En el corazón de Gerona
Gerona-España
Pasea por el casco antiguo y centro histórico de Gerona y descubre la huella que el paso del tiempo ha dejado a través de sus vestigios arquitectónicos y culturales.
Els Blaus de Roses

gerona-españa, en el corazón de gerona

Situada en un lugar privilegiado, a pocos kilómetros de la Costa Brava, famosa por sus playas de agua cristalina, y con unas increíbles vistas hacia la Montaña de Rocacorba, se ubica Gerona.  Si nos remontamos en su pasado podemos descubrir que la ciudad tiene sus orígenes desde la época de los iberos, cuando la tribu de los indigetes se estableció aquí. Sin embargo, fueron los romanos los que fundaron  la originaria Gerona, denominada en latín “Gerunda”. Fueron ellos también los que construyeron el conocido Corredor Mediterráneo. Justo después de llegar a su primer periodo de esplendor, y gracias a llegar a ser diócesis de la iglesia, fue conquistada por los musulmanes. Sin embargo, pasó poco tiempo en sus manos debido a su cercanía con el imperio franco, y tras ser liberada se convirtió en capital del Condado de Gerona. Se construyeron nuevas murallas que además sirvieron para ampliar la superficie de la ciudad ya que ésta fue creciendo considerablemente. Fue en esta época cuando una importante comunidad judía se instaló en la ciudad y hoy en día podemos decir que es una de la mejor conservada de toda Europa gracias a los muchos vestigios que podemos encontrar recorriendo el “Call” o el antiguo barrio judío.  A principios del siglo XIX sufrió una devastación a raíz de la Guerra de Independencia Española. Finalmente, hacia 1889 se derribó una parte de las murallas del sur de la ciudad y Gerona empezó a tomar la forma que hoy en día nos presenta.

Casco antiguo
Como hemos podido observar la ciudad de Gerona cuenta con una importante historia que la ha marcado y recorriendo sus calles nos permitirá trasladarnos en el tiempo y descubrir todos los elementos que configuran este pasado. No engañaríamos si dijéramos que el lugar más importante de la ciudad es sin duda, su casco antiguo o “BarriVell”. La mayor parte de esta zona está rodeada por murallas y es donde encontramos la mayoría de los atractivos de la ciudad. Una oportunidad para ver la ciudad desde arriba y descubrir todos sus componentes, es recorrer el Paseo de la Muralla y subir a una de las torres desde donde podremos disfrutar de unas increíbles panorámicas de la ciudad y sus alrededores. Un momento de paz y reflexión que nos permitirá ver Gerona con otros ojos.

Casco antiguo de Gerona y entrada de la Basilica de San Félix. Turismo Gerona
Otro elemento que forma parte de este maravilloso casco antiguo son los cuatro ríos que atraviesan la ciudad, el río Ter, Güell, Galligants y Oñar y que gracias a ellos cuenta con múltiples puentes que han servido durante mucho tiempo como unión entre dos barrios de la ciudad. Al cruzar alguno de los puentes disfrutaremos de una de las famosas imágenes  que caracterizan la ciudad: las vistas sobre las casas colgadas del río. Cada uno de estos puentes cuenta con una historia que lo hacen único, pero nosotros destacaríamos el Puente de Piedra, que se inauguró en 1856 en sustitución de otro medieval, y debido que fue construido en la época de Isabel II también es conocido bajo este nombre. En esa época sirvió como principal vía de tránsito de personas y carruajes y se puede considerar como el puente histórico más importante y representativo de la ciudad. Otro puente muy conocido es el Pont de les Peixateries Velles o Puente de Hierro, que con su color rojo y construido en hierro es denominado también puente Eiffel porque fue una obra de la empresa propiedad de Gustave Eiffel. Éste es también un punto estratégico para pararnos y observar la belleza de la zona y contemplar las casas, todas ellas pintadas en diferentes tonalidades.

Desde el Puente de Piedra descendemos por la Rambla de la Libertad, que debe su nombre al árbol de la libertad que se plantó durante el sexenio democrático a mediados del siglo XIX. Esta calle cuenta con una estructura medieval, destacando la parte  porticada que nos da la bienvenido a la Oficina de Turismo, muchos bares, restaurantes, tiendas y edificios modernistas. Aquí podemos degustar algún plato típico, curiosear  escaparates, observar fabulosas fachadas modernistas o si hacemos la visita  un sábado podremos disfrutar del olor de las flores que adornan el Mercado de las Flores. En esta zona también encontramos las huellas de la ciudad gremial, gracias a los nombres de sus calles y plazas que recuerdan a las actividades de los gremios, como la calle de la Platería, la Calle de los Mercaderes, la Plaza del Vino, la del Aceite, etc. Podríamos decir que esta zona es capaz de hacernos sentir en otra época.

Seguidamente, recorriendo los callejones medievales nos adentramos en el barrio judío o el Call donde hasta el siglo XV vivía una comunidad de judíos. Éstos a su vez nos han dejado importantes muestras que podemos observar mientras damos un paseo, gracias a tiendas, librerías o el Centro Bonastrucça Porta. Este centro, el cual antiguamente se ubicaba la sinagoga, hoy en día es un centro de estudios y el Museo de Historia de los Judíos. Sin lugar a duda, si nos interesa conocer más a fondo esta comunidad tenemos que visitar este museo donde conoceremos su historia, hallaremos objetos de su cultura y observaremos numerosas lápidas tomadas del cementerio judío de Gerona  que se situaba en la montaña de Montjuïc  o monte de los Judíos, al norte de la ciudad. 

Claustro de la Catedral de Gerona. Turismo Gerona
Una vez recorridas las callejuelas de esta zona nos ponemos en busca de la majestuosa Catedral de Santa María. Conocida como la Catedral de Girona ocupa el punto más alto de la ciudad y destaca sobre todo  por componerse de diversos estilos supuestos, románico, gótico y barroco. Construida entre los siglos XI y XVIII, es la nave gótica abovedada más ancha del mundo, tras la Basílica de San Pedro del Vaticano. Los elementos románicos que podemos encontrar son el  espléndido Claustro y la Torre de Carlomagno, mientras que del estilo barroco destaca la maravillosa fachada que se divide en tres cuerpos a modo de retablo donde se sitúan diferentes esculturas de santos. En su interior, además de las diferentes capillas, podemos curiosear el Archivo Capitular con los Beatus del siglo X, una exposición de vestimentas litúrgicas, joyas, esculturas, pinturas, arqueta árabe, cruz esmaltada, etc.  Sin embargo, el mayor tesoro de la Catedral es el Tapis de la Creación del siglo XI – XII. Para llegar a la entrada de la catedral tenemos que subir una gran escalera, donde nos podemos parar a hacer una foto, descansar mientras contemplamos la fachada o apreciar el único campanario que la adorna.

A un lateral de la Catedral nos encontramos con la Plaza de los Apóstoles, la cual nos abre las puertas del Museo de Arte, que desde 1976 se ubica en el antiguo palacio episcopal de Gerona. Encontramos una rica colección compuesta por obras de diferentes épocas, pero sobre todo destacan las colecciones medievales.

A poco distancia de la Catedral se halla otra de las iglesias más importantes de la ciudad, la Basílica de San Félix. Esta iglesia conserva gran parte del edificio románico acabado más tarde con  naves y  cubiertas góticas y una  fachada barroca. Aquí es donde está enterrado San Narciso, patrón de la ciudad. Cuenta con una planta basilical con tres naves separadas por cuatro arcos formeros de medio punto y en su interior podemos apreciar los diversos ventanales góticos que dejan entrar  la luz. Nos encantará su campanario construido entre los siglos XIV y XVI  que destaca por su estilo gótico y por su curiosa forma. Al igual que en el caso de la Catedral, en su interior  encontramos numerosas capillas dedicadas a santos y un original mobiliario de gran valor. Además, la Iglesia de San Félix es de gran interés cultural en la provincia de Gerona.

Cúpula de los Baños Árabes de Gerona. Turismo Gerona
Rodeamos esta basílica, en busca de los Baños Árabes de Gerona, situados a pocos metros de ésta. Aunque muchos de sus elementos y estructura nos recuerda a baños árabes, este edifico construido en 1194, es de estilo románico. Después de ser restaurados algunos destrozos que hubo por el asedio de 1283, funcionó como baños hasta el siglo XV.  Más tarde, paso a estar en manos privadas hasta 1617, cuando quedó a disposición a un convento de capuchinas que le dieron uso de despensa, cocina y lavandería. En 1929, una vez popularizado el término de Baños Árabes, éstos pasaron a titularidad pública y se rehabilitaron.  Durante nuestra visita podemos apreciar cinco espacios bien diferenciados como los vestuarios, la sala fría, la sala tibia, la sala caliente y la sala del horno y la caldera. Sin duda nos llamará la atención la sala de los vestuarios o el frigidarium, donde nos encontramos con una piscina central de planta octogonal y las columnas que llegan hasta el techo sostienen una pequeña cúpula por donde entra luz natural.

Nuestra última parada es el monasterio de San Pedro de Galligans que actualmente alberga el Museo de Arqueología de Cataluña. A pesar de no ser un monasterio muy grande, merece la pena ser visitado. El edificio de la iglesia, construido en 1130, consta de tres naves  con crucero y cuatro ábsides. Nos sorprenderá ver el campanario de dos pisos, con una forma octogonal que cuenta con ventanas dobles con arcuaciones de estilo lombardo. Otro elemento que no pasará desapercibido es el claustro que es una notable muestra del románico catalán. En algunos capiteles podemos observar representaciones de la vida de Jesús y  motivos iconográficos, entre otros.

No podemos perdernos
Gerona ofrece a sus visitantes diferentes rutas y actividades que se pueden practicar en compañía o solos. Sin duda uno de los acontecimientos anuales más importantes es Girona Temps de Flors, en el cual gozaremos de una dosis de muestra de creatividad y arte floral que adornarán los diferentes monumentos, patios y jardines. Durante más de una semana podemos deleitarnos de la belleza de una ciudad viva, que gracias a este evento se convierte año tras año en el foco primaveral de toda Cataluña.  

Asimismo, si deseamos conocer un poco más la historia y los orígenes de la ciudad, recomendamos hacer la ruta “La Piedra de Gerona”. Este itinerario nos enseñará datos básicos sobre este material tan característico de la zona, su composición y formación  y nos mostrará las principales zonas de explotación de donde se extraía.  Además, gracias a este recorrido, podremos pasear por el antiguo camino de la Ferradura, principal lugar de paseo de la población gerundense hasta la urbanización de las canteras. Por otro lado, también  conseguiremos ver unas bonitas vistas de la ciudad que nos permitirá disfrutar al máximo de nuestra visita.

Fotos y Texto Miroslava Mihaylova Topalova - AbcViajes.com

Dónde alojarte en Girona


Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil