Cuenca - La Manchuela, ruta por el sureste
Castilla - La Mancha
Este recorrido discurre hacia el sureste de la provincia de Cuenca, combinando dos aspectos que siempre hacen atractivos nuestros itinerarios: la simbiosis entre naturaleza y arquitectura.
Els Blaus de Roses

castilla - la mancha, cuenca - la manchuela, ruta por el sureste

RUTA POR EL SURESTE DE CUENCA

Esta ruta discurre hacia el sureste de la provincia de Cuenca, combinando dos aspectos que siempre hacen atractivos nuestros itinerarios: la simbiosis entre naturaleza y arquitectura.

El trazado se sitúa entre los cursos de los ríos Júcar y Cabriel, el embalse de Alarcón y el de Contreras, en un espacio territorial lleno de contraste capaz de seducir al viajero más exigente.

Arcas
Partimos de la capital, tomando la CN-320 en dirección a Motilla del Palancar; a unos 8 kms. tomamos un cruce a la derecha por la comarcal 712 y nos acercamos a la villa de ARCAs; en el centro del pueblo se encuentra la iglesia parroquial de la Natividad, templo románico del s. XIII, uno de los ejemplos más meridionales del románico con elementos de transición al gótico. Además de su ábside semicircular tiene una magnífica portada y una espadaña de frontón apuntado. En su interior, de una sola nave, conserva un buen artesonado. El templo dispone del tradicional sistema de calefacción de gloria. Para muchos es la más original iglesia románica de la provincia y en ella se celebran conciertos de la Semana de Música Religiosa de Cuenca.

La carretera ahora nos conduce, atravesando Tórtola, hasta Valeria, importante población que destaca por su riqueza arqueológica, arquitectónica y urbanística. En su interesante conjunto urbano destacan su Plaza Mayor, con el Ayuntamiento, del s. XVII, de dos plantas y el escudo de los Borbones en la fachada. La iglesia de la Asunción, de estilo románico del s. XII, con reformas del XVI y XVII, en su construcción se emplearon sillares y molduras procedentes de las ruinas de Valeria.

El resto de edificaciones de la población le confieren un alto valor ambiental, a destacar la casa-palacio de los Duques de Granada, la antigua rectoría del s. XVIII.

A escasa distancia del centro urbano se encuentran las ruinas de la importante ciudad de Valeria, asentamiento hispano romano de gran interés arqueológico en el que se superponen restos de diversas culturas y épocas, ya que sobre la primitiva ciudad se edificó una fortaleza medieval. Está situada en una posición estratégica excepcional, en lo alto de un cerro, desde el que se domina un vasto paisaje, protegida de forma natural por el río Gritos.

Ruinas de Valeria
Fue una importante fortaleza amurallada que adquirió gran fama en época visigoda y toda la Edad Media. Se conservan restos de edificaciones romanas, visigodas, de la fortaleza medieval y una basílica -posiblemente romana­ adaptada después al culto cristiano que se llamó de Nuestra Señora de la Rotonda.

Las excavaciones han permitido ir localizando destacadas construcciones. Una de las mejor conservadas es el ninfeo, fuente monumental de suministro de agua para baños públicos y uso doméstico, que se alimentaba de tres grandes aljibes que aún pueden apreciarse y que se surtían mediante un acueducto del que quedan en pie algunos tramos. De la ciudad se puede observar parcialmente el trazado de las calles y las casas.

Un poco más adelante llegamos a VALERA DE ABAJO. En esta población existen más de cien talleres dedicados a la fabricación de puertas y ventanas de estilo castellano. El tercer fin de semana de enero celebran unas llamativas y ruidosas fiestas de Moros y Cristianos.

Muy próximo se encuentra VALVERDE DEL JÚCAR, población donde tiene lugar una de las más antiguas y populares fiestas de Moros y Cristianos de la provincia. Tienen lugar entre el 5 y el 10 de enero y están declaradas de interés turístico regional. Se vienen celebrando desde 1496 y es tradición beber vino en jarra y tomar nueces. Los carnavales se siguen celebrando con el tradicional hornazo, saliendo de merienda al campo, antes del Entierro de la Sardina.

Por la proximidad al embalse de Alarcón, esta población es cita obligada para los amantes de los deportes náuticos.

Deportes náuticos en Valverde del Júcar.
Nuestra próxima parada la tenemos en BUENACHE DE ALARÓN, población probablemente de origen visigodo; lo más destacado es su iglesia parroquial de San Pedro, del s. XVI, con algunas capillas renacentistas con decoraciones barrocas y un excelente artesonado de madera policromada. Cerca, en un paraje arbolado, se encuentra la ermita.

Buenache de Alarcón.
Nos dirigimos hacia Alarcón pero antes tomemos el desvío que sale a la izquierda y nos acercamos a BARCHÍN DEL HOYO, típico pueblo de la Manchuela, en el que destaca la iglesia parroquial de la Asunción, con un magnífico patrimonio mueble en el interior, y una casa-palacio del s. XVI. Sobre un cerro, en la parte oriental, hay restos de un castillo árabe y en el paraje conocido como Rincón de San Miguel, se encuentra el yacimiento arqueológico Fuente de la Mota, uno de los más representativos del urbanismo de la Edad del Hierro. Nos muestra uno de los poblamientos prerromanos más importantes de la región.

Regresamos a la ruta y nos acercamos a ALARCÓN, cabecera de la extensa y fértil vega del Júcar, población de estructura medieval amurallada, muy bien conservada sobre un cerro rocoso y que constituye un extraordinario conjunto histórico en el que destacan, entre otros edificios, cuatro iglesias y el castillo donde el infante don Juan Manuel escribió gran parte de su obra.

Ayuntamiento de Alarcón
El cerro sobre el que se asienta la población parece haber estado habitado desde la prehistoria. Conquistada por los romanos, siendo convertida en fortaleza por los árabes, Alfonso VIII la recuperó para ser ligada a Cuenca tras su conquista. Fue sede del Marquesado de Villena y motivo de luchas y revueltas entre el marqués de Villena y los Reyes Católicos.

El recinto amurallado, que se conserva casi en su totalidad, es posiblemente uno de los mejores y más completos sistemas defensivos que perduran en España, con recintos, torres, puertas y murallas y cuya configuración y almenado son árabes y medievales, contando incluso con parte de construcciones renacentistas. Además de las torres avanzadas, cuenta con tres recintos de muralla.

El castillo, construido por Alfonso VIII según cuenta Alfonso X en su Crónica, sobre otra fortaleza árabe, fue reformado posteriormente por el infante don Juan Manuel y el Marqués de Villena; la torre del homenaje es de aspecto renacentista.

El conjunto del pueblo sigue el típico trazado medieval, destacando la plaza del In­fante don Juan Manuel, situada en el extremo del pueblo opuesto al castillo, en la parte más alta del monte. Es una plaza abierta y está compuesta por los elementos representativos típicos de estos espacios como el Ayuntamiento, construcción del s. XVI con dos plantas, la iglesia de San Juan Bautista, construida en la misma época sobre otra de origen románico y que tuvo adosado el edificio del pósito. En la fachada conserva una portada clásica herreriana y se corona con una espadaña del s. XVIII; y la casa­palacio del s. XVIII, curioso ejemplo del barroco popular.

Interior de Iglesia en Alarcón.
Diseminados por la localidad se pueden ver numerosas edificaciones de importancia monumental. La iglesia de Santo Domingo de Silos de los s. XV Y XVI, con portada protogótica y torre renacentista; la iglesia de Santa María, del s. XVI renacentista con añadidos posteriores, interesante interior con varias capillas barrocas, el coro del s. XVII, una pila bautismal renacentista, un retablo de grandes dimensiones, plateresco al igual que el ábside y la portada principal; la de la Santísima Trinidad, s. XIII­XVI.

Sobre el Júcar hay dos puentes antiguos, el del Enchidero y el de Chinchilla, los dos árabes construidos sobre otros anteriores romanos. Varias torres, puertas y casas solariegas completan este interesantísimo conjunto histórico-artístico.

Iglesia de Santa María. Alarcón
Salimos a la N-III y nos dirigimos a MOTILLA DEL PALANCAR, población en la que podemos ver la Casa de los Luján del s. XVII con magnífica portada y rejerías; la iglesia parroquial de San Gil, del s. XVI, con dos portadas renacentistas y en el interior un retablo barroco presidido por la imagen de Santiago y un bello artesonado, y en el presbiterio una magnífica bóveda de lacería policromada.

Fuera de la población se encuentra una torre de señales y en la carretera de Campillo de Altobuey, la ermita de Nuestra Señora de la Concepción. Es este un típico lugar de paso, situado a mitad de camino en la carretera Madrid -Valencia.

Tomamos la CM-3114 y nos dirigimos a CASASIMARRO, importante enclave artesano que en los últimos años jugó un papel decisivo en la recuperación de las tradicionales alfombras de Cuenca. Se elaboran siguiendo los antiguos modelos hispano-árabes. Igualmente podemos visitar talleres donde fabrican instrumentos musicales.

Taller de alfombras. Casasimarro
Nos acercamos a VILLANUEVA DE LA JARA, una de las poblaciones más importantes de la provincia de Cuenca, que guarda un importante centro urbano con gran homogeneidad en su edificación de tipo manchego, conservando un buen número de bellas fachadas con señoriales portadas.

Los restos romanos hallados nos demuestran un poblamiento anterior a la fundación árabe, que tuvo murallas almenadas de las que se conserva una parte. Fue nombrada villa por los Reyes Católicos.

La Plaza Mayor es un importante conjunto de formación renacentista, de ella parten las principales vías históricas, con edificios muy característicos. El Ayuntamiento, del s. XVI, con fachada renacentista, de dos plantas, la primera con galería porticada y la alta con arcos cerrados por cristal eras. Adosado al Ayuntamiento por una torre de tres cuerpos está el Pósito, muy restaurado, del s. XV-XVI.

Villanueva de la Jara.
Al otro lado de la plaza se encuentra Villa Enriqueta, de 1892, palacio convertido en viviendas de varias familias, y la Posada Massó, del s. XVI, con un cobertizo a una calle trasera y un patio central.

La iglesia parroquial de la Asunción es un edifico suntuoso de grandes proporciones, de los ss. XV-XVI, con elevados muros con contrafuertes y estrechos ventanales entre éstos. Tiene dos portadas platerescas, con riquísima ornamentación la del norte y más sencilla y cubierta con atrio la del sur; a los pies una gótica que se supone resto del antiguo castillo del Marqués de Villena. La torre es plateresca en su terminación, maciza en sus dos cuerpos principales. El interior es de una sola nave con capillas laterales, destacando el altar mayor con un retablo barroco de gran tamaño. A los pies de la torre existe una capilla que se supone también perteneció al castillo, sobre cuyos restos se levantó la iglesia y en el mismo lugar donde, según la tradición, hubo una mezquita árabe.

Iglesia. Villanueva de la Jara
En las capillas laterales, varios retablos de gran valor, góticos y renacentistas, y en la capilla del Rosario uno barroco y una cúpula con exuberante decoración.

Cerca de la parroquia se encuentra la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, donde se guarda una imagen gótica de Virgen sedente que es la patrona y un retablo barroco-neoclásico. El convento de Carmelitas, en la calle Santa Ana, fundado por Santa Teresa en 1580, con iglesia y claustro y en el que destacan varios retablos renacentistas de gran calidad, cuadros y un artesonado mudéjar.

Entre las casas señoriales que encontraremos en nuestro paseo por la población, destacar las de las calles Jesús Casanova 39 y 41, una gótica y otra renacentista, del Mercado, Madrigal, Mayor, San Francisco... siendo las dos mejores la casa señorial de Alfonso Clemente Aristegui, que fue ministro de Carlos III y la casa señorial del número 3 de la calle de Santa Ana, del s. XVII.

En las afueras, junto a la carretera de San Clemente, se conserva un rollo de justicia, gótico, de 3,5 m. de altura y profusamente decorado.

En sus alrededores, existen un gran número de cuevas horadadas en desniveles destinados al cultivo del champiñón, siendo esta población una de las mayores productoras de España.

Seguimos camino a la cercana INIESTA, población que conserva un interesante patrimonio arquitectónico. Aquí se localiza Egelaria, ciudad ibérica que desempeñó un importante papel en las vías de comunicación y avituallamiento del ejército imperial romano; mantiene el trazado medieval y se asienta en una ladera con desarrollo en pendiente hasta la zona de la Plaza Mayor, ubicada en lo más alto de la población y el castillo. En ella se encuentra el Ayuntamiento, del s. XVI de estilo renacentista, con dos plantas, galería porticada en la baja y adosada a él un torreón y portalón que pertenecieron al antiguo recinto amurallado de su castillo, y la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, de los s. XVII -XVIII.

Casa Dª María de Luján. Iniesta
En el casco urbano se conservan interesantes ejemplos de palacios renacentistas y casonas con magníficas portadas y rejerías. La casa-palacio del marqués de Melgarejo, del s. XVII, con magnífica portada e importantes elementos decorativos, hoy cuartel de la Guardia Civil; la casa de doña María de Luján, plateresca, y la de la calle San Roque, la de Aranda y la de Queipo de Llano; la casa del corregidor de Madrid, muy desfigurada por su utilización; el edificio de correos, del s. XVII con patio con columnas dóricas.

Otros edificios, de carácter religioso, son la ermita de San Antón, interesante construcción del s. XIX y la de la Concepción, del s. XVI, edificio de grandes proporciones, hoy utilizado como fábrica de champiñones. Esta industria, junto a la vitivinícola y la artesanía son los motores económicos de Iniesta.

En las cercanías, perteneciente al término municipal y situada en un paraje natural, se encuentra «Consolación», conjunto de edificaciones de tipo conventual compuesto por iglesia y otros edificios anejos. La iglesia es un santuario con planta de cruz latina y profusamente decorado con murales en paredes y techos; el retablo mayor es barroco. Junto a la iglesia, una edificación palacial, con entrada de medio punto, acceso que da paso al patio central, hoy utilizado como hospedería. Los vinos de Iniesta aspiran a conseguir la Denominación de Origen de «La Manchuela».

Desde Iniesta la CM -3222 nos lleva a LEDAÑA, donde merece la pena visitar su iglesia parroquial de San Andrés Apóstol, del s. XVII, situada en la Plaza Mayor. En el conjunto urbano destaca la calle de las Monjas, con una interesante casa de viviendas del s. XIX; y la ermita de San Roque, del s. XVIII.

Atravesaremos NAVAS DE JORQUERA; aquí resulta interesante visitar la iglesia donde podremos ver las reliquias de San Eleuterio y San Liberato; camino de Cenizate encontramos el Chozo Roscao una de las muestras más claras de la arquitectura tradicional de La Manchuela.

En CENIZATE, podemos visitar la iglesia parroquial de Nuestra Señora de las Nieves, barroca, con retablos del s. XVI y XVII. Está declarada Bien de Interés Cultural; y a la salida del pueblo, la ermita de Santa Ana, barroca. Por su situación, desde aquí podemos divisar el magnífico paisaje de la Mancha de Cuenca y Albacete.

Llegamos a VILLAMALEA, donde podremos visitar su iglesia parroquial de la Anunciación, barroca y la ermita de la Concepción, del s. XVII, con artesonado y pinturas murales; en sus alrededores, interesantes paisajes y el Tollo de la Tortuga.

Desde aquí podemos enlazar con la Ruta del Valle del Júcar, dirigiéndonos a Casas Ibáñez. Camino de Minglanilla, si queremos acercarnos al Cabriel, en el herrumblar tomaremos a la derecha una pista que nos lleva a una zona de gran belleza, ideal para los amantes del senderismo.

Seguimos hacia MINGLANILLA, población cercana al embalse de Contreras y en cuyo término municipal se encuentran paisajes de gran belleza, junto al río Cabriel. Aquí se encuentra la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel. Se distinguen en la reserva tres tipos de vegetación; el bosque mediterráneo, la vegetación ligada a los roquedales y la que puebla la margen del Cabriel. Por esta razón se puede encontrar una gran variedad de notable interés, tanto biológico como paisajístico. También es importante la variedad de especies animales, entre la que cabe destacar la presencia de nutrias, gatos monteses, diversos mustélidos, cabras montesas, águilas reales, halcones peregrinos, búhos reales y diversas aves rupícolas amenazadas.

Hoces del Cabriel
Un recorrido de gran interés es el que, partiendo del Embalse de Contreras y descendiendo por la antigua carretera, pasa por la Posada de Contreras y por un camino junto al río llega hasta una zona en el que el estrechamiento de las rocas forman las curiosas siluetas llamadas Los Cuchillos. Aguas abajo, en una zona bastante inaccesible, se encuentran las pinturas rupestres de la hoz de San Vicente.

De regreso a Cuenca, por la CM-211, pararemos en CAMPILLO DE ALTOBUEY, interesante por su conjunto urbano de gran pureza ambiental, de traza muy regular, con calles perpendiculares entre sí y una plaza central.

En la Plaza Nueva se alza la iglesia parroquial de San Andrés, de los s. XVI-XVII, de tres naves y ábside plano. El convento santuario de la Virgen de la Loma es interesante pues su claustro hoy está convertido en Plaza de Toros, es del s. XVII, la iglesia está adosada al antiguo convento de Agustinos, y su interior está profusamente decorado.

Hay dos ermitas en el centro urbano: la del Santo Cristo, del s. XVIII, y la de la Trinidad, de finales del s. XV, principios del XVI.

Merece la pena desplazarse a PARACUELLOS DE LA VEGA, para contemplar un castillo de origen árabe, del siglo XII y reformado en los ss. XV y XVI, que consta de tres recintos defensivos y una torre del homenaje. Se accede por un camino labrado en la piedra. A los pies se encuentran los restos del antiguo pueblo.

Destacan en la población la Casa del Curato y la iglesia parroquial, ambas del s. XVIII; el Ayuntamiento, con pósito y cárcel, hoy oficinas y servicios municipales.

En la carretera de Almodóvar del Pinar, la ermita de Nuestra Señora de Gracia, del s. XVIII, con algunos elementos del XV. Conserva la casa del santero y el humilladero.

Y llegamos al último pueblo de esta ruta: ALMODÓVAR DEL PINAR, población que mantiene una estructura de cuadrícula, con tres calles cruzadas por la actual carretera. Conserva entre su caserío popular algunas casonas señoriales con balcones saledizos de madera y buenas rejerías. La iglesia de la Asunción, situada en la plaza, destaca por su cúpula decorada con yesería barroca y su atrio, del mismo estilo; la iglesia de San Vicente, del s. XVII, con una interesante portada barroca. En la parte alta, junto a la ermita de San Antón, aparecen restos de fortaleza.

Otros edificios notables son el pósito, del s. XVII, la ermita de Nuestra Señora de las Nieves, del s. XV reedificada en el XVII. Dedicada a esta Virgen que, según cuenta la tradición, se apareció en pleno mes de agosto, con el manto cubierto de nieve, en el lugar llamado La Rambla del Álamo.

Y ya tomamos la N-320 para dirigimos a Cuenca y desde allí enlazar con otras rutas, que nos siguen acercando al patrimonio de Castilla-La Mancha.