Albacete, campos de Hellín y Tobarra
Castilla - La Mancha
El interés de esta ruta reside en los peculiares elementos paisajísticos que lo definen, dominado por amplias llanuras y alargados valles. En esta ruta los amantes del arte podrán visitar el yacimiento arqueológico el Tolmo de Minateda.
Els Blaus de Roses

castilla - la mancha, albacete, campos de hellín y tobarra

EL CAMPO DE HELLÍN Y TOBARRA


El interés de esta ruta reside en los peculiares elementos paisajísticos que lo definen, dominado por amplias llanuras y alargados valles.

Estamos en el territorio de transición entre los llanos de la Mancha y la Bética; aquí confluyen el Segura y el Mundo, y la Rambla de Minateda.

En esta ruta los amantes del arte podrán hacer sus delicias visitando uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Casiilla-La Mancha: el Tolmo de Minateda.

Partimos de Albacete en dirección a Murcia por la N- 301 y aproximadamente a 50 km. se encuentra TOBARRA, primera visita de esta ruta. En su término se han encontrado importantes restos arqueológicos de época ibérica, destacando la necrópolis de Hoya de Santa Ana. Fue un destacado enclave en época árabe que se conquistó, como toda la zona, en época de Fernando III; Alfonso X la cedió a Alcaraz pero consiguió su independencia en 1269. Después pasó a formar parte del Señorío de Villena. En sus alrededores quedan algunos restos de su castillo islámico. Desde el punto de vista monumental destaca el Ayuntamiento, del s. XVI, con balconada con escudos en la parte superior y arquería en la inferior. Un buen número de casas blasonadas de los ss. XVI al XVIII se encuentran repartidas por la población. Su iglesia parroquial de la Asunción fue originalmente levantada en los s. XVI y XVII; a me­diados de los años cincuenta de este siglo se desplomó la torre y produjo importantes daños en el templo, por lo que se debió reconstruir gran parte de ella. Guarda en su interior una imagen de La Dolorosa, obra de Salzillo.

La Tamborrada. Tobarra
Merecen también una visita el Convento de Franciscanos, la Iglesia de San Antón, la Ermita de la Purísima y, en lo más alto del pueblo, la Ermita del Cristo de la Antigua y de la Encarnación; cuenta con un magnífico artesonado mudéjar con decoración de lazos, piñas y mocárabes, probablemente del s. XVI. El camarín de la Virgen está decorado con pinturas murales del s. XVIII. En el cuerpo principal -gótico- se adosa un camarín con decoración barroca que alberga la imagen del Cristo de la Antigua. Desde aquí se tiene una magnífica panorámica de la población y su entorno.

Pero aparte de su patrimonio, Tobarra es famosa por sus estruendosas tamborradas de Semana Santa, fiesta que está declarada de interés turístico nacional, y que se celebran ininterrumpidamente desde el miércoles, siendo el momento cumbre el viernes con la bendición que imparte a la multitud arrodillada la imagen articulada del Cristo, bajo un impresionante silencio. Tras la bendición, vuelta a sonar de los tambores hasta el domingo.

Muñecas romanas. Ontur
Los tamborileros son en muchos casos propietarios y artesanos de su tambor, de los 8.000 que se juntan en Semana Santa, más de 3.000 llevan tambores hechos por ellos mismo, y algunos han empleado más de dos mil horas en confeccionarlo; las decoraciones son, en muchos casos, temas de la Pasión de Cristo.

Nos dirigimos ahora a ONTUR, pequeña población donde se encontró, en la necrópolis de las Eras, de época romana, entre otros objetos de ajuar en la tumba de una niña, las famosas muñecas que hoy son la joya del Museo de Albacete. Son cinco rarísimas muñecas, cuatro de marfil y una de ámbar. La población conserva un gran torreón, posiblemente de época musulmana y que se usó como cárcel hasta el siglo pasado.

Acueducto de Albatana
Seguimos camino a ALBATANA, donde podemos ver su iglesia parroquial del s. XVIII, neoclásica, y en el paraje denominado Molino de Arriba, un acueducto perfectamente conservado, considerado como romano y que sus aguas daban fuerza al molino que aún se conserva.

En dirección a Hellín pasaremos por la aldea de CORDOVILLA, con un antiguo saladar de alto valor ecológico; un poco más adelante la Lagunilla de Alboraj, una torca de agua (formación kárstica) y, pasada ésta, en lo alto del agreste picacho, se encuentra la torre-fortaleza denominada el Castellar de la Sierra. SIERRA es una curiosa aldea situada a tan sólo seis kilómetros de HELLÍN, donde haremos nuestra próxima parada.

Hellín
Es Hellín una importante ciudad manchega que para algunos es la Ilumum de época romana. En el s. III se establecieron en su entorno numerosas villas romanas, entre las cuales la de Hellín fue muy importante, según lo atestiguan los mosaicos aquí encontrados y que se encuentran en el Museo Arqueológico Nacional y en el Museo de Albacete. Se ha querido igualmente identificar con la ciudad de Ello que envió un obispo a los Concilios de Toledo, aunque fue en época árabe cuando la población quedó definida con el nombre de Iyyo, siendo nombrada capital de la Cora de Tudmír, pasando más tarde a la taifa de Denia. En la cueva de la Camareta se conservan inscripciones en diversas lenguas y grafías dejadas por sus moradores en distintas épocas, así como en el Alborajico, posiblemente un eremitorio y un cenobio habitados desde época romana hasta la musulmana.

Fue conquistada en el año 1256. Fernando IV la entregó al Infante Don Juan Manuel; quedó incorporada al Señorío de Villena y en 1476 pasó a la Corona de los Reyes Católicos. En 1833 dejó de pertenecer a Murcia para integrarse en la provin­cia de Albacete y en 1898 recibe el título de ciudad.

Es una población cabecera de una comarca agrícola e industrial y famosa por su Semana Santa. Conserva un importante patrimonio. Su casco antiguo, de origen árabe, está formado por calles de trazado irregular y laberíntico. Estaba rodeada de murallas e incluía zoco y judería.

Iglesia de Santa María de la Asunción. Hellín
Entre sus monumentos destacan los restos del antiguo castillo musulmán y la iglesia parroquial de la Asunción, del s. XVI, construcción gótico-renacentista. En el interior conserva un magnífico Cristo yacente de Mariano Benlliure. La portada sur tiene un aire vandelviresco, presenta una especie de arco de triunfo de dos cuerpos, enmarcados ambos por columnas pareadas. La torre, iniciada en el s. XVI, se remata en estilo barroco. El Convento de Franciscanos es del s. XVI, reformado; tiene ábside y crucero, y un patio renacentista. A destacar un camarín rococó transparente que alberga la imagen de la Purísima Concepción. Tiene un suelo de azulejería valenciana con escenas costumbristas. El convento de Clarisas, del s. XVII, mantiene el claustro, habiendo sido remodelada la iglesia para servir el conjunto de Casa de la Cultura. El santuario de la Virgen del Rosario, una ermita urbana del s. XVIII tiene un camarín decorado con pinturas barrocas.

La ciudad conserva algunas  casonas palacio dieciochescas, como la de los Salazar o la de los Falcón­Morote. Podremos visitar dos museos, uno taurino y otro arqueológico comarcal, instalado en una antigua casa del centro histórico. Su colección está formada por materia­les desde el Paleolítico a época musulmana provenientes de diferentes yacimientos como el Tolmo de Minateda, los Almadenes, Fuente de Isso, Fuente de Hellín, Pedernaloso, el Castellar y Torre-Uchea.

Claustro. Convento de los Franciscanos. Hellín
Como dijimos al principio, es famosa su Semana Santa, declarada fiesta de interés turístico nacional. Miles de tambores recorren el pueblo durante la tamborrada, desde el jueves por la noche; el momento culminante es durante la madrugada del viernes con la subida al Calvario. Al igual que en Tabarra, los tambores en su mayoría han sido realizados por los propios tamborileros.

La artesanía que le ha dado fama a Hellín ha sido la del esparto, con producción de objetos populares y ornamentales.

Al tan sólo 8 kms. se encuentra el Tolmo de Minateda, uno de los parques arqueológicos de Castilla-La Mancha. Es éste uno de los yacimientos más interesantes de la ruta para los aficionados a la arqueología. Ocupado desde la prehistoria como demuestran las pinturas rupestres de tipo levantino que se conservan en los abrigos. Lo principal es el conjunto de El Tolmo, un antiguo poblado fortificado iberorromano que después fue un asentamiento visigodo y más tarde musulmán. De cada uno de estos períodos podemos ver restos: enterramientos excavados en la roca, restos de habitación y de necrópolis, silos, prensas y algunas importantes muestras de epigrafía romana.

Si continuamos por la carretera comarcal, a unos seis kilómetros llegaremos a AGRAMÓN y desde allí, bordeando el pantano de Camarillas, se accede a las Minas donde el rió Mundo y el Segura abandonan la provincia de Albacete, en medio de un paisaje excepcional. De aquí nos dirigimos a Hellín pasando nuevamente por Agramón.

Tolmo de Minateda
A tan sólo 5 km. de Hellín, en la carretera que conduce a Elche de la Sierra se encuentra la pequeña aldea de Isso, un antiguo poblado medieval cerca ya del río Mundo, en el que destaca la iglesia de Santiago, del s. XVIII, que posee un retablo de perspectiva figurada y arquitectura ficticia. Frente a la iglesia un muro en una casa que perteneció a una antigua fortaleza. Poco más allá, sobre el río, se encuentran unos puentes de época romana. En el prado de Isso, encontramos a un viejo artesano que realiza auténticas esculturas en esparto. El santuario de Nuestra Señora de los Llanos, árboles con pájaros anidados, rosarios... Aquí, en Navidad, los danzantes bailan sus antiquísimas danzas religioso-guerreras y luego van por las casas recogiendo donativos para una misa por las ánimas, ante los más tacaños sólo bailan la danza del Arriero.

Desde Isso nos dirigimos al Embalse del Talave, donde si es aficionado a la pesca, podrá probar suerte en este coto truchero. Luego iremos a visitar LIÉTOR, enclavado el núcleo urbano en la ladera de una montaña, sobre el espectacular cantil de un peñasco dolomítico elevado a cien metros de altura sobre el valle del río Mundo, ofrece un atractivo paisaje, donde el trazado de sus calles estrechas y de notable sabor popular, refleja una estructura medieval e islámica muy bien conservadas.

Ermita de Belén. Liétor
La parroquia de Santiago Apóstol, obra que conserva importantes restos góticos, combinados con otras partes de los siglos XVI al XVIII, cuenta con un interesantísimo museo parroquial en el que se conservan documentos y algunas piezas importantes halladas en la villa o en su término, tales como los famosos candiles musulmanes, de los ss. X-XI, decorados con cabezas de animales, encontrados junto a otros objetos en una cueva del paraje de Los Infiernos; y en su coro, un órgano de finales del XVIII, que es utilizado en los cada vez más frecuentes conciertos.

Otros edificios destacables son el convento de Carmelitas Descalzos y la bellísima ermita de Belén del s. XVI, que conserva unas muy peculiares pinturas murales populares del s. XVIII; junto a algunas casas blasonadas como la de los Rodríguez de Escobar, de los Tobarra ...

No marcharse de Liétor sin probar y comprar su rica miel. Aquí podremos enlazar con la interesante Ruta de las Sierras de Alcaraz y Segura.

Regresamos a Albacete por una cómoda carretera que iremos a coger a Villarejo y de aquí, pasando por Alcadozo, dirigirnos a PEÑAS DE SAN PEDRO. Villa de orígenes remotos, el antiguo Sanfiro de los textos árabes o el Rupe Sancti Petri de los cristianos. Situada a los pies de un gigantesco mojón, entre la Mancha y la Sierra que le da nombre y que estuvo coronada por un castillo. Desde el s. XIII fue un enclave cristiano con fuero otorgado por Alfonso VIII, logrando su autonomía como villa con Carlos I. La antigua población se situaba dentro de las murallas de la fortaleza; al perder su valor estratégico, ésta se fue bajando hacia el llano. Se construyó un nuevo Ayuntamiento en el s. XVIII con una torre-campanario adosada; la iglesia de la Virgen de la Esperanza, barroca del s. XVIII, cuenta con un magnífico retablo rococó y una talla gótica de la Virgen de la Esperanza en mármol blanco.

Ayuntamiento de San Pedro
Aquí se celebra el 28 de agosto una de las fiestas más populares de toda la provincia, la traída del Cristo del Sahúco desde el santuario situado a 14 km., y que los mozos realizan en frenética carrera. El Cristo va en una caja que pesa 180 kilos. La imagen se lleva allí en romería el lunes de Pentecostés y se devuelve en la fecha citada.

De aquí, pasando por Pozohondo, regresamos a Albacete para enlazar con otras rutas que nos permitan seguir conociendo Castilla-La Mancha.

Tipo de viaje
Guárdame en el móvil