Alicante y Valencia - La Serra de Mariola, regalo para habitantes y visitantes
Comunidad Valenciana
La Serra de Mariola constituye uno de los territorios valencianos en los que se concentran en mayor medida valores medioambientales, paisajísticos y socioculturales de especial relevancia.
Els Blaus de Roses

comunidad valenciana, alicante y valencia - la serra de mariola,  regalo para habitantes y visitantes

“El alto y célebre monte Mariola tan fértil cuando el que más de toda España, vestido de arboledas y yerbas medicinales, es muy rico de aguas, que las echa por todas sus vertientes... Y de aquí fue, que a su sombra y bajo de su amparo se edificaron antiguamente muchas poblaciones, de que están cuajadas sus vertientes hasta nuestros días”. La guía del forastero de Alcoy editada en 1864, comenzaba con este pasaje la descripción de esta conocida sierra, famosa por la belleza de sus montes, la pureza de sus fuentes y la riqueza de su vegetación. Ubicada entre Alicante y Valencia, la Mariola se eleva en el punto de encuentro de las comarcas de La Vall d´Albaida, El Comtat y L´Alcoiá. El encuentro con Mariola es mágico. A cada paso, en cualquiera de los senderos y caminos que la cruzan, descubrimos espacios sorprendentes: las montañas, los valles y los barrancos se pintan con distintos tonos de verde, las ermitas y las fuentes invitan al descanso, y el paisaje cobra vida con el canto de un pájaro, la carrera de una liebre o el tranquilo paseo de la perdiz. El aire se impregna con los aromas del romero, de la salvia, del espliego, del tomillo, del té de roca,... y una extensa variedad de plantas aromáticas y medicinales. La naturaleza nos regala con su labor más perfecta, a nosotros nos corresponde disfrutar y cuidar este bello, y a la vez frágil, equilibrio ecológico.

La sierra dispone de un amplio abanico de posibilidades para los apasionados de la vida al aire libre. La ascensión a los picos del Montcabrer, Sant Jaume y el Portín, entre bosques de pinos, encinas e incluso tejos, nos gratifica con espléndidas vistas panorámicas. La visita a los antiguos depósitos para el almacenamiento de la nieve, llamadas cavas, o a las viejas masías, nos muestra las características de la arquitectura popular. El trazado del antiguo ferrocarril que unía los distintos pueblos, junto con el Sendero de Gran Recorrido –GR 7- y los numerosos caminos que cruzan la sierra, nos proponen sugerentes excursiones a pie, en bicicleta o a caballo. Los nacimientos de los ríos Vinalopó y Clariano nos ofrecen lugares apropiados para el esparcimiento en medio de una frondosa vegetación. Los asentamientos humanos al amparo de la sierra se han sucedido desde la prehistoria debido a unas condiciones de habitabilidad inmejorables: abundancia de agua, de refugios naturales, de caza,, de pesca y, en las laderas de los montes, una buena tierra para el cultivo de cereales, olivos y árboles frutales. Numerosos restos –paleolíticos, neolíticos, ibéricos, romanos, etc.- son buena prueba de esto, sin olvidar la profunda huella dejada en toda la zona por la civilización árabe.

A finales del siglo XIX y principios del XX, la tradición artesana textil se adaptó a las nuevas tecnologías para crear una pujante industria basada en la confección de sábanas, edredones, cubres y, sobre todo, mantas. En la actualidad la fabricación de tejidos, papel y conservas alimenticias son los pilares en los que se fundamenta la economía de la zona. El hierro forjado, las armas antiguas, las telas bordadas y los disfraces son algunos de los artículos que todavía se elaboran de forma artesanal y que podemos adquirir en los comercios especializados.

La gastronomía tradicional utiliza los productos del campo aderezados a menudo con las hierbas aromáticas de Mariola que aportan a sus platos un delicioso y característico sabor. El gazpacho, la olla, “les bajoques farcides” y la pericana, cocinados con el inmejorable aceite de oliva de la zona, son platos emblemáticos, junto con arroces y la tradicional paella. La influencia árabe se deja sentir una vez más a la hora de los dulces, con las peladillas, los turrones, las nueces azucaradas o “els pastissos de monjes”. Y para ayudar a hacer la digestión dos bebidas con denominación de origen: el herbero, elaborado con las hierbas de la sierra, y el conocido café –licor, presente en todas las celebraciones.

Nos acercamos a la sierra a través de Bocairent. En un término predominantemente montañoso, las casas de la población, con sus típicas y características formas alargadas, se adaptan a los desniveles del terreno formando un bello conjunto armónico. El casco antiguo, declarado conjunto histórico-artístico nacional, conserva la misma estructura de la época medieval, con sus calles estrechas y empinadas. Destaca el bello campanario barroco de la iglesia de la Virgen de la Asunción y su excelente pinacoteca con obras de Juan de Juanes, Ribalda y Sorolla. A su lado, el Museo Arqueológico expone al publico una valiosa colección con los principales hallazgos del término. Merecen una visita especial Les Covetes dels Moros, oquedades perforadas en el gran muro de piedra de un barranco, así como la original plaza de toros, excavada en la roca a golpe de pico, en 1843. Tanto en la población como en el resto del municipio abundan las ermitas, y las fuentes brotan en los más bellos rincones. Hacia el sur, la ciudad de Banyeres de Mariola dispone sus casas en las estribaciones de la sierra. La población está dominada por la imponente figura de un castillo de origen musulmán, cuyas salas albergan los museos Arqueológico y Festero. El recorrido del casco urbano nos depara agradables sorpresas como la torre de la Font Bona, del siglo XVI, la iglesia barroca de Santa María y las ermitas de Santa María Magdalena, Sant Jordi y el Santo Cristo a la que se llega por un zigzagueante calvario del siglo XVIII. En el término, cruzado por el río Vinalopó, encontramos fuentes y manantiales, los bosques de pinos y robles cubren su parte montañosa mientras que en el valle se cultivan olivos, almendros y vid.

Desde Banyeres de Mariola el camino hasta Alcoi discurre entre la Serra Mariola y el Parque Natural del Carrascar de la Font Roja. La singular estampa de Alcoi, con sus puentes que salvan los barrancos de los ríos Barxell, Molinar y Serpis, nos llama poderosamente la atención. Frente a la ciudad moderna e industrial, descubrimos el tipismo de las plazoletas y calles que serpentean por el casco antiguo. La iglesia de Santa María, la parroquia de San Mauro y San Francisco, con su museo del arte sacro, el claustro del convento de San Agustín o el Ayuntamiento Viejo son paradas obligadas, así como el famoso Museo Arqueológico Camilo Visedo Moltó y el Museo Casal de Sant Jordi. Desde la población, la monumental silueta del Barranc del Sinc, con sus escarpadas paredes, nos invita a adentrarnos en el agreste paisaje de la sierra y contemplar desde su cima el hermoso panorama del valle. Al otro lado de la ciudad, el Santuario de la Virgen de los Lirios –en pleno Parque Natural de la Font Roja- nos anima a recrearnos en un maravilloso marco natural poblado de carrascas y pinos.

El casco urbano de Cocentaina, capital de la comarca del Comtat, nos describe, paso a paso, las etapas más importantes de su historia. El recorrido puede comenzar con la visita al magnífico edificio gótico del Palacio Condal, continuar con las pinturas renacentistas de la iglesia barroca de Nuestra Señora de la Asunción o aventurarse entre las callejas del barrio musulmán del Raval. La arquitectura popular se mezcla con los antiguos caserones mudéjares y las fachadas se adornan con azulejos del XVIII y escudos señoriales. La silueta de la Serra Mariola y el curso del río Serpis nos acompañan hacia el norte y se adentran en las tierras de Muro de Alcoy. Los alrededores de la villa nos permiten organizar divertidas excursiones hasta los parajes de la Peña del Frare y Els Fontanars, recorrer las pequeñas ermitas que salpican el término o disfrutar con la paz de los tranquilos caseríos de origen morisco.

Dejamos atrás Muro de Alcoy y rodeamos la vertiente septentrional de Mariola, a través de una agradable carretera hasta las poblaciones de Agres y Alfafara. Los olivos, nogales y almendros roban terreno a la sierra en estas pintorescas localidades de montaña. En Agres las casas tradicionales con sus balcones y rejas de hierro forjado se encaraman en la montaña y las calles ascienden sinuosamente hasta la cima. En lo alto se sitúa el conocido santuario de la Mare de Déu del Castell, desde el que contemplaremos una bella panorámica de la villa y sus alrededores. Más allá del santuario, entre las sendas que nos conducen al pico Montcabrer, podemos admirar los restos de las antiguas cavas y el bosque de tejos más meridional de Europa. La vecina Alfafara reúne sus blancas casas alrededor de la iglesia parroquial y ofrece al visitante lugares sorprendentes donde el tiempo parece detenerse: el Pinar de la Vila (a las afueras), el barranco de la Cova de la Font (camino del pico del Portín), las ruinas tardorromanas del Mas del Pou o incluso, el antiguo lavadero público, donde todavía acuden los vecinos a hacer la colada.

Dejamos para el final las fiestas, por ser la característica más conocida y la que mejor describe el espíritu de los habitantes de Mariola. La celebración por antonomasia son las representaciones de Moros y Cristianos, que atraen a numerosos visitantes nacionales y extranjeros. La propia historia de cada pueblo marca las diferencias de la fiesta, pero el núcleo argumental es similar en todos ellos: la entrada de los árabes en la población y su posterior derrota a manos de las tropas cristianas. Alcoi, Bocairent, Banyeres, Cocentaina, Muro de Alcoy y Alfafara, compiten en espectacularidad y colorido cuando las comparsas de ambos bandos, ataviadas con sus mejores galas, desfilan al son de las marchas guerreras, entre el clamor del público y el fragor de la pólvora de los trabucos. También destacan por su originalidad, belleza y antigüedad, otras fiestas que alegran la vida de las gentes de Mariola, como la Cabalgata de Los Reyes Magos de Alcoi, considerada la más antigua de España, la “crema del pi” y la especificación de la aparición de la Mare de Déu, en Agres, o la popular romería a la ermita de San Antonio Abad, en Alfafara.

Para conocer la Serra Mariola

En la Serra Mariola y serras de l´Alcoiá-Comtat se combinan de modo armónico una compleja orografía, unas peculiares condiciones climáticas y un inteligente cultivo de estas tierras desde tiempos inmemoriales. Fruto de todo ello es un mosaico de ambientes y paisajes de alto valor ecológico y paisajístico. Para disfrutarlos, le recomendamos aparcar el coche y recorrer los caminos de la sierra caminando, a caballo o en bicicleta. Recuerde que las montañas mediterráneas son frágiles y necesitan de todo nuestro cuidado: no abandone basura ni encienda fuego, respete la flora y la fauna. En los espacios protegidos –como el Parc Natural de la Font Roja- siga las indicaciones y normas de los responsables. La naturaleza sabrá agradecérselo.

Itinerarios excursionistas en la Serra Mariola y l´Alcoia-Comtat

Las condiciones del área para el excursionismo han sido aprovechadas por el Sendero de Gran Recorrido (GR). El GR-7 sigue caminos tradicionales de montaña, señalizados con pintura blanca y roja por los grupos excursionistas para facilitar su utilización. Está publicada la Topoguía del sector Venta Boquilla-Alcoi (FTVM-CEV, Valencia, 1989), que describe el recorrido del GR-7 en la Serra Mariola. El GR-7 recorre, desde las inmediaciones de Bocairent, la totalidad de la Serra Mariola y ofrece una inmejorable posibilidad de adentrarse en sus parajes. Recomendamos el tramo entre el Refugio S. Reig del Moral (pernoctas y comidas) y Alcoi. Discurre por el pico Montcabrer, que con sus 1.390 m es el punto culminante de la sierra, y el impresionante paraje del Barranc del Sinc. Tiempo total estimado: 3,30 h. En el Parc Natural de la Font Roja existen itinerarios balizados que permiten conocer las excepcionales riquezas botánicas, paisajísticas y etnográficas allí conservadas. Han sido publicados folletos divulgativos de los itinerarios, que pueden encontrarse en el propio parque. Para la realización de excursiones es útil la consulta de cartografía de detalle y de guías especializadas: J.R. Nebot et al., L´Acoiá i Comtat, guia natural, histórica i cultural (Alcoi, 1993) con un amplio inventario de itinerarios de interés natural y cultural; R. Cebrián, “Montañas Valencianas V” (Valencia, 1994); A. Calero, Guía excursionista de la Serra Mariola (Alcoi, 1980); La Serra Mariola y l´Alcoiá-Comtat se hallan incluidas en las hojas del mapa escala 1/50.000: Onteniente 28-32 (820), Alcoy 29-32 (821) e ibi 28-33 (846).

Itinerarios ciclistas en la Serra Mariola y l´Alcoiá-Comtat

Los aficionados a la bicicleta de carretera pueden realizar el circuito completo de la Serra Mariola, que cruza de Boicarent a Alcoi por la Font Mariola, con un kilometraje de 50 km. desde la ciudad de Alcoi puede ascenderse hasta Cases de Mariola o al Santuari de la Font Roja, itinerarios cortos pero de fuerte desnivel. Los amantes de la bicicleta de montaña cuentan con una amplia red de caminos y pistas forestales para hacer ejercicio disfrutando de la naturaleza. Encontrarán información y sugerencias en la guía: J. Raúl y S. Sellés, Bicicleta de Muntanya: serra amunt, serra avall pels voltants s´Alcoi.

Datos de Interés

Para llegar a Boicarent desde Alicante, tomar la carretera N-340 en dirección a Valencia hasta Alcoi, continuar por la C-3313 y, después de pasar Banyeres de Mariola, tomar la C-3316 en dirección a Bocairent. Desde Valencia, tomar la carretera N-340 en dirección a Alicante, en el kilómetro 57 desviarse por la N-430 en dirección a Albacete y posteriormente por la C-3316 que pasa por Ontinyent y llega hasta Boicarent.

Tourist Info Bocairent
Plaça de l´Ajuntament, 2
46880 Bocairent.
Tel. 96/290 50 62

Dónde alojarte en Alicante





Guárdame en el móvil