Cádiz - Sanlúcar de Barrameda, más que langostinos y carreras de caballos
Andalucía
Las Carreras de Caballos en la Playa, declaradas como
Els Blaus de Roses

andalucía, cádiz - sanlúcar de barrameda, más que langostinos y carreras de caballos

- SENSACIONES EVOCADORAS
- ENTORNO DE CONTRASTES
- Sanlúcar, CULTURA ABIERTA
- EL GOCE DE LO SENCILLO
- LUZ Y COLOR DE ANDALUCÍA


De Sanlúcar de Barrameda es obligado comenzar diciendo que es una ciudad de características cualitativas bien definidas, de una acusadísima personalidad en sus variadas y múltiples expresiones. Sanlúcar es ciudad singular por su historia, por su legado artístico y monumental, por su entorno, por sus tradiciones, por su gastronomía y por tantas otras magníficas sorpresas que llegan a deleitar intensamente el espíritu y el paladar del visitante.

La inconfundible personalidad de lo sanluqueño se descubre con facilidad a poco que intimemos con la ciudad. Su rotunda ubicación geográfica, en la margen izquierda de la desembocadura atlántica del Guadalquivir, frente al mítico enclave natural que es Doñana; sus calles y plazas delatando un ayer que parece haberse remansado serenamente; con un nostálgico susurro de siglos; su cocina, abastecida por la excepcional despensa que le es proporcionada por su campo y por su mar; sus fiestas y su folclore; la genuidad de su vino, la "manzanilla"; sus trabajos de artesanía;... y, en fin, la especial hospitalidad y simpatía de sus nobles gentes, hacen de Sanlúcar de Barrameda un lugar hechizante para el turista que, cada día, demanda con mayor insistencia un turismo limpio, vinculado a la naturaleza, a la ecología, a la cultura, a la historia y al medio ambiente sostenible.

SENSACIONES EVOCADORAS

El casco histórico de Sanlúcar es lugar suntuoso por la abundancia y riqueza de un caserío en el que no faltan palacios, casonas blasonadas e iglesias de gran interés artístico que parecen velar silenciosamente los avatares de la que fue una poderosa villa forjada en un tiempo que aún parece latir. Una sensación evocadora, de incursión a un pasado en el que la ciudad se erigió en importante puerto ultramarino y en capitalidad del Señorío de los Duques de Medina Sidonia que es especialmente viva en el Barrio Alto, el primitivo núcleo urbano declarado Conjunto Histórico-Artístico.

La dilatada historia de Sanlúcar legó a la ciudad un denso catálogo de edificios artísticos, hoy día restaurados en buena parte. Muchas de las restauraciones llevadas a cabo han posibilitado el rescate de monumentos singulares para ampliar la infraestructura de usos municipales como son los casos del Auditorio ubicado en la Iglesia de la Merced; el Centro Cultural, en el Convento de la Victoria; el Archivo Municipal instalado en dependencias del Claustro Mercedario; el Ayuntamiento, en el antiguo Palacio de los Orleáns y Borbón; y el Conservatorio Elemental de Música, en el edificio de la Antigua Cárcel.

El casco histórico sanluqueño comprende iglesias, palacios, castillos y casas señoriales y del estado llano que confieren a la ciudad una acentuada fisonomía de monumentalidad. Los castillos de Santiago, construcción gótica del siglo XV, y de San Salvador (siglo XVII); las iglesias de Nuestra Señora de la O, gótico- mudéjar del siglo XIV, y de Santo Domingo, renacentista, del siglo XVI; la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad (siglo XVII); los conventos de Capuchinos, Regina Celi, Descalzas, y de Madre de Dios; las innumerables casas blasonadas de antiguos comerciantes; las monumentales bodegas centenarias; los palacios de Medina Sidonia y de Orleáns y Borbón; las góticas Covachas de la Cuesta de Belén; las Murallas del Albaizín y la Puerta de Rota; ...dotan a Sanlúcar de Barrameda de un atractivo ambiente señorial y evocador de una historia cuyos capítulos más brillantes correspondieron a los momentos iniciales del Descubrimiento de América con el posterior comercio indiano ya la epopeya de la Primera Vuelta al Mundo (1519-1522), iniciada y culminada aquí por Juan Sebastián Elcano.

ENTORNO DE CONTRASTES.

La situación geográfica de Sanlúcar da paso a la fusión de dos aguas las saladas del Atlántico y las dulces del Guadalquivir, el río esencial de Andalucía. Enfrente, Doñana, el sugestivo Parque Nacional con su enorme caudal de vida y color, hábitat fundamental de numerosísimas especies de aves migratorias que se prolonga en la otra orilla con el Parque Natural del Entorno de Doñana En Sanlúcar se respira limpio y es, por sí misma, naturaleza playas, brisa marina, peces, aves pinares, invitación al senderismo y al conocimiento de su fauna v de su flora.

Probablemente es su situación geográfica la que le otorga a Sanlúcar una singularidad especial como destino turístico Ubicada junto a la desembocadura atlántica del Guadalquivir frente al Parque Nacional de Doñana, el entorno de Sanlúcar dota a la ciudad de unas extraordinarias condiciones para erigirla en excepcional centro para la práctica del turismo de naturaleza.

El Parque Natural del Entorno de Doñana, cuyo ecosistema es prolongación del vecino Parque Nacional, extiende su superficie por gran parte del término municipal de Sanlúcar con formaciones de marismas y el Pinar de la Algaida, de 700 hectáreas de superficie, muy propicio para la práctica del senderismo y el establecimiento de aulas de la naturaleza que ayuden a conocer la Importante riqueza ornitológica y vegetal de este enclave en el que, además, se encuentra la Laguna de Tarelo, lugar de invernada de numerosas colonias de aves migratorias.

El eslogan Sanlúcar; Puerta de Doñana hace referencia a la enorme relación a la enorme relación histórica y sentimental del famoso Parque Nacional con la ciudad de Sanlúcar de Barrameda a cuyos señores, los Duques de Medina Sidonia, perteneció esta reserva, natural durante centurias. La entrada a Doñana a través del río Guadalquivir es su acceso más emocionante y tradicional que actualmente puede rememorarse mediante las travesías fluviales del Buque Real Fernando cuyo nombre evoca al primer vapor que surcó el Guadalquivir en el año 1817. La estructura de visita al Parque Nacional de Doñana desde Sanlúcar de Barrameda comprende el propio Buque Real Fernando, con su sala de audiovisuales a bordo e instalaciones de atraque y embarque en Bajo de Guía, además del Centro de Recepción "fábrica de Hielo" que nos ilustra sobre la historia de Doñana y su entorno, su gran riqueza biológica y su enorme relación con la ciudad.

SANLÚCAR, CULTURA ABIERTA.

El bagaje cultural sanluqueño, heredero de su historia y de sus tradiciones, se manifiesta en una cultura abierta donde la música es expresión que ocupa destacadísimo lugar. La Fundación Municipal de Cultura es el organismo que actúa como aglutinante de los esfuerzos encaminados a dinamizar el foco cultural que, desde ella, se proyecta en todas direcciones: exposiciones y muestras de todo tipo, conciertos, ciclos de teatro y cine, aulas de artesanía, cursos de verano y encuentros de la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo.

La programación cultural que se oferta en Sanlúcar a lo largo del año incluye importantes festivales musicales como son el Internacional de Música Clásica "A Orillas del Guadalquivir" o el de Jazz "Ciudad de Sanlúcar", así como los conciertos de periodicidad prácticamente semanal, todos ellos desarrollados en el marco del Auditorio de la Merced. Los continuados programas de exposiciones artísticas en el Centro Cultural La Victoria; el festival de cante flamenco "Noches de Bajo de Guía" y las actividades programadas por numerosas entidades públicas y privadas a lo largo del año han erigido a Sanlúcar de Barrameda en un referente importante para los amantes de la cultura en sus diferentes facetas.

Las Antigüedades, una actividad muy arraigada en la ciudad, conforma uno de los aspectos más singulares y prestigiosos del comercio de Sanlúcar, celebrándose una importante Muestra anual a la que acuden destacados anticuarios andaluces. Junto a esta actividad anticuaria, Sanlúcar se ha especializado en la elaboración del llamado Mueble Sanluqueño, en caoba y con amplios catálogos con diseños en estilos clásicos y tradicionales, siendo muy abundantes los talleres dedicados a esta profesión artesana que exponen sus acabados en numerosos comercios que proliferan por la geografía urbana de la ciudad.

EL GOCE DE LO SENCILLO.

Reparar gastronómicamente las fuerzas se convierte en Sanlúcar de Barrameda en un placer que sorprende. Con sugerentes delicias nos recibe la cocina sanluqueña tradicional y con personalísimos toques imaginativos que tiene en el gusto por lo sencillo la base de una esmerada elaboración espléndidamente abastecida por la selecta variedad de sus pescados y mariscos y por los excepcionales productos de su campo y de sus huertas. Simple y magistral es la cocina sanluqueña: materias primas de singular calidad y sabia elaboración en los fogones.

Lejos de sofisticaciones innecesarias, 8 los platos más representativos de la mesa sanluqueña, los que están llamados a la trascendencia, son aquellos que tienen su origen en la cotidianidad de la vida marinera. Los salmonetes y las acedías nunca se destacaron en Sanlúcar por exigir una complicada preparación, si es que consideramos tarea fácil el lograr ese indefinible punto de fritura que sólo se puede alcanzar con la seriedad del oficio conocido. Los guisos de pescado son, posiblemente, los platos mejor conseguidos y de mayor atractivo de la carta sanluqueña. En ellos, con el sello personal marcado en cada uno de los numerosísimos establecimientos de restauración, la conjugación del campo y el mar de Sanlúcar puede llegar a adquirir caracteres de equilibrada perfección: raya en colorao, sopa de galeras, rape a la naranja agria, cazón en amarillo, cazón a la marinera, atún encebollado, corvina con chícharos, menudo de chocos,...

Bajo de Guía, típico barrio de profundo sabor marinero, está considerado como un santuario gastronómico de Andalucía cuyo prestigio trasciende con creces las limitadas esferas locales y regionales. En sus numerosos restaurantes se ofrece lo mejor de una cocina autóctona que tiene en el llamado Langostino de Sanlúcar una de sus más famosas señas de identidad.

Junto a la gastronomía y al langostino de Sanlúcar es obligada la referencia a la manzanilla. Sin duda, la genuina manzanilla sanluqueña es el producto local que más ha popularizado el nombre de la ciudad "Sanlúcar, ciudad de la manzanilla", dice uno de sus eslóganes más difundidos por todo el mundo. Este singular vino, que sólo es, posible criar en las bodegas enclavadas en esta población gracias a un especialísimo e indefinible microclima, está protegido por la específica Denominación de Origen "Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda". Las características tan diferenciadas de la manzanilla con respecto al resto de la gama de "vinos de Jerez", que también se elaboran en la ciudad, se debe a su "velo de flor", característica de la crianza biológica de los caldos del Marco de Jerez, que cubre su superficie, durante todo el año y de forma persistente, evitando una oxidación excesiva a lo largo del proceso de maduración en las botas. La manzanilla es un vino de color muy pálido y tonos verdosos, de aroma suave, sabor algo amargo, pero sumamente agradable, seco y de una graduación alcohólica de 15,5°

LUZ Y COLOR DE ANDALUCÍA.

Si de fiestas se trata, Sanlúcar de Barrameda ofrece un completo calendario que es muy representativo de las expresiones religiosas y profanas que caracterizan a la Baja Andalucía. Pero también en estas manifestaciones festivas que se inician con el Carnaval se hace notar el sutil toque que define a lo sanluqueño para afianzar su personalidad.

La Semana Santa sanluqueña participa del esplendor y del barroquismo cuya pauta es marcada por la Semana Mayor de Sevilla, aunque con particularidades locales ampliamente visibles en los desfiles procesionales de las 13 cofradías de penitencia integradas en la Unión de Hermandades de Sanlúcar.

La Feria de la Manzanilla, dedicada al gran vino local que es el anfitrión indiscutible dei acontecimiento, goza igualmente de las características que son propias de las más importantes ferias de la Baja Andalucía: real, casetas, bailes por sevillanas, caballistas y amazonas y corridas de toros. Junto a la Feria de Abril sevillana y la Feria del Caballo de Jerez, la feria sanluqueña es la otra gran fiesta de primavera de Andalucía Occidental cuya peculiaridad, ampliamente reconocida y elogiada, reside en su ambiente de enorme hospitalidad afectiva.

La Romería del Rocío adquiere en Sanlúcar de Barrameda caracteres de grandiosidad. El cruce del Guadalquivir de las hermandades rocieras gaditanas, tanto para efectuar el camino de ida por Doñana al Santuario de la aldea almonteña, como el regreso a sus lugares de origen, es una de las estampas folclóricas andaluzas más auténticas y reconocidas en todo el mundo.

Las Carreras de Caballos en la Playa, declaradas como "Fiesta de Interés Turístico Internacional", se han erigido en los últimos tiempos en uno de los reclamos promocionales más efectivos de Sanlúcar de Barrameda gracias a su enorme difusión, tanto en los medios de comunicación nacionales como extranjeros.

Su singularidad, una tradición que se remonta a 1845 cuando Sanlúcar ya era importante centro de veraneo, y lo insólito del hipódromo lineal en que estas competiciones hípicas oficiales se desarrollan en la orilla del Guadalquivir, frente al Parque Nacional de Doñana -, son los alicientes en que se fundamenta su creciente fama.

Dónde alojarte en Cádiz
Sol Sancti Petri Apartamentos
Chiclana de la Frontera


Hotel Vincci Costa Golf
Chiclana de la Frontera

Hotel Meliá Sancti Petri
Chiclana de la Frontera

TRYP Jerez Hotel
Jerez de la Frontera


Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil