Astorga - León, cruce de caminos
Castilla y León
Por ellos discurrieron las distintas civilizaciones, pueblos diversos que han conformado nuestra propia personalidad y que también nos han legado un destacado patrimonio.
Els Blaus de Roses

castilla y león, astorga - león, cruce de caminos

A estas alturas, en el tránsito de dos siglos, la antigua Astúrica Augusta, la urbe ensalzada por Plinio, pretende potenciar su sentido primero: el de los caminos que en ella nacían y a ella llegaban desde los cuatro puntos cardinales. Por ellos discurrieron las distintas civilizaciones, pueblos diversos que han conformado nuestra propia personalidad y que también nos han legado un destacado patrimonio.

Dos  caminos esenciales llegan hoy en día y cruzan nuestra ciudad: la carretera nacional que nace en Logroño y termina en Vigo, y la que parte de Madrid y finaliza en La Coruña. De ellas arrancan un gran número de carreteras provinciales y regionales que comunican las comarcas de su área de influencia. De Madrid a La Coruña, desde Astorga a León. Tanto una como otra discurren, en parte de su trazado, cercanas a dos de los caminos históricos más importantes de la Península: el de Santiago, que responde en gran medida a la antigua vía romana que unía a Astorga con Burdeos, y la Vía de la Plata, la gran calzada o íter que comunicaba la capital de La Lusitania, Mérida, con la capital del convento jurídico más importante del oeste peninsular, el de Astúrica Augusta.

Está Astorga relacionada, pues, en los tiempos actuales con ciudades económicamente potentes, pero también, al tiempo, con otras con las que conserva una “sintonía “patrimonial, paisajística, etnográfica. Es en este doble sentido, el de aprovechar las carreteras actuales y el de poner en valor los caminos históricos, en el que el Ayuntamiento está empeñado en estos últimos años, con alguna iniciativa, poca aún, de proyección comarcal, como es la divulgación de la ruta del Oro: un recorrido apasionante por las explotaciones auríferas y por la arquitectura de La Maragatería. Cerca están “Las Médulas”, declaradas Patrimonio de la Humanidad, y cuyo auge y declive determinaron en gran parte el esplendor y decadencia de su centro administrativo, Astúrica Augusta.

En Astorga se palpa el tránsito de los siglos. Gaudí, su Palacio episcopal, es un capricho arquitectónico cada vez más valorado; también la Catedral, que albergará en un año tan significativo como el dos mil las Edades del Hombre; bellos son la Plaza y el Ayuntamiento con los maragatos marcando el tiempo “dilatado” de la ciudad, el caserío de principios de siglo…; apreciados son sus carnes y pescados, los productos de las huertas cercanas, la repostería… Cuenta con diversos museos, alguno tan peculiar como el dedicado al chocolate. En esta última década la ciudad ha recuperado su legado bimilenario; ha sido, y es, una tarea laboriosa el vaciar sus entrañas, palmo a palmo, para rescatar la ciudad soterrada; pero hoy ya se puede hacer un recorrido por la antigua urbe magnífica, desde El Foso campamental o El foro, la Ruta Romana, la contemplación de los testimonios romanos más importantes del oeste español después de Mérida. Pronto se podrá visitar la llamada Ergástula, el Museo Romano y será posible el bajar y pasear por una de sus soberbios colectores milenarios.

Vista panoramica de Astorga

SITUACIÓN GEOGRÁFICA


Astorga se ubica en una posición central-occidental dentro de la provincia de León, a 870 metros de altura sobre un pequeño cerro en las planicies de los Montes de León. Su incipiente industria se centraliza en la dulcería y las carnes de la comarca, y su medio de vida principal son los servicios con gran vinculación al sector turístico.

A ella se accede por la N-120 desde la capital leonesa y por la A-6 desde Madrid o Galicia. Su población cercana a los 13.000 habitantes invita al descanso, y en su entorno, distribuido por las comarcas de Maragatería y Cepeda, se encuentran diferentes rutas por un paisaje de monte bajo pero rico en culturas y tradiciones surgidas en los siglos XVII y XVIII y hoy todavía conservadas.

BREVE APUNTE HISTÓRICO

La ciudad de Astorga, surgida de un asentamiento militar como consecuencia de las Guerras Cántabras, se convirtió a lo largo de la primera mitad del siglo I d.C. en uno de las principales urbes  del Imperio en el territorio de Hispania. Astúrica Augusta fue durante tres siglos la capital administrativa del Conventus Asturum y la gestora directa de todas las explotaciones auríferas que se extienden por el occidente de la actual provincia de León.

Sus redes de comunicación le permitían el control del paso hacia Gallaecia, Bracara, y a Emérita por la vía de la Plata. Los restos arqueológicos hoy visitables permiten descubrir una ciudad funcionarial, de grandes domus y construcciones públicas que formarán parte del entorno urbano hasta el siglo V, momento en el que la diócesis cristiana iniciará el cambio de estructuras sociales y urbanas.

Durante la Edad Media será ocupada por Teodorico II y Tarik, destruyendo parte de la muralla romana pero provocando un sincretismo de culturas entre los árabes y su población autóctona.

Las reconquistas de Alfonso I, las repoblaciones dirigidas por el Conde Gatón y, en especial el surgimiento del Camino de Santiago como ruta de peregrinación y movimiento de artistas por el Norte de la Península se traducirá en un conjunto de edificaciones de relevancia dentro de la Diócesis asturicense.

El siglo XV supondrá el surgimiento del marquesado y, sobre todo, del desarrollo urbano de la ciudad, con nuevos edificios blasonados y la construcción de la nueva catedral a partir de 1471 y del desaparecido Castillo de los Osorio.

Tras esta etapa en la que al igual que gran parte de las poblaciones norteñas no se va a producir un especial desarrollo urbano, el siglo XVII supondrá el comienzo de las relaciones directas con las comarcas colindantes a través de la arriería y sus efectos preindustriales inmediatos como fueron las fábricas textiles y la elaboración del chocolate con el cacao trasportado por los arrieros desde los puertos indianos.

El siglo XIX comenzó con la toma de la ciudad por las tropas napoleónicas pese a la resistencia organizada por el General Santocildes. Estas destruirán parte de las construcciones que implicaron la resistencia de la ciudad como el castillo y parte del lienzo norte de la muralla. La posterior llegada del ferrocarril provocará la decadencia del transporte arriero y un gran cambio social y urbano que ha llevado a Astorga a   depender directamente de las empresas de servicios y de una desarrollada industria de la repostería y de los productos cárnicos procedentes del ganado de la montaña del Teleno.

LAS RUTAS DE PEREGRINACIÓN


El desarrollo del Camino de Santiago a partir del siglo IX, y en especial tras el cambio de capital llevado a cabo por Alfonso III, ha vinculado la vida urbana de Astorga a los peregrinos hacia Santiago. La documentación histórica habla de diferentes épocas muy vinculadas a la propia vida del Camino, con momentos de esplendor y decadencia por las pestes o las desamortizaciones pero, en todo caso, se han llegado a documentar hasta 25 hospitales simultáneos en la ciudad durante las tres últimas centurias.

Puente Valimbre. Astorga
Junto a su vinculación plenamente religiosa, el Camino supuso la llegada de maestros encargados de la fábrica catedralicia, autores de retablos flamencos de gran calidad, de orfebres así como el nacimiento de cofradías de asistencia y penitenciales de las cuales hoy todavía permanece alguna dentro de la vida de la ciudad.

El Camino cruza la ciudad de Sur a Norte, siendo Puerta Sol uno de los principales accesos y, tras recorrer las calles más medievalizadas, se la abandona por Puerta Obispo hacia el barrio de Rectivía.

La otra gran ruta de llegada a la ciudad la constituye la Vía de la Plata, calzada de origen romano que unía las ciudades de Astúrica Augusta y Emérita según el Itinerario Antonino. Su condición de comunicación de sur a norte permitió su uso por diferentes culturas durante los siglos posteriores y también por los peregrinos procedentes del sur y de África. Su patrimonio arqueológico fruto de su origen romano, es abundante y de gran calidad tanto en las cercanías de Astorga como a lo largo de las diferentes provincias que cruza.

UN PASEO POR ASTORGA


Conocer la ciudad de Astorga implica recorrer sus calles trazadas entre el mundo romano y la Edad Media. Una vez que se entra en el recinto amurallado, sus dos mil años de historia quedan patentes en casas blasonadas, edificios religiosos de distinta época y, aunque descubiertos hace apenas dos décadas, restos arqueológicos romanos conservados bajo construcciones contemporáneas.

Accediendo por Puerta de Hierro y bajo los paramentos de la muralla en su lienzo norte se ubica un depósito abovedado que almacenó y idstribuyó el agua de la ciudad medieval. Su origen parece encontrarse ya en el urbanismo romano como entrada del agua corriente de la ciudad, pero la arquitectura actualmente conservada se data en los siglos posteriores.

Conjunto monumental
Tras rodear la cabecera de la Catedral encontramos la Capilla de San Esteban y, como un anexo, la Celda de las Emparedadas. Perteneciente a la Cofradía de las Cinco Llagas, data su origen del siglo XIV cuando tiene lugar la unión de todos los gremios urbanos. Este uso gremial se complementó con la pequeña celda ubicada entre ella y la Iglesia de Santa Marta, en cuya ventana exterior se lee la inscripción que mantiene el recuerdo de los emparedamientos femeninos llevados a cabo en ella: Acuérdate de mi juicio, porque así será también el tuyo. A mi ayer, a ti hoy.

La citada Iglesia de Santa Marta está dedicada a la patrona de la ciudad, fue inaugurada en 1741. Sus bóvedas están abundantemente decoradas con yeserías geometrizantes y figurativas. En el interior se puede ver un conjunto de tablas realizadas por Gaspar de Palencia, colaborador de Gaspar Becerra.

LA CATEDRAL


La construcción del edificio catedralicio comienza en 1471 sentado sobre el anterior románico, y no se culminará hasta el siglo XVIII, lo que permite analizar la evolución estilística de la arquitectura religiosa. Valgan como ejemplo las fachadas exteriores, la renacentista de los obispos y la principal, barroca. Su estructura interior, predominantemente goticista, alberga el retablo Mayor considerado el primero del romanismo español, obra de Gaspar Becerra. También se encuentra la Inmaculada de Gregorio Fernández, la sillería de coro del siglo XVI, el retablo hispano flamenco  de San Miguel y el conjunto de retablos barrocos en las capillas que cierran las naves laterales.

En la ubicación de la desaparecida Escuela de la Catedral y alrededor del claustro, se creó en 1954 el museo, que expone piezas de la importancia de la Arqueta de San Genadio del siglo X, el arcón románico con decoración pictórica del siglo XII, un esenciero  árabe, platería religiosa de autores como Sebastián de Encalada o Alonso del Portillo y un conjunto de pinturas y esculturas de diferentes maestros astorganos.

Catedral fachada sur en Astorga
Ya en la Plaza de la Catedral se encuentra la vivienda de los sacristanes catedralicios encargados de mantener el edificio en condiciones de uso. La casa construida en el siglo XVII es la actual sede de la Asociación de Amigos de la Catedral.

Por la calle Leopoldo Panero, el recuerdo de la Escuela de Astorga, movimiento literario que aglutinó a una serie de personajes ilustres de la ciudad y bautizado con este nombre por Gerardo Diego. Entre otros, lo formaron Juan y Leopoldo Panero de los que aún podemos contemplar su casa y el monumento a Leopoldo en la Plaza de Eduardo de Castro, quienes escribieron innumerables poesías utilizando como fuente de inspiración el monte Teleno y la propia ciudad monumental.
Catedral retablo mayor de Gaspar Becerra. Astorga

EL SEMINARIO MAYOR


Inaugurado en 1799, fue construido según los cánones de solidez definidos por Juan de Herrera dentro de un marcado estilo neoclasicista. El interior se organizó en torno a tres patios, pudiéndose visitar la capilla del siglo XIX de estilo clasicista tanto en arquitectura como en decoración, así como la escalera de acceso a los pisos superiores, en cuyo diseño puedo participar Antonio Gaudí.

Tras el Seminario Mayor se encuentra el Paseo de la Muralla, habilitado a principios del siglo XX dentro de los actos de conmemoración del sitio de la ciudad por los franceses en 1808. Al final del mismo se encuentra el Jardín de la Sinagoga, en el lugar donde se ubicaba la antigua sinagoga de la ciudad.  Este jardín ofrece las mejores vistas tanto de los alrededores de la ciudad, como de las comarcas que la rodean. El mítico monte Teleno y las explotaciones de oro de Maragatería pueden ser vistas caminando por encima del trazado de una de las primitivas cloacas romanas, estudiada ya a mediados de siglo por don José María Luengo.

En los arrabales sobresalen la Iglesia de San Andrés, recreación del mudéjar en los inicios del siglo XX, y el convento de Santa Clara, construido en el siglo XIV.

LA IGLESIA DE SAN BARTOLOMÉ

Hasta la construcción del consistorio de la ciudad, esa iglesia fue el lugar de reunión del concejo de Astorga. Su fábrica data de finales del siglo XI, aunque las sucesivas reformas han provocado en su fachada la sensación de rotura de la simetría. La puerta ojival con frisos decorativos da acceso a una arquitectura que guarda la impronta del gótico astorgano. En el crucero se encuentra una imagen del Ecce Homo del siglo XVII y la Virgen de las Angustias de José de Rozas.
Vista general de la plaza mayor con el ayuntamiento al fondo. Astorga

EL AYUNTAMIENTO


Situado en la Plaza Mayor de la ciudad, la cual, pese a no estar cerrada, mantiene la configuración habitual de las plazas españolas. Los soportales cubriendo las tiendas y el Consistorio en una ubicación predominante. Este edificio fue construido ante la necesidad de los regidores de tener un lugar de reunión en la plaza principal de la ciudad y abandonar la primitiva de San Bartolomé. Las obras comenzaron en 1683 bajo la dirección de Francisco de la Lastra para ser terminadas en el siglo XVIII. Desde entonces se han realizado varias reformas hasta adquirir la estructura actual, culminada en 1994 según los planos de Andrés Lozano Ferreras. En el hastial, los maragatos Juan Zancuda y Colasa dan las horas del reloj desde que en 1748 fue contratada su elaboración a Bernardo Franco.

EL PALACIO EPISCOPAL


Tras el incendio de la anterior residencia episcopal en 1886, el Obispo Juan Bautista Grau Vallespinós  contrata al arquitecto Antonio Gaudí la elaboración del proyecto y posterior construcción  del actual palacio. Las obras comienzan en 1889 prolongándose por un período de tres años bajo la dirección del arquitecto catalán, pero no se van a culminar hasta 1913, de la mano ya del arquitecto Ricardo García Guereta. Pese a la función inicial de residencia episcopal, nunca ha tenido tal uso y en el año 1963 se convierte en Museo de los Caminos. La colección que alberga expone piezas pertenecientes al patrimonio eclesiástico de la Diócesis asturicense. Desde el románico hasta la actualidad, se conservan piezas de autores como Gregorio Español, Sebastián de Encalada, Demetrio Monteserín y una interesante colección epigráfica y numismática de la ciudad romana.
Palacio episcopal museo de los caminos. Astorga

EL MUSEO DEL CHOCOLATE


La elaboración del chocolate fue una de las principales industrias de esta comarca durante los siglos XVIII y XIX constituyendo hoy todavía el medio de vida de diferentes familias de la ciudad. En los siglos de esplendor, su desarrollo permitió la creación también de una serie de empresas destinadas a la fabricación de la maquinaria necesaria. Toda esta tradición queda reflejada en este museo donde además se pueden ver piezas litográficas, obsequios de las diferentes fábricas y el proceso seguido desde la artesanía hasta la mecanización.
Museo de chocolate. Astorga

RUTA ROMANA


Desde mediados de la década de los ochenta, se ha iniciado en la ciudad una dinámica de conservación de los restos arqueológicos de época romana. Todos ellos pueden ser visitados a través de esta ruta guiada por la ciudad que aproxima al visitante al pasado histórico de Astorga.

La visita comienza con el foso del campamento, situado en la mitad noroccidental del cerro. En esta excavación han sido localizados los restos del primer asentamiento de la actual ciudad de Astorga, cronológicamente ubicados en las Guerras Cántabras y fruto de la importancia del mineral aurífero en una sociedad que organiza su sistema económico en función del aureus. Para conseguir esto, la legión buscará la pacificación y control de los pueblos astures autóctonos a partir del segundo decenio antes de Cristo.

Hacia el año 40 d.C. comienza el desarrollo urbano, construyéndose edificios privados y públicos como las termas. Este tipo de construcción destinada al ocio forma parte de la estructura social imperial habiéndose levantado en Astúrica Augusta dos complejos termales cuyo uso se destinó tanto a toda la ciudad, como a grupos sociales más elevados en el caso de las Termas Menores. El estado de conservación de ambos permite ver todo el sistema de funcionamiento de los hornos, hipocaustos y estancias destinadas tanto al baño como a los masajes y otras actividades propias de éstos.

En el espacio actualmente ocupado por la Plaza Mayor se ubica el Foro, lugar de referencia política y administrativa de todas las urbes imperiales. Son varias las excavaciones que han permitido conocer su estructura, habiendo sido localizados distintos recintos, entre los que destaca el Aedes Augusti o templo al culto imperial augusteo, y la legendaria Ergástula  cuya vinculación histórica al recinto forense de la ciudad se mezcla con la leyenda de los ergástulos o presos peligrosos de Astúrica Augusta aquí encerrados para su ajusticiamiento. La construcción está realizada en opus caementitium u hormigón romano, con una estructura en la que ha quedado la impronta de la cimbra con la que se volteó la bóveda. Actualmente alberga el Museo Arqueológico municipal.

Detalle del mosaico Romano
Como ejemplo de arquitectura civil la excavación conocida como la Domus del mosaico del Oso y los Pájaros, construcción perteneciente a un alto funcionario de la ciudad desarrollándola como una de las viviendas más características al contar con una de las habitaciones decorada con el mosaico en el que se ha representado el mito de Orfeo y de un pequeño complejo termal del que se conserva parte de los hipocaustos.

Los cambios sociales y políticos del Imperio y de la ciudad romana durante los siglos III y IV vienen marcados por el cerramiento del recinto actualmente amurallado. Actualmente se conserva una parte importante del mismo, pero las continuas invasiones y destrucciones de la ciudad han hecho que los paramentos que observamos sean de fechas posteriores. Únicamente en la Puerta Romana tras el Palacio Episcopal se puede ver la estructura original y uno de los accesos a la capital del Conventus Jurídico.

Las cloacas romanas


Esta red sanitaria desarrollada en Astúrica Augusta a lo largo del siglo I d.C. se ha conservado hasta la actualidad en un estado que ha permitido su puesta en funcionamiento dentro de la actual estructura  urbana a partir del último tercio del siglo pasado. Algunos tramos, como el existente bajo el jardín de la Sinagoga, han perdido su funcionalidad pero no su morfología original, lo que permite poder visitarlas como un elemento único en todo el Noroeste Peninsular.
Cloaca romana. Astorga

LA RUTA DEL ORO


Esta visita a la comarca de la Maragatería se fundamenta en la existencia de un conjunto elevado de minas de oro y asentamientos tanto prerromanos como romanos. La existencia del mineral en la comarca maragata y, en general en todo el occidente de la provincia de León, se remonta a las culturas prerromanas. Son abundantes los restos de asentamientos astures en toda la zona, e incluso la cercanía de tesorillos y joyas en metales preciosos indican el conocimiento de los sistemas de extracción.

Sin embargo, será la romanización el causante de las fabulosas minas de oro que se pueden ver tanto en esta falda del Teleno como en las Médulas del Bierzo, siendo el fin primordial del asentamiento de Astúrica Augusta dentro de una cultura que establece como elemento diferenciador social al oro. Desde el asentamiento militar de la Legión X sobre el cerro de la actual Astorga hasta la fundación de la ciudad pasarán escasos cincuenta años destinados a la pacificación y acondicionamiento de los castros y coronas vinculados a las minas.

El esplendor de las explotaciones comenzará con la dinastía Flavia, a lo largo de los dos últimos cuartos del siglo I a.C. y se mantendrá hasta mediados del siglo III cuando comienza la decadencia imperial que obliga a las reestructuraciones administrativas y sobre todo, al cierre de muchas de las explotaciones como consecuencia de su encarecimiento.

Los vestigios de esta utilización del subsuelo de la Maragatería están patentes en puntos como la Corona de Pedredo, la Fucarona en Rabanal o los castros y canales de las faldas del Teleno, cuya vistita se complementa con el acercamiento a una de las comarcas que, quizá por su aislamiento geográfico del entorno de la provincia, mejor ha conservado sus tradiciones y costumbres.

Los maragatos ocupan una región de 400 km. cuadrados cuyo subsuelo se vio alterado por las mencionadas explotaciones, lo que permitió el desarrollo de otras actividades como la arriería, principal medio de vida entre los siglos  XVII al XIX. Sus mercancías procedían mayoritariamente de los puertos gallegos, receptores de los productos indianos para llevarlos hasta la capital pasando periódicamente por la Maragatería, punto en el que confluían el Camino de Santiago con las principales rutas de arriería como eran el Camino Gallego y la Vía de la Plata. Su estancia permitió el nacimiento de otras actividades preindustriales como la elaboración del chocolate con el cacao procedente de América y los textiles que luego darán lugar a las dos principales industrias comarcales tras la decadencia del trajín de las mercancías por el surgimiento del ferrocarril.

Fucochicos en Astorga
Estas formas de vida generarán una arquitectura específica destinada a la recua o caravana de mercancías, caracterizada por grandes viviendas con accesos amplios para el paso de los carros al patio en torno al que se organiza toda la vivienda. Normalmente ésta se muestra muy cerrada al exterior para paliar las inclemencias del clima y se cubre bien con teja o bien con paja de centeno majada en función de la riqueza del propietario. Los mejores ejemplos se pueden ver en Castrillo de los Polvazares. Santa Colomba de Somoza o Santiago Millas, donde se encuentra la inacabada urbanización arriera del Maragato Cordero.

Junto a la arquitectura civil, la vida religiosa y la nobleza del marquesado han quedado patentes en pueblos como Turienzo de los Caballeros, en el cual se conserva el torreón del castillo y uno de los mejores ejemplos de arquitectura románica eclesiástica. También los encontramos en Lagunas de Somoza y Rabanal del Camino, éste último referencia obligada de los peregrinos antes de cruzar el puerto de Foncebadón, cuyas leyendas e incierto origen han conservado tradiciones como la ofrenda de pequeñas piedras en la Cruz de Ferro.

LA GASTRONOMÍA


La especialidad por excelencia de la Maragatería es el Cocido Maragato. Se compone de nueve carnes diferentes, garbanzos, verdura, sopa y postre a base de natillas con bizcocho o mantecadas. Su principal peculiaridad la constituye la forma de comerlo, empezando por las carnes para terminar por las sopas y los postres.

Gastrónomia cocido Maragato. Astorga
Puede degustarse en prácticamente todos los restaurantes de la ciudad de Astorga y en los principales pueblos de la Maragatería como Castrillo de los Polvazares, Santiago Millas, Rabanal del Camino o Luyego de Somoza.

Otras especialidades gastronómicas son el Congrio al Ajo Arriero, el Morcillo, la Cecina de Vaca y las diferentes carnes procedentes de la montaña del Teleno.

LAS FIESTAS

LA SEMANA SANTA

Declarada de interés turístico regional, supone un gran atractivo turístico dado la calidad de la imaginería con la que cuenta tanto contemporánea como de los siglos XVII al XIX, pertenecientes a escultores como Gregorio Español. Constituyen un  conjunto de siete cofradías que desarrollan un total de catorce precesiones entre el Viernes de Dolores y el Domingo de Resurrección.
Procesión del encuentro en la plaza mayor. Astorga

MUSEO DE LA SEMANA SANTA


Toda la imaginería procesional antes citada se encuentra ubicada de forma independiente en cada una de las parroquias urbanas de las que dependen las diferentes cofradías, así como en el Palacio Episcopal de Antonio Gaudí. El Museo, perteneciente a la Cofradía de la Santa Veracruz y Confalón de Astorga, muestra su patrimonio entre la que se puede destacar el Cristo Yacente y articulado de Gregorio Español (primer tercio del siglo XVII); el paso de la Cruz Dorada, portadora del Lignum Crucis; el “Atado a la Columna” y el Crucificado como imágenes titulares de la Cofradía desde el siglo XVI; la talla del Nazareno procesionada por la Hermandad de los Caballeros del Silencio, y un conjunto de imágenes procedente de diferentes talleres mediterráneos.

EL CIRCO ROMANO


Dentro de las actividades de la semana de fiestas de la ciudad de Astorga, y normalmente a lo largo de la última semana de Agosto, tiene lugar esta actividad dedicada a rememorar un día en la ciudad romana de Astorga. Este sábado comienza con el Mercado Romano, punto de reunión de mercaderes ataviados con la indumentaria y los productos propios de la vida de Astúrica Augusta, para luego dar paso a los juegos en el recinto de la Plaza de Toros, donde el César de Astúrica Augusta dirige las pruebas en las que compiten romanos y astures por la hegemonía de la ciudad.

Todos los actos concluyen con una Cena Romana, sobre triclinios y con un menú apropiado a la época antes de iniciar la Noche Larga de despedida de las fiestas de la ciudad

Recreación del circo romano de Astúrica Augusta. Astorga
SÁBADO DE PIÑATA

La celebración del carnaval en la ciudad de Astorga tiene lugar el Sábado de Piñata, primer sábado después del Miércoles de Ceniza. La fiesta se inicia con el pregón en la Plaza Mayor que da paso al desfile de grupos y charangas. Tras él se inician las diferentes verbenas y fiestas de disfraces que se extienden a lo largo de la noche. El fin de semana concluye con la quema de la Piñata el domingo por la noche.

Dónde alojarte en León
AC Hotel Ponferrada
Ponferrada


Tipo de viaje
Guárdame en el móvil