Aranjuez, ciudad cortesana
Madrid
El Real Sitio de Aranjuez, en el sur de la Comunidad madrileña, cuenta con uno de los conjuntos, tanto artístico como monumental, más importante de España. Fue designado Real Sitio por los Reyes Católicos.
Els Blaus de Roses

madrid, aranjuez, ciudad cortesana

ARANJUEZ. MINI GUÍA.

El Real Sitio de Aranjuez, en el sur de la Comunidad madrileña, cuenta con uno de los conjuntos, tanto artístico como monumental, más importante de España. Aranjuez fue designado Real Sitio por los Reyes Católicos, quienes solían acudir frecuentemente para pasar temporadas de descanso. Pero fueron los Reyes de la Casa de los Austrias los que comenzaron la edificación de palacios y jardines. En época de Felipe II se levantó el Cuarto Real, destruido en 1665 en un incendio, y se inauguró el primer Jardín Botánico. La dinastía de los Borbones también demostró un especial favoritismo por el Real Sitio. Felipe V, en agradecimiento al pueblo de Aranjuez por su apoyo en la guerra de Sucesión, lo convirtió en núcleo cortesano y construyó algunos de los más artísticos parques, monumentos, jardines e iglesias. El máximo esplendor de Aranjuez como lugar de recreo de la Corte llegó con los reinados de Carlos III y Carlos IV. Es entonces, en la segunda mitad del siglo XVIII, cuando se amplía el Palacio Real, se completa el jardín del Príncipe y se edifica la Casita del Labrador.

Aranjuez representa la voluptuosidad de vivir, en contacto inmediato con las galas terrenales. Grandes artistas han reflejado ese resplandor, rodeado de gracia y belleza, en sus obras. Es el caso del pintor catalán Santiago Rusignol, o del gran músico Joaquín Rodrigo, que aún siendo ciego intuyó la magia de los jardines y palacios de Aranjuez y la transformó en notas musicales, las del "Concierto de Aranjuez", conocido, como su autor, en todo el mundo.

Aranjuez está situado en el valle que forman las cuencas de los ríos Tajo y Jarama, y este privilegiado asentamiento da lugar a que en su vega se produzcan excelentes frutas y hortalizas, entre las que ocupan un puesto de honor las fresas, cuyo exquisito sabor les ha proporcionado una gran fama, y los espárragos, que aquí se dan con generosidad. La suma de las bellezas creadas por la naturaleza y aquellas derivadas de la inspiración del hombre hacen de Aranjuez un lugar hermoso y risueño en cualquier época del año, acogedor y bien preparado para recibir a sus numerosos visitantes.

EL PALACIO REAL

Los planos iniciales fueron obra de Juan Herrera, el arquitecto de El Escorial, pero la realización definitiva la hizo Santiago Bonavia, por encargo de Femando VI. El edificio, de piedra blanca y ladrillo, es de estilo barroco. Al principio, sólo se construyó el cuerpo central y después, durante el reinado de Carlos III, fue cuando el arquitecto Francisco Sabatini, autor de la Puerta de Alcalá y los jardines del Palacio de Oriente de Madrid, incorporó al Palacio Real de Aranjuez las dos alas laterales que lo completan. En el Ático que  remata la fachada principal pueden verse las estatuas de los Reyes Felipe II, Felipe V y Femando VI. Una majestuosa  escalera es el comienzo de una serie de sucesivas estancias en que el arte del siglo XVIII alcanza las más exquisitas calidades. La Saleta de la Reina, la Antecámara de Música, la Cámara, el Anteoratorio, el Oratorio, el Salón del Trono, el Despacho de la Reina. A continuación, un despliegue de las extravagancias dieciochescas, en una de las salas más hermosas del palacio: la Sala de las Porcelanas o de la China. Su bóveda y sus paredes están completamente revestidas con piezas, perfectamente acopladas, de porcelanas de la Fábrica del Buen Retiro. Sigue el recorrido por el Dormitorio y el Tocador de la Reina, el Salón de Baile, el Comedor de Gala, la Cámara del Rey, el Gabinete Árabe, etcétera.

Muy cerca del Palacio se halla la Iglesia de San Antonio, en la plaza del mismo nombre. Tiene pórtico de línea curva, rematado con un frontón triangular y balaustrada de piedra. Data del siglo XVIII y es obra de Isidro González Velázquez y Santiago Bonavia.
El horario de visita del Palacio Real es: - Otoño-invierno: 10,00 – 17,15. – Primavera-verano: 10,00 – 18,15. Cerrado los lunes.

LOS JARDINES: VERDE ESPLENDOR 

La constante de Aranjuez, su maravilloso color logra en los jardines su máxima expresión El trazado actual, fascinante por su belleza, es la consecuencia de más de dos siglos de esfuerzos en busca de la perfección. El cambio continuo de los tonos, en cada estación: primavera, verano, otoño e invierno crea, por momentos, diferentes matices dentro de la constante cromática.

El Jardín del Príncipe, ciento cincuenta hectáreas, ofrece al visitante gran variedad de especies de árboles: fresnos, tilos, plátanos, chopos, álamos... Muchos de los árboles que se encuentran aquí fueron traídos de América por expreso deseo de Carlos IV. El paseo entre sus espaciosas calles, sumergidas en el silencio, es una auténtica delicia. Estanques, fuentes, cenadores, templetes y estatuas conforman un compendio artístico extraordinario. Dentro de este jardín, aproximadamente a media hora de paseo, se encuentran también la Casa del Labrador y la Casa de Marinos.

El Jardín de la Isla, hermoso espacio verde que se extiende junto al Palacio y está bordeado por el Tajo, cuenta con un estupendo arbolado, avenidas de amplio trazado y numerosas fuentes de piedra y mármol dedicadas a personajes y escenas mitológicas. El jardín del Parterre precede al Palacio y sirve de escenario a la monumental Fuente de Hércules, obra de Isidoro González Velázquez, uno de los artífices de Aranjuez. El horario de visita de los jardines es de las 10 de la mañana hasta la puesta del sol, todo el año.

CASA DEL LABRADOR

Construida en estilo neoclásico y al fondo del Jardín del Príncipe se encuentra la Casa de Labrador, palacete que resume toda la grandeza y refinamiento de la dinastía borbónica. Fue realizada también por Isidro González Velázquez, para los Reyes Carlos IV y María Luisa de Parma. Tiene tres plantas y estaba principalmente destinado a las fiestas de la Corte. Su decoración interior mezcla, junto al estilo neoclásico, otras tendencias de moda en la época: imperio, pompeyano y rococó, por mencionar unos pocos. Entre sus diversas salas y estancias destaca el Gabinete de Platino, habitación de uso privado de la Reina adornada de nobles maderas con incrustaciones de oro y platino. En la realización de esta preciosa ornamentación estuvieron implicados los decoradores franceses Fontaine y Perder.

El horario para visitar la Casa del Labrador y la de Marinos es el mismo que el del Palacio.

CASA DE OFICIOS Y CABALLEROS CASA DE INFANTES Y CASA DE MARINOS 

Las dos primeras bordean la plaza de San Antonio, a la que abren sus bellos soportales. Su función era dar alojamiento a servidores y visitantes de la Corte. La Casa de Oficios y Caballeros es obra de Juan de Herrera, mientras que la Casa de Infantes fue realizada por Juan de Villanueva.

La Casa de Marinos se encuentra emplazada en el interior del inmenso recinto del Jardín del Príncipe. En sus comienzos se utilizaba como albergue, para los marinos pertenecientes a la "Escuadra del Tajo". En la segunda mitad de este siglo ha sido reedificada y, actualmente, su interior acoge el Museo de Falúas. 

EL HOSPITAL DE SAN CARLOS Y EL CONVENTO DE SAN PASCUAL 

Carlos III ordenó la edificación del hospital, para que los servidores de palacio tuvieran atención médica. Tiene una sencilla portada de ladrillo, realzada por un frontón triangular incrustado en un arco. En la actualidad, el Hospital de San Carlos funciona como sede de diversas dependencias municipales y acoge los fondos, del Archivo Histórico de Aranjuez.

El Convento de San Pascual, que se alza frente al hospital, fue realizado por el arquitecto Francisco Sabatini entre 1765 y 1770. En la fachada neoclásica, terminada en dos torres, destacan el juego de columnas y pilastres, y el frontón de la corona. 

IGLESIA DE ALPAJES O DE LA VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS 

Históricamente pasa por ser el templo más antiguo del Real Sitio y en él hay que destacar la soberbia ventana sobre la que luce el escudo de Carlos II con el Toisón. La fachada es muy sencilla, en ladrillo, y lo más interesante del exterior son los adornos, en piedra blanca. 

ULTIMO RECORRIDO A LA CIUDAD ANTIGUA

En Aranjuez la grandilocuencia de los monumentos no nos debe impedir ver el resto, porque el casco viejo, la ciudad antigua, también merece una visita. La guinda del viaje al Real Sitio será haber conocido también lugares como el Mercado, un interesante ejemplo de la arquitectura de hierro, construido a mediados del siglo XIX, o el edificio de los Juzgados, erigido en el siglo XVIII. Tampoco debemos olvidar el Teatro, edificado en 1767, ni la Plaza de Toros, creada en 1791 y reconstruida en 1829, tras un arrasador incendio. 

COMO LLEGAR A ARANJUEZ. DE LA CARRETERA AL “TREN DE LA FRESA” 

Situado a 47 kilómetros de Madrid por la carretera N-IV, o carretera de Andalucía, y a 46 kilómetros de Toledo por la carretera N-400, que se toma a 5 kilómetros de esta población. En autobús hay varias líneas que unen Aranjuez con Madrid. Existen enlaces por ferrocarril con las líneas Madrid-Valencia, Madrid-Murcia, Madrid-Gandía, Madrid-Cartagena, Madrid-Cádiz, Madrid-Málaga, Madrid-Puente Genil, Madrid-Algeciras, Madrid-Granada y Almería, Algeciras-Irún y Madrid-Toledo-Cuenca-Alcázar de San Juan.

Para los nostálgicos es inevitable recordar el “Tren de la Fresa”, que une todos los fines de semana de abril a octubre, Aranjuez con Madrid. Este tren es una réplica exacta de aquel que inaugurara la segunda línea férrea del país, Madrid-Aranjuez, en 1815, durante el reinado de Isabel II, por iniciativa del Marqués de Salamanca. 

ALOJAMIENTOS

En Aranjuez hay oferta hotelera para todo tipo de bolsillos: un par de hoteles de tres estrellas, varios hostales, alguna pensión y un camping, el «Soto del Castillo», abierto todo el año. Está en el kilómetro 46,8 de la carretera de Andalucía, es de primera categoría y tiene capacidad para 800 personas.

FIESTAS POPULARES

De Primavera.- En los días que preceden al 30 de mayo, día de su patrón San Femando, se desarrolla una interesante muestra de alfarería y cerámica de Aranjuez, los típicos encierros, corridas de toros y Feria agrícola/industrial.

Fiestas populares de Septiembre. "Fiestas del Motín" declaradas de Interés Turístico Nacional.- Esta celebración tiene su origen en las antiguas fiestas de ganado y fin de la cosecha. Declaradas de interés turístico. Conciertos, verbenas, feria taurina y la tradicional representación, de los vecinos del lugar, del «Motín de Aranjuez», en memoria del acto de rebelión que protagonizó el pueblo, el 19 de marzo de 1808, contra Godoy, que ocasionó la abdicación de Carlos IV en favor de Femando VII.

Carnaval.- Cada año en la fecha correspondiente. El popular «pelele», murgas, bailes de disfraces y desfiles de carrozas.

Dónde alojarte en Madrid





Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil