Aragón, lánzate a la aventura más natural
Aragón- España
Visita Aragón con olfato para poder ras­trear una rica historia cuyas huellas permanecen frescas. Todavía se conservan monumentos megalíticos, pinturas rupestres y po­blados ibéricos. Paisajes llenos de vida te harán sentir que estás en un cuento
Els Blaus de Roses

aragón- españa, aragón, lánzate a la aventura más natural

VISITA ARAGÓN CON TODOS LOS SENTIDOS


LO MÁS NATURAL

VISITA Aragón con naturalidad, sus lagos y verdes praderas de alta montaña, valles paradisíacos como los de Ansó, Hecho, Aragüés del Puerto, Tena, Benasque u Ordesa, sierras boscosas e intrincados cañones y barrancos como los de Guara o Beceite junto a estepas áridas y secas en Belchite o llanuras irrepetibles. 

Paisajes llenos de vida poblados por osos, buitres, que brantahuesos o las grullas que, cada año, vienen a repo­ner fuerzas a la Laguna de Gallocanta. También hay ca­mellos y bisontes, pero son importados. Los primeros te levan de paseo por el desierto de Los Monegros. Los se­gundos pastan alegremente en el Parque Faunístico de "Lacuniacha", creyéndose que están en Canadá.

EL PLACER DEL ESFUERZO

VISITA Aragón con vista. Aquí se encuentra el pico más alto de los Pirineos, el Aneto. Mide 3.404 metros. Casi igual de crecidos el Posets y Monte Perdido. Puedes lanzarte a la aventura.

Alpinismo y escalada pero también senderos, paseos a caballo, piragüismo, rafting o descenso de cañones. Hay más y todo el año. Espe­leología, golf, deportes aéreos, patinaje sobre hielo, orientación, mushing o esquí en todas sus versiones. Sube la mirada para admirar los rojizos Mallos de Riglos o los paredones de los Órganos de Montoro, sigue las formas caprichosas que describen los galachos del Ebro y refléjate en las delicadas Grutas de Cristal de Molinos. En Aragón, encontrarás el deportista que llevas dentro. Y si no lo llevas, tienes unos estupendos balnearios donde tumbarte a la bartola y dejar que te mimen.

PASADO MILENARIO

VISITA Aragón con olfato para poder ras­trear una rica historia cuyas huellas permanecen frescas. Todavía se conservan monumentos megalíticos, pinturas rupestres y po­blados ibéricos. De la época romana, quedan puentes, grandes obras hidráulicas, mausoleos y sólidas murallas. La impronta del Islam podemos admirarla, especialmente, en el Palacio de la Aljafería de Zaragoza y en la ruta de los monumentos mudéjares que salpican Aragón.

Durante el siglo XI, se edificaron por todo el Serrablo pequeñas iglesias románicas con influen­cia mozárabe. El reino cristiano de Aragón data de la Edad Media. El símbolo de su nacimiento es el Monasterio de San Juan de la Peña, cerca de Jaca. Aragón nace como entidad política en el siglo XI, se consolida en el XII y alcanza su plenitud siendo Corona de Aragón con Jaime I.

Lleno de historia, el Camino de Santiago. Por esta Comunidad, discurren varios trayectos tranquilos y llenos de belleza. El Francés, el tradicional, el más usado y mejor conservado; el Catalán que se ex­tiende de este a oeste; el Valenciano y el del Maes­trazgo, que ascienden por dominios turolenses. No hay que olvidar el Camino Jacobeo del Ebro y la en­trada más antigua que atravesaba los Pirineos por el puerto de El Palo.

Esta tierra cuenta con un patrimonio artístico mi­lenario. Del románico al barroco, pasando por el esplendor del gótico, el mudéjar o el renaci­miento. Todos los estilos confluyen en la Catedral de San Salvador, La Seo de Zaragoza. Está en la misma plaza que la Basílica del Pilar, lugar fre­cuentado por cientos de palomas y centro neurál­gico para todos los turistas que se asoman por la capital aragonesa.

CON TODOS LOS SENTIDOS

VISITA Aragón con pasión. Degusta la Semana Santa turolense de la Ruta del Tambor y del Bombo pero no te olvides de las alegres y tradicionales fiestas patronales cuyo máximo exponente son las del Pilar de Zaragoza. El día 12 de octubre, se celebra la ofrenda de flores. Millones de rosas y claveles ofrecidos por gente de todo el mundo sirven para tejer ese día el manto de la Virgen. Pero hay otras fiestas con sabor como la del Tossino o el Cipotegato, Jueves Lardero, San Valero o el Primer viernes de mayo. Todo el año y en todos los rincones, te esperan las propuestas de los aragoneses: festivales, exposiciones, teatro, conciertos. Os contarán mágicas leyendas como la de los Amantes de Teruel, Diego e Isabel, que murieron rendidos por un amor imposible. Os invitan a vivirla en primera persona, en el mes de febrero, inmersos en la época medieval. Otros tiempos llenos de encanto.

Visita Aragón con gusto. Prueba migas de pas­tor, ternasco asado, cardo, borraja o crespillos. El jamón y aceite de oliva, longaniza, miel, me­locotón... cautivan los sentidos. Gastronomía sincera, amorosa y sin afeites que conquista to­dos los estómagos. Ven y pruébala, regada con los ricos y variados vinos de nuestras Denomi­naciones de Origen. Ya lo sabes. Visita Aragón, otro mundo.

Dónde alojarte en Zaragoza


Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil