Brujas, ciudad moderna y romántica con mucho que ofrecer al turista
Bélgica
Brujas ha logrado conciliar el esplendor del pasado, los fundamentos de los que surgió en el medievo, con las exigencias de la época moderna.
Els Blaus de Roses

bélgica, brujas, ciudad moderna y romántica con mucho que ofrecer al turista

BRUJAS. CIUDAD VIVA, MODERNA Y ROMÁNTICA


Brujas es, sin la menor duda, una de las ciudades más seductoras y pintorescas de Europa. El pasado es tangible en los canales y las calles, en las iglesias y en los edificios nobles, en tantas fachadas restauradas y en los museos llenos de obras de arte. Y al mismo tiempo, Brujas es una dudad viva, moderna y romántica que tiene mucho que ofrecer al turista actual.

Brujas ha logrado conciliar el esplendor del pasado, los fundamentos de los que surgió en el medievo, con las exigencias de la época moderna. Desde hace algunos años, la circulación se regula en favor de los peatones, por lo que no es aconsejable -sería un pecado- ir en coche por la ciudad. Lo mejor es dejarlo en uno de los aparcamientos que están a dos pasos del centro.

Ir sin coche no debe ser un motivo de preocupación, porque eso no significa que tengan que hacerlo todo a pie. Incluso un paseo en barca por los Reien (los canales medievales) es, quizás, el mejor modo para ver todos los aspectos más bonitos de la ciudad. ¿O prefieren un coche de caballos para descubrir el centro histórico? Sírvanse ustedes mismos.

Plaza de Burg
El centro histórico de Brujas ha crecido en torno a la Plaza Mayor y al Burg, la cuna de la ciudad. El Markt (la Plaza Mayor) está circundado por espléndidas fachadas. El Provinciaal Hof (Corte Provincial), en la parte este, data del inicio de este siglo, mientras que en el lado sur se encuentra les Halles, del siglo XIV (salón de los tejidos), en otros tiempos el corazón comercial de la ciudad. El monumento más imponente sigue siendo, aún hoy, el campanario llamado Belfort (más conocido por el término francés "Beffoi"), con su carillón. Desde lo más alto de la torre, símbolo de la libertad y de la autonomía de Brujas, se disfruta de un bellísimo panorama sobre la ciudad y sus alrededores. En el centro de la Plaza Mayor destaca la estatua de sus dos héroes medievales Jan Breydel y Pieter De Coninck.

Recorriendo la Breidelstraat, se llega al Burg. Sobre esta plaza se levantan el Oude Gerechtshof (Antiguo Tribunal de Justicia), el Civile Griffie (Archivo Civil), el Stadhuis (Ayuntamiento) y la Heilig Bloedbasiliek o Basílica de la Sagrada Sangre. En esta última se conserva la reliquia de la Santa Sangre regalada por Diederik van den Elzas, conde de Flandes, al regresar de la segunda cruzada. Al lado de la capilla se encuentra el museo que alberga el cofre de la Santa Sangre -una maravilla de orfebrería-, que guarda el relicario de la época de la famosa procesión homónima.

Brujas posee muchos museos. El Groeningemuseum ofrece una muestra de la pintura de los Países Bajos meridionales y de Bélgica, desde el siglo XV hasta nuestros días. Las obras de los Primitivos Flamencos (los pintores góticos) Jan van Eyck, Rogier Van der Wei-den, Hiéronymus Bosch y otros tantos, expuestas en el museo, gozan de fama mundial.

En el otro lado de la calle se encuentra el Gruuthusemuseum. En este antiguo palacio del Señor de Gruuthuse se recogen objetos y obras de arte antiguos: muebles, vajillas de terracota y plata, monedas, etc. El Sint-Janshospitaal (Hospital de San Juan), construido en la Edad Media, se ha utilizado como hospital hasta 1976. Hoy alberga el Memlingmuseum (Museo de Memling), donde pueden admirarse seis obras maestras de Hans Memling, entre ellas el famoso "El arca-relicario de Santa Úrsula".

Un poco al norte del centro histórico se encuentra el barrio de Santa Arma con el Kantcentrum (Centro del Encaje), la Jeruzalemkerk (Iglesia de Jerusalén) y el Museum van de Sint-Sebastiaansgilde (Museo del Gremio de San Sebastián). El Centro del Encaje comprende un museo y diversas oficinas donde se puede ver a las mujeres trabajando en su confección. La Iglesia de Jerusalén, en la misma calle, llama la atención por su ilustre arquitectura: fue construida como réplica de la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén.

Un poco más adelante se encuentra el Museo del Gremio de San Sebastián. La historia de este gremio de arqueros y ballesteros se remonta, quizás, a las primeras cruzadas. Está probado que los miembros de este gremio participaron en la Batalla de Kortrijk en 1302, donde las corporaciones ciudadanas vencieron a la flor y nata de la caballería francesa. Curiosamente, la familia real británica es miembro de este gremio desde 1656, año en el que fue admitido el rey Carlos II, en el exilio junto a su hermano Enrique Estuardo.

Una visita a Brujas no es completa si no se ha visto el "beguinaje" y el pequeño lago, llamado Min-newater. El "beguinaje" o el Begijnhof, utilizando el término neerlandés, consiste en un jardín circundado de árboles, alrededor de los cuales se alinean las casas de las beatas y de las monjas beguinas. En la actualidad estas casitas no están habitadas por beguinas, sino por monjas benedictinas que llevan aún ropas típicas de sus hermanas espirituales del siglo XV. La casita situada al lado de la puerta de entrada se utiliza como museo.

Si salen del Begijnhof por la parte posterior, llegan al lugar más romántico de Brujas. En el medievo, el Minnewater era un embalse para la carga y descarga de las naves, pero ahora, sobre el agua, se mueven sólo cisnes. Y auque la etimología sea errónea, "Minnewater" también se puede traducir por "Lago del Amor".

Fuera de la ciudad se encuentra el Boudewijn-park o Parque Balduino, con su delfinario. Desde marzo hasta octubre se puede admirar el espectáculo de los delfines amaestrados. El parque es un centro deportivo, cultural y de diversión. Posee pista de hielo olímpica, piscina, galería de arte, etc.

Paseo en barca
Y si quiere explorar los alrededores encantadores de esta ciudad, puede ir en barca hasta Damme La embarcación "Lamme Goedzak" le llevará en me día hora hasta esta tranquila ciudad situada en medio de la campiña, con campos que se encuentran por debajo del nivel del mar. Pero no se preocupen, los diques deberían seguir aguantando...

NO SE PIERDAN

La Procesión de la Sagrada Sangre es el acontecimiento histórico-religioso más importante de la ciudad. El desfile, que representa también los episodios principales del Viejo y Nuevo Testamento, recorre Brujas cada día de la Ascención, a las 15h.

Los cisnes en el Minnewater

Si creemos la leyenda, mientras Maximiliano de Austria se encontraba en prisión, los habitantes de Brujas decapitaron a su consejero Pieter Lancháis. Dado que en el escudo de armas de dicho consejero había un cisne, Maximiliano de Austria condenó, al salir de prisión, a los habitantes de Brujas a mantener eternamente cisnes en el Minnewater. Brujas ha continuado expiando el crimen hasta nuestros días, para gran alegría de las almas románticas...

DAMME

A algunos kilómetros de Brujas se encuentra la pequeña población de Damme.
Su origen se remota al medievo, cuando Brujas buscaba una salida hacia el mar. Pero pronto se convirtió en una ciudad independiente, con un carácter propio, como confirman sus muchos edificios.

Según la tradición popular, Damme es también la ciudad del legendario pícaro Tijuy Uilenspiegel, de su bella compañera Nele y de su amigo bonachón y glotón, Lamme Goedzak. “En Damme, en Flandes, cuando el mes de mayo florecía sobre el blanco espino, nace Uilenspiegel, hijo de Klaas.”
Así inicio Charles de Coster en 1867, el libro que narra la leyenda. Hoy, la novela está traducida a 20 lenguas, lo que ha asegurado a Damme un sitito en el mundo de la literatura.

Tambien el poeta Jacob Van Maerlant, uno de los primeros en escribir en lengua vernácula, vivió aquí, en la segunda mitad del siglo XIII, y aquí escribió sus obras más importantes. Fue sepultado en el antiguo pórtico, cercano al campanario. También es suya la estatua que se levanta en el Marktplein (Plaza del Mercado).

Con las tipicas casas de fachada en punta y el elegante ayuntamiento, esta plaza forma un conjunto particularmente conseguido. En los huecos, tras las altas ventanas del Stadhuis (Ayuntamiento) gótico, se ven las estatuas de los condes de Flandes.

Huyse De Grote Sterre (La casa de la Estrella Grande) es un edificio noble, del siglo XV, recientemente restaurado, que alberga la oficina de turismo.
Desde lo alto del campanario de la Onze-Lieve-Vrouwekerk (Iglesia de Nuestra Señora), de 43 metros de altura, se contempla un panorama incomparable sobre los campos cercanos de la ciudad. En las noches claras, se puede llegar a ver Sluis, en Holanda.

Cisnes en el Minnewater
Otro lugar interesante es el Sint-Janshospital (Hospital de San Juan). Posee una rica colección de muebles góticos y renacentistas, cuadros, vajillas de barro y otros objetos.

No se pierdan

En barca entre Brujas y Damme

Damme se puede visitar en barca. Desde princi­pios de abril hasta fi­nales de septiembre, la embarcación "Lamme Goedzak" va y viene entre Brujas y Damme cinco veces al día. Es una ocasión perfecta para obsequiarse media hori-ta de "no hacer nada" en medio de la naturaleza.

Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil