Bruselas, sus mil y una cara
Bélgica
Situada en el corazón de Europa, a tan solo dos horas en avión desde España, Bruselas es una preciosa ciudad que se abre ante nosotros con sus mágicos paisajes para hacernos soñar mientras descubrimos todos los rincones que guarda...
Els Blaus de Roses

bélgica, bruselas, sus mil y una cara

Situada en el corazón de Europa, a tan solo dos horas en avión desde España, Bruselas es una preciosa ciudad que se abre ante nosotros con sus mágicos paisajes para hacernos soñar mientras descubrimos todos los rincones que guarda. Su ubicación geográfica no la hace menos interesante, la zona oeste con presencia de terrenos pantanosos,  el este formada por colinas y pequeñas mesetas  o la gran diversidad de sus barrios que se presentan diferentes y únicos, hacen que no dejes de sorprenderte y te incita a recorrerla entera. Otra característica de Bruselas es su mezcla de gente y culturas lo que le ha permitido ser un punto de referencia con un ambiente familiar y amistoso.

Vista paronámica de la Grand Place. Turismo en Bruselas
Nuestro punto de inicio no puede ser otro que la Grand Place, declarada patrimonio mundial por la UNESCO, está acordonada por edificios de una belleza extraordinaria, como el Ayuntamiento, la Casa del Rey y diferentes casas gremiales, que la han convertido en una de las plazas más bellas del mundo. Hoy en día, además de sus edificios históricos principalmente de arte renacentista, encontramos un gran número de bares, restaurantes y terrazas que te permiten saborear alguna de las típicas cervezas belgas mientras contemplas los singulares detalles flamencos, góticos e italianizantes que adornan sus fachadas. Una visita casi obligatoria, que te permitirá curiosear los edificios también por dentro, es el Ayuntamiento, el Museo de la ciudad y el Museo de la Cerveza, que están abiertos al público. Dependiendo del día elegido para tu visita podrías disfrutar, además, de alguno de los conciertos, espectáculos o mercadillos que se celebran en este espacio tan mágico. Ten en cuenta que cada dos años en la Grand Place se realiza la alfombra de flores, donde esta es decorada con una preciosa manta de flores, normalmente begonias. Los temas son diferentes cada año, pero siempre dedicados a algo en particular y se lleva  a cabo por artesanos de Gante.

Ayuntamiento de Bruselas - Bélgica. Turismo en Bruselas
Si continuamos nuestro recorrido por la Rue de l’Étuve, encontramos muchas de las tiendas de souvenirs y bombonerías donde podemos comprar algún recuerdo o dulces típicos. Te sugiero que no dejes pasar la oportunidad de saborear alguno de los apetecibles gofres que se ofrecen en “Le Funambule Waffels”, justo antes de exhibirse ante nosotros la fuente con el pequeño niño travieso, símbolo de Bruselas, Manneken Pis. Con un gofre en la mano, contempla la pequeña estatua de bronce símbolo del espíritu independiente de los habitantes bruselenses que seguro te sorprenderá. Para algunas fiestas nacionales o fechas puntuales puedes encontrar al niño meón vestido con diferentes trajes, los cuales podremos ver en el Museo de la Ciudad de Bruselas el cual alberga toda una colección de ellos, actualmente más de 800. Otros dos personajes de semblantes características son Jeanneke Pis, en la calle Impasse de la Fidelité, representando la versión femenina de Manneken Pis y finalmente también podemos ver el Zinneke-Pis, siendo este el perro meón.  

Antes de llegar a la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas, tenemos una visita obligatoria a las Galerías Reales de Saint- Humbert. Bajo un techo acristalado encontramos un gran número de comercios, teatros y cafés. Estas galerías, consideradas como una de las más bonitas de Europa, se dividen en tres secciones, la Galería de la Reina, la Galería del Rey y la Galería de los Príncipes. Desde 1850 hasta hoy en día son un lugar de reunión de diferentes artistas e intelectuales. Una vez contemplemos sus escaparates, nos dirigimos hacia la Catedral de San Miguel  y Santa Gúdula de Bruselas. Esta catedral de estilo gótico nos hace volver a otra época mientras sus dos torres se alzan majestuosas ante las miradas de los turistas. No dejes de observar sus vidrieras con diferentes representaciones que cuidan hasta el último detalle y que seguro no te dejaran indiferente.

Catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas. Turismo en Bruselas
El país belga guarda un buen número de artistas que han dejado sus obras para ser admiradas por todos los amantes del arte, con una buena dosis de originalidad y variedad. Por esta razón no puedes perderte el Mont des Arts (es decir, el Monte de las Artes),  que alberga una amplia oferta de museos y sitios de interés cultural  para todos aquellos que disfrutan  recorriendo los diferentes épocas y movimientos que ha visto pasar Bruselas. Algunos importantes ejemplos son Los Reales Museos de Bellas Artes, incluyendo el Museo Magritte, el Museo de Arte moderno y el Museo de Arte Antiguo, junto con el Palacio de Bellas Artes que nos permiten contemplar los cuadros de artistas como Rubens, El Bosco, Bruegel, etc. o el surrealista belga René Magritte. En el Museo Belvue  podremos recorrer la historia de Bélgica  y su monarquía, el Museo de Instrumentos Musicales (MIM) situado en un edificio modernista te permite observar más de 1200 instrumentos musicales o el Museo del Cine, donde puedes disfrutar de películas mudas con música en directo de fondo son solo algunos ejemplos de  toda la oferta cultural que puedes encontrar en un espacio muy reducido.  A parte de esta zona, Bruselas alberga un gran número de importantes museos, dependiendo de tus gustos e intereses.

Una vez visitado los museos o simplemente paseado entre las calles llenas de historia y cultura, llegamos hasta la Plaza Real de Bruselas. Esta plaza de estructura rectangular y estilo neoclásico, precedida por la estatua de Godofredo de Bouillon , por un lado de la misma se sitúa el Palacio de Justicia y  al lado contrario encontramos la Iglesia de  Saint  Jacques sur Coudenberg.

Bruselas, la capital europea más verde

Fuente del parque Cincuentenario. Turismo en Bruselas
Si eres un amante del color verde y disfrutas de la naturaleza, no puedes perderte el Parque de Cincuentenario (parada de metro Schuman o Merode). Siendo el parque más grande de la ciudad, se creó en el año 1880 para acoger la exposición del quincuagésimo aniversario de la independencia de Bélgica.  Es caracterizado por su majestuoso triple arco que podemos contemplar mientras descansamos en alguno de los bancos que hay en el parque. Además, aquí encontramos una serie de museos de una gran importancia, como el Museo del Ejército, que recoge importantes momentos de la historia belga y las batallas propias o en las que ha participado el país, El Museo de Arte y de Historia alberga colecciones de arqueología de la antigüedad egipcia, griega y romana y finalmente el Museo del Automóvil, considerado el más bello museo automovilístico del mundo, acoge una gran variedad de coche de todos los estilos y edades.  Encontramos además, el Pabellón de las Pasiones Humanas, obra de Victor Horta. Así que no te lo puedes perder.

Una vez salgas del parque encontraras un ambiente totalmente diferente, ya que nos encontramos ante el Barrio Europeo. Aunque en nuestra mente puede surgir la imagen de hombres y mujeres trajeados que recorren las calles con sus ordenadores portátiles y sus apretadas agendas, este barrio es uno de los más verde de la ciudad. Alberga la Comisión Europea, la sede del Parlamente, situado en la Plaza de Luxemburgo, que podemos visitar y otros organismos oficiales.  No olvides pasearte por el Parque de Léopold que acoge el Museo de Ciencias Naturales y la importante Biblioteca Solvay, siendo esta el centro de reuniones de congresistas. Sorpréndete por sus edificios y su ambiente que seguro que te impresionará.  

La capital del cómic

Además de ser la capital europea, Bruselas, también es considerada la capital del cómic. Personajes como Tintín, Lucky Luke, Asterix o Los Pitufos han enriquecido la ciudad y le han dado un carácter colorido y autentico. Si quieres descubrirlos todos, 40 en total, te recomendamos que hagas la Ruta del Cómic, que te ofrecerá la oportunidad de recorrer los diferentes barrios de Bruselas y observar como estas viñetas han sabido adaptarse perfectamente en las fachadas de numerosos edificios. Además de las representaciones dibujadas podrás disfrutar de la escultura del conocido Gaston Lagaffe, conocido en España como Tomás el Gafe. Seguro que no te decepcionará ninguna de estas magnificas obras de arte, tanto si eres un amante del cómic, como si eres solo un curioso explorador. Para completar tu ruta, no puedes dejar de visitar el edificio modernistas originalmente construido por Victor Horta, cual alberga el Centro Belga del Cómic, donde tendrás la oportunidad de descubrir  cómo trabajan los representantes de este noveno arte o el MOOF, el museo de figuritas originales. Si quieres vivir una experiencia muy original e inolvidable no olvides pasarte por el Comics Café, situado en la plaza del Grand Sablon, con sus salones de té, sus anticuarios y tiendas de diseño. En este espacio, dedicado exclusivamente al cómic, acoge una brasserie, una librería, una colección privada y una galería con planchas originales.  Por último, destacar que el transporte público tampoco se ha podido resistir al arte, por esta razón podemos encontrar aproximadamente unas 60 obras de famosos artistas como Hergé, Schuiten o Deluaux. Te recomiendo que durante tu trayectos tengas los ojos bien abiertos para no perderte ninguna de estas joyas.

Ruta del cómic. Turismo en Bruselas
Esta ruta es perfectamente compatible con la Ruta de Art Nouveau, donde mientras recorres las calles de Bruselas podrás hallar un gran número de nuestras de este estilo que ha marcado la historia belga. Déjate seducir por esta arquitectura  y permítete conocer edificios de tal importancia que han sido declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Una opción muy recomendable es alquilar una bicicleta y realizar esta ruta, ya sea guiada o a tu aire, y recorrer todas estas joyas de Art Nouveau, como edificios, cafés o restaurantes, donde podrás degustar un plato típico, saborear una cerveza belga o simplemente descansar mientras te tomas un café.

Otro monumento, situado en las afueras de la ciudad es el Atomium. Esta estructura, que representa un cristal de hierro en tamaña ampliado, fue construida con motivo a la Exposición Universal de 1958. En el año 2006, fue totalmente renovado y se le añadió un elevador, aunque siguió  guardando sus colores y materiales originales. Hoy en día se ha convertido, y junto con el Manneken Pis, como símbolo indiscutible de la ciudad de Bruselas. Cada esfera está dedicada a una celebridad del país, representado con exposiciones permanentes y/o temporales. Además tienes la oportunidad de disfrutar de las increíbles vistas que se abren ante ti desde el restaurante situado en la esfera superior,  mientras degustas algún sabroso plato.  Si viajas con niños no olvides combinar tu entrada en el Atomium con el parque temático Mini- Europe, donde tanto tú, como los más pequeños podrán observar algunos de los monumentos más importantes de Europa en un tamaño reducido. Disfruta paseando por todos los tesoros que ha dejado el patrimonio y siéntete un visitante completo.

Pero esto no es todo. Cuando cae la noche, la capital belga  se reinventa para, una vez más, sorprender a sus visitantes y ofrecerles una oferta inmejorable. Restaurantes representantes de los platos típicos belgas, como los mejillones con patatas fritas, las tabernas con un gran número de cervezas belgas, de diferentes sabores para todos aquellos paladares que quieren disfrutar de un algo diferente y singular o pubs y discotecas delegados a diferentes tipos de música y ambientes. Una de las calles principales donde se mueven muchos de los belgas y visitantes son Rue de Bouchers y Impasse De La Fidélité, con su famoso Pub Delirium, con más de mil cervezas. Otro lugar frecuentado, si te gusta disfrutar de jazz en vivo mientras te tomar una copa es L’Archiduc, en Rue Antoine Dansaert. Si te gusta el tecno, tienes visita obligatoria en la discoteca Fuse, considerada como el mejor tecno club de Europa. Algunas otras opciones es acudir a algunos de los cafés más clásicos, pero no por ello menos distinguidos, de la ciudad, como La Fleur, Café Rits o Moeder Lambiek pero  esto solo es una pequeña lista de posibles lugares que pueden hacer que tu noche en Bruselas sea inolvidable.

Manjares típicos. Turismo en Bruselas
¿Así que a qué esperas para descubrir esta mágica ciudad llena de historia, arte, cultura y sabor? La capital europea te muestra sus mil y una caras capaces de hacer de tu viaje un momento inolvidable. Aunque no es tan grande como otras capitales europeas, seguro que no te decepcionará con su ambiente singular y su autenticidad, que te hará vibrar y traspasar los límites de tu imaginación.

Fotos y Texto Miroslava Mihaylova Topalova.

 

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil