Albacete, la Sierra de Alcaraz
Castilla - La Mancha
La sierra de Alcaraz le da nombre al nudo montañoso existente al sur de la provincia de Albacete, fronteriza con la provincia de Jaén, continuando en las sierras de Cazorla y Segura.
Els Blaus de Roses

castilla - la mancha, albacete, la sierra de alcaraz

La sierra de Alcaraz le da nombre al nudo montañoso existente al sur de la provincia de Albacete, fronteriza con la provincia de Jaén, continuando en las sierras de Cazorla y Segura.

Las riberas de sus ríos abundantes fueron utilizadas por los primeros pueblos que habitaron estas tierras en sus asentamientos. También la colonización llevada a cabo por otras civilizaciones que recalaban en nuestra península utilizaron los valles y desfiladeros formados por estos ríos, caminos y calzadas romanas pasaron por aquí, así los restos encontrados hablan de los visigodos. Los árabes construyeron algunas ciudades y castillos e iniciaron los regadíos de las vegas existentes En la Reconquista la leyenda del escudo de armas de Alcaraz lo dice todo "CABEZA DE TODA ESPAÑA Y LLAVE DE EXTREMADURA".

Desde Almuradiel a Alcaraz, actuales Campos de Montiel desde Alcaraz al vecino Reino de Murcia, actual sierra de Alcaraz, montañas, ríos y desfiladeros, eran frontera natural. Se construyeron numerosos castillos y torres de vigilancia, a su lado crecieron la mayoría de los pueblos existentes, su situación estratégica de entonces hace de ellos lugares pintorescos a visitar.

Si recordamos épocas de auge económico en estas tierras difíciles, el tejido de alfombras de reconocimiento internacional, tuvo una gran importancia como así lo demuestran las existentes en los museos de Nueva York, Méjico, Londres, París y recientemente en la exposición celebrada sobre alfombras de Alcaraz en el Museo Tissen de Madrid sin olvidar también la importante industria de navajas, en Albacete capital que tuvo sus orígenes en Alcaraz.

A cuatro cuencas hidrográficas vierten sus aguas estas tierras, la de mayor importancia con numerosos ríos entre los que sobresalen el Guadalmena y el Guadalimar afluentes del Guadalquivir y utilizados en la época de la conquista de América para transportar la madera de los pinos de estas sierras a los astilleros de Sevilla, por lo que consideramos que están aquí en la sierra de Alcaraz las fuentes del rió Guadalquivir.

La cuenca del Guadiana donde vierte sus aguas el Campo de Montiel tiene en las Lagunas de Ruidera, un mar interior de estas tierras, pues son un rosario de lagunas, formando cascadas de gran belleza entre unas y otras, siendo reconocido como parque natural.

La cuenca del Segura vierte sus aguas al mar Mediterráneo tiene este río su nacimiento en la sierra del Segura en la provincia de Jaén, a su paso por la provincia de Albacete hacia su desembocadura, recoge su afluente más importante el "Mundo", caudal que nutre toda la sierra de Alcaraz, es en su nacimiento Los Chorros parque natural y santuario a visitar para las gentes que habitan en la huerta murciana.

La cuenca del Júcar también vierte sus aguas al Mediterráneo y a su paso por la provincia de Albacete recoge las cuencas de los ríos Lezuza, Casas de Lázaro, río Jardín y otros pequeños con la particularidad de que estos ríos no llegan con sus aguas casi nunca al río Júcar, pues nutren el acuífero subterráneo de Los Llanos, siendo estas aguas subterráneas las que han propiciado un auge importante en la economía dependiente de la agricultura de regadíos. Parajes de interés son las lagunas del Arquillo y Villaverde en el río Jardín.

El Quijote, obra literaria conocida mundialmente, tiene en el Campo de Montiel lugares y pasajes como las bodas de Camacho, la cueva de Montesinos y el castillo de Rochafrida.

Yacimientos arqueológicos como los de Lezuza, Salinas como las de Pinilla, el castillo de Peñas de San Pedro con su particular ubicación, que se asienta en el otro extremo de la sierra con la piedra del Cambrón, donde se cree que anduvieron los fenicios. El Calar del Mundo a sus pies se precipita en cascada desde una cueva formando un paraje de inigualable belleza, el Padrón de Bienservida en cuyas laderas encontraron la muerte los famosos bandoleros, el Pernales y el Niño del Arabal. La Almenara, mayor elevación de la provincia, la sima del Agua, nacimiento del río Madera.

RUTAS EN LA SIERRA DE ALCARAZ

Ruta 1. El Llano


Contemplar la magnífica llanura manchega es un espectáculo sobrecogedor. Por estas tierras paseó Cervantes a su Alonso Quijano, sin otra visión de fondo que un tumbado horizonte.

La ruta puede comenzar en La Herrera, pueblo que conserva una magnífica cruz procesional gótico-renacentista. Muy cerca queda Balazote, de espléndida vega. Su iglesia del Rosario, iniciada en el XVI, cuenta con bellos retablos barrocos y un bellísimo artesonado.

Este paisaje horizontal nos acompaña hasta San Pedro, pueblo regado por el río Montemayor, donde comienza a hacer su aparición el monte bajo. Más adelante, la carretera conduce hasta Casas de Lázaro, que verdea con delicadas choperas y donde los Rosa mantienen la tradición de la artesanía textil. Hacia el sur, la aldea del Sahúco, con su célebre Cristo, objeto de no menos célebres romerías.

Ya en Peñas de San Pedro, nos encontramos con el templo barroco de la Esperanza, con una fachada admirable y una imagen gótica de la Virgen. Admirables son también las tallas de Roque López y los lienzos de Bautista Suñer. Desde este pueblo subimos hasta Pozuelo, donde alza su torre la Casa de Los Coroneles, con una incomparable labor de rejería.

Tras pasar por Alcadozo, de centenarias encinas, se llega hasta Pozohondo, cuyos vecinos representan en Semana Santa el drama del Prendimiento. En el extremo sur se halla la Nava de Abajo, lugar de buena cocina donde finalizar el trayecto.

Ruta 2. El Campo de Montiel

El Campo de Montiel es la región cervantina por excelencia, con tierras de labor cereal, sabinares, viñedos y monte bajo. Aquí es donde podrá visitarse el extraordinario humedal de las Lagunas de Ruidera.

Comenzamos la ruta en Ossa de Montiel, con sus célebres lagunas de Ruidera, magnífico hábitat para una gran variedad de aves acuáticas y ejemplares de flora autóctona. En las inmediaciones se hallan la cueva de Montesinos y las ruinas del castillo de Rochafrida.

Desde Ossa se llega al Bonillo, de gran interés botánico y faunístico. En su hermosa plaza se alzan su iglesia del siglo XVI y el ayuntamiento renacentista. El museo parroquial alberga un bello lienzo del Greca y otros dos atribuidos a Ribera. Se conserva todavía la picota y, a su lado, una torre mirador permite contemplar el panorama.

Ya en Munera, conviene visitar su iglesia románico-gótica, con un interesante relieve del XVI. Son éstos parajes de indudable atractivo, gran riqueza cinegética y una envidiable cocina hecha con productos de la tierra.

Lezuza, que fuera la Libisosa de los romanos, constituye la siguiente etapa. Su río conforma fructíferas vegas y pastos que permiten elaborar un insuperable queso manchego. Su iglesia, entre el gótico y el renacimiento, conserva interesantes frescos. La ruta acaba en Tiriez, con un curioso museo etnográfico en el que se puede contemplar toda clase de objetos de la cultura popular y reconstrucciones de la vida familiar.

Ruta 3. Sierra de Alcaraz

En esta ruta, la naturaleza y el arte renacentista se unen en un conjunto que ofrece al viajero inusitadas joyas, descubrimientos insospechados.

Se inicia en El Masegoso, tierras que se elevan a más de 1.300 metros, donde visitar la laguna del Arquillo. En Robledo, la laguna de Villaverde es un importante ecosistema que da paso a los campos del Ballestero, lugar de sabinas y navajos en el que se conserva un tramo del camino de Aníbal. Conviene visitar el templo de San Lorenzo, que presenta una magnífica bóveda y una cabecera trazada por el arquitecto Andrés de Vandelvira.

Desde Viveros, pueblo que riega el río Pinilla -verdadero nacimiento del Guadiana-, con sus célebres salinas, descendemos hasta AIcaraz, que adorna su plaza con elegantes lonjas y las torres renacentistas del Tardón y la Trinidad. La iglesia de la Trinidad es una joya gótico-renacentista que guarda grupos escultóricos sobresalientes e imágenes deslumbrantes.

Conventos y casonas del Renacimiento, torreones, restos musulmanes y góticos se unen en Alcaraz para constituir el conjunto histórico-artístico de mayor calado en la comarca. Es éste un término regado por seis ríos, con altas cumbres y hermosos valles. En un monte cercano al pueblo se halla el santuario de la Virgen de Cortes, donde miles de peregrinos se congregan anualmente en romería.

La serena belleza de Povedilla, municipio del mejor aceite, pone fin al trayecto entre retamas, tomillos y jaras, por donde pasta el toro bravo y se cruzan el ciervo y el jabalí.

Ruta 4. La Sierra Profunda

La zona sur de la comarca constituye la sierra profunda, donde se dan los desniveles más vertiginosos, los aromas únicos, los colores más contrastados. Todo un espectáculo.

Ya en plena montaña, tres ríos surcan el término de Peñascosa, entre cuyos pinos y encinas transcurre la existencia del gato montés y el jabalí. Desde estos parajes inolvidables que acogen al extraño pino-roble, ponemos rumbo a Vianos, donde se representa el auto de los Reyes Magos. Cumbres de más de 1.600 metros alzan aquí su vertical en paralelo a la torre de la iglesia, iluminada por una ventana plateresca.

Desde Reolid, de reputadas aguas termales, se alcanza Salobre, típico pueblo serrano recogido en un valle de generosos frutales, con parajes bellísimos como el Hocino o el Puntal de la Mina. Y en lo alto de un cerro olivarero aparece Villapalacios, con un templo de espléndido artesonado mudéjar y una tribuna plateresca de hermosas maderas labradas.

A un paso queda Bienservida, pueblo de buen cazar y mejor comer. Su iglesia guarda un grandioso retablo del XVI con magníficas pinturas y esculturas renacentistas. Más al sur, Villaverde de Guadalimar, donde fue abatido el Pernales, uno de los últimos bandoleros. Previamente hemos pasado El Bellotar, de espléndidas panorámicas. Por último, Cotillas, pueblo de arroyos y villa altísima, con los restos de su castillo de Hiedra, donde poner punto final al recorrido.