Almería, rutas de interior
Andalucía
Por medio de esta guía podrá conocer diferentes rincones de la geografía almeriense descubriendo todo su esplendor y maravillas. Descubre Almería de otra forma.
Els Blaus de Roses

andalucía, almería, rutas de interior

RUTAS DEL INTERIOR. PROVINCIA DE ALMERÍA


RUTA 1. LA ALPUJARRA. 127 km.


Se parte de Adra, el puerto de la Alpujarra, para, a lo largo de 127 kilómetros ir adentrándose, entre huertas moriscas, en el Parque Natural de Sierra Nevada, y en un paisaje dominado por el imponente macizo montañoso, el agua, la sobriedad de los encinares mediterráneos, parrales y viñedos, y la peculiar fisonomía de unos pueblos que reflejan su blancura entre las sombras verdes de una vegetación que hace olvidar que Almería es la puerta del desierto europeo.

El viajero tiene oportunidad de contemplar el nacimiento de ríos y arroyos y la obra artificial de un pantano, probar el pescado y marisco fresco que llega a la lonja de Adra y admirarse con la variedad de una cocina tradicional en la que las migas, gachas, tarbinas y las mil formas de preparar chotos, conejos y otras piezas de caza menor, se riegan con buen vino de la tierra antes de poder elegir entre la variedad de postres elaborados con recetas familiares herencia del pasado árabe.

La ruta de la Alpujarra invita también a la aventura a través de los innumerables senderos y caminos forestales que parten de sus pueblos. Pero sobre todo, al encuentro con las gentes que habitan esta comarca y que suelen abrir sus casas y corazones al viajero. La comarca es también punto de encuentro con la historia, conservándose importantes restos de diferentes épocas y pudiéndose visitar monumentos y ejemplos de una arquitectura popular que se caracteriza por el aprovechamiento sabio y tradicional de materiales que forman parte del propio medio.

ADRA:
Centro turístico, puerto pesquero y deportivo. Se recomienda un recorrido por sus barrios y calles. Entre sus monumentos destacan el Molino del Lugal, los yacimientos arqueológicos del Cerro de Montecristo, los restos de las murallas árabes, la Torre de Guainos, la Iglesia de La Alquería, Torre de los Perdigones y la Ermita de San Sebastián. El entorno natural que ofrece su albufera es de gran atractivo.

BERJA:
Hay que ver sus numerosas fuentes, recorrer sus barrios y sus bodegas. La historia nos ha dejado el Anfiteatro Romano de Villa-Vieja en Benejí, la Alcazaba y los Baños árabes de Benejí y la Torre-Fuerte "Los Oliveros".

ALCOLEA:
Puerta que abre la Alta Alpujarra. Su Iglesia parroquial del siglo XVIII y la Ermita de Santa Rosa de Lima, son puntos de interés.

LAUJAR DE ANDARAX:
Capital de la Alpujarra. Área recreativa del Nacimiento, a sólo 2 kilómetros. La Iglesia de la Encarnación, el Ayuntamiento, Mirador del Molino y los pilares, merecen la atención.

PATERNA DEL RIO:
Encaramado en la montaña aparece como un punto blanco que reclama la atención del visitante. La Iglesia de San Juan Evangelista está declarada Monumento Histórico-Artístico. Merece la pena la visita a los Baños de Guarros y la excursión a Fuente Agria.

BAYÁRCAL:
Es el pueblo de mayor altitud de la provincia (1.275 metros). El Encinar de Bayárcal es el mayor y mejor conservado de cuantos existen en Almería. Puede visitarse su iglesia mudéjar.

DARRICAL:
Típico pueblo blanco, muestra del urbanismo nazarí con una pequeña plaza de cuya fuente mana el agua. Iglesia parroquial de estilo mudéjar.

RUTA 2. SIERRA NEVADA. 106 Km.

EL acceso oriental al Parque Natural de Sierra Nevada conecta la AIpujarra con los pueblos del Río Nacimiento y presenta una oportunidad única para comprobar que Almería es, en su paisaje, una provincia de grandes contrastes. Así, del desierto que se aprecia en Gérgal se pasa a encontrar, en pocos kilómetros, una exuberante vegetación que descubre, a ojos asombrados, la presencia del bosque, profundos barrancos, pinares, ríos trucheros y parajes de especial encanto con olor a plantas aromáticas y a frutas.

Las características naturales pueden disfrutarse en cualquiera de las zonas recreativas existentes: Arroyo Berruga, las Rozas, Monterrey. De especial interés hay que considerar la visita al Observatorio Astronómico de Calar Alto, que hay que concertar y que puede realizarse cualquier miércoles. La entrada es gratuita y su duración, dos horas.

La gastronomía invita a probar las gachas de pimientos coloraos, el guisote de calabaza, las migas con gazpacho de pepino, la pipirrana de Abrucena, los meneos y otras especialidades producto de la rica y variada caza menor. Con un poco de suerte, y si ha habido una partida fructífera, le pueden ofrecer carne y embutido de jabalí y, por supuesto, la sorpresa de unos postres caseros y de unas frutas del tiempo recién cogidas del árbol.

GÉRGAL:
Frontera entre el desierto y el bosque, localidad enclavada en la Solana de la Sierra de los Filabres, acoge, en su término, el Observatorio de Calar Alto, Iglesia y Castillo del S. XVI, restos arqueológicos del Argar.

DOÑA MARIA - OCAÑA:
Forma parte del municipio de las Tres Villas. Es Doña María una pequeña localidad rodeada de huertas. Cuenta con un manantial de agua con propiedades curativas para la piel. En Ocaña se puede contemplar el "Peñón de la Encantá", un capricho de la naturaleza, figuras esculpidas en la roca por la acción de los agentes meteorológicos.

ABLA:
La romana Abula de rica vega, invita a adentrarse en Sierra Nevada no sin antes recorrer el pueblo blanco, ruinas árabes, Iglesia parroquial mudéjar "Nuestra Señora de la Anunciación", Ermita de San Sebastián, y Ermita de los Santos Mártires.

ABRUCENA:
La Laurisana de los árabes, y Lauricena morisca es un pueblo de montaña de urbanismo peculiar y posición pintoresca  que  asemeja a un águila posada con sus alas abiertas. Restos árabes de "el Castillejo".

FIÑANA:
Llave del antiguo camino de Granada, pueblo de casas antiguas, blancas y singularmente geométricas. Alcazaba, Mezquita árabe, Iglesia de San Sebastián (mudéjar).

BAYÁRCAL:
Es el pueblo de mayor altitud de la provincia (1.275 metros). El Encinar de Bayárcal es el mayor y mejor conservado de cuantos existen en Almería. Puede visitarse su Iglesia mudéjar.

PATERNA DEL RIO:
La Iglesia de San Juan Evangelista está declarada Monumento Histórico-Artístico. La visita a los baños de Guarros y la excursión a Fuente Agria se puede completar con la adquisición, en temporada, de castañas y manzanas.

LAUJAR DE ANDARAX:
Capital de la Alpujarra. Área recreativa del Nacimiento, a sólo 2 kilómetros. La Iglesia de la Encarnación, el Ayuntamiento, Mirador del Molino y los pilares merecen la atención. Puede adquirirse vino del lugar.

DARRICAL:
Típico pueblo blanco, muestra del urbanismo nazarí con una pequeña plaza de cuya fuente mana el agua. Iglesia parroquial de estilo mudéjar.

NACIMIENTO:
Una rica vega desde la que se contemplan las estribaciones de la Sierra Nevada, muy cerca de la entrada al Parque Natural más occidental de la provincia.

ESCULLAR:
Entre Sierra Nevada y la Sierra de Baza, forma parte del municipio de Las Tres Villas.

RUTA 3. SIERRA DE GÁDOR. 100 Km.

DALIAS y su principal núcleo Celín, invitan a seguir la antigua ruta de la uva, a recorrer una parte de la Alpujarra y a disfrutar con un recorrido desde la solana a la umbría de la Sierra de Gádor, macizo montañoso, corpulento y de gran extensión, tierra seca, a primera vista, se comporta como una verdadera "esponja", que recoge y filtra las aguas que recibe para almacenarlas en su interior y dejarlas escapar por numerosas fuentes.

El viajero encontrará pueblos blancos que resaltan entre el verdor de los parrales; restos arqueológicos romanos y árabes y muestra de un pasado esplendoroso fruto de una vega rica y de un subsuelo millonario en minerales. Y de nuevo el contraste entre los valores de los ríos Nacimiento y Andarax y las cárcavas y lomas de tierras malas del subdesierto. La ruta es propicia para mirar el horizonte desde cualquiera de los balcones naturales que hacen posible contemplar campos de almendros, olivos, pinos, encinas, parras y el plástico de los invernaderos confundiéndose con el Mar Mediterráneo.

Como atracción gastronómica en esta ruta hay que probar los caracoles en salsa picante, cocido de hinojos, migas, gachas y como postres, milhojas, soplillos, mantecados y merengues.

DALÍAS:
Pueblo luminoso, de casas blancas, protegido por el macizo montañoso de la Sierra de Gádor. Los baños árabes de la Reina, la Torre del Aljizar (s. XIV) y la Garita de Dalías, figuran entre sus monumentos.

CELÍN:
Núcleo de Dalías, de casas blancas, con un área recreativa.

BERJA:
Hay que ver sus numerosas fuentes, recorrer sus barrios y bodegas. La historia nos ha dejado el Anfiteatro Romano de Villa-Vieja en Benejí, la Alcazaba y los Baños árabes de Benejí y la Torre-Fuerte "Los Oliveros".

ALCOLEA:
Puerta que abre la Alta Alpujarra. La iglesia parroquial (s. XVII), la Ermita de Santa Rosa de Lima, son puntos de interés.

LAUJAR DE ANDARAX:
Capital de la Alpujarra, área recreativa del Nacimiento. La Iglesia de la Encarnación, el Ayuntamiento, Mirador del Molino y los pilares, merecen la atención.

FONDÓN:
Fuentes, pilares, edificios señoriales, escudos nobiliarios, invitan a la visita, y todavía más su gastronomía tradicional, sus chacinas y su repostería. La Fuente de Carlos IV y el Palacio Rey Chico figuran entre sus monumentos.

BEIRES:
La Alcazaba descubre un paisaje inédito en el que el parral juega con las formas verdes. Iglesia parroquial de tradición Mudéjar.

OHANES:
Villa de arquitectura notable, aparece colgado a media ladera, destacando con su blancura entre tanto verde. Iglesia Mudéjar, Ermita de Tices y Casade la Torre.

ALMÓCITA:
Pueblo pequeño, uvero, Iglesia mudéjar. En su casco urbano se puede apreciar la arquitectura morisca mejor conservada de la provincia.

PADULES:
Balcón privilegiado que se asoma a los barrancos que lo rodean. Iglesia de Santa María la Mayor y la Casilla de los Moros.

CANJÁYAR:
Pueblo amplio y olvidado en el que la artesanía de caña es su arte. Magníficas panorámicas de parrales. Ermita de San Blas. Yacimientos arqueológicos encontrados en Cueva de Nieles.

RÁGOL:
Tranquilo y cuidado es conocido por sus pasas y uvas. La Iglesia parroquial es de estilo mudéjar.

INSTINCION:
Iglesia parroquial de San Juan Bautista, Ermita de San Cosme y San Damián.

ILLAR:
Iglesia parroquial de Santa Ana.

ALICÚN:
Artesanía de farfolla, gastronomía tradicional, escabeche.

HUÉCIJA:
Iglesia mudéjar, convento de los agustinos.

ENIX:
El pueblo del manantial y de la flor del almendro. Templo parroquial del siglo XVII, Iglesia de Santa Teresa de Jesús en el Marchal.

FELIX:
Arquitectura singular: casas de escasa altura, encaladas sin ansias que se agrupan en torno a su castillo árabe, que conserva intactos restos de lo que fue un primitivo diseño.

VÍCAR:
Mirador sobre el campo de invernaderos. Iglesia fortaleza y acueducto de Carcanz.

RUTA 4. ANDARAX. 116 Km.

Naranjos y parras rivalizan en un paisaje que recorre el río,  sus fuentes, cortijos, barrios pintorescos y casas señoriales. Subir y bajar el río es la oferta que invita a recorrer el Ricaveral y a detenerse a conversar con los vecinos de cualquiera de los pueblos, en plazas blancas de grandes árboles y cantarinas fuentes.

Comer gurullos con conejo, catar el ajo blanco, mojar en la fritada y meter la cuchara en las migas son placeres gastronómicos que se complementan con las riquísimas magdalenas, los roscos de naranja y las tortas de chicharrones. No hay que olvidar tampoco las rosquillas de aceite ni la longaniza.

El poblado y la necrópolis de Los Millares, a las puertas de Santa Fé de Mondújar, es paso obligado en la ruta, en la que cruzan otros yacimientos arqueológicos y muestras de un pasado de esplendor.

Mención especial merecen los balnearios: en Alhama de Almería y en Sierra Alhamilla, en un nuevo encuentro con el agua, que marca el discurrir de esta oferta de viaje.

BENAHADUX:
Orillas bajas del río Andarax, de famosas fuentes, fértiles huertas, bella cerámica, tradiciones alegres y afición deportiva peculiar: la pelota vasca. Restos Edad del Cobre.

GÁDOR:
Entre naranjos, y ocupando ambas orillas del río, el pueblo se extiende paralelo a la carretera. "El Castillejo", Iglesia de la Virgen del Rosario.

SANTA FE:
Mirador natural sobre el río, defendido por la notable torre árabe, que fue clave durante las revueltas moriscas. Excelente gastronomía.

ALBOLODUY:
Al pie de los cerros Almendral y Roldán, en la orilla del río Nacimiento este pueblo de rica huerta y variedad gastronómica, encierra los secretos del Peñón de la Reina y Peñón del Moro. I

SANTA CRUZ DE MARCHENA:
Casas blancas con pequeñas plazas vacías. Iglesia parroquial (s. XVI) mudéjar.

ALSODUX:
Blancura, calles pintorescas, lugares de encuentro, saludo y conversación. Iglesia parroquial mudéjar.

ALHABIA:
Cerámica, artesanía del esparto y calabaza. En la carretera una "Casvarina", monumento vegetal de tronco inmenso de 4.35 metros de circunferencia. Iglesia parroquial y Mezquita.

TERQUE:
Naranjos y perales, algunas casas antiguas de bella arquitectura. Alcazaba de Marchena.

BENTARIQUE:
Vigía del río, casas y huertas. Variedad gastronómica, tradiciones y secretos escondidos. Mezquita.

ILLAR:
Luminoso y cuidado. Iglesia Parroquial de Santa Ana.

HUÉCIJA:
Iglesia mudéjar. Convento de los Agustinos.

ALICÚN:
Artesanía de farfolla, gastronomía tradicional, escabeche.

ALHAMA DE ALMERÍA:
Significa "baños termales". Cuna de Nicolás Salmerón. Pueblo señorial, mirador del Andarax. Necrópolis Megalítica; Mojón y rambla de Huechar. Los Castillejos. Balneario, aguas termales, baños árabes.

RIOJA:
Mirador sobre el río de rica huerta, casas agrupadas en torno a pequeños cerros. Iglesia Parroquial.

PECHINA:
Origen de la actual Almería, rica huerta, arquitectura sólida y parajes bellísimos, como Sierra Alhamilla, con su balneario.

VIATOR:
Pueblo de contrastes en su arquitectura perfectamente delimitada, lección de historia. Plazas abiertas.

HUÉRCAL DE ALMERIA:
Vigilante del río. Antigua y moderna, agrícola, comercial e industrial.

RUTA 5. SIERRA DE LOS FILABRES. 154 Km.

La aventura y la sorpresa están servidas desde el inicio, en Gérgal, hasta el final, en Senés, tras atravesar un paisaje de montaña al borde mismo de la aridez, entre barrancos impregnados de olor de las plantas aromáticas y divisando aldeas de casas de pizarra y pueblos blancos, de singular urbanismo y recuerdos árabes.

La sorpresa está en las huertas, con variedad de frutales y sobre todo en las gentes, amables y sencillas, siempre dispuestas a ayudar y servir de guía al forastero. Y en la gastronomía que pone imaginación sobre los productos naturales de la tierra. Migas al ajo blanco, Gachas, Remojón, Conejo al ajillo, Perdiz con gurullos, en escabeche. Hay que probar los almendrados y turrones.

Hay aventura en la ruta señalada y en la alternativa de cruzar la sierra por los caminos forestales. El bosque mediterráneo trata de recuperarse en una zona que está a las puertas del desierto y cuyos campos han sido, en muchos casos, abandonados.

Restos de otra época nos acercan a multitud de culturas. Desde yacimientos del Argar a restos de acueductos romanos, de alcazabas árabes, arquitectura popular y de ejemplos de futuro: la Plataforma Solar de Tabernas, el Observatorio Astronómico de Calar Alto.

GÉRGAL:
Frontera entre el desierto y el bosque, está enclavado en la solana de la Sierra de los Filabres. En su término está el Observatorio de Calar Alto. Iglesia y castillo del s. XVI, restos arqueológicos del Argar.

OLULA DE CASTRO:
Microhábitat humano en el que se siente la llamada del pasado. Pueblo blanco de supervivencia y de economía familiar de subsistencia.
Iglesia parroquial de San Sebastián. Yacimientos arqueológicos, restos de Arte Rupestre en el Huerto del Moro.

CASTRO DE LOS FILABRES:
De Olula a Castro hay que volver atrás y bajar a Tabernas. Arquitectura popular de materiales humildes: Lajas de pizarra perfectamente encajadas. Restos de Alcazaba árabe.

VELEFIQUE:
Pueblo blanco de barrios característicos, restos de la Alcazaba árabe construida aprovechando la defensa de materiales del cerro, Torre-Vigía, Iglesia de Sta. María.

ULEILA DEL CAMPO:
Casas blancas, cubiertas de tejas, parece castellana. Paso para Monteagud y la Ermita de la Virgen de la Cabeza. Cueva de la Mora (Neolítico), Iglesia parroquial.

COBDAR:
Pueblo blanco de calles casi paralelas, que forman un recortado abanico. Sus vegas se riegan con el agua de cinco fuentes que manan del cerro marmóreo de Los Calares. La Herrería (resto de Alcazaba árabe).

ALBANCHEZ:
Perfil alargado rodeado de lomas suaves cubiertas, de modo uniforme, por extensos albaidares, Huertas de naranjos y perales. Acueducto romano. Ermita de San Roque, s. XII.

LIJAR:
Típico pueblo de los Filabres, con su arquitectura popular y el dominio del medio. Huertas y canteras cercanas.
Yacimientos arqueológicos, El Castillico, El Palomar, Piedras de la Serradura y Cueva del Moro.

CHERCOS:
Pequeño, de calles en cuesta, irregulares y estrechas. Su mejor monumento: "Chercos el viejo" y un castillo árabe.

ALCUDIA DE MONTEAGUD:
Casas blancas, tejados rojos, se adivina un nuevo cambio de paisaje. Yacimientos arqueológicos. Ruinas de Medalá, s. XII-XV (Nazarí). Iglesia parroquial del Rosario, s. VI-VII.

TAHAL:
En el centro de un valle de montaña al que llegan numerosos barrancos. Antigua capital berebere. Castillo árabe perfectamente conservado. Punto de partida de excursiones,
Yacimientos arqueológicos, Cultura del Argar, Neolítico y de la Edad de Bronce.

SENES: Escudado entre cerros, mira al sur y al poniente. Calles llenas de tipismo. Restos de Alcazaba árabe.

RUTA 6. CAMPOS DE NIJAR Y SORBAS. 121 Km.

Impresiona la desnudez de la tierra y la luminosidad con la que un paisaje único en Europa saluda al viajero al tiempo que le invita a sentir la belleza de las ramblas, de los pueblos blancos de una vegetación escasa; del desierto. Es algo incomparable, único.

Basta la imaginación para situar el mismo escenario que ha servido para rodar películas y convertir en "pueblo del Oeste" algunos parajes. Pero también hay aplicaciones tecnológicas de primera magnitud, como la Plataforma Solar y monumentos naturales como los Karst en Yesos.

Ajipán, gurullos, gazpacho a lo pobre, cocido con morcilla, gachas de pimentón y tortas de chicharrones son algunas especialidades de una gastronomía, de la que forma parte importante el conejo de campo, preparado de docenas de maneras.

La artesanía juega un papel importante. Telares y alfares forman parte de la tradición, como las romerías y las fiestas populares que se suceden en los numerosos núcleos contenidos en los cinco municipios existentes en el recorrido.

TABERNAS:
Los restos de un castillo árabe dominan este pueblo de un urbanismo singular, con casas de doble planta rodeado de un paisaje elegido por el cine para rodar películas del oeste.

TURRILLAS:
Balcón excepcional sobre el llano de Tabernas, de casas blancas y una huerta exuberante y verde. Torre musulmana de la Iglesia, s. XVI. Yacimientos arqueológicos (Prehistórico).

LUCAINENA DE LAS TORRES:
Antiguo centro minero, conserva restos de aquella actividad: cerros de escoria y hornos de fundición, así como notas de un presente fundamentalmente agrícola. Iglesia Parroquial de 1700.

NÍJAR:
Centro de artesanía. De arquitectura peculiar, con casas blancas, sin aristas, que se agrupan para formar un conjunto urbano recién salido del horno de sus alfareros. Iglesia parroquial (s. XV), Atalaya, Castillo de Rodalquilar, su litoral es el único aún virgen en España. Museo de Historia Natural y del Mar.

HUEBRO:
Aldea de origen medieval perteneciente a Níjar. Ruina de fortaleza árabe, molinos de agua.

SORBAS:
Fortaleza natural de casas colgantes. Centro de la producción de yeso de la provincia. Casa del Duque de Alba, Iglesia de Sta. María. Yacimientos arqueológicos (Prehistórico).

BENIZALON:
Lugar de encuentro, protagonista de una de las tradiciones más hermosas de la comarca en torno a la Virgen del Monteagud.

RUTA 7. EL MAR DE LAS SIERRAS DULCES. 108 Km.

Sierras costeras, pequeñas, caprichosas y coquetas. Cálidas formas mojadas por la brisa del mar, triunfo de los relieves suaves. Reducido laberinto de misterios.

Hay que remontar el curso del río Aguas y entrar en ese apéndice de los Filabres que es la Sierra de Bédar para admirar la belleza de un paisaje que ofrece al sur la vista de un mar siempre azul que se suele confundir con el cielo y al norte el misterio de una sierra que ve cubiertos sus picos con nuevas construcciones.

El interior lleva al encuentro con una Almería que siempre ha estado ahí, pero que es inédita y desconocida para la mayoría. Entre almendros y olivos se descubren pueblos blancos y tranquilos. El descenso lleva al mar, a un pueblo de pescadores (Carboneras) que conviven con dos de las industrias más fuertes de la provincia y a un nuevo encuentro con la sierra.

De la rica y variada gastronomía hay que destacar los Gurullos al Rin-Ran, las Pelotas, "Fritá" de magra y morcilla, migas, ajo "colorao", "Arroz a parte", Habas con bacalao, y por supuesto el pescado y marisco de Carboneras. Los mantecados de vino, almendrados elaborados con recetas familiares.

MOJÁCAR:
Este pueblo, construido de forma escalonada sobre un cerro de Sierra Cabrera es punto de partida. La historia nos habla de su fundación cartaginesa y de la importante huella dejada por los árabes. Importante oferta turística.

TURRE:
Antesala de la zona de los yesos en la Umbría de Sierra Cabrera, impresionante monumento natural. Ermita de San Francisco, Iglesia parroquial.

LOS GALLARDOS:
Pequeño pueblo agrícola guardián de la puerta de acceso a la Sierra de Bédar. Yacimientos Cadimar, El Castillico. La Zimbra.

BÉDAR:
Mirador de sierra y mar, encaramado, calles estrellas y empinadas. Ermita árabe en Serena, Castillo de los Moros y Cuevas de la Señora.

LUBRÍN:
Rodeado de un paisaje de almendros, es pueblo de hondo sabor, con numerosas plazas y hermosos edificios. Restos árabes del Castillo. Numerosos barrios y cortijadas.

SORBAS:
Fortaleza natural de casas colgantes. Centro de producción de yeso de la provincia. Casa del Duque de Alba, Iglesia de Sta. María.

LOS MOLINOS DEL RIO AGUAS:
Cortijada de Sorbas rodeada de huertas cuyo nombre lo toma de los numerosos molinos de harina y almazaras que albergaba.

CARBONERAS:
Pueblo pesquero, turístico e industrial, cargado de historia y conservador de tradiciones. Castillo de San Andrés (s. XVI), Torre del Rayo, Faro de Mesa Roldán, Casa del Laberinto.

RUTA 8. TIERRAS DE PULPI Y VERA. 87 Km.

Adentrarse en los suaves relieves de Sierra Almagrera siguiendo la ruta de la costa invita a descubrir numerosas huellas de un pasado ligado a las minas y a las fundiciones y no carecen de señales de un presente cuajado de pequeños paraísos: diminutas calas de agua cristalina y numerosas escolleras, hasta llegar a la planicie cubierta de tomateras que desarrollan un fruto en otoño e invierno aprovechando la seguridad de un clima que no conoce las heladas.

En el interior, el paisaje está salpicado de pequeños núcleos urbanos en torno a los municipios de Pulpí y Cuevas del Almanzora, que rompen la monotonía de los secanos. Restos mineros acompañan al viajero en su recorrido hasta alcanzar Antas entre un mar de naranjos y dar el salto hasta la ciudad luminosa de Vera.

Si el hambre aprieta en  cualquier punto de la ruta se puede descubrir el Ajo "colorao" o las tortas de avío, pasando por las Pelotas, Gurullos, Migas, Trigo y Ajoblanco y sin olvidar que la costa ofrece buenas posibilidades para el marisco y el pescado.

VILLARICOS:
Pequeño núcleo costero de carácter turístico y agrícola, de origen minero, en Cuevas del AImanzora. Castillo.

SAN JUAN DE LOS TERREROS:
Núcleo de Pulpí. Salinas, playas, excepcional vista, frontera con Murcia. ''Terreros'', cuevas perfectamente acondicionadas, Castillo de Terreros.

PULPÍ:
Pueblo de tradicional actividad agrícola y ganadera. Extensos cultivos de almendros, tomate de invierno, melones y alcaparras. Destaca el Ayuntamiento, por sus dimensiones. Posada de la Fuente.

CUEVAS DEL ALMANZORA:
Centro geográfico del Bajo Almanzora, antigua ciudad minera, Castillo-fortaleza, Iglesia de la Encarnación, Convento, Iglesia de San Sebastián.

ANTAS:
Cuna prehistórica de la cultura Argárica (Neolítico). Campos de limoneros y naranjos, un vergel rodeado de tierras áridas. Yacimiento del Argar.

VERA:
Ciudad luminosa, de rica artesanía, comercial y turística en su amplia costa. Iglesia de la Encarnación, Real Hospital de San Agustín, Convento de la Victoria, Ermita del Espíritu Santo, Museo Histórico Municipal. Hotel y playas naturistas.

GARRUCHA:
Pintoresco pueblo marinero reúne en su Malecón el encanto de las tardes y noches del Mediterráneo. Sus pescados y mariscos son muy preciados por los amantes de la gastronomía.

RUTA 9. VALLE DEL MARMOL Y DE AZAHAR. 100KM.

Hay que remontar el río Almanzora para descubrir los contrastes que ofrece su valle cuajado de hortalizas en su parte más baja y desbordado de cítricos en el primer tramo de ascenso hasta Albox para, a partir de ahí sorprenderse con la monumentalidad de una Sierra de entrañas abiertas y blancas: el mármol. El mineral es la razón de ser de la práctica totalidad de los pueblos del río, que viven de cara a la sierra.

Hay también otro tipo de blanco también especial: el de los almendros en flor que jalonan la ruta que lleva a los pequeños municipios de la comarca y que ofrecen impresionantes panorámicas a la retina.

El gusto agradece catar la olla de hinojos, la fritada de conejo, los gurullos con liebre y las perdices estofadas o encebolladas, y la famosa repostería de la zona con los suspiros de almendra a la cabeza.

CUEVAS DEL ALMANZORA:
Centro geográfico del Bajo Almanzora, antigua ciudad minera, Castillo fortaleza, Iglesia de la Encarnación, Convento, Iglesia de San Sebastián, Castillo de Villaricos.

ZURGENA:
Pueblo de arquitectura popular rodeado de una fértil vega en la que predominan los naranjos. Iglesia de San Ramón Nonato (mudéjar) y el Castillo Reloj (árabe).

ARBOLEAS:
Pueblo pequeño reúne su blanco caserío en torno a la plaza. Cueva del Espejuelo, Cueva de la Ermita, Torre vigía en el Cerro del Castillo.

ALBOX:
De origen árabe es la ciudad comercial del Valle del Almanzora. La torre y el aljibe de Aljambra recuerdan su pasado de la misma forma que sus barrios hablan de su desarrollo.

CANTORIA:
Puerta de la comarcal del mármol, de edificios señoriales y palacios elegantes, como el de los Marqueses de Almanzora, la Casa del Duque del Infantado y la del Marqués de la Romana. Ruinas árabes como la fábrica de pólvora y la Torreta.

PARTALOA:
Espectáculo natural insólito: los "desplomes" de enormes bloques de conglomerados que aparecen frente al pueblo.

FINES:
La Cueva del Castillo (árabe) contrasta con la realidad de un pueblo en crecimiento que mira al mármol.

OLULA DEL RIO:
Núcleo de comunicaciones de la comarca, múltiples talleres de transformación del mármol le confieren un evidente aspecto industrial. Iglesia de San Sebastián (s. XVIII).

MACAEL:
Capital del mármol at que da nombre propio, y al que íntimamente ha usado para sus construcciones y obras. Poblado árabe, torre de la Iglesia. Canteras de mármol.

LAROYA:
Pueblo serrano de calles empinadas y asimétricas. Iglesia parroquial (s. XVI).

URRACAL:
Huertas pobladas de almendros, olivos que esconden un pueblo blanco, asomado a su barranco y con una rica gastronomía. Iglesia parroquial de Santa María.

SOMONTIN:
Pueblo blanco conocido por sus minas de talco con una Iglesia Parroquialcuya torre coronada por una pequeña cúpula sobresale del resto de las construcciones.

LUCAR:
Balcón privilegiado. Excelente panorámica sobre la comarca alta del Almanzora. Arquitectura popular. Laberinto de calles estrechas. Balsa de Cela (antiguos baños).

TÍJOLA:
La romana Tagili es famosa por sus fuentes, por sus frutas y por su gastronomía. Pueblo de gran tradición comercial, es el punto de partida de pequeñas rutas laterales por los Filabres.

BAYARQUE:
Es un paisaje de sierra surcado por barrancos y cubierto de pinares.

SERÓN:
Conocido por su jamón, es un pueblo integrado en su medio, de calles pendientes y estrechas que aparecen dominadas por el castillo árabe, Iglesia de Ntra. Sra. de los Remedios (s. XVI), Ermita de la Virgen de la Cabeza, Poblado minero de Las Menas.

BACARES: Pequeño pueblo coronado por las ruinas de un castillo árabe y con un impresionante monumento natural: La "Telica", pico de 2.080 metros.

ARMUÑA DEL ALMANZORA:
Extensos cultivos de melocotoneros rodean la localidad, en el cauce del río, Arquitectura popular.

SUFLI:
Pueblo de arquitectura íntegra, Ermitas de San Roque y Santa Cruz.

SIERRO:
Pueblo de montaña, fresco, caminos de piedra que superan los fuertes desniveles, Iglesia parroquial (Neoclásica),

PURCHENA:
Asentada sobre un relieve empinado y dominada por las ruinas de una Alcazaba árabe, la ciudad presenta un peculiar diseño de calles, con casas encaladas. Templo parroquial (s. XV), rico folklore y repostería.

ALCONTAR:
Encantador pueblo de casas blancas y gentes abiertas a tiro de piedra de zonas recreativas y paisajes llenos de contrastes.

GARRUCHA:
Pintoresco pueblo marinero reúne en su Malecón el encanto de las tardes y noches del Mediterráneo. Sus pescados y mariscos son muy preciados por los amantes de la gastronomía.

RUTA 10. PARQUE NATURAL DE SIERRA MARIA-LOS VELEZ. 151 Km.

El norte de Almería aparece como una fusión de paisajes y culturas, el estallido singular de lo andaluz, lo murciano y lo manchego y el reto del tiempo detenido en plena naturaleza, y en los paisajes urbanos que hacen dudar de que se siga estando en Almería.

El viaje es un continuo descubrimiento, una maravillosa invitación a no tener prisa y a detenerse para captar un paisaje, las formas que va adquiriendo el monte Maimón; el detalle de un escudo de piedra o el aroma de un campo que sabe a bosque y a cereal.

Todo un Parque Natural corona la ruta que, en invierno, ofrece la sorpresa de la nieve. Hay que confrontar la bondad de los productos naturales de esta tierra en la que la gastronomía es tan variada como el paisaje. Las tortagachas de conejo, el puchero de pelotas, la masa "rallá", los gurullos y las migas rivalizan con unas exquisitas chacinas caseras y la perdiz en escabeche. Las tortas de chicharrones, los barquillos y los roscos de naranja cumplimentan la obligada degustación.

HUÉRCAL-OVERA:
Fundada en el siglo XV contiene soberbios edificios, magníficas casas con jardín y huertas, luminosas y cuidadas plazas, que forman un conjunto elegante y bello. Castillo árabe de Santa Bárbara, Iglesia de la Asunción, edificio de las 4 torres y Pósito municipal.

VELEZ RUBIO:
Ciudad de importantes edilicios señoriales conservados con esmero y barrios que muestran las características formas de la arquitectura popular. La Iglesia de la Encarnación (1753) es uno de los principales monumentos de la provincia. Ayuntamiento (1732). Antiguo Hospital Real (1765). Iglesia del Carmen (1617). Tercia (s. XVII). Iglesia de la Inmaculada (s. XVIII). Iglesia de S. José (s. XVIII). Abierto al público el Museo Arqueológico Miguel Guirado.

VELEZ BLANCO: Balcón privilegiado coronado por el Castillo Alcázar de los Fajardo (Marqueses de los Vélez). Sonido constante de agua en los Caños. La Novia, Caravaca, 5 caños, Alameda ... Mezquita árabe e Iglesia de la Magdalena, Iglesia de Santiago, Convento de San Luis, Barrio de la Morería. Vega Olivarera: Dotada de hermosos ejemplares centenarios. Acoge el Cortijo Tío Pericón, Centro de recuperación de la raza de burros andaluza-cordobesa.

MARIA:
Despensa cerealista de Almería, Pueblo de urbanismo "manchego" y de sierra; Sierra de María, Parque Natural. Iglesia de la Encarnación, Tercia, Ermita de la Soledad, Molinos, Fuentes.

CHIRIVEL:
La romana Uad Monnu es un pequeño pueblo con una rica vega y olor a los barquillos que producen su fábrica. Yacimiento arqueológico el "Víllar".

ALBOX:
De origen árabe es la ciudad comercial del Valle del Almanzora. La Torre y el Al-jibe de Aljambra recuerdan su pasado de la misma forma que sus barrios hablan de su desarrollo.

ORIA:
Entrada a la comarca de los Vélez, con una rica huerta y estructura urbanasingular de los pueblos de siempre iglesia parroquial mudéjar, s. XVII. Yacimientos arqueológicos. Restos de fortaleza en Olías.

TABERNO:
Aparece perdido, pero lleno de personalidad en medio de un paisaje de contrastes naturales.

GARRUCHA:
Pintoresco pueblo marinero reúne en su Malecón el encanto de las tardes y noches del Mediterráneo. Sus pescados y mariscos son muy preciados por los amantes de la gastronomía.

Dónde alojarte en Almería
Cortijo Las Gachas
Cuevas del Almanzora



Playadulce Hotel
Roquetas de Mar

Playacapricho Hotel
Roquetas de Mar


Tipo de viaje
Guárdame en el móvil