Barcelona, recorre sus calles y disfruta de la navidad
Cataluña
Barcelona es una ciudad que en estas fechas se diversifica para ofrecer tanto a sus ciudadanos como a sus visitantes las mejores ofertas de ocio en un ambiente totalmente nuevo y ameno.
Els Blaus de Roses

cataluña, barcelona, recorre sus calles y disfruta de la navidad

Con la llegada del invierno, también se acercan unas de las fiestas más deseadas, tanto por los pequeños como por los no tan pequeños, las Navidades. El espíritu de la navidad nos invade mejorando nuestro humor y  consigue hacernos olvidar los problemas diarios centrándonos en disfrutar estas fechas con las personas más cercanas.

La ciudad de Barcelona  no es una excepción y en estas fechas toda la ciudad se diversifica para ofrecer tanto a sus ciudadanos como a sus visitantes las mejores ofertas de ocio en un ambiente totalmente nuevo y ameno.  Además cuenta con costumbres propias que seguro nos gustarán y harán perdernos por sus calles para descubrir sus particularidades.

Podemos decir que el momento exacto en el cual empezamos a notar esta atmosfera mágica es cuando la ciudad ilumina sus calles con las luces navideñas, cada año más cuidadas, que nos permiten sentir el ambiente festivo. Por esta razón se recomienda visitar la capital condal no solo de día, sino sobre todo de noche, cuando podremos apreciar la iluminación y el ambiente agilizado de las personas que empezar a curiosear las tiendas en busca de ideas para regalar a  sus seres queridos. Para ello los centros comerciales, las marcas internacionales y hasta las tiendas familiares hacen de sus mostradores y  escaparates unas cuidadas decoraciones que no dejan indiferentes a nadie. Un ejemplo claro, situado en el corazón de la urbe, es El Corte Inglés, que se caracteriza cada año por una elaborada decoración tanto en su fachada como en sus entradas y escaparates, donde animados muñecos nos cuentan cuentos con música de villancicos de fondo.

Arboles decorativos de Plaza Cataluña
Otro elemento que también llama la atención en la Plaza Cataluña es la gran pista de hielo que se instala. Con una superficie de 1.400 metros cuadrados es la mayor instalación no permanente en toda Europa, donde podemos, además de patinar y hacer piruetas, tomar algo caliente en su cafetería. Dicha pista la podremos disfrutar hasta las fiestas de los Reyes Magos.

Sin duda una de las tradiciones más importantes de la ciudad es la celebración de la Feria de Santa Llúcia, situada justo en la plaza que se abre ante la Catedral Gótica de Barcelona. Esta feria, considerada como una de las más antiguas dedicada a las tradiciones navideñas, ofrece a sus visitantes un sinfín de elementos para la decoración de la casa  o para hacer nuestro propio pesebre, además de poder encontrar diferentes productos artesanales que pueden ser una perfecta opción para regalar. Todo esto y mucho más, en un total de 283 puestos,  nos harán cotillear y disfrutar como auténticos niños. Y mencionando a los más pequeños no nos hemos de olvidar que se organizan muchas actividades también para ellos, para que puedan gozar completamente de estas fiestas. Por esta razón cerca de la Feria de Santa Llúcia los menores de 12 años podrán hacer cagar un tío gigante. Esta tradición consiste en ir alimentando al tío de Navidad, refiriéndose por tío a un tronco mágico cubierto con una manta roja y una barretina, que en Nochebuena cagará regalos o carbón, dependiendo de si el niño se ha portado bien o no.

En estas fechas también se suman los barrios barceloneses para ofrecer productos artesanos, dulces, adornos navideños y figuras para el Belén, como es el caso del Mercado de Navidad en la Avenida de Gaudi o conocido también como Feria de Navidad de Sagrada Familia, donde además de la larga lista de objetos que podemos adquirir también encontramos artículos clásicos de Navidad. Finalmente otro punto donde podemos pasear entre un ambiente navideño y lleno de elementos que harán de nuestra navidad unas fiestas inolvidables y diferentes es la Feria de Navidad de Gran.

Plaza Cataluña y la pista de hielo de fondo.
Asimismo se celebra el Festival de la Infancia que se organiza durante las vacaciones escolares de Navidad para entretener a todos los pequeños. Consta de más de 150 actividades entre los cueles destacan escalar, cocinar, patinar, saltar en hinchables o entretenerse con los diferentes  espectáculos. Sin duda el momento más esperado por los niños y los más grandes es la Cabalgata de Reyes Magos que se celebra el día 5 de enero por la tarde-noche. Es fascinante observar las caras alegres de todas las personas que acuden a este acontecimiento tan esperado, disfrutando del espectáculo y recogiendo los caramelos que tiran los Reyes.   

No dejes de ver…

Además de los muchos monumentos que se han decorado especialmente para estas fechas, y algunos con una iluminación exclusiva, hay más lugares donde podemos apreciar las ornamentaciones navideñas de Barcelona,  un ejemplo es la Plaza de Sant Jaume, donde cada año se monta el pesebre con unos materiales y elementos de tres dimensiones que consigue darle un toque real con la ayuda de las luces que lo acompañan. Si aun así seguimos tenemos curiosidad por descubrir este arte, tenemos la oportunidad de disfrutar de diferentes exposiciones de artistas y pesebristas que se celebran cada año en la galería del patio del Ayuntamiento, siempre acompañados con algunos ejemplares de la colección del Museo Etnológico de Barcelona. Pero sin duda si no queremos  perdernos uno de los lugares más mágicos que se ha elegido para el histórico nacimiento de Jesús es en el Claustro de la Catedral de Barcelona. Esta zona de la catedral, a la que podemos acceder desde las puertas exteriores de la Piedad y de Santa Eulalia o directamente desde el interior de la catedral, ofrece a sus visitantes la escena del nacimiento entre un jardín totalmente renovado a finales del siglo XIX con magnolios y grandes palmeras y con las trece ocas blancas que habitan allí en honor a la edad y los tormentos que va sufrir Santa Eulalia. Un lugar mágico que nos llamará la atención tanto por sus características como por su decoración para estas fechas.  

Dos monumentos más que se suman a la atmosfera navideña es la  Torre Agbar que por la noche se convierte en un gigantesco árbol de navidad, gracias al juego de luces, sin que falte ningún detalle, como la Estrella de Navidad. Otro  espectáculo, pero en este caso además acompañado por diferentes versiones de villancicos, tanto tradicionales como más modernos, encontraremos en La Fuente Mágica de Montjuïc. Podremos disfrutar de un agradable rato mientras nos relajamos ante esta representación de la fusión entre la música y las luces.

Pero esto no es todo, además podemos disfrutar de un total de 13 abetos repartidos por toda la ciudad gracias a los Cultivadores de Árboles de Navidad Asociados de Cataluña. El más grande lo podemos observa en el Portal de l’Àngel y tanto este como el resto de abetos serán ornamentados con la atención de extender el espíritu navideño. Asimismo otro elemento que seguro que nos llamara la atención por su peculiaridad son los 26 luminosos galets gigantescos que se repten por los diferentes rincones de la ciudad, identificando de esta manera parte de las costumbres gastronómicas en estas fechas. 

La gastronomía navideña catalana

Como ya hemos mencionado anteriormente, para estas fechas tan importantes de año, también existen platos tradicionales que adornan las mesas navideñas. Las tres fechas más significativas para mostrar nuestras mejores dotes gastronómicas es la cena de Noche Buena (24 de diciembre), la comida de Navidad y la de San Esteban (25 y 26 respectivamente). Para la cena de Nochebuena se seleccionan algunos platos elaborados a base de aves, como Pavo al horno con guarnición o pato a la naranja acompañada anteriormente con aperitivos como embutidos típicos, pan con tomate, langostinos, gambas, huevos rellenos, aceitunas, etc. Además en los últimos años muchas familias catalanas se han abierto a la gastronomía creativa, gracias a las muchas influencias que hoy en día se pueden apreciar, como el Cochinillo con foie y salsa caramelizada, dejando así que la imaginación fluya.   

Siguiendo con los preparativos del día de la Navidad donde se centran la mayoría de los platos estrella de estas fechas, como es la escudella catalana i carn d’olla, elaborada con sopa de galets y carne. Este plato viene siendo originado a partir de la acumulación de carne y legumbres que se sacaban  de la despensa en este día tan importante. Un plato que transmite tradición y al mismo tiempo nos permite calentarnos en los fríos días de invierno. 

La siguiente comida es la del día de San Esteban, donde se aprovechan las “sobras” de la comida de Navidad para hacer canelones, lejos de los típicos canelones italianos, estos se hacen con carne asada en cazuela y con poca besamel. Es uno de los platos más esperados por muchos, recordando así su infancia y momentos inolvidables.

Dentro de estas fechas también son muy importantes los postres que acompañan a los platos principales. Empezando con los típicos turrones de infinitos sabores, pasando por las neulas, barquillos, fruta y llegando al Roscón de Reyes, donde hay que ver a quien le toca el rey y a quien el haba.

No podemos perder la  oportunidad de disfrutar de unas navidades inolvidables en la ciudad de Barcelona donde se ha cuidado hasta el último detalle para que tanto el barcelonés como el  visitante puedan saborear el espíritu navideño y conocer más de cerca sus costumbres tradicionales. ¿Te lo vas a perder? 

Fotos y Texto Miroslava Mihaylova Topalova - AbcViajes.com

 

Dónde alojarte en Barcelona
Hotel ME Barcelona
Barcelona





Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil