Córdoba, turismo monumental
Córdoba - Andalucía
Córdoba es una ciudad con un gran legado cultural y monumental, herencia de las diferentes civilizaciones que la han poblado. Visita la Mezquita de Córdoba, un ejemplo excepcional de arquitectura religiosa islámica y el testimonio más relevante de Córdoba
Els Blaus de Roses

córdoba - andalucía, córdoba, turismo monumental

PROVINCIA DE CÓRDOBA, PARA VISITAR Y PASEAR


Córdoba es una ciudad con un ingente legado cultural y monumental, herencia de las diferentes civilizaciones que la han poblado. Así, la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) reconoció en 1994 la importancia universal de sus bienes históricos, ampliando el título de Patrimonio de la Humanidad no sólo a la Mezquita, Catedral (1984), sino también al conjunto urbano que la rodea.

Dentro de los límites de la declaración se encuentran vestigios que atestiguan el esplendor de Córdoba en determinados períodos históricos: del legado romano puede apreciarse el puente sobre el Guadalquivir, los mosaicos del Alcázar, las columnas del Templo de Claudio Marcelo (siglo I), así como varios lienzos de muralla. Al Islam cordobés (s.VIII - s.XIII) corresponde la Mezquita Mayor. El barrio de la Judería es testimonio de la cultura judía presente en la ciudad en época medieval. De la Edad Media cristiana datan dos construcciones clave: el Alcázar de los Reyes Cristianos y la Calahorra. Y de la Edad Moderna se puede resaltar la adición renacentista a la Mezquita, que supuso la reafirmación de ésta en su papel de Catedral cristiana.

La Mezquita de Córdoba es un ejemplo excepcional de arquitectura religiosa islámica, el testimonio más relevante del Califato de Córdoba durante el cual esta ciudad, de la que se dice que albergó más de 300 mezquitas e innumerables palacios, llegó a rivalizar en esplendor con ciudades como Constantinopla y Bagdad. Sus dimensiones y su majestuosa altura interior, que nunca ha sido igualada, hacen de ella una obra artística única, que jugó un papel primordial en el surgimiento del estilo neo-islámico en el siglo XIX.

MONUMENTOS RELIGIOSOS

Mezquita, Catedral

Declarada Patrimonio de la Humanidad, es el monumento más importante de todo el Occidente islámico. Cuando se observa su fachada, cerrada por fuertes muros coronados de almenas, es difícil imaginar las maravillas que custodia en su interior. Su construcción fue iniciada por Abd al- Rahman I en 785 sobre la antigua basílica visigoda de San Vicente. En los dos siglos siguientes fue ampliada por Abd al-Rahman II y III, Al-Hakam II y Almanzor, de manera que se puede observar la evolución del arte califal, además de los estilos gótico, renacentista y barroco como Catedral cristiana desde la Reconquista.

Ocupa un espacio de 24.000 m2 y en ella destaca el bosque de columnas bicromáticas con sus arcos de herradura y su admirable Mihrab, con inscripciones del Corán en oro y ricos mosaicos regalo del emperador bizantino, que imprimen un sello de magnificencia al conjunto y es muestra de la fusión de la cultura musulmana con el arte helenístico.

Triunfo de San Rafael de la Puerta del Puente
En numerosos lugares de la ciudad fi gura la estatua de San Rafael colocada sobre el capitel de una columna votiva. Estas representaciones conocidas como “triunfos” son conmemorativas de la promesa de salvaguarda ciudadana que los cordobeses atribuyen al arcángel. El más notable es el situado junto a la Puerta del Puente, realizado en el siglo XVIII por Miguel de Verdiguier. Otros Triunfos los podemos encontrar en la Plaza de la Compañía, Plaza Aguayos, Plaza del Potro, Puerta Nueva, Glorieta de Guadalhorce, Puente de San Rafael).

Sinagoga
Construida en el primer cuarto del s. XIV en estilo mudéjar sirvió de templo hasta la definitiva expulsión judía en 1492. Exponente único del legado hebreo en Andalucía, su estructura apenas puede adivinarse desde el exterior, al no tener acceso directo desde la calle. A través del patio se accede a un pequeño vestíbulo, a cuya derecha hay unas escaleras que dan acceso a la zona femenina. Al frente se abre la estancia principal, de planta cuadrangular y decorada con atauriques mudéjares. El muro que soporta la tribuna de las mujeres se abre con tres arcos ornamentados con yeserías de gran belleza.

Capilla de San Bartolomé
Inserta en la Facultad de Filosofía y Letras, antiguo hospital del Cardenal Salazar, se encuentra esta capilla, exquisita muestra de arquitectura mudéjar y perteneciente a la antigua parroquia de San Bartolomé. Realizada en la segunda mitad del siglo XV, la portada principal se cubre con un pórtico de triple arcada. En el interior, de una sola nave y cierre con bóveda de crucería, destacan las finas yeserías y el zócalo de azulejo. La cabecera tiene restos de pintura mural.

Iglesia de la Trinidad
Iniciada a mediados del s. XVII se erigió pronto en el prototipo de iglesia barroca. En su fachada principal destaca la presencia de la columna salomónica, usada por primera vez en Córdoba.
Cabe resaltar también la ornamentación exuberante de su retablo y las pinturas murales de Antonio Palomino que representan motivos del Antiguo Testamento.

Iglesia de San Juan. Alminar árabe
Se conserva casi íntegra su fisonomía árabe del siglo X a pesar de haber sido cedido tras la Reconquista, junto con la mezquita que lo albergaba, para la construcción de la iglesia de San Juan de los Caballeros.
De planta cuadrada y sillares, lo más llamativo son los arcos gemelos de herradura con columnas de mármol que decoran la torre.

Iglesia y claustro de San Francisco
Se denominan Iglesias Fernandinas a un conjunto de construcciones religiosas mandadas edificar por el rey Fernando III el Santo tras la conquista de Córdoba en 1236, muchas de ellas sobre mezquitas previas.
Fernando III proyectó catorce colaciones o barrios parroquiales, siete en la Ajerquía y siete en la antigua Medina, llamada desde entonces Villa. Se trata de edificios en los que un marcado aire románico se entrelaza con el gótico y el mudéjar. El restaurado claustro de esta iglesia conventual -con portada barroca- envuelve esta parte de Córdoba en un ambiente casi romántico. En su interior destaca la importante colección de pinturas, sobre todo la Cabeza de San Andrés, primera obra conocida de Valdés Leal y la talla del Señor Crucificado (s. XVII).

Iglesia de Santiago
Como la mayoría de las iglesias fernandinas, se construyó sobre el solar de una antigua mezquita de la que conserva el alminar, convertido en torre cristiana. Sus características arquitectónicas originales le han sido devueltas gracias a la restauración efectuada. Contiene numerosas obras de interés artístico, como el Cristo de las Penas (s.XV).

Ermita de los Santos Mártires
Pequeña edificación de estética neorrománica situada en la ribera, muy cerca del barrio de Santiago. Erigida a finales del s. XVIII sobre el solar donde una vez se levantó el Convento de los Santos Mártires, en su interior se puede admirar un bello sarcófago paleocristiano realizado en mármol de Carrara.

Iglesia de la Magdalena
Mezcla de los estilos románico, gótico y mudéjar, fue la primera de las siete iglesias fundadas por Fernando III tras la conquista de la ciudad. La portada principal luce un bello rosetón, mientras que de las entradas laterales sobresale la de la derecha, decorada con punta de diamantes y fechada como la más antigua puerta de las iglesias de Córdoba. La torre, del s. XVII, se desarrolla en cuerpos decrecientes.

Iglesia de San Pablo
Construida entre los  ss. XIII y XIV su fachada exterior posee una portada barroca de columnas salomónicas y tras el compás se vislumbra la portada manierista que da acceso al templo. En el interior sobresalen el artesonado mudéjar de la nave central, el retablo mayor y la que es considerada una de las joyas escultóricas cordobesas: Nuestra Señora de las Angustias, realizada por Juan de Mesa en el siglo XVII.

Iglesia de San Pedro
De su aspecto original esta iglesia fernandina sólo conserva dos portadas medievales y el primer cuerpo de la torre.
En el interior destacan el retablo mayor, una de las obras más espléndidas del barroco cordobés. En 1575 se hallan en el subsuelo del templo los restos de los Santos Mártires de Córdoba, cuyas reliquias se siguen venerando en esta iglesia, que en el año 2006 fue declarada Basílica Menor de San Pedro por el Papa Benedicto XVI.

Iglesia Conventual de San José (San Cayetano)
Conocida popularmente por San Cayetano, fue fundada por las Carmelitas Descalzas frente a la Puerta del Colodro. La fachada posee dos campanarios y en su interior destacan sus paredes repletas de pinturas al fresco.

Convento de Santa Marta
Antiguo palacio de estilo mudéjar y edificación conocida como Casa del Agua fue fundado en el s. XV. Su iglesia corresponde al estilo Reyes Católicos, con una portada (obra de Hernán Ruiz I) que sorprende desde el patio.

Iglesia de San Andrés
Fundada en el s.XIII en el lugar que la tradición sitúa la antigua basílica visigoda de San Zoilo, de la estructura medieval sólo se conserva la capilla del Sagrario. Destaca en el interior un hermoso retablo barroco de estilo churrigueresco trazado por Pedro Duque Cornejo, así como numerosos lienzos de gran valor artístico.

Iglesia del Juramento de San Rafael
Levantada en el s. XVIII donde, según la tradición, el Arcángel San Rafael se apareció al Padre Roelas jurándole custodiar la ciudad, a la espléndida portada principal se une, en el altar mayor, un delicado templete de madera dorada, marco sin igual para el San Rafael tallado por Gómez de Sandoval.

Iglesia Conventual de San Agustín
El primitivo convento fue fundado por Fernando III El Santo aunque las posteriores intervenciones barrocas han cubierto el trabajo medieval. En la fachada principal se da cita una interesante sucesión de arcos y columnas corintias con frontón partido.

Iglesia Conventual de Ntra. Sra. de Gracia (PP. Trinitarios)
Ubicada en la Plaza del Corazón de María, junto a las murallas árabes, destaca la portada del templo, inicio de lo que serán las fachadas-retablo. Guarda en su interior dos imágenes muy veneradas: Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado “El Rescatado” y el Santísimo Cristo de Gracia “El Esparraguero”.

Iglesia de San Lorenzo
Exquisita joya de la arquitectura medieval cordobesa. Su originalidad radica en el pórtico de tres arcos que antecede a la entrada principal, situándose en el lado izquierdo una esbelta torre renacentista (construida sobre el alminar de la antigua mezquita de al-Mugira) obra de Hernán Ruiz II y en el centro un imponente rosetón.

Iglesia de Santa Marina
En la Plaza del Conde de Priego es la parroquia del barrio del mismo nombre, el más grande y popular de Córdoba, y fue fundada por el rey Fernando III El Santo.
Su construcción se inició en los últimos decenios del siglo XIII y se prolongó durante el XIV. Reúne los estilos tardorrománico, gótico y mudéjar, aunque también posee elementos de siglos posteriores, como la torre renacentista y el sagrario. Interesante es su rosetón, así como la portada lateral izquierda, única por sus características en Córdoba.

Convento de las Capuchinas
Sobre la noble casa de los marqueses de Sessa, del siglo XV, se levantó, doscientos años después, este convento de las madres Capuchinas. El edificio conserva, en el claustro, una imponente portada mudéjar y capiteles de origen romano, visigodo e islámico. También mudéjares son el artesonado y las yeserías del refectorio. Los escudos de la familia que cedió el palacio siguen luciendo en techos y muros. La iglesia conventual, dedicada al culto de San Rafael, es del siglo XVIII, de una sola nave cerrada con bóveda de cañón.

Colegio e Iglesia de la Compañía
Iglesia del Salvador y Santo Domingo de Silos es llamada popularmente de la Compañía, ya que fue construida por los jesuitas junto con todo el edificio anejo del Colegio de Santa Catalina, donde el poeta y escritor cordobés Luis de Góngora y Argote estudió hasta los 14 años. En el interior del templo se encuentran piezas de gran valor, como las pinturas realizadas por Pablo de Céspedes o una escultura de Duque Cornejo en el altar mayor.

Iglesia de San Miguel
Cercana a la calle Cruz Conde, es una construcción gótica medieval con remodelaciones barrocas. De la portada llama la atención el hermoso rosetón de columnillas entrelazadas. Posee una interesante capilla bautismal cubierta con una hermosa cúpula mudéjar.

Iglesia de San Nicolás de la Villa
Grandiosa construcción fundada en el siglo XIV y reedificada en el siglo XV siguiendo una estética gótico-mudéjar. Posee una de las torres más bellas de las iglesias fernandinas, de forma poligonal y realizada sobre un antiguo alminar árabe. La capilla bautismal del siglo XVI es obra de Hernán Ruiz II.

Iglesia de Santo Domingo. Archivo Histórico Provincial
Muy reformada actualmente, sólo se conserva de la antigua iglesia la capilla de la Concepción, de planta rectangular y cubierta con bóvedas de crucería, manteniendo fachada ciega de la iglesia a la Plaza de la Compañía, así como la torre de la iglesia a mitad de los años 80, fue adaptada para ser sede del Archivo Histórico Provincial.

Iglesia de San Hipólito
Fundada como Real Colegiata en el siglo XIV, la construcción de este templo situado en el Bulevar del Gran Capitán no concluyó hasta el siglo XVIII, manteniendo del Medievo la cabecera gótica. En el presbiterio se encuentran los sepulcros de los reyes Fernando IV y Alfonso XI el Justiciero, mientras que en el claustro se conserva el del notable erudito Ambrosio de Morales.

Colegio e Iglesia de Santa Victoria
Ejemplo singular de la estética neoclásica (siglo XVIII) es obra del arquitecto francés Baltasar Drevetón. La imponente portada se compone de un majestuoso pórtico curvo sostenido por seis columnas de orden compuesto, cornisa y frontón triangular. En el interior destacan los enormes lienzos de Francisco Agustín Grande, pintor imitador -en lo estético- de Tiépolo.

Cementerio de Ntra. Sra. de la Salud
Se construyó el cementerio de Nuestra Señora de la Salud, en el año 1811 bajo la ocupación napoleónica, se termina definitivamente en 1846 con la incorporación de la Ermita de Nuestra Señora de la Salud, cuyo origen es del 1673. Entre las sepulturas de personas ilustres se encuentran las de Manolete, Guerrita, Lagartijo, Machaquito, José Cruz Conde o Mateo Inurria, entre otras.

Santuario de Ntra. Sra. de la Fuensanta
Cercana a la iglesia de la Magdalena, se levantó, en el siglo XV, un magnífico santuario en el lugar exacto donde se apareció la virgen. De original fachada principal. El interior del templo se divide en tres naves. La cabecera acoge la imagen titular del santuario, del siglo XV. El camarín y la capilla del Sagrario son de gran belleza, decorándose esta última con pinturas murales. Próximo a este santuario se levanta el humilladero dedicado a la Virgen de la Fuensanta. Construido en el siglo XV, es interesante debido a su estética goticista.

Monasterio de San Jerónimo de Valparaiso
Monasterio del siglo XV. Su origen gótico se ha ido enriqueciendo gracias a las sucesivas intervenciones renacentistas y barrocas. Actualmente sus propietarios, los marqueses del Mérito, han hecho una estupenda labor de restauración, llevada a cabo durante varias generaciones. Impresiona la gran fachada, con balcones y ventanas, en el centro de la portada destaca un medallón de mármol blanco con relieve de San Jerónimo.

Las Ermitas
A unos 15 Kilómetros de la ciudad, en las faldas de Sierra Morena, se encuentra el Desierto de Nuestra Señora de Belén, lugar donde se levanta el complejo de Las Ermitas. Fundadas en el siglo XVIII por el Hermano Francisco de Jesús, fue éste lugar de recogimiento eremita desde el medievo. La primera construcción se levantó en el año 1703. El conjunto se compone de trece celdas o ermitas que desde 1957 están regentadas por los Carmelitas Descalzos. Dentro del recinto se ubica un magnífico mirador presidido por el monumento al Sagrado Corazón de Jesús.

MONUMENTOS RELIGIOSOS DE LA PROVINCIA

Convento de Santa Clara (Belalcázar)
Edificio de la Edad Media catalogado como joya arquitectónica. Con una superficie de 7000 metros cuadrados, es de granito con influencias del castellano del Siglo XV más que del puramente andaluz de la época.

Iglesia Mayor de la Asunción (Bujalance)
Templo gótico renacentista con una torre dieciochesca de 55 metros, la más alta de la provincia. Destacan su retablo mayor de siglo XVI, de estilo renacentista; la Capilla del Sagrario, del siglo XVIII; la Puerta Lateral, del XVII; y un gran óleo que representa la Batalla de Lepanto.

Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción (Dos Torres)
Construida entre los siglos XV y XVII. También merecen una visita las ERMITAS perimetrales, como la de Nuestra Señora de Loreto, la de San Roque, la de San Sebastián, la del Cristo de la Caridad y, por último, la Ermita de San Bartolomé y la basílica paleocristiana del Pozo de la Nieve.

Parroquia de San Juan (Hinojosa del Duque)
También llamada la Catedral de la Sierra. Erigida en los siglos XV y XVI, constituye la obra cumbre del Renacimiento cordobés. Visita diaria de 9h a 13h y de 16h a 20:30h.

Santuario de la Virgen de Araceli (Lucena)
El panorama desde el privilegiado balcón natural que es la Sierra de Aras, en la que se ubica situado en centro geográfico de Andalucía, es extraordinario. Tierras de cinco provincias andaluzas y más de treinta pueblos se muestran a los ojos del visitante. El Santuario consta de dos partes bien diferenciadas: la iglesia con sus dependencias, y la hospedería. El retablo principal, de madera tallada, dorada y policromada, fue realizado en 1695.

Iglesia de San Mateo (Lucena)
Se trata de un templo de gran tamaño, de los mejor conservados de los que se edificaron en la campiña cordobesa a principios del s XVI. En el s XVIII se incorporó al edificio la Capilla del Sagrario, una de las más significativas obras arquitectónicas de esta tipología del Barroco.

Iglesia de San Bartolomé (Montoro)
Templo gótico-renacentista iniciado a finales del siglo XV y completado a lo largo del XVI.

Iglesia gótico- mudéjar de Santa María de la Mota (Montoro)

Parroquia del Carmen, Capilla de San Juan de Letrán (Montoro)
Un templo de tres naves cuya cabecera ostenta una cúpula decorada con yeserías rococó.

Iglesia y Claustro del Antiguo Convento de Santa Clara. Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción y Capilla de Ntra. Sra. de las Angustias (Palma del Río)

Parroquia de la Asunción (Priego)
Ejemplo del barroco; la iglesia del antiguo Convento de San Francisco, fundada a comienzos del XVI (visitas de martes a domingo de 11:30h a 13:30h y de 19:30h a 20:00h. Lunes cerrado)

Parroquia de San Francisco (Palma del Río)
Ofrece un bello juego de volúmenes en su fachada.

Ermita Barroca del Buen Suceso y la de Ntra. Sra. de Belén (Palma del Río)

Iglesia de San Pedro del Convento de los Franciscanos Descalzos (Priego)
Del siglo XVII, junto a ella, numerosas ermitas y pequeñas iglesias se distribuyen por toda la población: la de la Virgen de la Aurora, la de la Virgen de las Angustias, la de la Virgen de las Mercedes (una excelente muestra del rococó) y la de Nuestra Señora del Carmen, de estilo neoclásico.

MONUMENTOS CIVILES

Puerta del Puente
Originariamente formaba parte de las murallas de la ciudad, conociéndose en la reconquista como Puerta de Algeciras.
A mediados del siglo XVI, Hernán Ruiz III acomete una importante remodelación, confiriéndole el monumental aspecto de arco del triunfo. Alberga una Sala de Exposiciones permanente que ilustra su historia y un Mirador con magníficas vistas.

Puente Romano
Erigido en tiempos del emperador Augusto (siglo I a.C.), de la construcción original que formaba parte de la Vía Augusta se conservan sólo los sillares y alguno de sus arcos, al sufrir importantes reconstrucciones entre los siglos VIII y XIII que le dieron su actual fisonomía. Objeto de múltiples reformas en 1561 se colocó hacia la mitad del puente una imagen del Arcángel San Rafael.

Molino y Noria de la Albolafia
El río Guadalquivir mostraba una vista panorámica de veleros que surcaban sus aguas rodeadas por almunias y molinos hidráulicos, que trituraban cereal y henna necesaria para perfumes y productos tintóreos. En la actualidad junto a los musealizados Molino de Martos y de la Alegría, se conserva el de la Albolafia, mandado construir por Abd al-Rahman II para elevar el agua del río hasta el palacio de los emires a través de un ingenioso acueducto. Posee una noria restaurada que en su origen fue mandada desmontar por la reina Isabel La Católica por el ruido que producía en su proximidad a la residencia real.

Alcázar de los Reyes Cristianos
En la ubicación de una antigua fortaleza romana se construye por orden del rey Alfonso XI en el año 1328 el Alcázar. Residencia de los monarcas cristianos, en ella se gestó tanto la conquista del reino nazarí de Granada como el Descubrimiento de América. El monumento forma un recinto casi cuadrado con sus vértices protegidos por torres como la del Homenaje o la de los Leones. Posee una valiosa colección de mosaicos romanos (siglos II y III d.C.) con diferentes motivos figurativos y geométricos. Bajo el Salón de Mosaicos se hallan los Baños Reales. Sobresalen también sus Jardines de inspiración árabe, con palmeras, cipreses, naranjos y limoneros que se alternan con fuentes y estanques.

Palacio de Congresos. Hospital Mayor de San Sebastián
Actual Palacio de Congresos y Exposiciones, fue construido a principios del s. XVI siendo, durante dos siglos, el único centro sanitario de la ciudad. Destacan el Claustro, de arquitectura mudéjar y la Capilla de estilo gótico flamígero, rica en decoración plateresca y obra de Hernán Ruiz I.

Caballerizas Reales
Lugar tradicionalmente asociado a la historia del caballo (asiento de la caballería del César y recinto donde al-Hakam agrupó sus afamadas cuadras), Felipe II las mandó construir en una parte del solar del Alcázar. En ellas nació el  pura raza español y en la actualidad se disfrutar en su interior de un magnífico espectáculo ecuestre.

Molino de Martos
Siendo la estructura original del siglo XII, las reformas llevadas a cabo durante el XIV y el XVI han transformado inevitablemente su fisonomía anterior. Contaba con tres batanes, una sala de molienda y un embarcadero. Mantuvo especial importancia en la ciudad en el proceso de molida del cereal. En su interior se encuentra instalado el Centro de Interpretación del Río integrado en el llamado Museo Hidráulico.

Torre de la Malmuerta
Erigida a principios del s. XV sobre una construcción islámica anterior, esta vieja torre ochavada de estilo mudéjar se halla unida a la muralla a través de un arco de medio punto. Su nombre procede de una leyenda popular de una malograda dama que allí murió.

Torre del Rincón
En la confluencia de las calles Alfaros e Isabel Losa, se levanta esta torre de origen medieval abierta para facilitar el tránsito entre los barrios de la Villa y la Axerquía, que cuenta con un arco y unos recios muros defensivos.


Estás leyendo: Córdoba, turismo monumental



Dónde alojarte en Córdoba


AC Hotel Cordoba
Córdoba

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil