producción diariamente.

Calle comercial del complejo etnográfico y arquitectónico de Etara. Turismo Etar
Pero esto no es lo único que encontramos en Etar, también tenemos la espléndida oportunidad de entrar en la mayoría de las casas que se caracterizan con numerosos signos identificativos que las hacen singulares e exclusivas. Un ejemplo de ello es que todas las casas se construían de cara a la calle porque de esta manera el comercial podría estar en mayor contacto con sus clientes. Eso conseguía que se formara una especie de arco iris sobre las estrechas calles. Además, en el segundo piso destacaban las ventanas-miradores que sobresalían de la estructura de la casa, lo que permitía que entrara mucha luz en la estancia. Todos los detalles que configuraban tanto el interior de la vivienda como el exterior posibilitaban mostrar la clase económica de la familia que residía allí. Así pues, durante nuestra visita en su interior podemos observar el tipo de muebles, los estilos de diseño de la época y todos aquellos detalles que caracterizaban los hogares del momento.

Hemos de mencionar que además de casas también podemos encontrarnos con una iglesia con escuela. Bajo el nombre de Iglesia Santa Epifanía es una copia exacta del templo de Radovtsi que data del año 1868. Es interesante debido a su tipología de casa de montaña, edificio religioso en actividad y escuela a la vez. Finalmente, otro elemento con el cual nos toparemos son los espacios habilitados para exposiciones permanentes o temporales, donde podemos observar cuadros, atuendos típicos, ganchillos, etc.

Si queremos disfrutar plenamente de nuestra visita os recomendamos ir a Etar durante alguna de las fiestas tradicionales de búlgaros como el día de Lázaro, ocho días antes de Pascua, el día de San Jorge (el 6 de mayo), el 20 de julio o Ilinden, entre muchos otros, durante los cuales además de disfrutar de este lugar especial podemos ser testigos de las realizaciones de celebraciones típicas y participar en ellas. Otro interesante momento de asistir es durante el primer viernes, sábado y domingo del mes de Septiembre, ya que durante estos tres días se celebra la Feria Internacional de la Artesanía Tradicional. Tanto los maestros búlgaros como maestros de todo el mundo presentan sus artículos artesanales, ofreciendo así un espectáculo único.

Exposición de carro y otras herramientas artesanas en el complejo etnográfico y arquitectónico de Etara. Turismo Etar
Una vez visitado y descubierto este lugar mágico no nos podemos perder la oportunidad de visitar la ciudad de Gabrovo y el Monasterio Sokolsky. Gabrovo es conocido por albergar la Casa del Humor y la Sátira donde en su entrada contemplaremos las figuras de Don Quijote y Sancho Panza junto con un gato negro, mientras que en su interior podemos ver obras de arte de todo el mundo, vinculados con temas como el carnaval.  Aquí también se celebra anualmente el Festival de Humor, que con la ayuda de disfraces, máscaras y música popular los visitantes gozan de divertidas representaciones. Debido a que ésta fue la urbe donde se construyó la primera escuela del país, también hallamos el Museo Nacional de Educación, en el cual podemos encontrarnos con diferentes objetos de aulas, documentos históricos y observar la evolución de la educación búlgara.

Finalmente, el Monasterio de Sokolsky se ubica a 4 km de Etar y a 15km de Gabrovo. El monasterio fundado en el año 1833 principalmente contaba con una pequeña iglesia de madera que fue sustituida por un gran templo al año siguiente gracias a las ayudas y donaciones de las poblaciones cercanas. Además de la iglesia, también se levantó una vivienda a la entrada de una cueva que recibió el nombre de Sokola o el Halcón, de ahí el nombre del monasterio. Sobre todo tuvo gran importancia durante el Renacimiento búlgaro ya que dio cobijo a importantes luchadores que pelearon por la libertad de Bulgaria ante los turcos. Un elemento que destaca del jardín del monasterio es su fuente en forma octogonal que data del año 1868. Actualmente, podemos encontrar una comunidad de monjas. Aquí también tendrás la oportunidad de alojarte, entre una abundante naturaleza y una infinita tranquilidad.

Sin duda, el conjunto de estos tres lugares nos transmiten y trasladan al pasado de Bulgaria, donde la antigüedad subsiste y la historia nos ofrece un recorrido interesante y único.

Fotos y Texto Miroslava Mihaylova Topalova - AbcViajes.com

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil