Egipto, conocer el Monte Sinaí y el Monasterio de Santa Catalina
Egipto
Estas dos atracciones y las majestuosas montañas que las rodean compendian la magia y la diversidad de la región del Sinaí. Pocos lugares en el mundo ofrecen unas playas magníficas donde practicar submarinismo en un espacio de una belleza tan apabullante
Els Blaus de Roses

egipto, egipto, conocer el monte sinaí y el monasterio de santa catalina

EL MONTE SINAÍ Y EL MONASTERIO DE SANTA CATALINA


Estas dos atracciones y las majestuosas montañas que las rodean compendian la magia y la diversidad de la región del Sinaí.

Pocos lugares en el mundo, a tiro de piedra de unas playas magníficas donde practicar el submarinismo, le ofrecen la posibilidad de encontrarse en un espacio de una belleza tan apabullante.

Ya antes de la historia escrita, las tradiciones orales eligieron este lugar como emplazamiento mítico, testimonio que ha llegado hasta nuestros días.

Es innegable que la majestuosidad de estas montañas, así como su alejamiento de la vida cotidiana, ha servido de inspiración para personas de todas las religiones.

La cordillera del Sinaí comprende un conjunto de cumbres entre las que se halla el monte Sinaí, a veces llamado «monte sagrado».

En el extremo meridional se encuentra el Yébel Musa (‘la montaña de Moisés’), considerado por la tradición como el lugar en el que Moisés se comunicó con Dios y recibió los Diez Mandamientos.

El Yébel Musa no es, en verdad, la cumbre más alta del Sinaí; ese honor le corresponde al cercano monte Catalina, que con sus más de 2500 metros de altitud, es además la montaña más alta de Egipto.

Si desea ascender a estas alturas, hay varias rutas disponibles. En caso de hacer planes para subir, es importante encontrarse en un estado físico razonablemente bueno, ya que el ascenso es largo y agotador.

El camino más corto (pero también el más empinado), conocido como Siket Syidna Musa, consta de una escalinata de 3750 escalones, «los escalones de la penitencia».
Fueron esculpidos en la roca por los monjes del monasterio de Santa Catalina, ubicado al pie de la montaña, en la cara noreste.

Mucha gente prefiere subir por la noche, en parte para evitar el calor diurno, pero sobre todo para encontrarse en la cima a tiempo para contemplar el glorioso amanecer a sus pies.

El camino más largo (El Bashait) se puede hacer por la noche, tanto a pie como a lomos de camello. La escalada dura aproximadamente dos horas y media, y hay tenderetes dispuestos a lo largo del camino donde el montañero puede comprar comida y agua.

El Monasterio
Una excursión típica consistiría en partir de Sharm el-Sheij por la noche y desplazarse hasta el pie del monte Sinaí en coche (dos horas de viaje aproximadamente).

Tras el ascenso y un descanso para contemplar el hermoso amanecer, llega el momento de descender y aprovechar la oportunidad de visitar el monasterio deSanta Catalina.
Este impresionante lugar sagrado fue construido por orden del emperador romano Justiniano entre el 527 y el 565 d. de C. Se erige en torno al lugar en el que se cree que Moisés vio la zarza ardiente del famoso pasaje de la Biblia.

Las obras de arte que alberga el monasterio son increíbles y de un valor incalculable. Se cuentan, entre otras obras, mosaicos árabes, iconos griegos y rusos, óleos europeos y numerosos objetos religiosos.

Además, el monasterio es famoso por poseer una de las colecciones de manuscritos iluminados más grandes del mundo, superada solo por la del Vaticano. La forman casi cinco mil volúmenes, escritos en una inmensa variedad de idiomas de todo el mundo.

El monasterio sigue funcionando como tal y, por descontado, se espera del visitante que respete las normas del lugar durante su paso por él.

El corazón espiritual del monasterio lo constituye la capilla de la Zarza Ardiente
, una humilde estructura revestida de una enorme importancia religiosa.

A pocos pasos de la capilla se puede ver el famoso arbusto, una rara especie de la familia de las rosáceas denominada Rubus Sanctus. Además, es también una fortaleza en esencia: sus inmensos muros de granito fueron construidos para proteger a los monjes y los tesoros en épocas de mayores peligros.

Lo más llamativo de la historia del monasterio es que, pese a los acontecimientos a menudo turbulentos que lo han rodeado, los dirigentes militares y religiosos siempre le han brindado una protección especial.

Antes de programar una visita al monasterio de Santa Catalina, cerciórese de los horarios de atención al público, ya que algunos días está cerrado.

El Parque nacional de Santa Catalina, alrededor del monasterio, es un área fascinante que da sostén a una fauna y flora de una sensacional diversidad; algunos de sus ejemplares no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. En estas montañas habitan el pinzón rosado de Asia, el íbice, el lobo europeo, la hiena rayada y el estornino de Tristram, originario de África.

Hay varias especies exclusivas del parque nacional, incluidas dos especies de serpientes y unas veinte especies de plantas, entre las que se cuenta una preciosa prímula originaria del lugar. Gracias a una inteligente gestión, el parque ha conseguido conservar su carácter único, permitiendo al mismo tiempo que los visitantes contemplen sus maravillas.

Guárdame en el móvil