Escocia, natural
Reino Unido
Lo que puede parecer un desierto vacío al visitante que llega por primera vez, está en realidad lleno de vida de todo tipo. Aquí, hará un corto viaje al corazón del paisaje escocés.
Els Blaus de Roses

reino unido, escocia, natural

Lo que puede parecer un desierto vacío al visitante que llega por primera vez, está en realidad lleno de vida de todo tipo. Aquí, haremos un corto viaje al corazón del paisaje escocés.

Escocia se distingue del resto de Gran Bretaña, principalmente, por la escala de su espectacular paisaje montañoso, la abundancia de sus lagos y ríos, su costa esplendorosa y la rica diversidad de su flora y fauna. Las colinas y los páramos, a menudo están cubiertos de brezo y pastos de montaña, y los peñascos de Angus y los Cairngorms son refugios para plantas árticas-alpinas raras. Ejemplos espectaculares de montañas y páramos son el sombrío Glen Coe y Rannoch Moor, o las agrestes montañas del noroeste de Sutherland. Este es el territorio de grandes manadas de ciervos y en él se encuentra uno de las mayores poblaciones de águilas reales y halcones peregrinos de Europa.

Unas de las partes de Escocia donde es más fácil ver fauna salvaje son los miles de kilómetros de costa. En sus magníficos farallones e islas, como Noss en las Islas de Zetlandia, la Isla de Handa, cerca de la costa oeste de Sutherland, y St Abbs Head , en los Borders, se hallan una de las mayores concentraciones de aves marinas del mundo. Entre ellas, haciendo sus nidos en acantilados de incluso 300 metros de altura, se encuentran frailecillos, araos, gavinas y aleas. A menos de una hora de Edimburgo, Bass Rock es una colonia de alcatraces situada en un lugar espectacular cerca de la desembocadura del Forth y del Centro de Aves Marinas. Tal vez la zona mejor conocida para los entusiastas de las aves marinas sean las Northern Isles (Islas del Norte), incluyendo un famoso observatorio de aves en Fair Isle, la reserva de North Hoy, Islas Órcadas, que se destaca por las aves que se reproducen en los páramos, incluyendo los págalos, o la Reserva Natural Nacional de Herrmaness, en las Islas de Zetlandia, que alberga unos 50.000 frailecillos.

Las magníficas extensiones panorámicas de playas de blanca arena y de los "machairs", o prados, de la costa Oeste de las Islas Occidentales son únicas, con pintorescos espectáculos de flores silvestres y aves que anidan en el suelo, incluyendo el elusivo y raro guión de codornices.

La observación de ballenas, delfines, focas y aves marinas desde un barco se está convirtiendo rápidamente en una importante atracción de calidad por toda la costa escocesa. El Moray Firth (estuario de Moray) actualmente está reconocido como una zona especialmente importante para la única población residente de delfines mulares del Mar del Norte. Se hacen muchas excursiones en barco, pero los delfines también pueden verse igualmente desde numerosos pueblos de la costa como Chanonry Point, cerca de Rosemarkie en la Black Isle, Spey Bay en la Moray Coast (costa de Moray) y tanto en North Kessock como en South Kessock, cerca de Inverness. Los tres últimos cuentan con centros de visitantes. La mayoría de las compañías de barcos forman parte del Dolphin Space Programme, que está diseñado para asegurar que los barcos no perturben el espacio de los delfines. A menudo se ven marsopas en el estuario del Moray y más arriba en los estuarios del Beauly y del Cromarty. Además se pueden ver muchas focas comunes y grises tanto en los estuarios del Cromarty como del Dornoch. También pueden encontrarse focas grises alrededor de la Isla de May, en el estuario del Forth.

Las aguas de la costa oeste y de las Islas Órcadas y de Zetlandia albergan aproximadamente unas 20 especies de ballenas incluyendo rorcuales y cachalotes, y numerosas marsopas y delfines, con un grupo residente de calderones grises cerca de Stornoway, en las Islas Occidentales. Los delfines a menudo se acercan a la costa siguiendo las migraciones de peces en la primavera. Los rorcuales aliblancos son más comunes aquí que en cualquier otra parte de Gran Bretaña y muchas veces se acercan bastante a los barcos.

Las colinas y valles ofrecen numerosas sorpresas, como el Glen Nevis, con su espectacular cascada de 300 m. Beinn Eighe, cerca de Kinlochewe en Wester Ross, la reserva natural nacional más antigua de Gran Bretaña, cuenta con una ruta ecológica y de montaña que se extiende desde las orillas de Loch Maree hasta las alturas de las montañas de Torridon. El cercano Aultro Visitor Centre ofrece una excelente introducción a su ecología, y puede suministrar información sobre dos escurridizos residentes de la zona: el gato montés y la marta. En la mayoría de las montañas y colinas de las Tierras Altas, encontrará toda una variedad de fauna, como por ejemplo, la liebre de montaña y la perdiz nival; ambas cambian de color durante el invierno.

Mucho más al norte, en Caithness y Sutherland, el paisaje ondulado único de las tierras de turba, conocido como el Flow Country, está salpicado de pequeñas charcas o "dubh lochans" y es el hábitat de una gran variedad de aves: colimbos de cuello negro y de cuello rojo, archibebe claro, chorlito dorado, correlimos común y aguilucho pálido. Los despejados cielos, las lagunas y los lagos de agua dulce y la rara fauna y flora de la turbera proporcionan al visitante una inusual experiencia.

Los magníficos bosques de hoja caduca de robles, abedules, fresnos y serbales en Galloway, Argyll y West Lochaber están cubiertos de numerosas especies de líquenes, musgos y helechos, y, en primavera, están revestidos con campanillas. Estos robledos oriundos proporcionan un hábitat importante para numerosas aves e insectos.

Los pinos autóctonos que quedan del en su día grandioso pinar de Caledonian Pinewood, en Royal Deeside, Strathspey y Glen Affric, proporcionan un refugio para la ardilla roja, el urogallo, el piquituerto escocés, el herrerillo capuchino y la marta. La historia natural de estos bosques se relata muy bien en el Landmark Forest Heritage Park, en el Rothiemurchus Estate y en el Glen More Forest Park (los 3 centros están cerca de Aviemore).

Escocia es famosa por sus profundos y claros lagos (lochs) como Loch Ness y Loch Tay y los ríos torrenciales de las Tierras Altas como el Dee y el Spey. En ningún otro lugar de Gran Bretaña se pueden encontrar las características rías (sea lochs) de la costa occidental rodeadas de montañas escarpadas. El Loch Broom cerca de Ullapool es un excelente ejemplo. El Loch Sunart, en la costa sur de la península de Ardnamurchan, alberga gran número de salmones salvajes, truchas y la escurridiza nutria. Esta especie quizás sea más fácil de ver en la reserva de nutrias de Skye, donde se muestran imágenes televisivas en vivo en la paranza. La majestuosa águila marina en la actualidad patrulla la costa oeste y las islas; esté atento, es posible que la vea, ya que es la cuarta águila más grande del mundo.

El Tay es un río famoso por el salmón y a lo largo de sus arboladas orillas hay numerosos senderos muy bonitos que están señalizados, como por ejemplo en Dunkeld y la reserva en Killiecrankie, junto al río Garry. Se pueden encontrar unos magníficos ejemplos de cascadas en las Falls of Rogie, al Oeste de Strathpeffer, en Corrieshalloch Gorge, en la cabecera de Loch Broom, y la cascada más alta de Gran Bretaña, Eas Coul Aulin, en Kylesku, en el noroeste de Sutherland.

Existe un número creciente de reservas en las que los visitantes tienen ahora la oportunidad de ver aves rapaces por circuito cerrado de televisión, como por ejemplo las águilas pescadoras en el Loch Garten y en el Loch of the Lowes, cerca de Dunkeld, milanos reales rojos en North Kessock, aguiluchos pálidos en Forsinard, en Sutherland, y halcones peregrinos en Aberfoyle, en Perthshire.

Escocia cuenta con un gran número de reservas de aves y animales, desde el sur (Wildfowl and Wetlands Trust Reserve, en Caerlaverock) y el centro (Loch Leven) hasta las Islas Occidentales (Uist Norte y Uist Sur) y el este (Loch of Strathbeg).

Aunque Escocia ha perdido algunos de sus mayores mamíferos, aún puede verse la fauna autóctona, que data de los tiempos más antiguos, en el Highland Wildlife Park, cerca de Kingussie, en Strathspey. En la actualidad hay propuestas para volver a introducir el castor europeo en Escocia, y establecer el primer Parque Nacional de Escocia en la zona del Loch Lomond y de los Trossachs.

El padre del sistema de parques nacionales de los Estados Unidos, John Muir, nació en Dunbar, cerca de Edimburgo. Seguimos sus pasos, asegurando que la riqueza y diversidad del paisaje y fauna y flora escoceses no se van a ver dañadas por el continuo crecimiento del turismo. Por medio de la práctica de un turismo verde, aseguraremos que nuestros visitantes puedan disfrutar de la calidad del medio ambiente escocés en el futuro.

Dónde alojarte en Edimburgo
Violet Bank House
Edimburgo


Tania Guest House
Edimburgo

Sandilands House
Edimburgo



Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil