Cádiz, destino turístico de primer orden
Cádiz - Andalucía
La provincia de Cádiz está conformada por cinco comarcas dotadas de particulares atractivos que las convierten a todas en centros turísticos de primer orden. Disfruta de su diversidad paisajística, su ancestral historia, valiosos espacios naturales...
Els Blaus de Roses

cádiz - andalucía, cádiz, destino turístico de primer orden

Bienvenidos a Cádiz

La provincia de Cádiz está de moda. El hecho de que durante años haya permanecido alejada del turismo masivo que ha afectado a otros puntos de la costa andaluza, ha facilitado el crecimiento de un turismo de calidad y respetuoso con su medio natural.

No es de extrañar, puesto que Cádiz cuenta con todos los atractivos que requiere un destino turístico de primer orden: kilométricas playas de aguas claras y arenas finas y doradas enmarcadas entre pinares y dunas infinitas; una sierra que ha sido declarada Reserva de la Biosfera (Parque Natural de la Sierra de Grazalema) además de un territorio que participa de otros cinco parques naturales y diversos parajes; una gastronomía única que se nutre tanto del mar como de la sierra, con vinos de gran calidad adscritos a la Denominación de Origen Jerez-Xeres-Sherry, Manzanilla de Sanlúcar y Vinagre de Jerez; unas fiestas de marcada personalidad y de Interés Turístico Internacional; ciudades monumentales y unas costumbres y tradiciones, como el flamenco, que en muchos casos tienen a la provincia gaditana como lugar de nacimiento. 

Por si todo esto fuera poco, Cádiz disfruta de más de 3.000 horas de luz al año y temperaturas suaves que permiten aprovecharse de este escenario inmejorable, además de su buena gente que con su calor hace que todo el que llega se sienta como en casa. Ven a Cádiz. Conócenos.

Cádiz, provincia entre dos mares

Situada en el extremo más meridional de Europa, en el suroeste de la Península Ibérica, tiene como límites naturales las provincias de Huelva, Sevilla y Málaga. Además, por el sur limita con el Estrecho de Gibraltar y el norte de África, siendo bañada por las aguas del Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo.

Consta de 44 municipios distribuidos entre las cinco comarcas que la integran: la BAHÍA DE CÁDIZ, el CAMPO DE GIBRALTAR, el BAJO GUADALQUIVIR, LA JANDA y la SIERRA DE CÁDIZ-PUEBLOS BLANCOS.

Se encuentra perfectamente comunicada por tierra, gracias a una red vial y ferroviaria de primer orden; aire, con los aeropuertos de Jerez y Gibraltar, con una amplia oferta de vuelos nacionales e internacionales; y mar, localizándose en la provincia los puertos de Cádiz y Algeciras, siendo éste último uno de los nudos principales del tráfico marítimo mundial.

Acoge en su variopinto territorio los más diversos atractivos. Las escarpadas sierras y los espacios protegidos - participa de 6 parques naturales- atraen a los amantes de la naturaleza y las actividades de turismo activo. Sus playas, enclavadas en las conocidas Costa de la Luz y Costa del Sol, son un destino turístico consolidado, además de punto de encuentro de los aficionados a los deportes náuticos.

La monumentalidad y riqueza artística de ciudades milenarias y señoriales como Cádiz, Jerez o Sanlúcar de Barrameda no es sino el fiel reflejo de su extenso devenir histórico. Y su vasta oferta cultural da muestra del arte que se respira en esta tierra de grandes artistas, cantaores flamencos, toreros y literatos. 

El tipismo de los Pueblos Blancos serranos, con unas tradiciones que apenas han sufrido modificaciones en siglos, viene a sumarse a una gastronomía con mucha personalidad que se nutre del mar y la tierra. Y, cómo no, el vino, el toro y el caballo, señas de identidad de la tierra gaditana, siempre presentes en sus principales celebraciones y fiestas, algunas de reconocido prestigio internacional.

CLIMA DE CÁDIZ
Disfruta de un clima templado, con una temperatura media anual de 18ºC y goza de 3.100 h. de luz solar al año. Sin embargo, en la Sierra de Grazalema se registra un microclima que se caracteriza por su alto índice de pluviosidad, el mayor de España.

COSTA DE CÁDIZ
En sus 260 Km. de costa se pueden encontrar desde arenales vírgenes hasta playas urbanas dotadas de infraestructuras óptimas y pequeñas calas o dunas que se abren paso a lo largo de varios kilómetros; y todas ellas bañadas por aguas transparentes y rodeadas de arenas doradas y finas.

Cádiz milenaria

Fundada por tartesos y fenicios hace más de 3.000 años, esta tierra ha sido hogar de numerosos pueblos atraídos por su estratégica ubicación como puente entre Europa y África y puerta obligada entre el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico.

Numerosos yacimientos arqueológicos remontan la presencia humana en la zona a la Prehistoria. De gran valor son las pinturas rupestres halladas en el Tajo de las Figuras (Benalup-Casas Viejas), Cueva del Bacinete (Los Barrios) y Laja Alta (Jimena de la Frontera). 

Otros vestigios interesantes en Cádiz son los encontrados en El Aculadero (El Puerto de Santa María), Mesas de Asta (Jerez de la Frontera), Cuevas de la Manga en Villaluenga del Rosario y la Necrópolis de Fuente de Ramos (Puerto Serrano). El arte megalítico está ampliamente representado en la provincia, con muestras como los dólmenes de Alberite (Villamartín), El Charcón (El Gastor) y Tomillo (Alcalá del Valle).

Los pueblos colonizadores del Mediterráneo, sobre todo los fenicios, dejarán importantes huellas e influirán sobremanera en los modos de vida de sus pobladores. Crearon numerosas colonias (Asido, Lascuta...) que se extendían desde el Campo de Gibraltar hasta la desembocadura del Guadalquivir, destacando la fundación de Gadir (la actual Cádiz) en el 1100 a.C., la ciudad más antigua de Occidente. 

Los fenicios desarrollaron un intenso tráfico comercial y crearon importantes industrias en Cádiz, entre ellas las pesqueras, dedicadas al salazón y al arte de la pesca de almadraba; labores que aún hoy día se siguen practicando en la provincia. Los sarcófagos fenicios que se exponen en el Museo de Cádiz y el Yacimiento del Castillo de Doña Blanca (El Puerto de Santa María) dan fe también de su presencia. 

Como territorio cartaginés, Cádiz sufrió los avatares de los enfrentamientos de Cartago y Roma en las Guerras Púnicas, pasando a formar parte del Imperio en el año 205 a.C. Desde el Puerto de Cádiz se embarcaban hacia Roma el trigo, aceites, vinos y el garum que se producía en enclaves como Baelo Claudia. Las huellas dejadas por esta poderosa civilización destacan tanto por el número como por su calidad: el yacimiento de la Sierra de Aznar en Arcos de la Frontera, con su impresionante “Castellum Aquae” y restos de la calzada romana; el Cerro de la Botinera (Algodonales); y los restos de las ciudades de Carteia (San Roque), Ocuri (Ubrique), Iptuci (Prado del Rey), Carissa Aurelia (Espera) y Baelo Claudia (Tarifa). A estos se suma el interesante Teatro de Cádiz capital.

En el 711, las tropas de Tarik desembarcan en la Bahía de Algeciras y tras derrotar al rey Don Rodrigo en la Batalla del Guadalete, inician la conquista de la Península, fundando Algeciras, Rota y Tarifa. Hasta mediados del s. XIII, el rey cristiano Alfonso X el Sabio no conseguirá arrebatar a los árabes la mayor parte de la provincia. Las últimas ciudades no serían recuperadas hasta la Toma de Granada en 1492.

En estos siglos el paisaje gaditano se pobló de recintos amurallados, torres y fortalezas que aún hoy en día se pueden admirar sobre espolones rocosos como es el caso de Zahara de la Sierra, Olvera, Castellar de la Frontera,  Arcos de la Frontera, Jimena de la Frontera y Espera o diseminados por la costa como en Tarifa, Chiclana, Rota, Alcalá de los Gazules, y Sanlúcar, entre muchos otros. Jerez de la Frontera posee el valioso Conjunto del Alcázar con la Mezquita y los Baños Árabes. 

A los musulmanes debe esta tierra también el trazado urbanístico imperante en casi todos los municipios, con tortuosas y laberínticas calles que se adaptan al terreno, fachadas encaladas, abundantes arcos y patios repletos de flores. 

Los estilos gótico y renacentista irrumpirán con fuerza, dejando joyas como las iglesias de Santa María y de San Pedro en Arcos de la Frontera, las de Santiago o San Miguel en Jerez y la de Santa María la Coronada en Medina Sidonia (todas góticas); y la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria en Jimena, el Monasterio de los Jerónimos en Bornos o la Iglesia de San Pedro Apóstol en Benaocaz (renacentistas). Con la llegada de las órdenes religiosas proliferarán los conventos, siendo buena prueba de ello la Cartuja de Nuestra Señora de la Defensión en Jerez, considerada el monumento religioso más importante de la provincia. 

Con el Descubrimiento de América, la Bahía de Cádiz se convierte en receptora de las riquezas del Nuevo Mundo, gozando de especial protagonismo la capital, Sanlúcar y El Puerto de Santa María (aquí Juan de la Cosa dibujó en 1500 el primer mapa-mundi que incluía tierras americanas). La prosperidad económica de los ss. XVI-XVIII se reflejó en la proliferación de relevantes monumentos como la Cartuja de Jerez y las catedrales de Cádiz y Jerez.

En el apartado civil sobresalen los palacios y casas señoriales que pasan a formar parte fundamental de la fisonomía de estas ciudades. De especial relevancia son las de la capital, con sus características torres-miradores desde las que se podían contemplar los navíos que llegaban al puerto procedente de América, la Casa de Vizarrón en El Puerto de Santa María, la del Marqués de Arizón en Sanlúcar de Barrameda y el Palacio Bertemati en Jerez de la Frontera.

Se produce una gran afluencia de comerciantes atraídos por el comercio americano y la industria de los vinos, propiciando una etapa de prosperidad que, sin embargo, se vería empañada por los ataques de los piratas turcos, ingleses y portugueses. Estas incursiones obligaron a reforzar las defensas en la costa, surgiendo innumerables torres, recintos amurallados y baluartes que jalonan todo el litoral gaditano. Quizás el ejemplo más emblemático sea la ciudad fortificada de Cádiz, que conserva buenas muestras de sus sistema defensivo: las Puertas de Tierra, los baluartes defensivos de Los Mártires, la Candelaria y Capuchinos, los castillos de San Sebastián y Santa Catalina y las Murallas de San Carlos. 

Con la Guerra de Sucesión y la pérdida de Gibraltar surgen nuevas ciudades donde se asientan los habitantes que han tenido que abandonar la colonia inglesa. Este es el caso de San Roque, La Línea de la Concepción o Los Barrios, mientras que Algeciras fue repoblada. Con la política colonizadora del s. XVIII, se crean poblaciones como Prado del Rey o Algar.

Durante la Guerra de Independencia en 1810, el país fue ocupado por las tropas de Napoleón, que vieron detenido su avance frente a las defensas de San Fernando. Cádiz no pudo ser ocupada, convirtiéndose en la capital de España y Sede de la Junta Suprema Central. Aquí se reunirán las Cortes de donde saldrá la primera Constitución Española.

TAJO DE LAS FIGURAS
Situado en Benalup-Casas Viejas, en la comarca de la Janda, en este abrigo natural se han hallado pinturas rupestres que lo sitúan a la cabeza del arte esquemático occidental de finales del Neolítico. En esta cueva visitable se pueden contemplar representaciones de aves, cuadrúpedos y antropomorfos.

BAELO CLAUDIA
Enclavada en la ensenada de Bolonia, las sierras de la Plata y San Bartolomé forman un arco que la deja casi encerrada entre montañas y abierta al mar, su mejor vía de comunicación con el exterior. Nace a finales del siglo II a. de C., y se convierte pronto en una ciudad de cierta pujanza en el marco de la Bética romana. En el siglo I d. de C. la ciudad alcanzó su máximo apogeo. Su economía giraba en torno a la industrialización y comercialización de los salazones de pescado y las salsas derivadas del mismo (garum). Se pueden contemplar restos de muralla, calzadas, viviendas, instalaciones de salazón de pescados, la basílica y el foro (una gran plaza de 33 m. de lado) que es el único en su género dentro de Andalucía, tanto por la conservación de su pavimento, como por estar íntegramente al descubierto.

PRESENCIA VISIGODA
Durante el período visigodo la ciudad que gozó de mayor relevancia fue Medina Sidonia. En esta localidad se puede visitar la Ermita de los Mártires, que es la más antigua de Andalucía en su género. Se tiene también constancia de la presencia de esta cultura en Jerez de la Frontera, Barbate (con la Ermita de San Ambrosio), Espera, Grazalema, Jimena de la Frontera y Vejer de la Frontera con la Ermita de Nuestra Señora de la Oliva.

PUERTA A AMÉRICA
Además de los puertos de la Bahía de Cádiz, la aventura americana tendrá como gran protagonista la ciudad de Sanlúcar de Barrameda, ya que el Guadalquivir fue utilizado como vía de navegación por los comerciantes. De Sanlúcar partió Cristóbal Colón en su tercer viaje y Magallanes y Juan Sebastián Elcano en la primera vuelta al mundo.

BATALLA DE TRAFALGAR
Frente a las aguas del Faro de Trafalgar, en el municipio de Barbate, se libró la histórica Batalla de Trafalgar entre las flotas española y francesa contra la flota inglesa del almirante Nelson en 1805. Se señala esta batalla como el comienzo de la decadencia de España, a partir de la cual no pudo defender sus intereses de ultramar. Y por último, se inicia el período de la dominación marítima de Gran Bretaña hasta bien entrado el siglo XX, sólo puesta en entredicho por Alemania durante la Primera Guerra Mundial.

CONSTITUCIÓN DE 1812
Durante la Guerra de Independencia, la Junta Suprema Central convoca la reunión de las Cortes, y ante la adversa marcha de la guerra, deciden refugiarse en Cádiz, la única ciudad, junto con San Fernando que no está ocupada por el ejército napoleónico. Las Cortes se abren el 24 de septiembre de 1810 en la Isla de León, San Fernando, trasladándose en febrero de 1811 a Cádiz. De aquí saldría la primera constitución española, la Constitución de 1812, de corte liberal y que sería apodada la Pepa porque vio la luz el 19 de marzo, día de San José.

Escenario cultural de Cádiz

Cuna de artistas y escritores de la talla de Manuel de Falla, Pedro Muñoz Seca, Caballero Bonald, la chipionera Rocío Jurado o Rafael Alberti, esta tierra atesora un legado cultural que, por su importancia, ha traspasado fronteras.

La oferta museística gaditana se caracterizas tanto por el número como por la calidad y variedad de sus centros. A los museos de temática arqueológica (Cádiz, Espera, Jerez de la Frontera, Olvera, San Fernando, San Roque, Vejer...) se suman aquellos que exponen la vida y obra de artistas destacados de la tierra como el Museo Fundación Rafael Alberti, Museo Cruz Herrera (La Línea de la Concepción) y el Museo Luis Ortega Bru (San Roque). 

Completan el extenso bagaje museístico aquellos centros que tienen las tradiciones y costumbres como elementos fundamentales: Museo Barbate y la Pesca, Museo de Raíces Conileñas, Museo Taurino ‘Paquiro’ en Chiclana, Museo ‘José María El Tempranillo’ en El Gastor, los museos jerezanos del Enganche, Taurino y Arte Ecuestre, además del Museo Naval de San Fernando y el Museo Barbadillo de la Manzanilla en Sanlúcar.

El legado histórico y artístico de la provincia ha propiciado que ésta forme parte de relevantes Rutas Culturales que transcurren por la comunidad andaluza como la de los Almorávides y Almohades del Legado Andalusí o la Bética Romana, que discurre por la provincia más meridional de la Hispania Romana y abarca territorios por los que pasaba la antigua Vía Augusta.

A las programaciones culturales de los teatros Falla de Cádiz, Villamarta de Jerez y el Teatro ‘Juan Luis Galiardo’ de San Roque se unen los numerosos certámenes literarios, ciclos de teatro y danza, jornadas musicales y conciertos celebrados por toda la geografía gaditana, gozando de gran importancia el flamenco. 

Entre los festivales de mayor repercusión en Cádiz se encuentran el Festival de Baile Flamenco de Jerez, el Festival de Teatro de Comedias (El Puerto de Santa María) organizado en verano por la fundación Pedro Muñoz Seca; el Festival de Jazz ‘Ciudad de Sanlúcar’ y el Festival Internacional de Música ‘A Orillas del Guadalquivir’, ambos en Sanlúcar; y el Festival Alcances Muestra Cinematográfica del Atlántico (Cádiz), que es uno de los eventos culturales más antiguos de Andalucía y en el marco de la difusión cinematográfica ocupa el cuarto puesto tras los Festivales de San Sebastián, Valladolid y Gijón.

RAFAEL ALBERTI
(1902-1999). El portuense más universal es una de las figuras centrales de la Generación del 27 que hizo posible que en la literatura española se hablara de un nuevo Siglo de Oro. Propuesto en varias ocasiones para el premio Nóbel de Literatura, murió en 1999 habiendo alcanzado el reconocimiento del público y la crítica con una poesía cercana a todos los estratos de la sociedad. Alberti se consideraba un marinero en tierra enamorado del mar.

MUSEO DE CÁDIZ
Destacan en la sección arqueológica sus fondos fenicios, como el sarcófago masculino descubierto en 1887 y el femenino. La sección de Bellas Artes muestra una interesante evolución de la pintura española desde el siglo XVI a la primera mitad del XX. Sus fondos conforman una de las más importantes pinacotecas del país. En la sección de Etnografía se encuentran Los Títeres de la Tía Norica, una interesante muestra del costumbrismo gaditano de los últimos siglos.


Estás leyendo: Cádiz, destino turístico de primer orden



Dónde alojarte en Cádiz

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil