Barcelona, guía para disfrutar la primavera
Cataluña
Situada entre dos montañas, Barcelona, es más que una ciudad, es una atracción tanto para turistas como para nativos. Los atractivos que la simbolizan, sus bulliciosas playas, sus múltiples zonas de ocio y sus gentes han hecho de la ciudad un lugar único.
Els Blaus de Roses

cataluña, barcelona, guía para disfrutar la primavera

Situada entre dos montañas, Barcelona, es más que una ciudad, es una atracción tanto para turistas como para nativos. Los atractivos que la simbolizan, sus bulliciosas playas, sus múltiples zonas de ocio y sus gentes han hecho de la ciudad un lugar único y asombroso que promete permanecer siempre en nuestra memoria.

Con la llegada del buen tiempo, la cosmopolita Barcelona  se diversifica para ofrecer lo mejor a sus visitantes. Podemos optar por un sinfín de actividades para sumergirnos en esta urbe y conocer sus bellos y sorprendentes rincones. Sin duda debemos saber que la primavera es una de las mejores épocas para visitar la ciudad por más de una razón, pero sobre todo porque podemos gozar de todo lo que nos ofrece escapando de la aglomeración de turistas y de un agradable clima, evitando así las altas temperaturas del verano.

Lo imprescindible de Barcelona

Es difícil señalar una fecha concreta de los orígenes de la ciudad, ya que estos se remontan entre los datos históricos y leyendas. Barcelona guarda una infinidad de huellas de las diferentes épocas que ha vivido y que la han marcado, y la mejor manera para descubrirlos todo ellos, sin lugar a duda es recorrer su rico patrimonio que nos permitirá conocer su historia. Adentrándonos por el barrio gótico, nos permitimos a  descubrir una de las zonas más hermosas de la ciudad. Sin duda nos llama la atención la Catedral de Santa Eulalia o conocida también como la Catedral gótica de Barcelona que data del siglo XIV, la Plaza Sant Jaume donde se ubican el Ayuntamiento de Barcelona y el Palacio de la Generalidad de Cataluña y no podemos dejar de pasear por la Calle del Bisbe, que une la catedral con dicha plaza, y donde encontramos el famoso puente gótico. Otros lugares obligatorios de visitar de esta zona es la Catedral del Mar que parece elevarse hasta el cielo en su interior, la Plaza del Rey que alberga el Museo de la Historia de la Ciudad el cual nos permitirá conocer la fundación de la ciudad o la neoclásica Plaza Real que es uno de los espacios más populares tanto de día como de noche. Para los amantes del arte no podemos dejar de visitar dos importantes museos de este barrio, el Museo Picasso ubicado en la calle Montcada y que además de las obras que encontramos destaca por los palacios que ocupa y el Museo Frederic Marès que muestra las colecciones y esculturas del artista en agradable ambiente.

Balcones de la Casa Batlló de Gaudi, Paseo de Gracia
Avanzando en la historia de la ciudad sin duda el estilo de arquitectura que más ha marcado Barcelona es la modernista, con su original concepción de las líneas y tratamiento de las formas. Algunos de los mejores ejemplos los podemos encontrar en el Paseo de Gracias, cerca del barrio gótico, donde destacaríamos la Casa Amatller, la Casa Batlló, la Casa Lleó Morera o la Casa Milà, conocida también por la Pedrera por su curiosa forma y donde no podemos dejar de subir en su terrado donde nos sorprenderán las chimeneas que representan esculturas abstractas en forma de antiguos guerreros medievales. Alejados de esta calle, famosa también por sus comercios, encontramos otros edificios que guardan este estilo como por ejemplo  el Palau de la Música, el Palau Güell, la Casa Terradas o la Casa de les Puntxes con un aire medieval en su fachada o la gloriosa Sagrada Familia de Gaudi, que sigue siendo uno de los atractivos estrella de la ciudad. Visitar estos monumentos es imprescindible, pero nuestra propuesta en primavera se aleja un poco del tópico, con la intención de poder visitar y disfrutar de otros lugares y actividades que son una excelente  propuesta con la llegado del buen tiempo.

Barcelona cuenta con una extensa red de parques y jardines que hoy en día se han convertido en un agradable espacio para relajarse, pasear y reunirse con amigos y practicar algún deporte. Muchas de estas zonas además de naturaleza tienen un valor cultural e histórico y es una razón más para visitarlos. Cerca del barrio gótico de Barcelona encontramos el Parque de la Ciutadella. Considerado como el pulmón verde de la ciudad con una extensión de 31 hectáreas, es un bonito parque que alberga el Parlamento de Cataluña, precedida por la bella estatua del Desconsuelo, y el Zoo de Barcelona. Además de poder realizar diferentes actividades, es esencial su visita por la bonita cascada monumental que seguro que no nos dejara indiferentes, el Castell de tres Dragons, que coronado por almenas, alberga el Museo de Zoología, el Mamut en tamaño real o el Invernadero, actualmente convertido en cafetería. Otros dos parques de gran importancia y singular belleza son el Park Güell y el Parque del laberinto de Horta. Sin duda no podemos irnos de Barcelona sin haber visitado el magnífico parque Güell, declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se recomienda visitarlo en esta época para escapar de los alborotados días de visitantes, que se concentran sobre todo en los calurosos días de verano. Este espacio que representa la fusión de la naturaleza con la arquitectura modernista, fue un encargo del conde Güell a Gaudí, para planificar una aristocrática urbanización, pero finalmente acabó siendo un fantástico parque. Desde su gran plaza delimitada con el increíble banco de colores podemos tener una magnifica panorámica de la ciudad. Justo debajo de esta encontramos una sala con 86 columnas dóricas que nos invitan a curiosear el decorado techo. Sin duda el elemento estrella de este parque es el famoso dragón decorado en diferentes colores, con el cual es obligatorio hacernos una foto, ya que es uno de los símbolos de la ciudad. Por último, pero no menos importante, encontramos el Parque del laberinto de Horta, y como indica su mismo nombre, es famoso por el divertido laberinto que hace pasar un buen rato tanto a pequeños como a grandes. Este jardín-museo de estilo neoclásico, es un romántico lugar ideal para pasear y perderse entre sus tres terrazas escalonadas que esconden diferentes estatuas, fuentes y tipos de plantas. No podemos irnos sin ver los jardines de los Bojes, el Doméstico y el de los Musgos. Aunque el parque es de pago, vale la pena su visita por el agradable rato que sin duda nos hará pasar.

Las actividades de la primavera

Banco modernista con jardinera en Paseo de Gracia
La capital catalana no es solo monumento y naturaleza, es una ciudad viva y estimulante que constantemente se innova para ofrecer a sus visitantes una agenda llena de actividades y propuestas para todos los bolsillos y gustos. Sin duda un placer para todos, tanto barceloneses como turistas, es disfrutar de las terrazas que ornamentan sus calles y son un perfecto punto de descanso durante nuestro recorrido o un ajetreado día de trabajo.

Los meses de primavera cuentan con un sinfín de actividades de las que podemos disfrutar y conocer la ciudad desde otro punto de vista. Muchos de los museos y salas de exposiciones ofrecen a sus visitantes diferentes temáticas de exposiciones permanentes que nos mantendrán entretenidos. A esta acción también se suman los múltiples teatros y espacios de música ofreciendo diferentes espectáculos y conciertos  con una infinidad de tipología y un amplio cartel de artistas. Para los amantes de la cerveza, la ciudad cuenta con un festival dedicado especialmente a este tipo de bebida, Barcelona Beer Festival. Tendremos la oportunidad de saborear una gran variedad de cervezas tanto nacionales como internacionales y acompañarlos con platos elaborados.

Uno de los mejores días para visitar la ciudad, sin duda, es el día 23 de abril o la Diada de Sant Jordi. El día de los enamorados catalán es una tradición muy querida por la población, en la que el hombre entrega una rosa a la mujer, mientras esta le  regala un libro. Esta es la razón por la cual encontramos la capital condal adornada con multitud de puestos de flores, principalmente rosas, y de libros. Además en esta fecha, en la Plaza San Jaume, podremos ver en diferentes locales bailar Sardanas, danza tradicional catalana.

Siguiendo en el mismo mes, el acontecimiento que nos acoge con un aire particular andaluz es la Feria de Abril. Cada año  en el Parque del Fórum se monta esta magnífica  feria en puro estilo sevillano, donde durante su durada acuden mucha gente para subirse a las diferentes atracciones, disfrutar de la música, el baile y la comida andaluza en las diferentes “casetas” que se montan.

Finalmente, otro evento que no podemos perdernos es el Primavera Sound Barcelona. Este festival internacionalmente conocido es una oportunidad de disfrutar de una abundante lista de artistas que durante tres días llenaran la ciudad con ritmos, principalmente rock, pop y música alternativa. Aunque este festival es de pago, se organizan diferentes conciertos gratuitos al aire libre en distintos puntos de la ciudad que no nos podemos perder.

Esta es solo una pequeña lista de lo que podemos ver y hacer en la ciudad de Barcelona en primavera. Siempre dependerá de nuestros gustos y preferencias, pero sin duda hay excelentes alternativas que nos harán disfrutar de una ciudad que nos permite descubrir sus tradiciones y secretos mejor guardados. ¿Te atreves a descubrir todo lo que aguarda esta magnifica ciudad?   

Fotos y Texto Miroslava Mihaylova Topalova - AbcViajes.com

 

Dónde alojarte en Barcelona
Hotel ME Barcelona
Barcelona





Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil