Ciudad Real, Parque Nacional Tablas de Daimiel
Castilla - La Mancha
Es el último representante de un ecosistema denominado tablas fluviales, que se formaron por los desbordamientos de los ríos Guadiana y Gigüela en su confluencia, favorecidos por la escasez de pendiente en el terreno.
Els Blaus de Roses

castilla - la mancha, ciudad real, parque nacional tablas de daimiel

Información de interés
Centro de Visitantes Apdo. Correos, 3 13250 Tel. +34 926693118 /Fax 926693118

Es el último representante de un ecosistema denominado tablas fluviales, que se formaron por los desbordamientos de los ríos Guadiana y Gigüela en su confluencia, favorecidos por la escasez de pendiente en el terreno. Con su declaración se dio un gran paso en la conservación de uno de los ecosistemas más valiosos de la Mancha, asegurando así, la supervivencia de la avifauna que utiliza estas zonas como área de invernada, mancada y nidificación, creando una Zona Integral de aves acuáticas.

El paraíso de las aves

El Parque forma un ecosistema singular y único, denominado tablas fluviales, formadas por los desbordamientos de los ríos en sus tramos medios, que provocan grandes encharcamientos. El mayor valor ecológico es la avifauna que utiliza estas zonas como área de invernada y nidificación, creando una zona integral de aves acuáticas.

Representa los ecosistemas ligados a las zonas húmedas continentales. Una gran variedad de aves acuáticas pueblan Las Tablas. Entre las más adaptadas al agua se encuentran el somormujo lavanco, el zampullín común y el zampullín cuellinegro. Garzas, garcillas, martinetes y todo tipo de anátidas ibéricas, se pueden observar dependiendo de la época en la que visitemos el parque. Entre la flora, las plantas acuáticas son el substrato básico de Las Tablas de Daimiel, y los únicos árboles presentes son los tarayes.

Las Tablas de Daimiel se formaron a raíz de los desbordamientos de los ríos Guadiana y Cigüela en su confluencia, un hecho favorecido por la pequeña pendiente del terreno. Las Tablas están estratégicamente situadas en las rutas migratorias de muchas especies de aves, que las utilizan como zona de reposo e, incluso, para pasar el invierno. Y es que las aves acuáticas son las protagonistas absolutas del Parque. Entre ellas se cuenta el somormujo lavanco, el zampullín común y el zampullín cuellinegro, garzas, garcillas, martinetes y todo tipo de anátidas ibéricas. En las aguas de las Tablas se encuentran numerosas flores acuáticas. Las hay sumergidas (como las jopozorras o las ovas), flotantes (como las lentejas de agua) y emergentes (masiega, carrizo y junco).

Tipo de espacio: Parque Nacional Superficie: 1.928 Ha

Información visitas...

Se puede llegar al Parque desde Ciudad Real por la N-420 y desde Manzanares por la N-430. A 11 kilometros de la localidad de Daimiel se coge un desvío señalizado hasta el Centro de Información del Parque.

Valores naturales

Las Tablas de Daimiel es el mejor ejemplo en España del ecosistema de tabla fluvial. Su valor ecológico reside en la avifauna, que utiliza estas zonas como área de hibernación y nidificación.

Entorno cultural

Las Tablas se extienden entre los términos municipales de Daimiel y Villarrubia de los Ojos.

EL MEDIO NATURAL

¿Dónde está el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel?

En el centro de la Llanura Manchega, en la provincia de Ciudad Real y a los pies de los Montes de Toledo.

Bajo su superficie, una inmensa esponja de piedra

Bajo la superficie de Las Tablas existe un armazón de piedra caliza. El Karst fisurado que se sitúa bajo La Mancha es el mayor de cuantos se conocen en nuestro país. A lo largo de los siglos, la filtración del agua de lluvia fue primero descomponiendo la caliza, para después empaparla y convertirla en una descomunal esponja mojada. Una vez llena, comenzó a soltar agua, originado el paraje más singular de la geografía manchega: Los Ojos del Guadiana.

El río Guadiana, en su discurrir hacia Las Tablas, se filtraba poco a poco en las calizas hasta desaparecer completamente en Argamasilla de Alba, renaciendo a 50 km al oeste a partir de los llamados "Ojos del Guadiana".

El origen de las Tablas

Con el transcurrir de los siglos, en el bajo Guadiana, se formaron grandes charcos, crecieron vegas y bosques de ribera. En sus márgenes se establecieron comunidades de pescadores y en las vegas colindantes, pequeñas norias regaban las huertas.

Este es el origen de Las Tablas de Daimiel, resultado de la unión de las aguas del Gig?ela y el Guadiana (15 km aguas abajo de su renacimiento en los Ojos), que dan lugar a un amplio desbordamiento, originando grandes encharcamientos y superficies de inundación debido a la escasez de desniveles en el terreno.

Un humedal singular

Las Tablas de Daimiel están consideradas como Zona Húmeda de Importancia Internacional en la lista que, al amparo del Convenio de Ramsar, acoge cerca de 200 humedales de Europa y Norte de África. Están estratégicamente situadas en las rutas migradoras de miles de aves y desde hace muchos años han sido utilizadas como zona de reposo. Incluso muchas de estas aves escogen estas zona para pasar el invierno.

Algunas son de naturaleza endorreica, en las que el agua, con un alto grado de salinidad, se acumula en las depresiones del terreno; otras se forman por la acumulación de agua en cráteres de antiguos volcanes y por último, Las Tablas de Daimiel, desbordamientos fluviales que se originan en la confluencia de los ríos Gig?ela y Guadiana.

Hasta hace pocos años, ambos cursos fluviales mezclaban sus aguas durante desbordamientos, creando un ecosistema muy peculiar. Por un lado, el río Gig?ela, que procede de la serranía conquense, aportaba aguas salobres, mientras que el río Guadiana contribuía con el aporte de aguas dulces.

La realidad es bien diferente. Como consecuencia de la sequía de años anteriores y de la sobreexplotación de las aguas subterráneas (acuífero 23) para el regadío, el único aporte de agua de origen superficial que entra en Las Tablas procede del río Gig?ela que, gracias a las lluvias de estos años atrás, vuelve a entrar por superficie en el Parque. Además, en estos últimos tiempos está llegando a Las Tablas agua procedente del embalse de Peñarroya, vía río Gig?ela.

Un clima marcado por la sequía

El invierno en Las Tabla de Daimiel es frío y el verano seco y caluroso, alcanzándose los 40ºC de temperatura. Las precipitaciones son escasas y rondan los 450 mm anuales con máximos en otoño y primavera, aunque durante algunos años del periodo comprendido entre 1980 y 1995 no se alcanzaron los 300 mm. Los días de escarcha, nieve o granizo no son más de tres al año, mientras que los de tormentas, nieblas o heladas aumentan su número considerablemente.

El acuífero 23, una gran bolsa de agua subterránea

Otra de las peculiaridades es la estrecha relación de dependencia con las aguas subterráneas. La pieza clave del sistema hidrológico de la cuenca alta del Guadiana es el acuífero de la Mancha Occidental o acuífero 23, el cual se extiende bajo una superficie de más de 5.000 km2 y sobre el que se asientan 40 municipios.

El Parque Nacional se asienta sobre un substrato calizo que actúa como una esponja y puede funcionar como rebosadero natural del acuífero que hay debajo de él.

A mediados de los años setenta, el equilibrio del hombre con el humedal se rompió, la superficie de regadío usando aguas subterráneas aumentó considerablemente y la extracción de agua era muy superior a la recarga anual, provocando un descenso del nivel freático, la anulación de las descargas naturales, siendo los más espectaculares los "Ojos del Guadiana" y la desaparición del río Guadiana en su Cabecera.

Dónde alojarte en Ciudad Real
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil