Alboloduy, un pueblo del interior de la Alpujarra almeriense
Almería
Pasear por este tranquilo pueblo es contemplar su arquitectura y tecnología popular. Aún quedan activos en Alboloduy los lagares o jaraíces tradicionales y alguno de los molinos hidráulicos que existieron y que continúan funcionando...
Els Blaus de Roses

almería, alboloduy, un pueblo del interior de la alpujarra almeriense

Situación.

Enmarcado por imponentes masas rocosas, a orillas del río Nacimiento se encuentra Alboloduy. Desde esta privilegiada posición, como "guardián del río", preside un territorio municipal de casi 70 kilómetros cuadrados, cuyo núcleo se encuentra a 373 m de altitud sobre el nivel del mar y a 34 kms de distancia de Almería capital.

El río Nacimiento constituye el eje hidrológico del municipio al que vierten infinidad de ramblas y barrancos, entre los que cabe destacar por su belleza el de Los Catalanes y la Rambla de los Yesos. La orografía se muestra abrupta y sinuosa con cotas máximas en el Cerro del Galayo (1.710 m.), en Montenegro, o el Peñón de Joraique (1.405 m.).

Historia.


El topónimo que da nombre a este pueblo, con clara reminiscencia árabe, parece aludir al "lugar". Su remoto pasado se acerca a la prehistoria, en concreto al Neolítico y al Bronce final, apareciendo restos arqueológicos en algunos lugares de su territorio, como en el Peñón de la Reina o en el de la Herrá. Tras un asentamiento continuado de tartesos, fenicios y romanos, se constata su marcado poblamiento árabe desde la Edad Media, transformándose en núcleo prominente de la Tahá del Boloduy. De este pasado árabe quedan algunos restos en el Peñón del Moro, cerro próximo al pueblo donde se encuentran vestigios de su castillo y aljibe. Tras la capitulación del reino de Granada, sufre distintos avatares que culminan, primero, con su donación a Don Sancho de Castilla y más tarde con su práctica despoblación, tras la sublevación y expulsión morisca. Variados sucesos históricos van perfilando la realidad de este bello pueblo que se enfrenta al siglo XXI con una población de 817 habitantes (según el Padrón de 1996), lejanos de los 2.315 que llegó a tener, allá por 1910.

Economía.


La actividad económica predominante entre sus moradores ha sido la agricultura de subsistencia, en lucha continua contra un medio hostil en el que el agua se convierte en el mayor factor limitante de su potencial. Aún hoy, hay que agradecer a la cultura árabe, la dotación a nuestras tierras de canalizaciones y acequias que permiten aprovechar tan preciado elemento, aunque en la actualidad se están llevando a cabo distintos proyectos para dotar a la vega de nuevas infraestructuras de regadío que revaloricen el espacio agrario. Los cítricos y los olivos han ocupado el lugar que antaño tuvieran las moreras, hortalizas y parrales, constituyendo uno de los usos agrarios más importantes de la localidad.

Cultura.


El indudable atractivo de Alboloduy proviene de la magnífica estampa paisajística que presenta, derivada de su imbricada ubicación en un medio agreste, con el cual se mantiene en sutil equilibrio. El paseo por sus intrincadas calles, se convierte en obligado para el visitante, permitiendo recorrer el barrio del Zacatín, de claro sabor morisco, o acercarse hasta la Iglesia de San Juan Bautista. Esta iglesia parroquial presenta una mezcla de estilos barroco y neo clásico. Derivado del atractivo de sus espacios naturales aludido anteriormente, aparece como un atractivo más y, quizá, de los más sugerentes, la posibilidad de transitar por sus ramblas, ya sea por el mismo río Nacimiento o por la Rambla de los Yesos, en la que se puede apreciar en toda su magnitud la espectacularidad y la grandiosidad de la naturaleza en estos parajes, que se nos muestran como uno de los más bellos rincones de toda la provincia de Almería.

Para disfrutar de su ambiente festivo, no dude en acercarse hasta aquí entre el 14 y el 17 de Agosto, fechas de celebración de las fiestas de San Roque. Son también de renombre la Procesión del Resucitado en Semana Santa, la Misa de Los Pastores en Navidad, y sobre todo, la Romería de San Isidro.

Senderismo.

- Barranco de los Catalanes.
- Rambla de los Yesos.

Lugares de Interés.

- Iglesia Parroquial de San Juan Bautista.
- Ermita de las Ánimas.
- Ermita del Santo Cristo de la Humildad.
- Peñón del Moro (restos de fortaleza y aljibe árabes).
- Barrio de la Mezquita (Torre del Reloj).
- Peñón de la Reina (restos arqueológicos).

RUTA TURISTICA

Iniciamos nuestro itinerario en Nacimiento (597 m), donde repostaremos agua en la fuente de los ocho caños, que está junto al lavadero. Desde esta fuente seguiremos la calle en dirección al río que encontramos a los pocos metros. Nos encontramos en pleno cauce, con abundante caudal.

Es un itinerario especial, ya que en la mayoría de su trayectoria iremos por dicho cauce, es decir por el agua (por lo que se recomienda llevar zapatillas de plástico, así como un calzado seco para cambiar al final del recorrido). Como curiosidad, mencionar que en el trayecto del itinerario, el río es límite del Parque Natural.

El recorrido no tiene pérdida. Consiste en seguir el propio cauce del río, el cual nos deleitará entre estrechos desfiladeros, cañaverales que forman verdaderos túneles, y las huertas que nos van acompañando en el trayecto cercano al pueblo.

A nuestra izquierda nos encontramos con el Barranco de los Cetalanes, donde podremos admirar su espectacular cascada de agua.

En el paraje del Chono, y teniendo como referencia un bosque de eucaliptos, el río hace una curva, pudiendo acortar por un camino que va en línea recta, y que pasa por un cortijo habitado donde podremos repostar agua. A pocos metros nos encontraremos una presa anegada. Seguimos el itinerario, tras una pronunciada curva que hace el río, justo en la confluencia con el Barranco del Sastre, y posteriormente dejando a nuestra izquierda el barranco de la Hoya de Coca nos encontramos en el margen izquierdo del río un antiguo molino de agua, que, aunque abandonado, conserva su aspecto exterior. Nos encontramos de nuevo huertas, esta vez del pueblo de Alboloduy (372 m), llegando a este bello pueblo, que es punto final del recorrido.

Dónde alojarte en Almería
Cortijo Las Gachas
Cuevas del Almanzora



Playadulce Hotel
Roquetas de Mar

Playacapricho Hotel
Roquetas de Mar


Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil