Dunedin, naturaleza, flora y fauna
Dunedin - Nueva Zelanda
Esta ciudad destaca por su impresionante naturaleza, flora y fauna. Aquí, podrás disfrutar de las impresionantes vistas que ofrece el paisaje mientras observas la variedad de especies de animales y plantas. Descubre también sus monumentos históricos
Els Blaus de Roses

dunedin - nueva zelanda, dunedin, naturaleza, flora y fauna

Dunedin es una ciudad de Nueva Zelanda situada en la Bahía de Otago. Esta ciudad destaca por su impresionante naturaleza, flora y fauna. Aquí, podrás disfrutar de las impresionantes vistas que ofrece el paisaje mientras observas la variedad de especies de animales y plantas. Además, en Dunedin, la naturaleza te invita a gozar de divertidas actividades al aire libre.

DUNEDIN Y LA COSTA DE OTAGO

La Costa de Otago se extiende desde Waitaki hasta el Río Clutha al sur de Dunedin. No te debes perder una visita a los peñascos de Moeraki.

Comienza tu ruta por el norte. La región de Waitaki de Nueva Zelanda es un lugar con una impresionante belleza natural, llena de pastos verdes y pequeños pueblos de pescadores. Haz una parada en Oamaru y observa la arquitectura de piedra blanca, un impresionante paisaje que sobresale de la comunidad.

Dunedin es la ciudad de Nueva Zelanda del sur. Se encuentra rodeado de colinas y en los pies de éstas hay un gran puerto. Dunedin es una de las ciudades victorianas y eduardianas mejor conservadas del hemisferio sur. Aquí hay un montón de alojamientos, al igual que atractivos naturales. En Dunedin encontrarás una espectacular y fauna. Aquí, destaca la especie de pingüinos más raros del mundo y en Taiaroa, la única colonia continental de albatros real.

Si te diriges hacia el sur, podrás disfrutar de la ruta paisajística del sur. Ésta pasa por la costa hacia abajo hasta Invercargill y luego, hacia el noroeste hasta Manapouri y Te Anau.

Qué hacer en Dunedin:

- Visita los pingüinos.

En las playas de la Península de Otago, podrás visitar la conservación más importante de Nueva Zelanda, el pingüino de ojo amarillo. Ellos se anidan en la vegetación costera, escondidos del resto de aves y personas. El pequeño pingüino azul, el pingüino más pequeño del mundo, también habita en Otago.

La mejor manera de visitar las aves es mediante una excursión en la cual tendrás la oportunidad de ver también leones y focas.

- Visita los atractivos patrimoniales.

El Castillo de Larnach, construido en 1871, es un punto turístico muy conocido. Disfruta de la ciudad y el puerto mientras tomas un delicioso té. Olveston House es un gran ejemplo de diseño eduardiano, una casa con 35 habitaciones y fue diseñada para una familia de comerciantes en 1900.

Si quieres visitar la vieja destilería dirígete hacia la Destilería de Speight donde los turistas podrán disfrutar del “Orgullo de los del Sur”, cerveza y abundantes comidas en Ale House, construida en 1876.

Visita también la Catedral San Paul, la Estación de Tren de Dunedin y la Estación Municipal.

- Practica Ciclismo.

Dunedin es el paraíso de los ciclistas de montaña. Si buscas un impresionante descenso en bici desde las colinas ve hacia la Colina de la Señal y al Riachuelo de Wakari, o al Circuito de la Cima para hacer un viaje más largo. Hay una red dedicada a los carriles bici y senderos que hacen que los ciclistas disfruten de una experiencia segura y divertida. Las colinas y las bahías de la zona de alrededor proporcionan unas vistas impresionantes.

- Visita los jardines.

Para los amantes de los jardines, la belleza natural de Dunedin ofrece todo, desde jardines japoneses y chinos hasta bosques de rododendros y rosas. Alrededor del Castillo de Larnach encontrarás un jardín encantador, que se caracteriza por unas vistas impresionantes. El Jardín Chino de Dunedin es tradicional y tranquilo con puentes y fuentes de agua, y fue construida por los artesanos de Shanghai. Para los amantes del color, visita en primavera los Jaridnes Botánicos de Dunedin.

- Disfruta de la Naturaleza y Fauna de Dunedin.

Dunedin, la región de la Costa de Otago, cuenta con una gran variedad de naturaleza y fauna. Ve de excursión para ver los pingüinos, focas, leones marinos y albatros, o disfruta de una combinación espectacular de lugares costeros y bosques autóctonos cuando explores los paisajes naturales de Dunedin. La región también cuenta con colonias de Pequeños Pingüinos Azules, la especie de pingüinos más pequeños del mundo.

- Atractivos naturales de Dunedin.

La ciudad de Dunedin fue construida con las riquezas de la fiebre del oro, y por eso, tiene una de las mejores colecciones de arquitectura eduardiana y victoriana en el sur del hemisferio. Las iglesias góticas, las mansiones decoradas, los bosques autóctonos y unas magníficas vistas del puerto hacen de Dunedin una ciudad impresionante.

Alrededor de la ciudad podrás visitar los monumentos históricos, la fábrica de chocolate y los museos. Lo que mantiene la ciudad animada es la cantidad de estudiantes que viven en Dunedin.

Conduce hacia la Península de Otago para visitar el Castillo de Larnach y disfruta de la profunda vida silvestre. Aquí hay colonias de pingüinos, albatros y focas.

- Oamaru.

El paisaje urbano de piedra blanca de Oamaru cuenta algunos de los mejores edificios mejor conservados de Nueva Zelanda. A final del siglo XIX, la ciudad prosperó gracias a la minería de oro, excavaciones y molienda de madera. Parte de la riqueza se empleó en la construcción de edificios de piedra caliza.

En el Puerto Oamaru habita una colonia de pequeños pingüinos azules. Aquí también podrás ver los pingüinos de ojos amarillos. Ver a los pingüinos antes de la puesta del sol es una experiencia magnífica.

Los jardines públicos de Oamaru son muy conocidos, entre los cuales también hay una casa de campo victoriana y un jardín oriental.

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil