Cabañeros y los montes de Toledo
Castilla - La Mancha
La zona de los Montes, situada en la parte occidental de la provincia de Ciudad Real, siempre ha constituido un territorio poco transitado, apenas explotado y con escasa población; gracias a ello se han podido conservar espacios naturales de gran riqueza
Els Blaus de Roses

castilla - la mancha, cabañeros y los montes de toledo

CABAÑEROS Y EL PATRIMONIO NATURAL Y ARQUITECTÓNICO EN LOS MONTES DE TOLEDO


La zona de los Montes, situada en la parte occidental de la provincia de Ciudad Real, siempre ha constituido un territorio poco transitado, apenas explotado y con escasa población; gracias a ello se han podido conservar espacios naturales de gran riqueza biótica y paisajística como es el caso de Cabañeros, hoy convertido en Parque Nacional.

Aquí podremos contemplar la mejor y más extensa representación del bosque mediterráneo ibérico, con una enorme variedad de especies vegetales y una fauna notable, tanto por su número como por el alto porcentaje de especies amenazadas a nivel mundial y en España.

Aquí conviven linces ibéricos, buitres negros, águilas reales, cigüeñas negras... con miles de venados, jabalíes y corzos.

Partiendo de Ciudad Real en dirección a Toledo, pasamos el embalse del Vicario y enseguida llegamos a FERNÁN CABALLERO. En la plaza Mayor se encuentra la iglesia parroquial construida en el s. XVI, con un interesante artesonado de madera y portada clasicista. A 4 km. se encuentra el Embalse de Gasset donde los aficionados a la pesca podrán practicar este deporte.

Retablo Convento de San José. Malagón
Tras recorrer 7 kms. llegamos a MALAGÓN, uno de los mayores pueblos del norte de Ciudad Real. Su antiguo origen se comprueba en los restos de su castillo, donde se han encontrado vestigios que van desde la Edad del Bronce y el Hierro, a la cultura romana ya la islámica. Fue un importante enclave defensivo de los accesos al Guadiana. Aquí realizó Santa Teresa en 1568 su tercera fundación: el convento de San José de Carmelitas Descalzas. Su iglesia, de una sola nave con bóveda de cañón, conserva varios interesantes retablos, destacando el mayor, obra de 1730, y en el que el grupo escultórico de más relieve es la Sagrada Familia. El claustro es de dos alturas, la inferior porticada con columnas, la segunda con balaustrada de madera. En sus calles se conservan varias casas solariegas decimonónicas y de principios de siglo.

En torno al 14 de septiembre se celebra la romería en el Santuario del Cristo del Espíritu Santo. A unos tres kms. y sobre el río Bañuelos, se encuentra el molino de Carrillo (1731) que conserva las máquinas originales y, cercano a éste, un puente romano, de diez ojos, muy dañado.

Continuamos hasta FUENTE EL FRESNO, donde conviene visitar su iglesia parroquial de Santa Quiteria, del s. XVII, edificada en la ladera de la Sierra de la Calderina, por lo que sus muros quedan a diferentes alturas. Conserva una imagen de Santa Quiteria. Desde aquí podemos disfrutar de una buena panorámica de la zona de los Montes.

A partir de este punto vamos a realizar un itinerario que discurre por el borde meridional de los Montes de Toledo. Entre grandes fincas de caza, pequeñas aldeas que conservan la arquitectura popular propia de la zona, llegamos a PUEBLONUEVO DEL BULLAQUE, un poblado de colonización en el que existe un centro de información para el visitante, así como las oficinas del Parque Nacional de Cabañeros.

Vista aérea del Parque de Cabañeros
Es un extenso espacio natural, declarado parque natural en 1988 y parque nacional en 1995. Es la mejor y más extensa representación del bosque mediterráneo ibérico, con una enorme variedad de especies vegetales. Cuenta con 40.000 hectáreas actualmente protegidas. El interés de la fauna del parque es notable, tanto por su número -276 especies de vertebrados­ como por su alto porcentaje de especies amenazadas a nivel mundial, el 4,7%, y en España más del 25%. Venados, jabalíes, corzos, linces, nutrias y pequeños meloncillos. La segunda colonia europea de buitre negro, con el 20% de la población continental. Cigüeña negra, búho real, cigüeña blanca, avutardas y aves esteparias, grullas invernantes, todas las águilas españolas, menos la perdicera; especies piscícolas relícticas, en el río Estena. Cuenta con más de 900 especies botánicas inventariadas, con enclaves de vegetación atlántica relíctica de gran interés científico, como abedules, endemismos botánicos, dehesas de encina, quejigo y alcornoque.

Todas las épocas son buenas para visitar el parque, aunque en otoño se pueden observar las concentraciones de venados en la raña central y en enero-marzo, los vuelos nupciales de los buitres negros.

Árboles en el Parque Nacional de Cabañeros
Se ha podido conservar este ecosistema tan singular gracias a la función cinegética a la que se dedicó la finca de Cabañeros antes de ser parque. Para poder visitarlo es necesario solicitar autorización pues el Plan Rector del Parque establece en 42 personas el tope máximo de visitantes diarios. Llamar al (926) 775384; la visita guiada dura 4 horas aproximadamente. Existe un museo interpretativo en la llamada Casa de los Palillos, acerca de los valores naturales y del entorno de Cabañeros.

Salimos del parque y durante gran parte del resto del itinerario, iremos bordeando sus límites y divisándolo desde excelentes miradores.

Nos acercamos hasta el Embalse de la TORRE DE ABRAHAM, donde, próxima a la presa, se encuentran las ruinas medievales de una torre que da nombre al embalse. Continuaremos hasta el cruce de El Molinillo para tomar la CM-4017 en dirección a Retuerta del Bullaque para acercamos a Navas de Estena y Hontanar en la provincia de Toledo, bellos parajes de los Montes de Toledo. En NAVAS DE ESTENA, bañada por el río Estena que circula a menos de dos kilómetros del pueblo, podremos ver su iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Antigua y acercamos hasta el Boquerón del Estena, donde el río corre entre farallones cuarcíticoso. En los alrededores de la población podemos encontrar gran cantidad de fósiles a todos los niveles del terreno.

En el término de Hontanar tomando un camino que sale a la izquierda frente al cruce del pueblo, llegamos al despoblado de Malamoneda, situado a los pies de la Sierra del Puerco, en el valle del río Cedena. Es un conjunto formado por casas de labor abandonadas, ruinas del castillo y necrópolis. Junto al río se encuentra lo que queda de este pequeño castillo de los s. XII-XIII. En el despoblado se encuentra la "torre" de planta cuadrada (tenía un sillar con inscripciones en uno de sus ángulos que hoy se encuentra en el Museo de Santa Cruz de Toledo) al norte y oeste de ésta se encuentra la necrópolis, que ocupa un área de 1 kilómetro con más de 100 sepulcros tallados en la roca. HONTANAR es un bello pueblo serrano que ha sabido conservar su arquitectura popular.

Retornaremos hacia RETUERTA DEL BULLAQUE, haciendo parada obligatoria en el Risco de las Paradas, uno de los mejores puntos de observación de los Montes de Toledo. La iglesia parroquial de San Bartolomé es del s. XVI-XVII y en las proximidades del pueblo se encuentran los restos de una antigua fortaleza árabe del s. XII que se alza sobre un acantilado bordeado por el río Milagros.

Torre de Malamoneda. Hontanar
Muy cerca de la población encontramos el pequeño pantano que abastece al pueblo; junto a éste, la fuente del Chorrillo. Siguiendo la carretera que se dirige a Horcajo de los Montes, paralela a la Cañada Real segoviana, atravesaremos el parque, entre magníficas panorámicas sobre la cuenca salvaje del río Estena. Seguimos camino y llegamos al límite del parque donde encontramos el paraje de la Venta Nueva; aquí paraban los pastores a descansar con las ovejas trashumantes, y a continuación encontramos la Junta de los Correos. Desde aquí podemos admirar una de las mejores panorámicas del parque, la raña de Cabañeros y la Sierra del Chorito.

Llegamos al puerto del Rubial donde está el límite del parque por esta zona y desde donde podemos admirar un formidable panorama sobre la cuenca del río Estena, sobre todo desde las inmediaciones de la Casa de la Ventilla. Muy cerca del pueblo se encuentra el pantano del Rubial donde podemos ver con cierta frecuencia nutrias, cigüeñas negras, garzas reales, águilas reales... y una vegetación excepcional.

Naturaleza. Cabañeros
En HORCAJO DE LOS MONTES, uno de los mayores pueblos de la zona, y que cuenta con buena infraestructura, podremos ver su iglesia parroquial de San Antonio, del s. XIV-XV, o acercamos siguiendo el arroyo de la chorrera hasta llegar al lugar del chorro, en el límite con el parque. Aquí el arroyo hace un salto de agua de unos 15 metros. Volveremos a disfrutar de la panorámica que se nos ofrece del pueblo.

Nos dirigimos ahora a ALCOBA para acercamos a la Laguna Grande, un buen paraje de grullas invernantes. Seguimos hasta Santa Quiteria para ir en dirección a Pueblonuevo del Bullaque y pasar por una espléndida colonia de cigüeñas blancas, nutridos rebaños de venados, avutardas... y llegar a la Casa de los Palillos donde está el ecomuseo de Cabañeros.

Nuestro próximo destino es PORZUNA, población cuyo interés radica en la gran cantidad d yacimientos del Paleolítico inferior y medio que han aparecido en su término municipal, concretamente en las márgenes del río Bullaque, en los yacimientos de las Casas del Río, los Barrizales, las Eras y las Tiñorillas (Achelense y Musteriense), además de restos romanos en Casas de las Islas y Altos de las Casas de los Castillejos y visigodos en Porzuna La Vieja. Todos estos restos los podemos ver en el Museo de Ciudad Real. En la población es de destacar su iglesia parroquial, gótica; la festividad del Corpus Christi se celebra con gran solemnidad y danzas de interés, en las que 12 danzantes van de espaldas, mirando siempre a la custodia.

Continuamos camino a PIEDRABUENA, rodeada de deliciosos parajes, sobre todo los del río Bullaque, muy apropiados para practicar la caza mayor y la de perdiz roja. Aquí conviven las formas y rocas volcánicas con las sierras cuarcíticas, lo que proporciona al paisaje efectos cromáticos de gran singularidad.

En sus alrededores existen varios centros romeros y por él pasaba una vía romana.

Vista de Cabañeros
El pueblo es de trazado irregular pues está adaptado a una ladera. Es un importante nudo de carreteras y en los espacios que delimitan unas a otras la población se ha ido asentando produciendo un efecto estrellado en su trazado. El centro gira en torno a su iglesia parroquial, neoclásica. Son abundantes las plazas ajardinadas y, a las afueras, se encuentra el castillo de Miraflores del que se conservan muros de más de 6 m., arco de acceso, parte de una bóveda y la base de la torre. Se accede por la carretera que conduce al pintoresco paraje de Tabla de Yedra, sobre el río Bullaque, y a Arroba de los Montes, tomando la desviación de un camino. En un extremo de la población se encuentran los restos del castillo de Mortara, reconvertidos en plaza de toros.

Antes de regresar a Ciudad Real, si es de nuestro interés, podremos acercarnos por la N-430 a PUEBLA DE DON RODRIGO, un pequeño pueblo situado en el valle del río Tierteafuera. El recorrido es de gran interés eco lógico pues vamos a seguir el curso medio del Guadiana. Un Guadiana que se adentra en soledades boscosas, serpentea entre tierras extraviadas y taja un cañón espléndido antes de entrar en la provincia de Badajoz. Importantes sotos de ribera donde la fauna busca refugio y tranquilidad. Olmos, almuces, fresnos, alisos centenarios... nutrias, corzos, cigüeña negra, anguilas... una flora y una fauna excepcionales que merecerían algún tipo de protección.

Entre Luciana y Puebla de Don Rodrigo se encuentran los siete meandros, y ya en la Puebla recomendamos caminar por la orilla del río hasta la entrada del estrecho de las hoces, una gran falla entre importantes acantilados.

Chozo de Pastores. Cabañeros
Camino de regreso a Ciudad Real, pasaremos por ALCOLEA DE CALATRAVA, enclave fundamental para el conocimiento de la geología y paleontología de la zona de Calatrava. El yacimiento de las Higueruelas ha proporcionado materiales del Ordovícico, el Plioceno y el Cuaternarío, así como fauna y microfauna de esos períodos.

VALVERDE donde se encuentra el vaso lagunar del volcán de Zahurdones, y en la finca de la Posadílla, otra laguna volcánica, entre laderas recubiertas de bosque mediterráneo. Muy cerca se encuentra la cumbre volcánica de Malos Aires, en el punto culminante de las sierras de la media luna, en la que encontramos otra laguna, la de Alcoba.

Y de aquí nos desplazamos a ALARCOS, un importante yacimiento ibero-medieval, hoy declarado Parque Arqueológico. Gracias a su estratégica situación, en un cerro elevado en la margen izquierda del río Guadiana, controlaba el paso entre la Mesetas y Andalucía, a través de los Montes de Toledo y Sierra Morena.

Este asentamiento estuvo ocupado desde la Edad del Bronce y tuvo varios momentos de apogeo: por un lado, la época ibérica entre los ss. V -III a.d.C., y por otro la Edad Media, centrada en el s. XII. Aquí tuvo lugar en 1195 la Batalla de Alarcos que supuso una grave derrota para el ejército cristiano. A partir de ese momento comienza el declive de Alarcos. Alfonso X es incapaz de repoblarla por lo que trasladó a sus habitantes a una aldea próxima llamada Pozo Seco de Don Gil y allí funda Villa Real (la actual Ciudad Real) en 1255. En el s. XIV se edificó la ermita dedicada a la Virgen de Alarcos y desde entonces se celebra una importante romería el Domingo de Pentecostés.

Ermita de Alarcos
De la época ibérica se han encontrado importantes restos por todo el cerro: restos urbanos, un gran número de exvotos y esculturas de piedra zoomorfas. La ciudad medieval tiene una extensión de 33 Ha. y se encuentra rodeada de una muralla de 3 metros de espesor; fue construida en el s. XII, poco antes de la batalla, siendo parcialmente destruida, como demuestra la gran cantidad de armas aparecidas junto a ella.

El castillo o alcazaba se encuentra situado en el punto más alto del cerro y es un recinto rectangular de 100 x 60 m. que presenta una torre cuadrangular en cada una de las esquinas y otra más en el centro de los lados. En el interior, aún sin excavar, se conservan restos de habitaciones abovedadas y un aljibe. Fue construida al mismo tiempo que la muralla, sobre una antigua construcción del s. XI. La ermita, situada en un extremo, es gótica de los ss. XIII Y XIV, con algunas transformaciones posteriores.

Conserva restos de artesonados mudéjares y en su fachada principal, sobre la puerta, un imponente rosetón de tracería.

Regresamos a Ciudad Real desde donde podremos iniciar nuevas rutas que nos permitirán descubrir otras facetas y paisajes de Castilla-La Mancha.

 

Dónde alojarte en Ciudad Real
Comentarios:
Lorena 28-05-2012
Hola,

Quien tenga la oportunidad, que la visite. Hay lugares maravillosos que ver es España.

Adios
Responder