Andorra, su cultura
Andorra
Como el resto de los Pirineos, Andorra se encuentra en un lugar de paso, de confluencias y de intercambios que han favorecido la fusión de las influencias foráneas con la tradición artística local.
Els Blaus de Roses

andorra, andorra, su cultura

Historia de Andorra

Según la leyenda, Carlomagno fundó Andorra el año 805 en reconocimiento por la ayuda prestada por sus habitantes contra los sarracenos, pero el primer documento que se conoce sobre el país es el Acta de consagración de la catedral de Santa Maria d’Urgell (839), que menciona las parroquias de Andorra como un feudo de los condes de Urgell. A mediados del siglo X, el dominio de diferentes señores laicos y eclesiásticos influyó en la aparición de algunas fortalezas, torres e iglesias que aún hoy perduran en el territorio. Durante el siglo XI, el poder de los obispos de Urgell se extendió progresivamente sobre Andorra, hasta que en 1133 se reconvirtió en señoría eclesiástica.

Fachada antigua
En el siglo XIII se inició un período de luchas y hostilidades entre los obispos de Urgell y los condes de Foix para conseguir la soberanía de Andorra, que finalizó con la firma de dos sentencias arbitrales denominadas Pariajes (1278 y 1288) entre el obispo de Urgell, Pere d’Urg, y el conde de Foix, Roger Bernat III. La firma del primer pariaje (1278) establecía las bases de la soberanía compartida: nacía el Principado de Andorra. El segundo pariaje (1288) complementaba el primero y regulaba otras obligaciones, como la administración de justicia y el servicio militar. El pacto se mantuvo en el tiempo con transformaciones importantes, hasta el punto que la Constitución de Andorra recoge el sistema de coprincipado, con el obispo de Urgell y el presidente de la República Francesa como copríncipes de Andorra, en igualdad y a título personal.

En el transcurso del siglo XV, los condes de Foix se convirtieron en soberanos de Navarra y en el año 1589 Enrique IV, rey de Navarra y conde de Foix, vizconde de Bearn y señor de Andorra, se convirtió en rey de Francia, por lo que unió a la corona los derechos de conseñorío de los condes de Foix. En el año 1793, debido al origen feudal de los vínculos que unían Andorra con Francia, los republicanos franceses se negaron a mantener relaciones con los andorranos. En el 1806, Napoleón restableció la tradición feudal y los derechos de conseñorío de Francia sobre el Principado de Andorra.

En el año 1419, se creó el Consell de la Terra como primera forma parlamentaria con la finalidad de resolver los problemas de la comunidad. Oficialmente, y desde 1702, el Consell General ha evolucionado en los ámbitos de la regulación administrativa, política, jurisdiccional y legislativa.

En la segunda mitad del siglo XIX, la denominada Nueva Reforma (1866) aportó cambios sustanciales en los terrenos político y administrativo, entre los que destacan la atribución del derecho de voto a todos los cabezas de casa y el aumento del poder del Consell General.

La posición fronteriza de Andorra ha sido un factor determinante en su proceso de crecimiento y de modernización. Una frontera que conoció nuevas realidades a raíz de la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial, a partir de las cuales el país desarrolla una actividad comercial basada en el tránsito de mercancías y de divisas. Progresivamente, el Principado inició un particular proceso de adaptación y de cambios que evolucionaron hacia la Andorra turística y financiera que se conoce hoy.

En el año 1981, con la creación del Consejo Ejecutivo, se iniciaron importantes reformas para el Principado de Andorra, que culminaron con la entrada en vigor el 14 de marzo de 1993 de la primera Constitución de Andorra, que convierte al Principado en un estado independiente, de derecho, democrático y social, y estableció la nueva definición de competencias de las instituciones. El 28 de julio de 1993, Andorra se integró en la ONU, hecho que significa el reconocimiento internacional del país. Asimismo, el Principado forma parte de otros organismos internacionales, como el Consejo de Europa desde 1994.

Iglesia y huerto
Iglesias y monumentos

Como el resto de los Pirineos, Andorra se encuentra en un lugar de paso, de confluencias y de intercambios que han favorecido la fusión de las influencias foráneas con la tradición artística local. Las iglesias emblemáticas del Principado se ponen al alcance del visitante por su valor singular como monumento o conjunto arquitectónico y son una oportunidad auténtica y única de acercarse a la historia y a la cultura del país.

El arte prerrománico y el románico son las manifestaciones artísticas que perduran más tiempo en el Principado, mientras que en otros lugares de Europa se imponen otros estilos arquitectónicos. El románico andorrano os habla de la formación de las comunidades parroquiales, de las primeras relaciones de poder, de la fascinación por el misterio y por lo inexpresable. Arquitectónicamente, las iglesias prerrománicas y románicas se caracterizan por ser construcciones sencillas, de pequeñas dimensiones y de ornamentación sobria y sin pretensiones, pero mantienen las premisas básicas de este estilo que se despliega entre los siglos XI y XII y permite seguir una evolución desde que se concibe como estilo hasta que adquiere las formas bien desarrolladas del románico pleno.

Iglesia de Sant Joan de Caselles

El edificio está fechado entre los siglos XI y XII y sigue el esquema arquitectónico característico de las iglesias románicas de Andorra: nave rectangular con cubierta de madera, ábside semicircular y campanario de estilo lombardo. Conserva dos porches, construidos probablemente entre los siglos XVI y XVII.

En el interior se pueden ver vestigios de una majestad románica de estuco del siglo XII rodeada de una escena pictórica mural que representa la crucifixión con Longinos y Stephanon acompañados por el Sol y la Luna.

Detrás de la reja del altar se conserva un retablo del siglo XVI de gran calidad artística con influencias del Renacimiento italiano y germánico, donde aparecen escenas de la vida y el martirio de San Juan, autor del Apocalipsis y patrón de la iglesia.

Justo a los pies del templo se encuentra el Museo de las dos ruedas, donde se puede admirar la historia de la motocicleta desde comienzos del siglo XX.

Iglesia de Sant Serni de Canillo

La iglesia de Sant Serni fue construida entre 1758 y 1768 bajo la dirección de los maestros de casas Pere Moles y Francesc Porta de la Seu d’Urgell.

Gracias a la excavación arqueológica de la nave central sabemos que, con anterioridad, ya había una iglesia dedicada a san Serni, mencionada por primera vez en 1099.

En el interior se conservan un crucifijo de estilo gótico de finales del siglo XIV realizado en madera policromada y un retablo barroco dedicado a Sant Cerni, obispo de Tolosa (siglo III), que destaca por la talla de madera policromada y la técnica de pintura sobre una tabla. En el exterior y en la entrada del templo se conserva una pila bautismal, reconvertida en una fuente.

La iglesia forma parte del núcleo antiguo de Canillo. Un paseo por la zona os permitirá descubrir las casas más singulares de este pueblo.

Santuario de Nostra Senyora de Meritxell

El santuario está formado por un conjunto de elementos patrimoniales: la antigua iglesia románica, el nuevo santuario y un camino real con oratorios y un crucero.

La antigua capilla dedicada a santa María, patrona de Andorra, experimentó una transformación importante durante el siglo XVII. En 1972 se incendió y fue rehabilitada en 1994. Actualmente acoge la exposición permanente Meritxell memòria, que muestra la historia de la devoción del pueblo andorrano por su patrona.

El santuario nuevo es un templo proyectado por el arquitecto Ricard Bofill (1976). Esta construcción ecléctica sintetiza la obra del hombre y el paisaje que la rodea. En el altar se muestra una reproducción de la talla románica de la Mare de Déu de Meritxell.

Conjunto histórico de les Bons

El conjunto histórico de les Bons está formado por la iglesia de sant Romà (siglo XII) y un depósito de agua con circuito de irrigación excavado en la roca; los vestigios de una casa fortificada testimonio de la arquitectura civil (siglo XVII) y dos palomares de época moderna.

La iglesia, dedicada a San Román, es de origen románico, de nave rectangular única con ábside semicircular de estilo lombardo. A lo largo del tiempo se han realizado varias modificaciones, como la construcción del soportal (siglo XVI).

En el interior se conserva la mesa de altar de piedra, reproducciones de las pinturas románicas del Maestro de Santa Coloma (siglo XII) que representan la visión apocalíptica de San Juan y pinturas de tradición gótica con diversas iconografías (siglo XVI).

El conjunto histórico os invita a disfrutar de un paseo por las calles y callejones del pueblo de les Bons, que conserva todo el encanto de las construcciones del pasado y que cuenta con un plan de protección de la arquitectura tradicional desde 1997.

Iglesia de Santa Eulàlia
Iglesia de Santa Eulàlia

Tiene el campanario de estilo románico lombardo más alto de Andorra: ¡23 m de altura!

La iglesia parroquial de origen románico conserva aún una parte de la arquitectura original. El edificio fue ampliado y modificado en varias ocasiones durante los siglos XVII y XX. El campanario torre es el más alto de estilo románico lombardo del país, de 23 m de altura y se construyó después de la iglesia, hacia la segunda mitad del siglo XI.

El ábside románico fue derribado en 1924 y solo se conserva la planta en el interior de la iglesia actual. El soportal es del siglo XIV. Destacan la pila bautismal románica, decorada con arcuaciones y flores de lis, tres retablos barrocos de los siglos XVII y XVIII y la nueva vidriera, obra del artista de Encamp Agustí Rios. El bufete de arquitectura Bohigas-Martorel-MacKay lideró las reformas entre 1988 y 1989 y creó una plaza que comunica con la ampliación de la nave y agranda la estructura del edificio para ubicar en él el nuevo centro parroquial.

Después de visitar Santa Eulàlia, podéis disfrutar de un paseo por el núcleo antiguo de Encamp, descubrir el arte religioso de la zona con la visita al Museo de Arte Sacro o visitar el Museo Nacional del Automóvil.

Iglesia de St Corneli y St Cebrià

Iglesia parroquial construida inicialmente en época medieval y remodelada considerablemente entre los siglos XVII y XIX. En el interior se encuentra la talla románica de la Madre de Dios de madera policromada de finales del siglo XI y principios del XII. Esta virgen tiene la particularidad de ser una de las más pequeñas del Principado, con tan solo 44 cm de altura.

También se conservan cinco retablos barrocos (siglos XVII y XVIII), dedicados a los patrones de la iglesia. Todas las rejas de la iglesia están fechadas entre los siglos XVII y XIX y fueron producidas en las fraguas de Ordino, propiedad de las familias de las casas más influyentes de la zona, como la casa Rossell y la casa de Areny-Plandolit.

En el exterior, justo en la plaza, se encuentra un comunidor de dimensiones reducidas que se utilizaba para las ceremonias de protección contra tempestades.

En Ordino podéis disfrutar de un agradable paseo por el núcleo antiguo del pueblo y visitar alguno de los museos de la parroquia, como la Casa de Areny-Plandolit, único ejemplo de casa señorial de los valles de Andorra, y el Museo Postal, que guarda la colección de sellos del país.

Iglesia de Sant Martí de la Cortinada

Las rejas de hierro forjado son un claro ejemplo de la industria del hierro en el valle.

Iglesia románica del siglo XII con ampliaciones del siglo XVII y XVIII. Conserva las pinturas murales realizadas por el Maestro de la Cortinada a finales del siglo XII.

En época barroca la iglesia se amplió: se cambió la orientación de la nave y el nuevo altar mayor se decoró con un retablo de madera policromada del siglo XVII dedicado al patrón de la iglesia. En las capillas laterales también encontraréis retablos barrocos dedicados a la Madre de Dios, a San Antonio Abad y a la Virgen del Roser.

Las rejas de hierro forjado, el mobiliario de madera del siglo XVII y el carrillón o el confesionario son otros elementos importantes de la iglesia.

Alrededor de la iglesia se pueden admirar otros elementos de la arquitectura civil, como la muela y la serrería de Cal Pal, como ejemplo de la pequeña industria tradicional, o la casa solariega de Cal Pal con el singular palomar blanco.

Iglesia de Sant Climent de Pal

El pueblo de Pal es uno de los conjuntos rurales más bien conservados de Andorra y forma parte de un plan especial de protección de la arquitectura tradicional desde el año 1997.

La iglesia, exponente más relevante del conjunto, data de finales del siglo XI, principios del siglo XII con ampliaciones de época moderna. La planta es de nave rectangular y conserva una parte importante de los muros románicos. El ábside actual es cuadrado (siglos XVII y XVIII) y sustituyó al original románico.

El campanario de estilo lombardo tiene tres pisos de ventanas geminadas. Las del piso superior son ventanas geminadas dobles, únicas en Andorra. En el interior se conserva una pila bautismal de granito, una talla románica de la Virgen del Remedio (siglo XIII), dos cruces procesionales de madera policromada y un retablo dedicado al papa san Clemente, santo titular de la iglesia (1709).

Existe también la posibilidad de visitar el Centro de Interpretación Andorra Románica, donde descubriréis la evolución del arte románico en los valles de Andorra.

Iglesia de Sant Cristòfol d’Anyós

La iglesia está ubicada en la parte más alta del pueblo de Anyós y fue construida estratégicamente en un pequeño altiplano desde donde se controla visualmente la entrada al valle de Escaldes-Engordany y los núcleos de Sispony, la Massana e incluso Ordino. El edificio es del siglo XII y conserva parte de la estructura románica de origen, que está compuesta por una construcción muy pequeña, a pesar de que con el paso de los años se ha ampliado y modificado.

Hasta los años treinta del siglo XX, el interior estaba decorado con pinturas murales románicas que fueron arrancadas. Actualmente se encuentra una representación de la Santa Cena, de época franco-gótica, rodeada de pinturas del siglo XIII que representan el pesaje de las almas por san Miguel y la representación de san Cristóbal. También se puede contemplar un retablo del siglo XVI consagrado a sant Cristòfol, patrón de la iglesia, que representa varias escenas de la vida y milagros del santo.

Después de Sant Cristòfol, no os podéis perder la visita de la Casa Rull, un ejemplo de casa solariega del siglo XIX en Sispony o de La Farga Rossell en la Massana, donde descubriréis la industria del hierro en los valles de Andorra.

Iglesia de Santa Coloma

El único campanario redondo de estilo lombardo de Andorra

Edificio de origen prerrománico con una nave de planta rectangular cubierta con andamios de madera y un ábside cuadrangular. En el siglo XII se añade un campanario lombardo de planta circular, uno de los pocos ejemplares de estas características en los Pirineos.

El edificio estaba decorado con pinturas murales románicas del siglo XII realizadas por el Maestro de Santa Coloma. Estas pinturas salieron del país en el año 1930 y el Gobierno andorrano las recuperó en 2007. Actualmente, dentro de la iglesia solo queda el Agnus Dei flanqueado por dos ángeles y la decoración geométrica que enmarca el arco ultrapasado.

En la iglesia se conserva una talla de madera policromada de la Virgen del Remedio (siglos XII-XIII) y un retablo barroco (siglo XVIII), bajo la advocación de Santa Coloma, patrona de la iglesia.

El emplazamiento del templo os permite disfrutar del núcleo antiguo de Santa Coloma, donde descubriréis construcciones tradicionales, así como la Torre dels Russos, proyectada por César Martinell, Martinell, de estilo modernista, uno de los ejemplos de la arquitectura del granito en Andorra.

Iglesia de Sant Esteve

Edificio de origen románico (siglo XII) con importantes modificaciones durante el siglo XX. Del período románico se conserva el ábside semicircular, donde se representaban las pinturas murales románicas que actualmente se encuentran repartidas en el Museo Nacional de Arte de Cataluña y dos colecciones privadas. Las bodas de Caná, la imagen de un toro alado, y El Cristo delante de Pilatos son algunos de los fragmentos del conjunto pictórico conservado en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

En el interior del templo se conserva una viga de madera policromada del mismo período y dos retablos de época barroca. También destaca el Cuadro de las almas del siglo XVIII. Desde el exterior se observa el ábside semicircular románico que conserva la decoración lombarda de origen. La restauración del templo la dirigió en 1940 el arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch, que remodeló el campanario y la entrada lateral actual.

La iglesia se halla en el centro histórico de la capital, donde descubriréis ejemplos de la arquitectura tradicional y elementos singulares de la arquitectura del granito, como el antiguo edificio Xavier Maestre (Clínica Vilanova), actualmente un edificio comercial que acoge diversas oficinas.

Casa de la Vall
Casa de la Vall

La Casa de la Vall es la antigua sede del Consell General: el parlamento de Andorra. Se trata de un edificio emblemático por su significación histórica. En 1419 se ratificó una organización interparroquial, denominada Consell de la Terra, que se convirtió posteriormente en el Consell General de les Valls d’Andorra.

La casa se construyó en 1580, pertenecía a la familia Busquets y fue adquirida en 1702 por el Consell General. El edificio es de planta cuadrangular con tres crujías, siguiendo la tipología de las masías señoriales catalanas. En la fachada principal se exhibe el escudo actual de Andorra y el antiguo (posterior al siglo XIV) y destacan algunos elementos de defensa: cañonera, torre y matacanes. El edificio se restauró en 1962.

En los jardines encontraréis el palomar de la torre y esculturas conmemorativas contemporáneas.

Iglesia de Sant Serni de Nagol

El arte en su interior, la libertad a su alrededor…
En un cruce de valles, donde el sol es libre sin los muros que las montañas imponen, descubriréis una de las iglesias románicas más excepcionales de los Pirineos. Desde el año 1055, Sant Serni de Nagol parece sobrevolar Sant Julià de Lòria en un entorno que recordaréis por la belleza y la serenidad que acogen al visitante.

Edificio de dimensiones reducidas que sigue el esquema arquitectónico propio de las iglesias románicas de Andorra: nave rectangular con cubierta de madera y ábside semicircular. También presenta un campanario de espadaña con doble apertura y un soportal añadido probablemente en la época moderna.

En su interior, los primeros esbozos pictóricos que se conservan del románico andorrano sorprenden por su narrativa religiosa, primitiva y elocuente. Las pinturas representan varias figuras angélicas que adoran al Agnus Dei y una importante iconografía alrededor de la simbología entre el bien y el mal.

Del mobiliario litúrgico destacan una cruz espinosa procesional (se halla en el Centro de interpretación Andorra Románica) y un retablo del siglo XV dedicado al patrón de la iglesia, primer obispo de Tolosa, con los anagramas de Cristo y la Virgen. La iglesia está ubicada en un lugar estratégico que permite disfrutar de una magnífica vista panorámica de todo el valle.

Santuario de Canòlich

El encuentro de Canòlich se celebra el último sábado del mes de mayo.

El espacio del alma...
No es extraño que las ermitas más veneradas por los pueblos se encuentren en los lugares más reservados y espectaculares de la montaña. El acceso difícil protegió Canòlich durante siglos y sirvió para que los pelegrinos diesen prueba de devoción en la dura ascensión desde el pueblo.

La iglesia, tal como se conoce hoy, se levantó y se restauró a principios del siglo XX, pero hay referencias que indican que el lugar de Canòlich ya existía en la época medieval. Se trataba de un pequeño núcleo de población citado por primera vez en 1176. En el año 1745, en el Manual Digest de las Valls Neutras de Andorra, Antoni Fiter i Rossell menciona “Nuestra Señora de Canòlich” como uno de los tres principales santuarios de los valles de Andorra, junto con Meritxell y Sant Antoni de la Grella.

Hoy en día el buen estado del camino antiguo permite su recorrido a pie, pero también podéis descubrir la ermita y las espectaculares vistas del valle gracias a la carretera o al recorrido que con 4x4 podéis iniciar desde Fontaneda.

Iglesia de Sant Pere Màrtir

Templo concebido por el arquitecto Josep Danés como edificio dedicado a los pelaires, dada la importancia del sector textil en la parroquia. Su construcción se inició en 1956. Se cree que el retablo mayor fue construido gracias a la colaboración de la cofradía de pelaires y tejedores. La iglesia, de estilo neorrománico con campanario de torre, está construida en piedra tallada de granito.

En la fachada se pueden observar serigrafías de las Bienaventuranzas del escultor Sergi Mas y, bajo el soportal, cerámicas del mismo autor. También hay una Inmaculada del escultor Josep Viladomat, autor también de la Piedad que se conserva en el interior del templo. El 4 de junio de 1981, el obispo Joan Martí Alanis bautizó las tres campanas de la iglesia con los nombres de Maria, Anna y Jacoba.

En la plaza se puede ver la escultura de la puntaire (encajera de bolillos) de Josep Viladomat. El resto de su obra se encuentra en el Centro de Arte de Escaldes-Engordany (CAEE). Después de la visita de la iglesia se puede disfrutar de la arquitectura tradicional dando un paseo por las antiguas calles de Engordany desde los puentes de la Tosca o de Engordany.

Iglesia de Sant Miquel d’Engolasters

Iglesia de origen románico construida en un momento indeterminado anterior al siglo XII. Es de planta rectangular, con una nave, ábside semicircular, cubierta a dos vertientes, campanario de torre y un porche añadido posteriormente. El edificio se caracteriza per la desproporción existente entre la nave y el campanario, de 17 metros de altura. En el último piso del campanario se conserva uno de los pocos testimonios de escultura románica en Andorra: unas cabezas esculpidas situadas en el centro de los arcos de las ventanas geminadas.

En el interior se expone la reproducción de las pinturas murales románicas del Maestro de Santa Coloma del siglo XII. El ábside está presidido por una Maiestas Domini rodeada del tetramorfo en el que el arcángel san Miguel, patrón de la iglesia, se fusiona con el símbolo de san Mateo. Actualmente, las pinturas originales se conservan en el Museo Nacional de Arte de Catalunya (MNAC).

La iglesia está ubicada en un lugar estratégico que permite disfrutar de una magnífica vista panorámica de toda la capital. El entorno os invita a llegar hasta el lago de Engolasters o el valle de Madriu-Perafita- Claror, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el 2004, para disfrutar de un paseo en plena naturaleza.

Puente de la Margineda

El puente de La Margineda está situado en el camino real que iba de Sant Julià de Lòria hasta Andorra la Vella, pasando por Santa Coloma. Su estructura pasa por encima del río Valira, el río más importante del país, que fluye cerca de la carretera general que conduce a la capital. Se trata de uno de los pocos ejemplos de puente medieval del siglo XV. Es el más grande y esbelto de todos los puentes medievales del Principado y tiene una longitud de 33 metros y una altura máxima de 9,20 metros.

Puente de Sant Antoni de la Grella

El puente de Sant Antoni se sitúa en el que antiguamente era el único paso que existía para llegar a La Massana, pasa por encima del río Valira Nord y sigue el camino real que unía esta parroquia con Andorra la Vella. La construcción es de origen medieval, pero se rehízo a mediados del siglo XX. Cerca del puente, se encuentra la capilla de Sant Antoni de la Grella, de origen románico y restaurada en los años cuarenta a causa de las obras de construcción de los túneles de la carretera general.

Museos

Muchos elementos del paisaje andorrano, como también la configuración de sus núcleos de población, son el producto de una cultura basada en la explotación intensa y racional de los recursos naturales que ofrecía tiempo atrás la montaña. Cabezas de casa, herederos, herederas y segundogénitos son algunos de los habitantes que han marcado a lo largo de los siglos las formas de vida de un país arraigado a sus costumbres y a sus tradiciones. Los museos de Andorra son el reflejo de la vida de la comunidad, tienen como finalidad la interpretación y la divulgación de la cultura y el saber de una sociedad con personalidad propia.

Andorra sorprende por su gran cantidad de museos que ofrece a los visitantes una amplia oferta cultural donde el arte convive con la naturaleza y las manifestaciones artísticas más actuales. En tan solo 468 km2 encontrareis más de una veintena de infraestructuras museísticas repartidas por todas las parroquias que, sin duda, satisfarán las expectativas de todos los que quieran descubrir museos con encanto, edificios emblemáticos y ver las colecciones más singulares.

Museo de la Moto

Equilibrio, sangre fría, dos ruedas y el olor penetrante e inconfundible de la gasolina. Este cóctel se ha venido reproduciendo a lo largo de la historia desde que en 1885 Gottlieb Daimler construyó la primera motocicleta de la historia. Su evolución, marcada tanto por los avances tecnológicos como por las tendencias del diseño en cada momento, ha sido paralela a los avatares de la humanidad y la ha acompañado en el trabajo, el ocio, en la guerra y en la paz.

El Museo de la Moto de Canillo es el primer museo de estas características de Andorra y pretende rendir homenaje a este entrañable vehículo que merece, sin duda, un lugar en las páginas de la historia. El espacio acoge las máquinas más singulares y representativas de todos los tiempos, desde el principio del siglo XX hasta nuestros días.

Museo Etnográfico Casa Cristo

La Casa Cristo ofrece a los visitantes la oportunidad única de conocer cómo se vivía en una casa humilde andorrana del siglo XIX y de la primera mitad del siglo XX.

El edificio, una casa de pisos estrecha entre paredes medianeras, consta de tres plantas llenas de pequeños detalles de la vida cotidiana: las herramientas pulidas por el uso, el fregadero de losa, el vestido de bautizo centenario, la cajonera secreta donde la dueña escondía un rinconcillo de dinero... No hay ningún lujo, ningún elemento superfluo, toda una demostración de trabajo y austeridad.

Museo de Arte Sacro
Museo de Arte Sacro

Junto a la iglesia parroquial de Santa Eulàlia d’Encamp se encuentra un pequeño museo dedicado al arte sacro de esta parroquia. El museo, que presenta un fondo con objetos litúrgicos procedentes de las iglesias del pueblo, se divide en tres salas (orfebrería, textil y papel).

Destacan los restos de un candelabro románico de hierro forjado procedente de Sant Romà de Vila, un incensario de bronce del siglo XIV, una vera cruz del 1571 y la reproducción del códice medieval del Beato de Liébana, así como pergaminos de los siglos XVI y XVII. La visita se puede completar con una visita a la iglesia parroquial.

Museo Nacional del Automóvil

La obra más antigua es la máquina de vapor Pinette del año 1885.

El Museo Nacional del Automóvil muestra la evolución de los vehículos a lo largo del tiempo: desde la máquina de vapor Pinette (1885), la pieza más antigua del museo, hasta los automóviles de la segunda mitad del siglo XX. Esta colección, considerada como una de las más importantes del sur de Europa, está formada por ochenta vehículos, unas sesenta motocicletas y un centenar de bicicletas. Este fondo se complementa con un conjunto de objetos relacionados con el mundo de la automoción: miniaturas, pósteres, publicidad, accesorios, etc.

La visita permite descubrir cómo se utilizaban estos artefactos mecánicos para transportar personas y mercancías por todo el mundo, lo que ha constituido uno de los retos más importantes del siglo XX.

Museo de la Electricidad (MW)

El museo MW propone una experiencia única en Andorra. Un viaje en el tiempo desde principios del descubrimiento de la electricidad hasta una introducción sobre qué es la energía y la importancia que ha tenido en la evolución de Andorra. Se exponen los principios del aprovechamiento de las aguas en Andorra, desde el reto que supuso a principios del siglo XX para la primera empresa hidroeléctrica de los valles la creación de las infraestructuras de todo un país.

La visita cuenta con un espacio donde se puede ver en funcionamiento la maquinaria que suministra parte de la electricidad consumida en Andorra. También se podrán experimentar unas cuantas aplicaciones y características de la electricidad en unos talleres didácticos y entretenidos.

Museo Casa de Areny-Plandolit

Es el único ejemplo de casa señorial en Andorra.

La Casa de Areny-Plandolit es uno de los museos más emblemáticos de Andorra. Esta casa está fechada en el siglo XVII, pero la mayoría de las estructuras son de mediados del siglo XIX, momento de máximo esplendor económico de la familia gracias a la figura de Don Guillem de Areny-Plandolit.

El mobiliario y el menaje se conservan fieles al estilo de vida de esta familia y a su condición social, y se exponen todos los objetos de una época donde el lujo y los caprichos eran totalmente inexistentes en los valles andorranos. La visita os traslada a la Andorra de los siglos XIX y XX, e incluye un paseo libre por los jardines del recinto, en el que también se encontraba el antiguo Museo de Animales Desnaturalizados (1930), actualmente rehabilitado como Auditorio Nacional de Andorra.

Centro de Naturaleza de la Cortinada

El Centro de Naturaleza de la Cortinada está situado en la Casa Masover de la Cortinada. Se trata de un centro interactivo que os permitirá experimentar con elementos procedentes de la montaña, escuchar los ruidos de la naturaleza, descubrir sus fragancias y aromas.

El edificio acoge la exposición permanente 2.104 metres, que da a conocer la formación de los Pirineos y los fenómenos climatológicos que han modelado el paisaje andorrano. Este espacio dispone de una serie de exposiciones temáticas en las que podrá descubrir la fauna y la flora del país.

Muela y Aserradero de Cal Pal

El aserradero y la muela son un claro ejemplo del pasado activo del valle de Ordino. Los edificios datan de finales del siglo XVI y principios del XVII; dejaron de funcionar alrededor de los años 60 y fueron restaurados e inaugurados el 21 de julio de 1996.

En la visita se ofrece una demostración de serrado de planchas de madera mediante una sierra hidráulica en la que se puede ver el rodete y todos los elementos que la forman. En la visita a la muela, mediante la interpretación, se descubrirá el proceso de transformación del trigo en harina.

Museo de la Miniatura y Museo Iconográfico

¡Encontraréis una caravana de camellos en oro dentro del agujero de una aguja!

Museo de la Miniatura
La exposición sobre el arte de la microminiatura muestra ejemplares únicos fabricados a mano a partir de materiales nobles como el oro y el platino o de materiales comunes como el papel, semillas de frutas o granos de arroz. La obra del ucraniano Nikolai Siadristyi se considera un referente mundial en el arte de la miniatura.

Museo Iconográfico
Exposición iconográfica donde se muestran 300 iconos que representan la expresión artística del arte religioso ortodoxo ruso, español, ucraniano, búlgaro y bizantino de los siglos XVII, XVIII y XIX. El museo también expone 50 tallas de Cristo del católico español del siglo XI hasta el XVIII. La colección se complementa con elementos audiovisuales y expone una muestra de 200 volúmenes de documentación de la misma temática.

Museo Postal

Descubriréis cómo se elaboran y se imprimen los sellos.

La necesidad de comunicarse es inherente al ser humano y comunicarse a distancia ha constituido un reto para la sociedad. Desde los gritos hasta las nuevas tecnologías, los medios de comunicación han evolucionado de forma vertiginosa.

El Museo Postal de Andorra, situado en la restaurada Borda del Raser, muestra a través de un audiovisual el mundo del correo postal y explica cómo este sistema de comunicación ha evolucionado desde la antigüedad hasta la actualidad. También permite conocer la historia postal de Andorra y comprobar cómo los sellos y las cartas, elementos de un sistema de comunicación establecido, relacionan las personas y los pueblos. Se expone toda la colección filatélica desde 1928, que se completa con la exhibición de los procesos de elaboración e impresión de los sellos y diversas curiosidades filatélicas.

Museo Casa Rull
Museo Casa Rull

La Casa Rull fue una de las casas más importantes de la parroquia de La Massana. Bajo su techo, vivieron herederos y herederas, segundogénitos y segundogénitas, mozos y criadas.

La estructura principal del edificio es del siglo XVII, pero se realizaron modificaciones posteriores según cambiaban las necesidades de la familia. En el siglo XIX el edificio sufrió un incendio que afectó al desván. Actualmente, consta de una planta baja, dos pisos y un desván.

La visita os traslada a la Andorra de finales del siglo XIX y principios del XX, cuando el cultivo de la tierra y la explotación ganadera eran la base económica de la sociedad campesina andorrana, y os acerca al estilo de vida de la familia Perich.

Centro de interpretación Andorra Románica

El Centro de interpretación Andorra Románica presenta, a través de un montaje audiovisual y una exposición, las principales características de este estilo artístico y su evolución en los valles, así como todas las manifestaciones: desde las partes de una iglesia hasta la plasmación de las pinturas y su proceso de elaboración, sin olvidar otras muestras de arte.

Se exhiben, entre otras piezas, la piedra de clave de un arco con decoraciones de pintura mural procedente de Sant Esteve de Andorra la Vella (siglo XII), una herramienta de paleta de madera de Santa Coloma, los montantes laterales de la mesa de altar de madera policromada procedentes de Sant Romà de Vila (siglo XIII), una cruz espinada de madera policromada de Sant Cerni de Nagol (siglo XIII).

Farga Rossell Centro de Interpretación

La Farga Rossell se construyó entre los años 1842 y 1846 y, a pesar de un breve período de inactividad, se mantuvo abierta hasta 1876. Estas fechas la convierten en una de las últimas fraguas activas de Andorra y en un ejemplo vivo del patrimonio preindustrial del país.

En la Farga Rossell, convertida en un centro de interpretación del hierro, se explica a través de un montaje audiovisual y una demostración de martinete el proceso de transformación del mineral de hierro en lingotes y la posterior comercialización en los mercados catalanes. También se exhiben las herramientas utilizadas para trabajar este material: la trompa, el horno, etc.

Museo la Massana Cómic

Los amantes del cómic tienen un punto de encuentro en La Massana. En la plaza de las Fontetes, el Museo La Massana Cómic acoge periódicamente exposiciones de autores consagrados internacionalmente: Antonio Bernal, Alfonso Font, Philippe Xavier, Ana Miralles…

El Museo La Massana Cómic también acoge el Taller de Cómic del Comú de la Massana (bajo la batuta del ilustrador Jordi Planellas), donde los alumnos aprenden todas las facetas de creación de un cómic: portadas, lápiz, entintado, color, disposición de las viñetas, etc.

El Taller de Cómic está dirigido a alumnos mayores de 12 años.

Museo del Tabaco

Este museo está ubicado en la antigua fábrica de tabacos Reig, un emblemático edificio de principios del siglo XX situado en Sant Julià de Lòria, que estuvo en funcionamiento desde 1909 hasta 1957, época durante la cual el cultivo y la fabricación de tabaco fueron fundamentales en la vida de la gente y de los pueblos de Andorra.

Un sistema multimedia os guiará a través de un recorrido por la fábrica, en el que se explican los distintos procesos de elaboración del tabaco, la fabricación de los productos y su comercialización.

El museo acoge utensilios, artefactos, máquinas, mobiliario y aromas que se utilizaban en las fábricas de tabaco durante la primera mitad del siglo XX.

Centro de Arte de Escaldes-Engordany (CAEE)

El edificio acogió el primer cine de Andorra.

El CAEE está ubicado en un edificio histórico de la parroquia de Escaldes-Engordany construido por los monjes de Montserrat y el arquitecto catalán Celestí Gusí entre los años 1932 y 1934. El edificio se proyectó como aparcamiento del Hotel Valira y la antigua escuela de la parroquia. Más adelante se convirtió en el cine Valira, el primer cine del país.

Actualmente, el CAEE es un espacio cultural que conserva y expone dos colecciones permanentes, una dedicada a la obra escultórica de Josep Viladomat y otra dedicada a las maquetas de arte románico de Andorra. Además de las colecciones permanentes, el CAEE dispone de una sala de exposiciones temporales y de una programación cultural para todos los públicos.

Museo del Perfume

De estética avanguardista, el museo ocupa la primera planta del Centro Júlia de Escaldes-Engordany. Equipado con los últimos sistemas audiovisuales, ofrece a los visitantes la oportunidad de descubrir y sumergirse en el fascinante universo de los aromas.

El museo se concibe como un ámbito interactivo: todos los sentidos, pero especialmente el auditivo, el visual y el olfato son solicitados durante la visita. El visitante puede conocer el olor de algunas de las plantas más comunes en perfumería; puede igualmente elaborar su propia esencia mediante la máquina de los aromas. El visitante se dará cuenta de la importancia de los olores en la vida diaria mediante los descubrimientos de aromas muy presentes y habituales. Podrá, finalmente, adentrarse en la historia de la perfumería desde sus orígenes, con especial hincapié en la industria contemporánea.

El museo dispone de un fondo de unas 39.000 piezas (frascos, carteles, libros, publicidad), de las que se exponen un millar.

Centro de Interpretación del Agua y del Madriu (CIAM)

El Centre d’interpretació de l’aigua i de la Vall del Madriu es un espacio cultural diseñado para experimentar, disfrutar y aprender sobre el agua y el Valle del Madriu, dos de los recursos naturales más importantes de la parroquia de Escalde-Engordany y Andorra.

El CIAM presenta el agua y el Valle del Madriu de una manera lúdica e interactiva mediante un conjunto de dispositivos sensoriales e informativos como una multiproyección, manipulativos, paneles interactivos y experiencias tan sorprendentes como caminar sobre el agua del río del Valira de Oriente, bañarse bajo una cascada sin mojarse o jugar en una plaza de vapor de agua.

La visita al CIAM os acerca a los usos tradicionales del agua, especialmente al agua termal que brota de las fuentes de Escaldes-Engordany, os descubre los secretos del valle del Madriu y nos explica los valores patrimoniales, naturales y culturales, de este valle declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 2004, en la categoría de paisaje cultural.

Galerías de Arte

El amplio abanico de actividades culturales que ofrece el país incluye una selección de galerías de arte donde podréis descubrir las obras de artistas reconocidos internacionalmente o bien disfrutar de las obras de artistas andorranos. Las galerías nacionales contribuyen a la promoción y la creación nacional y ofrecen la posibilidad de experimentar una nueva visión del arte.

Itinerarios

Los encantos de cada valle y sus elementos patrimoniales se reflejan en el amplio abanico de itinerarios que ofrece el país. Recorridos con los que viajaréis al pasado de Andorra, en el que los obispos, los señores y los vecinos convivían en armonía y que os ofrecerán otras formas de conocer la cultura de Andorra.

La Ruta del Hierro os llevará al siglo XVII para conocer una de las industrias más importantes de los valles. También podréis seguir el itinerario de las Doce huellas por el camino de Canillo, para descubrir los parajes relevantes de la parroquia. Además, con recorridos como la Arquitectura de Granito o la ronda Laurediana visitaréis los entornos más singulares de Escaldes-Engordany y de Sant Julià de Lòria. Encamp y la Massana os acercarán a las tradiciones y las creencias de los valles con el Sisquet de cal Sinquede y el Románico. La capital os propone disfrutar de un paseo por el Anillo Verde y los valles de Ordino os proponen seguir los pasos de Verdaguer. A partir del verano se pone a disposición del visitante el Bus Turístico, en el que disfrutaréis de las tradiciones, los usos y las costumbres de los habitantes de los valles de ahora y del pasado.

Tenéis una oportunidad única para descubrir la cultura andorrana, con más de setecientos años de historia. ¡Dejaros llevar! Encontraréis el patrimonio del país a vuestro alcance en cualquiera de los itinerarios que se proponen en todas las parroquias.

Paisaje de la Ruta del Hierro
Ruta del Hierro

La Ruta del hierro os invita a descubrir los recursos vinculados con el proceso de obtención, transformación y comercialización del hierro desde principios del siglo XVII hasta finales del siglo XIX. La Farga Rossell, convertida hoy en día en un centro de interpretación, permite entender la historia del hierro en el país de los Pirineos.

Una forja que inició su actividad en el año 1842 y que cerró sus puertas en el 1876 a causa de la gran competencia siderúrgica en el estado español. Durante la visita se hace una demostración del trabajo de los forjadores con la ayuda de los martinetes movidos por la fuerza del agua.

La Mina de hierro de Llorts es otro lugar a visitar y clave para entender el pasado del valle de Ordino, que os permite conocer los trabajos de prospección y de extracción de mineral durante la última fase de la siderurgia en el Principado. Se visita una galería de 30 metros de largo y la fuente que le da origen. Saliendo de la mina de Llorts es importante seguir el camino de los Hombres de Hierro, un camino llano que utilizaban los antepasados para llevar el mineral de hierro a las forjas.

Este camino ofrece unos paisajes naturales llenos de flora típica de los Pirineos y 9 esculturas al aire libre en homenaje a estos hombres que trajinaban con el hierro. A través del prisma de la ruta del hierro Ordino es historia y museo, sin dejar de lado que se pisa un territorio que también es naturaleza y cultura.

Itinerario del Hábitat Rural

Muchos elementos del paisaje andorrano son el producto de una cultura basada en la explotación intensa y racional de los recursos que ofrecía tiempo atrás la montaña. Esta cultura, mantenida por labradores y pastores, constructores de caminos y márgenes, forjadores, carboneros, carpinteros y tejedores, aún es perceptible bajo las formas vertiginosas de los modelos urbanos. Andorra ofrece la posibilidad de visitar tres casas que os abren las puertas de un pasado cercano: la Casa Cristo de Encamp, la Casa Rull de Sispony y la Casa de Areny-Plandolit de Ordino.

Estas casas se han condicionado para transmitir al público contemporáneo las vivencias que se escondían detrás de sus muros y os muestran las diferencias sociales y económicas que había en Andorra a finales del siglo XI y la primera mitad del siglo XX. También son un buen punto de partida para descubrir los entornos urbanos en los que se encuentran.

Valle del Madriu-Perafita-Claror

Declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco el año 2004

En 2004, la UNESCO declaró este valle patrimonio de la humanidad, en la categoría de paisaje cultural, a la cual solo pertenecen 64 espacios naturales de todo el mundo. Ahora, Andorra os ofrece la posibilidad de descubrir este tesoro. Un lugar que se ha ido forjando a lo largo del tiempo y gracias a la armonía entre la naturaleza y el hombre. El valle del Madriu-Perafita-Claror está situado al sureste del Principado y ocupa una superficie de 4.247 ha. Este territorio representa cerca de un 10% de la superficie total de Andorra y se extiende por las parroquias de Escaldes-Engordany, Encamp, Sant Julià de Lòria y Andorra la Vella. Este lugar tan apreciado por los andorranos es un espacio que ha sabido mantener intactas las estructuras de organización y gestión del espacio desde la época medieval. La diversidad de paisajes, las paredes de piedra seca, las bordas y las cabañas, los rebaños y la presencia ininterrumpida de la acción humana desvelan, sin discontinuidades ni alteraciones, períodos significativos de la historia de las personas. Actualmente, la ganadería es la única actividad tradicional de cierta importancia que se realiza en este valle, la cual contribuye de forma decisiva al mantenimiento del paisaje cultural de la zona.

Las cabañas de los pastores, una manera de vivir
La belleza natural del circo glaciar esconde pequeñas construcciones que han formado parte de la vida humana del valle. Sea cual sea el itinerario escogido, en el valle del Madriu-Perafita-Claror las cabañas de pastores tradicionalmente recuperadas, los antiguos huertos delimitados por muros y las zonas de pastura para los rebaños, o bien los ordeñaderos utilizados para el trabajo de ordeñar las ovejas y la elaboración de quesos son ejemplos del paisaje cultural que ofrece el valle y que le han hecho merecedor de este reconocimiento internacional.

Bus Turístico, la otra Andorra

El Bus Turístico dispone de dos temporadas anuales de itinerarios que siguen una misma filosofía, es decir, acercar al visitante a la cultura y la naturaleza de nuestro país y ofrecerle una actividad más original con la que disfrutar de Andorra durante su estancia. El visitante podrá descubrir la historia del Principado, combinada con visitas a museos, a iglesias románicas, paisajes y zonas comerciales.

Durante el verano, dispondreis de 6 itineraios con los que conocereis la Andorra más paisajística, combinando la cultura y la historia de cada parroquia. De cara al invierno, el Bus Turístico os ofrecerá 4 itinerarios con los que descubrireis una pincelada de las tradiciones, la arquitectura y la sociedad andorrana. Cada itinerario es una buena ocasión para descubrir el románico de la zona como Santa Coloma o Sant Martí de la Cortinada, conocer la sociedad tradicional y sus oficios con el Museo del Tabaco o Casa Cristo o bien disfrutar de las mejores vistas panorámicas desde el Roc del Quer o desde Engolasters.

Los recorridos siempre van acompañados de un guía turístico y las explicaciones se obtienen mediante una audioguía, disponible en 4 idiomas (catalán, castellano, francés e inglés). Las rutas se realizarán todos los martes, jueves y sábados del año y tienen una duración de medio día.

Itinerario por Canillo

Itinerario de la parroquia de Canillo
Doce huellas por el camino de Canillo
Descubrid los parajes y los monumentos más emblemáticos de la parroquia a través del itinerario Doce huellas por el camino de Canillo. El recorrido os acerca al patrimonio cultural y religioso del valle y os permite disfrutar de la belleza del paisaje de Canillo.

Se trata de un trayecto agradable de baja dificultad que se recorre en un tiempo aproximado de tres horas a pie. Durante el trayecto podréis visitar los siguientes puntos de interés:

1. Sant Joan de Caselles
2. Oratorio de Sant Bernat de Menthon
3. Cruz de Hierro Forjado
4. Iglesia de Sant Cerni
5. Escultura a Carlomagno
6. Iglesia de Santa Creu
7. Cruz de los Siete Brazos
8. Sant Miquel de Prats
9. Cruz de Carlomagno
10 y 11. Oratorios de Meritxell
12. Santuario de Meritxell

Itinerarios por Encamp

Itinerario del Románico
Este recorrido os traslada a la época medieval para descubrir el románico de la parroquia. El itinerario se inicia en la plaza del Consell e incluye una visita al conjunto histórico de les Bons, las iglesias de Sant Miquel y de Sant Joan de la Mosquera y acaba con la visita de la iglesia parroquial de Santa Eulàlia, que se complementa con el Museo de Arte Sacro, donde descubriréis alguna de las piezas más importantes encontradas durante la restauración de Santa Eulàlia.

Itinerario del Camino Hidroeléctrico de Engolasters
Acercaos a descubrir el sistema de captación de agua para fabricar electricidad. Desde el MW Museo de la Electricidad os ofrecemos esta actividad para complementar la visita de nuestro museo. Podréis conocer y ver en primera persona las interioridades en torno al mundo de la electricidad construido cerca del lago de Engolasters durante el siglo pasado. Con esta nueva actividad, visitaréis las entrañas de la presa del lago de Engolasters, caminaréis por encima de los canales que captan el agua de los ríos, y sabréis cómo se controla la producción de electricidad. Además, tendréis la posibilidad de ver cómo se transportaban el material y las propias personas años atrás hasta la casa de los guardas de la presa, todo ello acompañado de las explicaciones que os permitirán entender los métodos de construcción de los canales, las presas y los diques. Como complemento de la visita podréis subir a la vagoneta que estaba en servicio de 1930 hasta 1999, y todo ello en un entorno natural inmejorable, bajo los pinos y a 1.600 metros de altura.

Pasaporte “Descubre los Valles de Oriente”
El nuevo pasaporte de los museos de los valles de Oriente permite visitar el Museo de la Moto, en la parroquia de Canillo y la Casa Cristo, el Museo Nacional del Automóvil y el MW Museo de la Electricidad, en la parroquia de Encamp. Esta propuesta es un añadido más a la oferta cultural de Andorra y permite crear sinergias entre los museos implicados.

Itinerarios por Ordino

Itinerario Verdaguer de Ordino
Mossèn Cinto Verdaguer, uno de los escritores de la Renaixença más importantes de la literatura catalana, fue también un gran amante del excursionismo y recorrió en 1883 los valles andorranos. Durante sus viajes descubrió la geografía, la historia, el folclore y las leyendas aún presentes en los habitantes de los valles.

Descubriendo la Cortinada
En un recorrido de unas dos horas y media: tomaréis el minibus parroquial hasta la Cortinada, visitaréis el Centro de la Naturaleza, daréis un pequeño paseo por el medio del pueblo de La Cortinada, visitaréis la iglesia románica de Sant Martí, la muela y el aserradero de Cal Pal y la antigua muela d’en Solé. Volveréis a tomar el minibus parroquial hasta el pueblo de Ordino.

Ordino Cultural
En un recorrido de unas dos horas y media: visitaréis el pueblo de Ordino por sus antiguas calles, la iglesia de Sant Corneli y Sant Cebrià, los jardines de Casa Rossell y Casa de Areny-Plandolit y daréis un paseo por el camino real a Santa Bárbara hasta el área de gimnasia al aire libre o hacia el camino de Segudet.

Itinerarios por la Massana

Itinerarios en coche por Valls del Nord:
Valls del Nord os ofrece diversos itinerarios que muestran la manera de vivir de un país enraizado en sus costumbres y en sus tradiciones. Os proponemos las rutas siguientes para conocer nuestros valles:
- Casas antiguas: os invitamos a visitar la Casa Rull de Sispony y la Casa de Areny-Plandolit de Ordino, donde descubriréis las formas de vida de los habitantes del valle en el siglo XIX.
· Joyas del románico: descubriréis el Centro de interpretación de Andorra Románica de Pal y algunos ejemplos que se encuentran en los valles andorranos, como Sant Climent de Pal, Sant Cristòfol d’Anyós y Sant Martí de la Cortinada.
· La fuerza del agua: descubriréis la importancia del agua en los valles. Durante el recorrido podéis visitar los lagos de de Tristaina, la cascada y el puente de Les Salines, la fuente de hierro, la Muela y el Aserradero de Cal Pal y la Muela de Solé, la Farga Rossell, el puente de Sant Antonio, entre otros.

Visitas teatralizadas: dejaros guiar por Sisquet de Cal Sinquede
¿Sabíais que en el hotel Palanques se alojaron refugiados de la Segunda Guerra Mundial? ¿Queréis saber cómo vivían los campesinos de principios del siglo XX en la Massana? ¿Tenéis curiosidad por saber por qué San Clemente fue un papa que no quería ser papa? Sisquet de cal Sinquede, un labrador del siglo pasado, realiza un viaje por el tiempo para explicaros las costumbres de la época, las historias y anécdotas de los pueblos de la Massana, Pal y Arinsal.

Itinerarios de la parroquia de Andorra la Vella
Itinerarios por Andorra la Vella

Itinerarios interpretativos del Anillo Verde: el Anillo Verde es sinónimo de sostenibilidad. La recuperación de las acequias de la capital ha dado pie a la estructuración de itinerarios que dan a conocer diversos elementos de alto valor ecológico, paisajístico, histórico y cultural de la periferia de la ciudad.
· La transformación del paisaje agrícola. Pequeño itinerario dentro de la zona de la Acequia del Solà para interpretar los valores agrícolas y ganaderos y el dominio del agua.
· El crecimiento y la urbanización del valle. Itinerario para interpretar la evolución urbanística de Andorra la Vella, el cambio de tradición y la economía.
· Ser humano y la adaptación a los riesgos naturales. Un itinerario que propone interpretar la convivencia del ser humano ante los riesgos naturales como las inundaciones o los pedregales.

Museo Abierto de Geología. Rocas en la Calle: contemplad el Jardín de las rocas paseando por el Parque Central para conocer la diversidad geológica de Andorra. La visita se complementa con un itinerario geológico y un itinerario por la arquitectura del granito por las calles de la capital.

Itinerario cultural: historia, tradición y cultura paseando por el centro histórico de la capital y visitando el legado arquitectónico, escultórico y pictórico.

Itinerario nocturno: la visita nocturna teatralizada en el Barrio Antiguo recrea las aventuras andorranas de Don Francisco de Zamora, juez de la Real Audiencia de Barcelona y os transporta, por unos momentos, a la Andorra de finales del siglo XVIII.

Visita de la iglesia de Santa Coloma: Recorrido exterior e interior de una de las iglesias prerrománicas más antiguas y emblemáticas del Principado.

Itinerarios por Sant Julià de Lòria

Ronda Laurediana
Pasead por el núcleo de la vida social y cultural de Sant Julià de Lòria, pueblo también conocido con el nombre de Laurèdia. Este nombre constituye la raíz del gentilicio de sus habitantes: lauredianos. Conoced los testigos arquitectónicos que ilustran la evolución del pueblo desde el siglo XII hasta nuestros días.

El hombre y la materia
Los hombres doblegan los elementos y la materia para garantizar su existencia, pero también como forma de expresión. Sant Julià de Lòria, pequeño pueblo de montaña, aprovecha desde hace siglos los abundantes conductos de agua del valle para establecer puntos de encuentro de su vida religiosa, social y doméstica. Al lado del agua, la piedra y el metal hablan de su subordinación al hombre, siempre necesitado de recipientes útiles, siempre necesitado de la expresión que proporciona la escultura.

Itinerarios por Escaldes-Engordany

Itinerario de Engordany
Esta visita pretende mostrar el origen rural de la parroquia y diferenciarlo del actual núcleo turístico de Escaldes. La ruta recorre las casas del núcleo histórico de Engordany y os acompaña con anécdotas y explicaciones que guían la visita y dan a conocer la economía, la sociedad, la política y la cultura de los siglos XIX y XX hasta hoy en día.

Itinerario por la arquitectura del granito
Escaldes-Engordany es una de las poblaciones de Andorra que conserva más edificios de la llamada arquitectura del granito, estilo arquitectónico testigo de los cambios socioeconómicos que sacudieron el país a mediados del siglo XX. De la gran cantidad de ejemplos que se pueden citar, destacan la casa Lacruz, obra del arquitecto catalán Puig i Cadafalch, o bien el Hotel Valira y el Hotel Carlemany como ejemplos de los primeros establecimientos que utilizaban el agua termal como reclamo turístico.

Festivales y acontecimientos culturales

Música clásica, jazz, danza y teatro

Andorra ofrece una amplia oferta de música, danza y teatro que año tras año se fomenta desde los ayuntamientos. Destacan la temporada Festival Colors de Música de Escaldes-Engordany, las noches de verano en Sant Julià de Lòria y el Festival Internacional Narciso Yepes, que tiene lugar en el Auditorio Nacional de Andorra.

La música clásica y el teatro se convierten en una de las ofertas principales del país con el Concurso Internacional de Piano Premi Principat d’Andorra, que se convoca en noviembre en Escaldes-Engordany, o bien la Temporada de Música y Danza de Andorra la Vella, que se celebra de noviembre a mayo. En este sentido, la Orquesta Nacional Clásica de Andorra es el máximo exponente de la música clásica del Principado. Sant Julià de Lòria y Andorra la Vella apuestan por el teatro y os ofrecen de octubre a enero y de febrero a junio la temporada de teatro, que acerca los actores y las obras internacionales más reconocidas en el país.
Por su parte, durante los meses de verano, todas las parroquias organizan manifestaciones artísticas de renombre, como los conciertos de jazz, flamenco, pop español y música moderna local, el encuentro de Buners (gaiteros), bailes folclóricos durante las principales fiestas mayores y multitud de exhibiciones de danza.

Auditorio Nacional de Andorra

El Auditorio Nacional, que se encuentra en Ordino, es el resultado de la tradición musical del Principado, que ha evolucionado hasta llegar al Festival Internacional de Música, apadrinado por Narciso Yepes hasta 1996, y cuyo nombre lleva desde 1997. El Auditorio Nacional dispone de 494 plazas y fue inaugurado el 20 de setiembre de 1991.

A lo largo de todos estos años, el Auditorio, gestionado desde el Ministerio de Cultura, ha tenido el honor de acoger en su escenario primeras figuras del mundo de la música, como Narciso Yepes, Yehudi Menuhin y Barbara Hendricks, entre muchas otras.

Fiestas mayores y festivos parroquiales

Canillo
Fiesta Mayor de Canillo, tercer domingo de julio.
San Roque, 16 de agosto.

Encamp
Fiesta Mayor de Encamp, 15 y 16 de agosto.
Fiesta del pueblo, último fin de semana de junio.

Ordino
Fiesta Mayor de Ordino, 16 de septiembre.
Roser de Ordino, primer domingo de julio.

La Massana
Fiesta Mayor de la Massana, 15 y 16 de agosto.
San Antonio, 17 de enero.

Andorra la Vella
Fiesta del pueblo y San Juan, 24 de junio
Temporada de Teatro infantil de marzo a mayo y de octubre a diciembre (3er sábado de cada mes).
Cineclub de septiembre a junio (los 3 primeros miércoles de cada mes).
Fiesta Mayor de Andorra la Vella, primer sábado de agosto.

Sant Julià de Lòria
Sant Julià, patrón de la parroquia, 7 de enero
Fiesta Mayor de Sant Julià de Lòria, dos días antes y después del último domingo de julio.
Festividad de Canòlich, último sábado de mayo.

Escaldes-Engordany
Fiesta Mayor de Escaldes-Engordany, 25 y 26 de julio.
Fiesta de la parroquia, domingo siguiente al 14 de junio.

Poblaciones del reportaje
Zona
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil