Alemania - Rin, ¡ Bienvenido al Rin !
Alemania
Bordeada de paisajes que figuran entre los más encantadores, la gran arteria de Europa está hecha para pasar maravillosas jornadas de excursión. Descubra su belleza y su rica cultura que entusiasman a los visitantes del mundo entero.
Els Blaus de Roses

alemania, alemania - rin, ¡ bienvenido al rin !

- BIENVENIDO AL RIN
- DE EMMERICH A BONN
- DE BONN A MAGUNCIA
- DESDE MAGUNCIA HASTA KARLSRUHE
- DE KARLSRUHE A BASILEA
- EL ALTO RIN Y EL LAGO DE CONSTANZA

¡ Bienvenido al Rin !
Bordeada de paisajes que figuran entre los más encantadores, la gran arteria de Europa está hecha para pasar maravillosas jornadas de excursión. Descubra su belleza y su rica cultura que entusiasman a los visitantes del mundo entero.

Una magnífica variedad.
El Rin surca Alemania a lo largo de 850 kilómetros y cambia de perfil en varias ocasiones desde el lago de Constanza hasta la fronntera holandesa.
Unas veces las masas de agua se desencadenan entre rocas estrechas, otras veces el río pasa con reposo con una anchura de hasta un kilómetro por llanos bien amplios. Talla su lecho unas veces a lo largo de bosques profundos, interrumpidos por viñedos soleados, otras veces a orillas de castillos, monasterios y fortalezas de muchos siglos que coronan ciudades entre las cuales algunas han celebrado ya su aniversario en el segundo milenio.

La cultura de Europa, el patrimonio del mundo.
Sobre las orillas del Rin, la historia, el arte y los paisajes se entremezclan para despejar una atmósfera inigualable. La Loreley legendaria y pequeñas ciudades medievales de casas con fachadas entramadas, el Limes, la catedral de Colonia, la Drosselgasse desbordante de animación en Rudesheim y el salto del Rin cerca de Schaffhausen, los famosos relojes de cuco de la Selva Negra, las noches mágicas del "Rin en llamas", las curiosidades turísticas a lo largo de la orilla como el castillo de Heidelberg...¿ dónde se puede encontrar algo comparable en el mundo? Viva esta combinación única a su gusto: de lujo sobre los barcos de pasajeros de la "flota blanca", individualmente en automóvil o en tren, a no ser que lo prefiera en bicicleta para que el placer dure más. La pista para bicicletas del valle de el Rin le conduce del lago de Constanza a Rotterdam!

El placer para todos los sentidos.
El Rin le mima casi siempre con su clima suave de bienestar: hasta 2000 horas al año hace sol, ofreciendo un climia propicio a los vinos finos y espumosos del macizo de las "Siete Sierras" y del Ahr hasta el lago de Constanza. Los aficionados a la buena comida y a una hospitalidad de buen gusto están aquí en su sitio. Renania, Hesse, Baden, Suabia, etc... todas las regiones tienen sus especialidades culinarias y le invitan a descubrirlas y disfrutarlas.

Victor Hugo, Lod Byron, William Turner, Johann Wolfgang von Goethe
...muchos poetas, pensadores y pintores famosos han viajado por el Rin. Redescubra el Rin majestuoso siguiendo sus huellas: un paisaje de los más variados, la alegría de vivir y el romanticismo le esperan!

De Emmerich a Bonn...
La alegría renana.
Muy cerca de la frontera holandesa, el Rin desprende una atmósfera fluvial y marina: Inhale el aire salado del Atlántico, deje vagar la mirada por praderías amplias , ¡su descubrimiento del Rin comienza!.

Pequeñas ciudades encantadoras.
Marcan por de pronto el paisaje del Bajo Rin: Emmerich, la antigua ciudad hanseática, con su audaz puente colgante de 1228 m de largo; la seductora pequeña ciudad de Cleves, anidada en la loma de una montaña con su castillo de cisnes; en el parque arqueológico de Xanten resuscita la vida cotidiana romana. La majestuosa catedral S. Victor describe la Edad Media; la pintoresca pequeña ciudad de Kalkar con su iglesia gótica de San Nicolas sorprende con sus numerosas pinturas, estatuas y altares tallados en madera del siglo XV.

Un paisaje urbano animado
Le acompaña a partir de Dislaken, 14 grandes ciudades a la izquierda y a la derecha del Rin le presentan sus riquezas: Duisburg es el primer puerto fluvial del mundo. El centro textil de Krefeld se rodea de seda y terciopelo y el Museo Alemán Textil lo documenta de forma interesante. La mundana ciudad de Dusseldorf, líder en Alemania con sus ferias de la moda, es ideal para ir de compras o para callejear por el casco antiguo muy acogedor de donde procede la cerveza "Alt-Bier".
Forman parte de Colonia la cerveza "Kolsch".
El buen humor y la célebre catedral gótica, universalmente conocida, emblema la ciudad y una de las catedrales más grandes de Europa. Desde la torre Sur admirará los impresionantes trabajos de cantero y descubrirá la animación del centro de la ciudad, con sus iglesias románicas y los impresionantes vestigios romanos expuestos en el Museo Romano-Germánico. Bruhl le sorprenderá con su patrimonio cultural mundial de la UNESCO: los castillos Augustusburg y Falkenlust le sumergen en los esplendores del barroco tardío y el rococó.

Ludwig van Beethoven.
Nació en 1770 en la ciudad universitaria de Bonn. La casa natal de Beethoven recuerda la vida y la obra del famoso compositor. Otro tesoro cultural le espera a 80 km al Oeste, en Aquisgrán: la capilla paladina con el trono de mármol de Carlomagno que data del año 805. Las fuentes termales más calientes de Europa Central borbotan a una temperatura de 74 º C en la famosa ciudad cliimática y balnearia.

49 Molinos.
Giran todavía sus aspas en el valle Bajo Rin, reputado con sus numerosos molinos de viento y agua. Vale la pena dar una vuelta: detrás de muchas de estas enormes aspas le esperan numerosos restaurantes y albergues.

De Bonn a Maguncia...
El romanticismo renano puro
El Rin se abre paso en un esquistro hasta una profundidad de 300 metros, y en St. Goar, estrecha su curso a 112 metros para la bella Loreley- desde el Drachenfels de Konigswinter hasta la Torre de Ratones en Bingen, descubra el Rin por su lado más pintoresco.

De belleza incomparable.
Es el valle del río entre los montes volcáncicos del Eifel y el macizo de las Siete Sierras, el Westerwald, Hunsruck y el Taunus. Hasta la orilla llegan los bosques, en medio de los cuales se extienden los viñedos en las terrazas y los casrtillos feudales ceñudos que se agarran a la roca. La fortaleza de Marksburg en Braubach es la mejor conservada, pero todas son dignas de ser vistas: Sooneck, Stahleck, Katz und Maus (Gato y ratón)...en el mundo puede Vd. visitar tantos castillos y fortalezas de la nobleza.

Con un encanto inconfundible.
Las pequeñas ciudades del Rin se aprovechan de la más mínima escotadura para colocarse entre la orilla y la roca. La "ciudad multicolor" de Linz, Boppard, el punto de salida de "Hunsruckhohenbahn", Lorch, donde el Limes desemboca en el Rin, Rudesheim con su Drosselgasse y la estatua de la Germania- haga sus descuhrimientos. Dé un paseo por las callejuelas tortuosas, al final de las cuales se elevan iglesias medievales, admire las fachadas entremadas de las tabernas acogedoras de los viticultores y de los restaurantes muy cuidados. Un consejo: El Rin Central goza de gran reputación por su hostelería (castillos) y su gastronomía exclusivas.

De un valor cultural inestimable.
Es la ciudad de Coblenza: la Deutsches Eck, donde el Mosela desemboca en el Rin, la amplia fortaleza de Ehrenbreitstein con una vista panorámica única, la iglesia S. Castor, cuya construcción se remonta a la época romana, el castillo de Stolzenfels...¡quedará Vd. asombrado!

Exquisitos.
Son los vinos que provienen de los viñedos del valle central del Rin y de sus afluentes, Ahr, Mosela y Nahe. El sol de un verano entero se vuelve a encontrar en el aroma delicado de los vinos de la región- cátelos en el corazón de un paisaje de ensueño. ¡A su salud!

Desde Maguncia hasta Karlsruhe...
Arte, cultura, historia.
En el Reheingau, donde se cultivan los más famosos vinos de Riesting, se elevan en las colinas los castillos de Vollrads, Johannisberg y la abadía cisterciense de Eberbach. La ciudad de Gutenberg, Maguncia y, la elegante ciudad de congresos y estación termal de Wiesbaden, están una frente a la otra, es aquí donde empieza su viaje por el tiempo y la historia del arte.

Tres capitales imperiales.
Jalonan su camino: Maguncia, Worms y Espira- imponentes testigos del arte románico de la Edad Media con grandes bóvedas que dominan los muros de algunos metros de anchura. También los romanos han dejado aquí muchas huellas, como lo prueba p. ej. el museo romano de navegación de Maguncia.

Castillos suntuosos.
Que datan de diversas épocas jalonan las orillas: el castilllo barroco de Biebrich con una magnífica vista sobre el Rin; el castillo de los principes electores de Maguncia de estilo renacimiento; la residencia de Mannheim, de varios centenares de metros de longitud, del siglo XVIII, y finalmente Karlsruhe con sus calles en forma de abanico, que le conducen a un castillo muy bonito de estilo barroco.

Como las perlas de un collar.
Se enfilan al Sur de Maguncia las pequeñas ciudades vitícolas, ricas en tradición: Bodenheim, Nackenheim, Nierstein y finalmente Oppenheim con la iglesia de Sta. Catarina, de estilo gótico, con preciosas cinceladuras en piedra arenisca roja.

Un poco apartado de las orillas del Rin,
Otras joyas enriquecerán aún su viaje de descubrimientos culturales. Por ejemplo, la orilla izquierda del Rin en Fancfort del Meno con sus numerosos museos o la Mathildenhohe en Darmstadt, centro del Modernismo. Y naturalmente el castillo de Heidelberg, obra suntuosa del Renacimiento que domina el valle de Neckar.

Un aire mediterráneo.
Colma la ruta del vino y de los macizos montañosos y les permite el viaje por el tiempo de otro tipo: el clima seco y soleado del cual goza la región que se extiende entre Pfañzerwald y el Odenwald, haciendo florecer los almendros ya en el mes de abril. ¡Déjese seducir por esta atmósfera típica de los paises del Sur, llena de alegría de vivir y experimentar!

De Karlsruhe a Basilea...
a través de las llanuras y ascendiendo por las laderas
En el alto Rin, los paisajes de Francia y de Alemania se despliegan bajo sus ojos como un libro abierto: de un lado la Alsacia y los Vosgos, por el otro lado la Selva Negra y en el "gárgol" el Rin- ¡una lectura de viaje de interés palpitante!

Los tesoros más bonitos.
Los encuentra muchas veces en esta regiíon un poco alejados de la orilla. Es así en el caso de Badén-Badén, estación termal, ciudad mondana de congresos y con casino, por ejemplo. O el Europapark en Rust o bien Friburgo y su catedral gótica, con sus torres llenas de filigranas de la Edad Media. También una excursión a Colmar, en Francia, con el altar de Isenheim de Mathias Grunewald, vale la pena visitarlo.

Estrasburgo, Basilea y Breisach.
Sin embargo, están directamente situadas a las orillas del río. La metrópolis europea les presenta curiosidades y monumentos de varios siglos, sobre todo la catedral de Estrasburgo. Basilea, situada en el triángulo formado por Alemania, Francia y Suiza, alberga entre otras cosas un Museo de Arte con una importante colección de cuadros.
En Breisach, que se eleva en una roca de basalto por encima del río, debería visitar la colegiata Stephan de la Edad Media. Es aquí donde atraviesa el Rin "la ruta verde". Síganla un trozo, por ejemplo, desde los Vosgos al Titisee y descubrirá el estilo auténtico de la Alsacia y la la Selva Negra!.

Naturaleza y placeres del paladar.
Alcanzan el punto culminante en el Alto Rin. La Selva Negra, el Kaiserstuhl y el Markgraflerland ofrecen una naturaleza magnífica y mucha cultura, también en cuanto a los placeres del paladar: La Selva Negra tiente fama de poseer una de las mejores cocinas de Alemania, un firmamento de estrellas culinarias! El jamón de la Selva Negra, la famosa tarta "con cerezas" y la miel aromática de los abetos, los vinos como Spatburgunder, Grauburgunder y aguardientes famosos como el Kirschwasser- en el pais de los sibaritas, entre Karlsruhe y Basilea, les sirven sus especialidades culinarias y de sus bodegas en unas fondas muy acogedoras.

El Alto Rin y el Lago de Constanza...
alhaja de la naturaleza
Entre Basilea y Constanza, en el pais alemánico, la naturaleza se adorna de joyas brillantes: el diamante entre los ríos y la piedra preciosa de todos los lagos- el Rin y el Lago de Constanza se unen para ofrecerle un paisaje de vacaciones único.

A lo largo de la linea Sur de la Selva Negra.
El Rin le lleva muchas localidades encantadoras, tales como Lorrach, Rheinfelden, Laufenburg, Waldshut-Tiengen... y en el centro Bad Sackingen con su puente cubierto de madera que enlaza desde hace más de 400 años Alemania con Suiza. La catarata más grande de Europa se encuentra en su ruta. Cerca de Schaffhausen, el Rin vierte sus aguas que burbujean hasta una profundidad de 22m. El castillo de Laufen, al Sur, y el castillo de Worth, sobre la orilla Norte, son dos lugares privilegiados para permitirse contemplar este fantástico espectáculo.

Un jardín paradisíaco.
Es el otro nombre del Lago de Constanza, famoso por su maravilloso paisaje y las numerosas atracciones a lo largo de sus orillas. Los palafitos de Unteruhldingen, Meersburg con el más antiguo castillo habitado en Alemania, Birnau y su suntuosa iglesia barroca, el festival de teatro sobre el lago en Bregenz, cuyo bastidor, más allá del destello de las aguas, son las cumbres cubiertas de nieve de los Alpes Suizos. Tómese el tiempo necesario para disfrutar de estos tesoros de la naturaleza!

Tres islas sobre el lago.
Le invitan a un paseo en barco: Lindau, ciudad e isla al mismo tiempo y con el puerto más hermoso del lago; Maniau, la isla de las flores, donde florecen plantas exóticas; Reichenau, la "huerta" de la región, donde puede visitar tres iglesias románicas a la vez.
Pero sin el Rin, todo esto no existiría. Es él que alimenta el lago y atraviesa el valle famoso en donde ha cavado su lecho desde hace millones de años antes de desembocar al mar. Acompáñele en su recorrido y descubrirá el rio más hermoso de Europa y las numerosas regiones hospitalarias que lo bordean!

Guárdame en el móvil