Badajoz, ciudad histórica
Extremadura
Badajoz es la ciudad con más historia de Extremadura y gracias a su privilegiada situación ha sido un auténtico baluarte para España y un permanente anhelo para Portugal.
Els Blaus de Roses

extremadura, badajoz, ciudad histórica
Badajoz es la ciudad con más historia de Extremadura y gracias a su privilegiada situación ha sido un auténtico baluarte para España y un permanente anhelo para Portugal. Desde los restos de hace 500.000 años hasta el Príncipe de la Paz en el S. XIX, pasando por los vestigios visigodos del S.VII, Ibn Marwan en el S. IX, el Reino Aftasí en el S. XI, los Bejaranos y Portugaleses en el S. XIV, el Badajoz que fue sede de Felipe II en el S. XVI y donde se enterró su mujer Ana de Austria, las conquistas del Mariscal Soult y Lord Wellington…, Badajoz ha sido sede de trascendentales acontecimientos, sin olvidar su producción cultural y artística.

En este importantísimo Patrimonio, donde tenemos nuestras raíces, reside el alma y la personalidad de la ciudad. Asumir nuestra responsabilidad, superar el olvido y la ignorancia, conociendo, recuperando y difundiendo nuestra ciudad es hoy una tarea de todos. A pesar de la creencia, nunca tan infundada, de que “Badajoz no tienen nada que ver” y de los años de barbarie, desidia y abandono a que ha sido sometido nuestro Barrio Histórico, nuestra ciudad aún conserva entre sus calles y plazas un magnífico patrimonio histórico-artístico. Recuperarlo y valorarlo sólo depende de nosotros.

ALCAZABA Y ALREDEDORES.

La Alcazaba árabe de Badajoz es una de las tres más importantes del mundo hispano-musulmán y la de mayor extensión. Se comenzó a construir en el año 875, fecha que se toma como la fundación de la ciudad musulmana por Abd-al Ramman Ibn Marwan. En el S. XII fue ampliada y mejorada por los Almohades, configurándose el aspecto que presenta actualmente. Acogió en el S. XI al Reino Aftasí de Badajoz, cuyos monarcas, sobre todo Al-Muddafar, convirtieron a la ciudad en la capital de uno de los Reinos Taifas más poderosos de la Península y en una cuna del saber del momento. En ella se asentaban varias mezquitas y el palacio de los Reyes Aftásidas, cuyos restos están apareciendo en el subsuelo del edificio del antiguo Hospital Militar. Sus muros exteriores poseían barbacana avanzada y adarve para su defensa, lo que unido a la disposición de las entradas y a las torres albarranas, hacen de la Alcazaba de Badajoz un magnífico ejemplo de la arquitectura militar musulmana.

Alrededor de la misma se concentraban otros barrios exteriores, como el Arrabal Oriental. Si accedemos a ella andando, nos encontramos con la portada renacentista del S. XVI que da acceso a la Puerta del Capital, auténtica joya de la arquitectura musulmana peninsular del S. XII, realizada con sillares de granito. Debe su nombre al capital romano que la corona. Es una entrada “en recodo”, recurso muy utilizado para dificultar el acceso de posibles invasores al interior del recinto.

Murallas de un castillo
Ya en el interior percibimos la potente presencia del Palacio de los Duques de Feria, levantado entre 1387 y a1410, hay sede del Museo Arqueológico. Si bajamos por el adarve de la muralla que discurre paralela a la Plaza de San José, observamos la disposición de las torres albarranas, la mayoría del S. XII o anteriores, que comunicaban con el camino de ronda mediante un pasillo que las hacía fácilmente aislables si eran tomadas. El resto de las torres adosadas a la muralla obedecen a evocadores nombres, como la de Las Doncellas, de Las Siete Ventanas, de la Horca, etc...

Tres portadas más completan los accesos a la Alcazaba: la Puerta de Carros o de Yelves, reconstruida y dispuesta en doble recodo; la de La Coraxa o de la Traición, quizás del S. X y la más antigua y la Del Alpéndiz de maravillosa traza del S. XII.

En el interior se conservan restos de primitivos edificios, Ermita del Rosario, Iglesia de la Consolación, Santa María de Calatrava, Torre del Palacio Episcopal, etc.… Destaca también en el paisaje la Torre de Santa María del S. XV, que sobre la primitiva mezquita se erigió en la primera Catedral de la ciudad.

Exteriormente de la Alcazaba y ocupando la zona del antiguo zoco musulmán se abren dos espacios emblemáticos de la ciudad, comunicados y, a la vez, separados por el Arco del Peso del Colodrazgo (S.XVI). La Plaza Alta, bella y abandonada como ninguna se muestra en todo su esplendor con arquerías del S. XV y XVII. La Plaza de San José acoge el convento del mismo nombre, sede del antiguo patrón de la ciudad, y las Casas Mudéjares.

Enclavada junto al Edificio de La Galera (S. XVI) se encuentra la monumental Torre de la Atalaya o Espantaperros, originaria del S. XII y señalado hito arquitectónico árabe que sirvió de modelo a la del oro sevillana.

PUERTA Y PUENTE DE PALMAS. (S.XV-XVI).

Emblemáticas construcciones de la ciudad conectadas entre sí: El puente, comenzado a levantar alrededor del año 1460 al igual que la puerta, está construido en mampostería de piedra y sillería contando con 30 ojos. Desde siempre ha sido el vehículo natural de comunicación entre las cortes española y portuguesa. La puerta de Palmas es el mejor ejemplo en su estilo de las que existen en Extremadura, destacando entre sus potentes cubos la fachada exterior de espléndida decoración renacentista, el escudo imperial de Carlos V, medallones y otros ornamentos al más puro estilo de arco triunfal. Sus remates almenados obedecen a su disposición defensiva para lo que, como las demás de la ciudad, se cerraba al caer la noche. Ha tenido además diversos usos, como el de cárcel y aduana. La fachada interior está presidida por la virgen de los Ángeles. La historia de estos monumentos está perfectamente recogida en el libro de Alberto González que lleva sus nombres.

CATEDRAL METROPOLITANA DE SAN JUAN BAUTISTA. (S. XIII-XVIII).

A su personalísima sobriedad arquitectónica contrapone un espléndido interior, compuesto por destacadas obras de arte desde la época gótica. De entre el gran número de tallas, pinturas, retablos, relieves, enterramientos, azulejería, orfebrería, etc.…, que se reparten por su docena de capillas, llama la atención su rejería de forja del S. XMII, la monumental lámpara central que, con sus 102 brazos y 3.750 kg. De peso es una obra única, la, la maravillosa Sillería del coro, del S. XVI, el Retablo Mayor barroco de 1717, el Claustro gótico y manuelino de principios del S.XVI, los Tapices Flamencos de la sacristía mayor, el Archivo que atesora documentos de reyes y pontífices desde 1293 y un largo etc. En el claustro destaca, además, la incomparable lauda Sepulcral de D. Lorenzo Suárez de Figueroa y de Mendoza, insigne pacense que fue embajador de los Reyes Católicos en Italia. Realizada en bronce negro, se considera obra cumbre del Renacimiento italiano. El contenido de la Catedral está ampliamente tratado en el libro que bajo el mismo título ha realizado Cristino Portalo.

Torreón
RECINTO AMURALLADO. (S. XVII-XVIII).

Dada su crucial situación geográfica, Badajoz ha servido de auténtico bastión para la historia de España. Por ello, su recinto amurallado era uno de los mejores de Europa; hoy, salvo algunos atropellos en las murallas y la desaparición de un baluarte, se conservan otros diez en pie que, con un perímetro de más de 5 km. Son un auténtico testigo para la historia. Entre sus baluartes se abren varias puertas. La de Mérida mira al Rivillas y está muy próxima a la unión entre el recinto amurallado de la Alcazaba y el abaluartado. Es de época medieval y está rematada por el escudo Real de los Austrias y el del Conde de Montijo. Se halla impracticable por el talud que presenta a sus pies. La Puerta de la Trinidad, obra de 1680, se ubica en los jardines del mismo nombre y conserva, el escudo Real de los Austrias entre sus elementos destacados. Avanzando por el recinto amurallado llegamos hasta la Puerta del Pilar, de elegante composición exterior con sillería de piedra del S XMII. Debe su nombre a la imagen que la corona interiormente y está presidida por el escudo del Conde de Montijo y el de los Austrias. El recinto amurallado se cierra con la ya mencionada Puerta de Palmas. Todas ellas, junto con las de la Alcazaba hacen un total de ocho puertas de entrada a la ciudad que aún se conservan.

Comenzando por la Alcazaba en dirección a la Puerta de Trinidad podemos ver los siguientes baluartes y elementos defensivos y decorativos: Escudo del Conde de Montijo (S. XVII), Semibaluarte de San Antonio, Puerta de Mérida (época medieval), Baluarte de San Pedro (S. XVII), Fuerte de San Roque (S. XVII-XVIII), Puerta de la Trinidad (S.XVII), Baluarte de la Trinidad (S. XVII), Baluarte de Santa María (S.XVII), Baluarte de San Roque (S.XVII), Puerta del Pilar (S.XVII), Baluarte de la Trinidad (S.XVII), Baluarte de Santa María (S.XVII), Baluarte de Santiago (S.XVII), Baluarte de San José (S.XVII), Baluarte de San Vicente (S. XVII). Y ya al otro lado del río, el Fuerte de San Cristóbal (S. XVIII).

IGLESIAS Y CONVENTOS.

IGLESIA DE SAN ANDRES. Plaza de Cervantes. Aunque la primitiva iglesia databa del S. XIII, hoy ocupa la del desaparecido Convento Madre de Dios (S. XVI-XIX). Destacan entre otros elementos sus portadas barrocas y algunas pinturas y retablos de entre los siglos XVI al XVIII.

CONVENTO DE LAS CARMELITAS DESCALZAS (S. XVIII). Calle Arco Agüero. Magnífico y desconocido ejemplo del barroco popular extremeño. Entre su rica ornamentación sobresalen las pinturas murales y varios retablos de los siglos XVII y XVIII, sobre todo el que cubre el altar mayor que está presidido por la Virgen de los Ángeles.

CONVENTO DE LOS REMEDIOS (S. XIV-XIX). Calle Concepción Arenal. Hay que mencionar su portada trasera mudéjar. El interior se cubre con bóvedas de crucería y estrellada. Posee un retablo barroco que alberga a la Virgen de la Paz.

IGLESIA DE LA CONCEPCION (S. XVIII). Calle San Juan. Es el mejor exponente en su etilo de la arquitectura extremeña. Obra, según algunos autores, del gran maestro Ventura Rodríguez, colaborador también en el Palacio Real de Madrid, Destacan sus portadas de clara influencia portuguesa y su bello y elegante interior, así como el templete que aloja a la Inmaculada y la capilla de la Cofradía del Cristo de la Humildad.

ANTIGUO CONVENTO DE SANTA CATALINA. (1515). Plaza de Santa María. A pesar de su estado de abandono aún conserva en su fachada el escudo de Carlos III.

IGLESIA DE SAN AGUSTÍN (S. XVI). Plaza de San Agustín. Sede de la antigua Parroquia de Santa María la Real, recoge entre sus muros una buena parte de la historia de Badajoz en enterramientos de nobles personajes, como el Marqués de Bay. Posee un estupendo patrimonio en pinturas, tallas, retablos, azulejería, etc... de distintos estilos.

ERMITA DE LA SOLEDAD. Plaza de la Soledad. Acoge a la Patrona de Badajoz, obra napolitana del S. XVII. Su histórica hermandad posee un pasado impresionante desde 1664, atesorando además un importante patrimonio artístico en tallas, bordados, orfebrería… La ermita tiene el título de Altar privilegiado concedido en 1789 por Pío VI. La capilla superior de estilo neobizantino, réplica del salón del trono del palacio del rey Luis II de Baviera, es otra gran desconocida.

REAL MONASTERIO DE SANTA ANA. (1518). Su destacada historia está impresa en el libro de Sor Celina. La iglesia es una auténtica joya del S. XVI con elementos barrocos. Posee además un precioso claustro mudéjar y una estupenda colección de tallas, platería, pinturas, retablos, etc.… de diversas épocas. Preside la iglesia la imagen de la Virgen de las Virtudes y Buen Suceso, antigua Patrona de la ciudad y talla excepcional de finales del S. XV ó principios del S. XVI. En este monasterio fue enterrada la reina Ana de Austria, fallecida en Badajoz en 1580. Su esposo, Felipe II y posteriormente Felipe III favorecieron el centro religioso. Carlos III le concedió el título de Real en 1771.

CONVENTO DE NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED (DESCALZAS) (S. XVII). Aunque parece ser que ya estaban establecidas en 1317 en el lugar que hoy ocupa el Hospital Prvincial, se trasladan a su sede actual en 1674. Destaca en su interior el sepulcro de los Condes de la Torre del Fresno y los retablos-altares del S. XVIII, uno de los cuales contiene la magnífica imagen del Cristo de la Espina que debe su nombre a la reliquia de la corona de Cristo que las religiosas veneran en el convento.

Panorámica del casco antiguo de Badajoz
IGLESIA DE SAN JUAN BAUTISTA (S. XVIII). Pertenecía al antiguo Convento de San Francisco, fundado entre los siglos XIII y XIV. Se levantó en 1729 con motivo del enlace en nuestra ciudad de Bárbara de Braganza, hija del rey Juan V de Portugal, con Fernando VI. Aunque tiene una gran historia, ha sido muy alterada, conservando su noble presencia interior y la decoración barroca de la capilla del sagrario.

IGLESIA DE SANTO DOMINGO (S. XVI). Otro templo pacense de gran historia y de enormes proporciones. Pertenecía al convento de Santo Domingo. Comenzada a construir en 1563 destaca su portada, sus bóvedas góticas sobre contrafuertes de piedra y algunas capillas, como la dedicada a la Cofradía del Nazareno del amparo, entre otros elementos de diversas épocas. Recientemente ha sido recuperado el claustro contiguo al templo.

ERMITA DE BÓTOA. La primitiva construcción dataría del S. XIV ó XV aunque parece ser que la denominación de Botava o Budúa procede de un antiguo asentamiento romano o visigodo. La configuración actual de la ermita es del S. XIX y la imagen, considerada Copatrona de Badajoz, es una joya de 1730. Se aloja en un precioso retablo barroco de mármol portugués al más puro estilo del S. XVIII. La imagen protagoniza el primer domingo de mayo la romería más arraigada de la ciudad y alrededores.

SEMINARIO DIOCESANO DE SAN ANTÓN. Se fundó en 1664 bajo la advocación de San Antón, destacado santo pacense nacido en 1080 y canonizado por Clemente VIII en 1605. La institución, que hoy ocupa un bello edificio en la margen derecha del Guadiana, es una de las más importantes en la historia cultural de Badajoz.

MUSEOS

MUSEO ARQUEOLÓGICO PROVINCIAL. Situado en el interior de la Alcazaba musulmana ocupa el Palacio de los Duques de Feria (S. XIV-XV). Fundado en 1896 expone una pequeña parte de sus fondos de las épocas: Prehistoria, Protohistoria, Roma, Visigodo, Islam y Medieval Cristiano. Horario: de 10 a 15 h., de martes a domingo y los días festivos.

MUSEO PROVINCIAL DE BELLAS ARTES. Calle Duque de San Germán. Ocupando una Casa-Palacio del S. XIX, está considerado uno de los mejores museos provinciales en su estilo. Inaugurado en 1920 ha sido recientemente remodelado y ampliado. Abarca, con obras de gran calidad, desde el S. XVI al XX, con especial presencia de los mejores pintores extremeños de todas las épocas. Horario: de martes a domingo de 10 a 14 h. Tardes de 16 a 18 h. de martes a viernes.

MUSEO CATEDRALICIO. Desconocido museo que expone piezas de verdadera excepción. Alabastro del S. XV de Settignano, Gran Custodia Procesional del Corpus de 1558, pinturas de Luis de Morales, tallas, ornamentos, platería, bordados, etc.… Se completa con la Sala Capitular que contiene Libros Miniados del S. XV, Marfiles Filipinos…

MUSEO EXTREMEÑO E IBEROAMERICANO DE ARTE CONTEMPORÁNEO. Calle Museo. Impresionante edificio creado sobre la antigua cárcel de la ciudad, Muestra una selección de obras de artistas extremeños y latinoamericanos y está llamado a convertirse en un museo único en su género y en referente cultural de las nuevas tendencias. Horario: de 10.30 a 13.30 y de 17 a 20 h. de martes a sábado. Domingos por la mañana.

MUSEO TAURINO. Calle López Prudencio. Curioso y completo museo instalado en el Club Taurino de Badajoz.

FIESTAS Y TRADICIONES.

CARNAVALES. Herederos de aquel carnaval de Badajoz del S. XIX, los actuales son una auténtica explosión de color, alegría e imaginación. Se celebran regularmente en Febrero y son considerados como uno de los tres mejores de España. Están declarados Fiesta de Interés Turístico Regional.

SEMANA SANTA. De gran tradición en Badajoz desde el S. XVI. Muestra una magnífica imaginería y auténticas obras de arte en pasos, bordados, orfebería, etc… Las históricas Cofradías desfilan por el barrio antiguo entre un gran recogimiento. Está declarada Fiesta de Interés Turístico Regional.

ROMERÍA DE BÓTOA. Secular celebración que tiene su máximo exponente el primer domingo de Mayo. La hermandad se funda en 1567 y su historia está recogida en un libro de María Dolores Gómez Tejedor. Concita a miles de personas en torno al santuario de la Reina de los campos extremeños.

Antigua edificación
ROMERÍA DE SAN ISIDRO. Comenzada a celebrar en la década de los años 50, reúne en torno al santuario próximo a Badajoz a un buen número de personas. La Romería se celebra el domingo siguiente a la onomástica del santo.

CORPUS CHRISTI. Es una de las celebraciones más antiguas de la ciudad, donde comenzó a celebrarse a la vez que en las principales ciudades de España. En el S. XVII era considerada la mayor fiesta de Extremadura. En ella desfila la gran custodia procesional del S. XVI y es acompañada por todos los gremios y cofradías de la ciudad. Tiene un privilegio papal para celebrar la procesión por la tarde.

FERIA DE SAN JUAN. Badajoz cuenta con Feria oficial desde 1255, privilegio concedido por Alfonso X “El Sabio”. San Juan vino a desplazar al tradicional patrón de Badajoz, San José, en el S. XIX. Su festividad ha tenido diversos acontecimientos, desarrollándose en otro tiempo, en la parte antigua de la ciudad. Pasa por ser una de las fiestas más multitudinarias de Extremadura.

AL MOSSASSA BATALYAUWS. Con este nombre –Al muasasa- en árabe clásico, que significa “La fundación de Badajoz”, la ciudad conmemora desde 1998 sus orígenes. La celebración, ideada por Juan José Monroy, realizada por Amigos de Badajoz y apoyada por las instituciones y colectivos ciudadanos, recrea en el mes de Septiembre la fundación árabe de la ciudad. En estos días Badajoz vuelve al S.IX y la bandería encabezada por Ibn Marwan monta su campamento en el interior de la Alcazaba tras haber conseguido unir a un grupo heterogéneo de pobladores, a la espera de la llegada del lujoso cortejo Omeya que se asienta en el Parque de la Trinidad. Conferencias, recitales, desfiles y la representación final en la Alcazaba donde se encuentran las dos banderías hace que el permiso que concede Mohammad I a Marwan para instalarse y construir Batalyaws se convierta en una fiesta para todos, asentada en el conocimiento y la recuperación de las raíces históricas.

OTROS EDIFICIOS HISTÓRICOS Y LUGARES DE INTERÉS

El casco antiguo de Badajoz es un auténtico mosaico de notables edificaciones, desde el siglo IX a los principales movimientos del S. XX, pleno de lugares históricos e imposible de recoger en este espacio. A ello habría que unir los monumentos escultóricos, puentes, jardines, etc.… Baste citar la Plaza de España, el Palacio Municipal (S. XIX), Casa del Cordón (S. XVII), Hospital de San Sebastián (S. XVII), Teatro López de Ayala (S. XIX), Antiguo Casino y Antiguo Instituto (S. XIX-XX), Teatro López de Ayala (S.XIX), Palacio de la Diputación (S.XIX), Palacio de capitanía Militar (S. XIX), Casa-Palacio del conservatorio Superior de Música, Edificio del Centro Obrero, La Giralda, Las Tres Campanas, Portada de las Antiguas Carnicerías Reales (S. XVIII), Arco de Soto Mancera (S. XVI), Casa de Luis de Morales (S. XVI), Paseo de San Francisco, Parque de Castelar y un largo etcétera.

Dónde alojarte en Badajoz
Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil