Doñana, una biodiversidad única en Europa
Sevilla - España
Sevilla nos ofrece un sinfín de ecosistemas en los que poder aventurarnos a conocer su abundante fauna, flora y muy interesante gea. Además, posee unos de los índices de biodiversidad en Europa más singulares y envidiables
Els Blaus de Roses

sevilla - españa, doñana, una biodiversidad única en europa

PARQUE NATURAL DE DOÑANA. HAY OTRA SEVILLA... MÁS NATURAL


INTRODUCCIÓN GENERAL SOBRE LA NATURALEZA EN LA PROVINCIA DE SEVILLA


Sevilla no es que no solo es una gran ciudad, es que es una de las provincias más grandes de España. Con sus 14.042,3 km² y sus 105 municipios alberga una biodiversidad realmente única. Desde Sierra Morena a la Costa – no olvidar que el municipio con más dominio público marítimo terrestre de España es la Puebla del Río – pasando por la campiña y la sierra, Sevilla nos ofrece un sinfín de ecosistemas en los que poder aventurarnos a conocer su abundante fauna, flora y muy interesante gea.

Desde la lagunas del complejo de la Lentejuela, hasta las colonias de buitres negros de Alanís pasando por los marjales del embalse de Cordobilla con sus malvasías, por las dehesas de Morón y sus grullas, la ribera del Guadalquivir de albures y panarras, la Vía Verde de la Sierra en Montellano de ginetas y meloncillos y mares de orquídeas, por los pinares de Puebla y Aznalcazar con sus linces ibéricos, por la marisma , los bosques de galería del Guadaira de oropéndolas y ruiseñores …, y un sinfín de parajes habitados por flores silvestres, bosques, sus montes y estepas con sus mariposas, libélulas, anfibios, reptiles, aves, micro y macro mamíferos: Sevilla posee unos de los índices de biodiversidad en Europa más singulares y envidiables.

No todos los espacios naturales de la provincia están protegidos, y no por ello dejan de ser muy interesantes para el aficionado a conocer los secretos de la vida silvestre. Doñana, Sierra Norte, El Corredor Verde del Guadiamar o la Dehesa de Abajo y Cañada de los Pájaros más algunos complejos endorreicos son muy buenos ejemplos de conservación, pero hay muchísimo más que ver. La provincia de Sevilla nos brinda la oportunidad de disfrutar de uno de los escenarios más variados en España para escaparnos a vivir la aventura de una naturaleza natural.

La Doñana Sevillana: La provincia de Sevilla aporta a Doñana una gran parte de la marisma, el río Guadalquivir, una gran masa forestal, cultivos de frutales, hortalizas, cereales y arroz y cinco términos municipales clave con su historia y sus costumbres.


DOÑANA, UN EJEMPLO DE SOCIO-ECOSISTEMA

Lo natural es que una marisma, que, por regla general, se encuentra al final de un gran delta, termine por desaparecer. El Gran Río Guadalquivir, aportando sólidos en suspensión, irá gradualmente rellenando el antiguo lago hasta que éste se colmate por completo y desaparezca. El lago Ligustino se fue rellenando más rápidamente cuando su desembocadura al mar se vio dificultada por el crecimiento de las arenosas puntas de flecha de Doñana y de la Algaida, en Sanlúcar de Barrameda. Las marismas del delta del Guadalquivir comenzaron a convertirse en un humedal surcado por los brazos del río: Casas Reales, de la Torre, del Este, Los Jerónimos…

A finales del XIX, pero fundamentalmente desde mediados del siglo XX, se comienza a llevar a cabo una serie de trabajos encaminados a transformar la marisma y adecuarla para el cultivo. La Compañía de los Ingleses conocía sistemas mediante los cuales se podía pensar que la ingente cantidad de materia orgánica, que a lo largo de miles de años el Gran Guadalquivir había ido aportando, trayendo y depositando en este fondo saco, podría comenzar a producir riqueza. Era la época del arroz. Anteriormente, testimonios tan valiosos como los de Alfonso X o Felipe II solo nos indicaban en qué eran zonasdolentosas aptas para nada más que alguna buena cacería de cochinos, ánsares o patos.

El ejemplo de la transformación de la marisma en arrozal es de los mejores para comprobar que, la combinación de la actividad económica con el curso de determinados procesos naturales, puede suponer un beneficio mutuo. Si bien es cierto que determinados nichos ecológicos han sufrido con estas transformaciones, otros han salido ganando. Las aves, en concreto se han visto muy beneficiadas por esta enorme y nutritiva marisma de recambio. Si al arroz, del que quedan muchos granos en el suelo tras la cosecha y que es consumido por millones de aves acuáticas, le sumamos la aparición del cangrejo de Luisiana, tenemos como resultado un cóctel perfecto: anátidas, limícolas, garzas, láridos, o zampullines ya tenían la mesa puesta. La ornitología, al día de hoy en la Doñana Sevillana, se ha visto beneficiadas de forma sostenible por la actividad humana, y más en los últimos 70 años. Hoy en día las poblaciones de aves en la marisma de Sevilla son realmente únicas en Europa. 

La ganadería ha convivido de forma ancestral en la marisma con la fauna silvestre. La vaca mostrenca, las yeguas retuertas, la churra lebrijana y, como no, la ganadería brava, han sobrevivido durante siglos a la dureza de este ambiente gracias a su magnífica rusticidad. Lamentablemente, hoy nos encontramos algunas razas, las denominadas industriales, y sus cruces como son la Limusina o la Charolesa y algunas ovejas escocesas, algo que esperamos se pueda corregir en un futuro para volver a la excelencia y a la autenticidad del ganado marismeño.  En la marisma se han mantenido grandes cabañas ganaderas aprovechando los pastos de primavera, aguantando los duros veranos y los muy lluviosos inviernos. Los hermanos Peralta, Ángel y Rafael, que han mantenido durante muchos años sus vacas y toros bravos y mansos por las marismas (zonas de los Pescantes, El Matochal, Marilopez, Caño Guadiamar), llegaron en su día a ser dados por ahogados en uno de los traslados de sus vacas desdeVeta Hornito a Villamanrique de la Condesa, al tratar de cruzar un arriado Río Guadiamar. Otros ganaderos de bravo importantes como Escobar y los Pablo Romeros del partido de Resina se en encuentran en estos lares. Hoy en día, a excepción de zonas como la Dehesa de Abajo, la Dehesa de Pilas, Dehesa de Banco y la zona del Parque Nacional que pertenecen al Término Municipal de Aznalcázar, esta actividad ha disminuido notablemente. La ganadería en extensivo ha sido, y deberá ser de nuevo en un futuro próximo, otro pilar de la socioeconomía marismeña sevillana, aprovechando nichos ecológicos que tanto se echan de menos, como son Las playas.

Al fondo de todo este escenario, en una finca de 11.000 Has se ha creado la mayor granja piscícola de Europa. En unas piscinas de 100 Has de media cada una (equivalente a unos 100 campos de fútbol) se crían y engordan lubinas, doradas, albures y algún lenguado. 3.000 hectáreas permanentemente encharcadas, refrescadas y oxigenadas, es la Veta La Palma (La Puebla del Río), donde se bombean más de un millón de metros cúbicos de agua diarios. En años de poca precipitación la Veta La Palma se convierte en el cuartel de invernada de muchas de las aves de Doñana, llegando a verse algunos octubres en elCuquero bandos de más de 50.000 patos cucharas. La permanente presencia en sus aguas de camarones y artemias hacen de la finca el lugar favorito de los flamencos. Allí se alimentan de media unos 20.000 diarios presentes en su constante trasiego entre esta enorme despensa y la laguna malagueña de Fuente de Piedra, donde se encuentra su principal colonia de cría.

Los más o menos graves problemas de calidad y cantidad de agua del río suelen venir de aguas arriba. El caudal está capturado en cabecera y su turbidez o calidad depende de las modas en los cultivos y en la industria de transformación agrícola de cuenca arriba. Una vez eliminadas las malas prácticas de viejas almazaras y molinos de aceite en las provincias del norte el río llegó  a mejorar ostensiblemente. La introducción de especies extrañas de peces y cangrejos ha ayudado poco a la recuperación de las especies originales. Se extinguió el esturión pero, en líneas generales, la calidad del pescado y de las zonas de freza, son buenas y funcionan. Habremos de ser muy cuidadosos a la hora de considerar nuevos dragados, a la hora de tocar un cauce tan precioso cómo frágil. El río, en el tramo que une Sevilla con Sanlúcar de Barrameda, no es lo suficientemente conocido y constituye una auténtica joya. Los arroceros tienen allí sus tomas de agua, siguen trabajando pescadores tradicionales con sus trasmallos para los albures, como es el ejemplar caso de Coria, donde también se pescan algunos camarones o lubinas. El caso de los barcos anguleros de la zona de Lebrija-Trebujena es muy impactante en el área del alevinaje de especies tan importantes  como la corvina, sardina, acedía o el mismo langostino. Y a pesar de este episodio que hay que remediar, el de los barcos anguleros ilegales, el estuario sigue siendo el vivero, un relicto edén, donde hacen sus puestas la preciosa fauna piscícola del golfo de Cádiz. El río ni es, ni debe ser solamente un canal de navegación: alimenta los caños de la marisma, cría peces, pescadores y mantiene viva a la marisma.

La corona forestal de Doñana está en el manto eólico, en las arenas, que en su día eran las playas del enorme lago Ligustrino. Bien es verdad que su vegetación más original, acebuches y alcornoques, se ha ido viendo sustituida por enormes pinos piñoneros o algunas veces incluso eucaliptos. Piñones y madera para palés que, en un pasado muy reciente, justificaban el cuidado de una masa boscosa que ha llegado a nuestros días en un magnífico estado de conservación. El sustrato arbustivo, fundamentalmente compuesto por enormes matas de lentisco combinadas con cistáceas y algún palmito, ha cobijado una fauna y biodiverididad riquísima. Hoy en día, los pinares de la Puebla y Aznalcázar albergan la población de linces ibéricos más sana y potente de Doñana alcanzando en el año 2012 uno de los niveles de ocupación de territorios de hembras con crías más numerosos que se conocen. Aunque Villamanrique de la Condesa no tiene un término municipal muy grande, las zonas forestales son excelentes por su grado de pureza y la ejemplaridad de su manejo; La Dehesa BoyalEl Chaparral o la propia Dehesa de Gato son muy claros ejemplo de ello. Pilas aporta, en el arroyo que lleva su nombre (aunque también se llame de tres o cuatro formas más), uno de los ejemplos de vegetación de ribera más bonitos de la península ibérica y lo hace merecedor de que se amplie por ahí la figura de Parque Natural. El uso recreativo de estos montes, tanto durante los fines de semana como en la época de la romería, no sólo ha hecho que la administración (Departamento forestal al que desde estas líneas felicitamos) se ocupe mucho y bien de ello sino que, ha servido para mantener intactas las vías pecuarias y, lo que es mejor, el concepto de que en España existe un bien demanial que no lo hay en ninguna otra parte del mundo y que de por sí constituye un patrimonio público descomunal como son los cordeles, coladas, veredas, etc.

Algunas zonas de marisma en la década de los sesenta del siglo pasado fueron transformadas y, en algún caso, no de forma muy acertada: las zonas de Cerrado Garrido, Huerta Tejada y Cochinato no cumplieron con sus objetivos, ni siquiera Veta HornitosLos Pescantes sí y ahí se producen de forma muy racional además de arroz y algodón, muy buenas patatas. La zona de los Hatos es difícil de entender y los alrededores del Arroyo de la Cigüeña, junto al cortijo y toda la zona de frutales de Villamanrique de la Condesa, es un auténtico ejemplo se producción de melocotones, manzanas, melones, naranjas… un auténtico espacio económico. Un uso cada vez más racional del agua nos ha traído a nuestros días un sistema equilibrado, productivo y además enormemente rico en biodiversidad. La Laguna de San Lázaro de Villamanrique, en medio de estos cultivos alberga poblaciones de animales, crustáceos, copépodos… únicos en el mundo, y ahí están conservados para nuevas generaciones. 

Aznalcázar acoge en su término gran parte del Parque Nacional y alguna de las zonas más ricas y que hicieran del Coto Doñana el lugar más importante de Europa para la conservación. De hecho, el WWF (FONDO MUNDIAL PARA LA CONSERVACIÓN DE LA NATURALEZA) tiene su finca de Marilopez en este término municipal y ahí comenzó todo, allí nació. Además de esta histórica finca, estánLas Nuevas, la maravillosa readaptación de CaracolesEl Cangrejo Grande y ChicoLeo BiaggiEl Cherry o el mismo Matochal. Sevilla aporta una buena parte de marismas y algunos lucios tan importantes como el de Los Ánsares y la zona que linda con el río y el Brazo de la Torre hasta las compuertas de Brenes.

La relación hombre y naturaleza en la Doñana sevillana es de los mejores ejemplos de equilibrios entre ambos. La sociedad ha ido aprovechando pedazos de territorios y transformándolos en lugares productivos. Desde la llegada del profesor Valverde y un grupo de amigos, se ha sabido además conservar las zonas en las que la biodiversidad se convierte en la mayor riqueza. 

Ya nadie habla de ecosistemas si realmente está preocupado por la conservación de los mismos; Socio-ecosistemas, el ser humano como elemento que forma parte de cualquier proceso natural, ya que lo ha hecho desde el principio de los tiempos. En este caso ha contribuido, en mejor o peor manera a traer a nuestros días estas joyas del paisaje, del medio natural, de la biodiversidad. La Conciliación de los intereses de los seres humanos con los de la naturaleza es el paradigma de la conservación. Visitar este espacio natural único y utilizar a las empresas de turismo artesanal de la naturaleza locales, una muy buena manera de contribuir a este principio. La industria agropecuaria y el turismo son los dos sectores productivos principales de este territorio, su buena utilización contribuirá a mantener este escenario en el estado de calidad ambiental que ha llegado a nuestros días.

DOÑANA, UN SOLO ESPACIO NATURAL PROTEGIDO CON VARIAS FIGURAS DE PROTECCIÓN

Después de muchas vicisitudes y tras la sentencia del 4 de noviembre de 2004 del Tribunal Constitucional,  la gestión y la conservación del El Parque Nacional de Doñana pasó a ser competencia de la Junta de Andalucía. Desde su declaración en el año 1969, el parque había sufrido varias ampliaciones y las propias y diversas leyes que lo afectan, muchas modificaciones. La gestión venía correspondiendo a una comisión mixta entre el gobierno central y autonómico y. ésta a su vez, era tutelada por un patronato en el que siempre se ha procurado que haya la mayor representación de la sociedad afectada por el espacio natural protegido.

El Parque Nacional sigue teniendo esa categoría y además de estar gestionado por la comunidad autónoma está sujeto al Plan Director de Parques Nacionales que se elabora a nivel estatal. El grado de protección es máximo y para su cumplimiento se elabora cada 8 años un Plan de Ordenación de sus Recursos Naturales (PORN) y un Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG). Ambos planes marcan las reglas del juego y siempre se procura que, en su preparación, elaboración y redacción, haya la máxima participación posible.

El Parque Natural viene designado por la ley Andaluza de Espacios Naturales Protegidos. Inicialmente se llamó Parque Natural del Entorno de Doñana y ahora, no sólo es de Doñana, sino que su gestión es conjunta ya en el seno del Espacio Natural Doñana, ley 8/1999, de 27 de octubre, tiene tambien Gestión pero en un fututo inmediato estos planes ya abarcaron según dicha ley ambos espacios.

El espacio protegido de Doñana, bajo la figura de protección Reserva de la Biosfera, ha sido ampliado el año 2012, abarcando los 14 municipios que actualmente la conforman, UNESCO ha designado en su programa Hombre y Biosfera una serie de espacios en todo el planeta en el que no sólo se quiere reconocer el buen estado de conservación de algunas áreas muy importantes a nivel global, si no que esta distinción lo es para la conservación de los procesos naturales y para la relación de éstos con el hombre. Hombre y biosfera premia y trata de preservar la relación del ser humano con su medio ambiente y natural y el compromiso y dedicación de este a su preservación para generaciones futuras. Doñana, Parque Nacional más Parque Natural más algunas otras zonas específicas componen esta Reserva de la Biosfera, las 273.000 has que ocupan sus 14 municipios han sido muy recientemente reconocidas con esta categoría de gran prestigio a nivel internacional.

El área de influencia y la comarca de Doñana está formada por la suma de los 14 pueblos que se encuentran a su vez amparados por un Plan Subregional de Ordenación del Territorio (POTAD), el cual vela por el buen uso del territorio y del suelo. En base a esta normativa se han llevado a cabo muchos trabajos sectoriales, no sólo de ordenación territorial, sino de turismo y de carácter socioeconómico. En la comarca viven aproximadamente 200.000 personas y de ellas depende la conservación de este valioso espacio, ¡ Y en una isócrona de 1 hora viven más de dos millones de almas!

Doñana Sevillana le hemos llamado a la zona del Espacio Natural que se encuentra en la provincia de Sevilla. La suma de los términos municipales de Aznalcázar, La Puebla del Río, Villamanrique de la Condesa, Isla Mayor y Pilas, ordenados en función de su aportación en hectáreas, biodiversidad y patrimonio natural. En este territorio no sólo nos encontramos con el Parque Nacional y Parque Natural, que conforman el Espacio Natural Doñana y su área de influencia, sino algunos espacios protegidos más que cuentan con otras figuras de protección.

El Paisaje Protegido  del Corredor Verde del Guadiamar es el magnífico resultado de los trabajos de remediación y restauración de ecosistemas realizados por la Junta de Andalucía tras el desastre de Aznalcóllar de 1998, por la ruptura de una balsa de lodos tóxidos. En la actualidad, el Corredor Verde de Guadiamar recorre diversos ecosistemas, hábitats y nichos ecológicos muy interesantes y que albergan comunidades faunísticas y formaciones vegetales de enorme interés. Desde el bosque de galería, o paleocauces, de Valdegallinas o La Patera hasta el Lucio del Cangrejo ocurre un sinfín de cosas y se pueden admirar elementos muy importantes de Doñana y su zona de conexión natural con Sierra Morena. En el casco urbano de Aznalcázar hay un Centro de Visitantes del Paisaje Protegido, un punto de partida ideal para cualquier actividad que se desee realizar en este espacio.

La Reserva Natural Concertada de la Dehesa de Abajo se puede considerar uno de los espacios naturales más interesantes, no sólo de Doñana, sino de todo Andalucía y, posiblemente en toda Europa. La Dehesa está en una finca propiedad del Ayuntamiento de La Puebla del Río, ocupa 860 Has y entre su laguna y sus bosques de acebuches o pinos piñoneros se encuentran muchas de las joyas faunísticas, florísticas y etnográficas de la comarca. La ventaja de la dehesa es su fácil acceso y lo magnífico de sus equipamientos.

También en La Puebla, la Reserva Natural de la Cañada de los Pájaros es una antigua gravera que, al final de la década de los 80, Maribely Plácido la transformaron en un humedal señero que ha supuesto elepicentro de la recuperación de especies tan emblemáticas como laFocha cornuda (Fulica cristata) o la Cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris),que tiene aquí el cuartel general de sus Planes de Recuperación.Además de ser un lugar pionero de la educación ambiental enEspaña, se ha convertido enun refugio para aves silvestresentre las que destacan las coloniasde ardeidos.

En el ámbito de esta guíahemos incluido el Paraje Natural del Brazo del Este;primero porque su mayor ymás interesante sector se encuentra en el Término Municipal de La Puebla del Río; segundo porquees muy fácil de visitar, obligándonos a cruzar a la otra margen del río,con la aventura que eso implica; y tercero porque ha supuesto siempreun reservorio de biodiversidad en las peores épocas, y gracias a esteenclave algunas especies que estaban casi defenestradas, han llegadoa nuestros días y se han recuperado, como es el ejemplo del morito(Plegadis falcinellus) o el calamón (Porphyrio porphyrio).

Por último, las zonas de Dominio Público Marítimo Terrestre o bien demanialpúblico, que surcan todo elterritorio, y por lo tanto estánprotegidas, son las vías pecuariasy los caminos que, eneste caso, casi siempre llevana El Rocío. Se trata de otrosejemplos latentes del aprovechamientodel medio natural que hace el ser humano en todas susvertientes, y que ha llevado a su buen estado de conservación. El territoriode Doñana esta jalonado por caminos, vías, veredas y cordelespúbicos que lo atraviesan en todas las direcciones y que permiten, alos visitantes y excursionistas, conocer sus mejores rincones.

No se puede terminar este apartado sin hacer especial mención a los Pinares de La Puebla-Aznalcázar que son atravesados por una vía paisajística. Su condición de Monte Público ha motivado una gestión y un tratamiento entre los municipios y la autoridad ambiental autonómica que ha hecho de ellos uno de los lugares más singulares para la observación de fauna y flora de toda Doñana. 

La suma de todos estos enclaves, parajes y espacios protegidos nos ofrecen un escenario magnífico para conocer y disfrutar el patrimonio natural y sociocultural de Doñana. Marismas, bosques, ríos, y los propios núcleos urbanos, conforman un pequeño universo lleno de vida y biodiversidad, que a lo largo de las cuatro estaciones del año nos brinda la posibilidad de disfrutar en toda su amplitud del espacio natural más emblemático, importante y conocido de todo el continente europeo.

LOS DIFERENTES ECOSISTEMAS

LOS BOSQUES

La zona boscosa de Doñana se conoce como la Corona Forestal y suele tratarse de Montes Públicos que tienen incluidos alguna finca privada. Estos Montes Públicos se han convertido en un auténtico Parque Periurbano para los ciudadanos de los municipios de La Puebla un auténtico ejemplo de manejo y tratamiento forestal en el que se combina el cuidado de la vegetación con su adecuación para el uso público. La carretera forestal que los atraviesa es un ejemplo de Vía paisajística y, de hecho, aun siendo la zona más transitada por los linces ibéricos de toda Doñana, jamás -tocamos madera – se ha producido un atropello de ningún individuo de esta especie.

Las zonas forestales de Villamanrique son realmente notables y entre ellas hay que destacar el Chaparral y La Dehesa Boyal donde la vegetación de monte mediterráneo presenta un estado de conservación muy notable. Se puede visitar la Laguna de San Lázaro conocida por albergar muy interesantes endemismos de crustáceos. Una de las joyas de Doñana, ésta en propiedad privada, es la Dehesa de Gato en la que se han realizado trabajos muy importantes para la recuperación de linces y águilas imperiales. Está atravesada por el arroyo del mismo nombre y en su interior se encuentran algunas lagunas muy interesantes. Gato siempre ha sido conocida por mantener una bien cuidada vacada retinta. En la actualidad se están llevando a cabo una de las repoblaciones de alcornoque más importantes del Espacio Natural Doñana.

El Arroyo de Pilas, que antes se habrá llamado de la Cigüeña o de Mures en Villamanrique o Alcarrayón (el arroyo con más nombres por  sector conocido en el mundo) es un ejemplo de vegetación riparia de los más prístino en Andalucía, algo que le ha llevado a tener la categoría de Parque Natural en sí mismo. Las combinaciones de sauces, fresnos, chopos blancos y negros, mimbreras y zarzaparrillas, entre otros, son las que lo convierte en un biotopo especial en el que se cobija una fauna herpetológica, ornitológica y entomológica únicas en Doñana. Como arboreto o jardín botánico es, junto con la Rocina, el mejor sitio de la comarca.

EL RÍO

El Río Guadalquivir es un gran desconocido. Se sabe que está ahí pero no realmente como es y en qué consiste. El río ha sido, desde mediados del siglo pasado, más un canal de navegación para la capital que un activo para los pueblos ribereños, con la salvedad de Coria del Río.

El río Guadalquivir atravesaba este territorio y, de hecho, lo atraviesa aún, aunque sin cauce, con sus antiguos brazos entre los que destaca el Brazo de la Torre. Este antiguo cauce, hoy en día anulado cómo curso fluvial, está presente en todo el área y su presencia aún condiciona la fisonomía del territorio y sus procesos naturales. En cada uno de los parajes en el que nos lo encontramos, podremos admirar como hay cientos o miles de intentos de desecarlo y hacerlo desaparecer, pero todos han sido absolutamente infructuosos. Su mayor exponente es la Vuelta del Cojo o Cortijo de los Pobres, donde se hermanaba con el Río Guadiamar y, en época de avenidas, inundaba toda la superficie encharcable del estuario, sus casi 240.000 Has que en la antigüedad conformaban este lago luego marisma que conforma esa gran “Lenteja de Arcilla”. La Veta de Alí, El Matochal, El derramadero del Travieso en Vuelta La Arena o la Zona del Italiano son topónimos que llevan asociados playas y zonas de refugio para la fauna y para la vegetación original de juncos, eneas, carrizos y castañuela. Entre La Puebla del Río y La Venta del Cruce, atravesando la zona de Rojas, queda el antiguo cauce de Casas Reales, el cual, a principios del siglo pasado, fue anulado con la creación de la famosa Corta Fernandina. Aún en su viejo cauce se pueden ver zonas en un estado de conservación muy interesante. Otro ejemplo es el Brazo de los Jerónimos, que conformaban las islas de Isla Mínima e Isla Mayor y que se puede disfrutar en el pueblo de Isla Mayor.

El río, en su cauce principal, también alberga algunos parajes de un gran interés. El propio paseo de Las Palmillas, en la misma Puebla del Río, es uno de los mejores lugares para admirar la magnitud de este curso fluvial, de este gran río. Hay zonas muy buenas para la observación como puede ser la Corta de la Isleta, Los Olivillos o la misma Isla de Tarfía, casi lindando con Veta la Palma. Estos son los mejores lugares para conocer la dimensión del Río Guadalquivir y sus valores paisajísticos en esta zona de la desembocadura. Un paseo en alguna de las embarcaciones públicas disponibles o en algún barco de recreo nos permitirán ver zonas tan interesantes como la propia Casa de los Peones Camineros en la Junta del Brazo de la Torre con el cauce principal, o las compuertas del caño de Cherry o de Brenes en el Parque Nacional y en término de Aznalcázar. La anchura del río en este último punto alcanza su máxima longitud en toda su enorme cuenca.

LA MARISMA

La marisma es algo muy difícil de describir, máxime si se trata de definir de forma ortodoxa ya que cada uno tiene su propio concepto de la marisma una vez que la ha conocido. La marisma está siempre bonita haga frío o calor, llueva o haya una densa niebla. Polvo, barro y mosquitos pueden chocar con flores, patos, vacas, caballos, ánsares y puestas de sol comparables a las de la sabana africana. La marisma es la máxima expresión de biodiversidad en Andalucía y esto es siempre perceptible por expertos o profanos. Este ecosistema se ha ido modelando a lo largo de los siglos y el hombre lo ha convertido en lo que hemos dado en denominar socioecosistema. Ha llegado a nuestros días en mejor o peor estado de conservación, según las zonas y su vocación económica, y aún nos permite, en muchos lugares de la provincia de Sevilla, comprobar su grandeza dado su excelente grado de conservación y modelo de gestión.

La marisma es una zona arcillosa y salobre con una vegetación muy rala y carente de masa arbórea. Las plantas típicas de la marisma se denominan halófilas, que quiere decir que soportan la sal. Ese ambiente de intercambio entre agua dulce y agua salada es lo que hace que se produzca una enorme variedad de biotopos y de nichos ecológicos que hacen que Doñana posea esa diversidad biológica. Es un ambiente muy duro, de un clima muy extremo y de muy difícil tránsito, máxime cuando es época de precipitaciones, de ahí la enorme importancia del caballo en este territorio.

Existe marisma alta y marisma baja, y el tipo de salicornia o almajo (Arbustos halófilos) cambian en función de esta micro topografía. Las zonas más bajas y que permanecen más tiempo encharcadas se denominan Lucios. Las zonas más altas donde se instalaban las viviendas en el campo porque casi nunca se inundaban se llaman Vetas, el agua entra y sale por caños. Un pequeño promontorio en una zona encharcada se llama Pacil. Paciles, Vetas, Lucios y Caños que han sido, en la zona del arrozal, transformados en Almorrones, Tablas y Canales modernos que bien valen como elementos de recambio. La marisma puede ser pluvial, fluvial o mareal. Lo que nos ha quedado al día de hoy es fundamentalmente pluvial, es decir, que se llena con el agua de lluvia y, en algunas zonas, se encharca por avenida. Tanto el río Guadalquivir como el río Guadiamar fueron encajonados, para no dejar encharcarse anárquica y salvajemente a las marismas, entre dos enormes muros que van desde el Cortijo de los Pobres junto a la Dehesa de Abajo hasta el Cangrejo Grande y Chico a la altura de Cantarita. Cuando desde Sierra Morena el río Guadiamar viene en punta de avenida o de caudal y podía inundarlo todo, el Entremuros lo lleva en un canal de un kilómetro de ancho controlado, para mandarlo al mar y que no se junte con su hermano mayor, el río Guadalquivir, pues se liaría la marimorena y que, de esta forma, desemboque mansamente en el Guadalquivir y al mar. Entremuros es el dispositivo hidráulico por antonomasia que hace de la marisma un antes y un después, y la clave para dejar inundar unas zonas sí y otras no, unas zonas para la agricultura y otras para la vida silvestre. Ahora está así y está muy bien como está. Quizás habría que eliminar la última parte de muro que continúa por Aznalcázar, a la altura del Parque Nacional en la margen derecha, algo que ya est en marcha y contemplado en los planes de recuperación de la marisma. 

Hay puntos en la marisma que nos sirven de referencia, topónimos conocidos que singularizan zonas en un todo homogéneo de más de 200.000 Has: Cantarita, La Ermita, El Italiano, Isla Mínima, Isla Mayor, Isla Menor, Queipo, Alfonso XIII, Villafranco, Veta de Enrique, Veta de Alí, Tierras Bajas, La Vuelta del cojo, Los Lirios, etc. Nombres con los que familiarizarse para poder manejarse por este mar de arrozales, canales y muros.


Estás leyendo: Doñana, una biodiversidad única en Europa



Dónde alojarte en Sevilla





Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil