Acapulco, clásico de clásicos
Guerrero, México
Clásico de clásicos, este imprescindible destino guerrerense es, y seguirá siendo, el preferido de viajeros mexicanos y extranjeros. En plan familiar, de aventura, con amigos o en pareja...
Els Blaus de Roses

guerrero, méxico, acapulco, clásico de clásicos

Clásico de clásicos, este imprescindible destino guerrerense es, y seguirá siendo, el preferido de viajeros mexicanos y extranjeros. En plan familiar, de aventura, con amigos o en pareja, Acapulco es uno de esos sitios que tienen algo para todo el mundo y para todos los presupuestos, por eso aquí vienen a pasar sus vacaciones desde familias comunes hasta las estrellas de la televisión.

Tal vez lo más sorprendente del puerto es descubrir la variedad de planes que ofrece: desde un recorrido en yate hasta un divertido paseo en la banana, o una fiesta a bordo de un barco, siempre hay un secreto por descubrir en la playa favorita de México.

Bahía de Acapulco. Turismo en Acapulco
REDESCUBRIR EL PUERTO

La magia del destino que fascinó a decenas de estrellas hollywoodenses a partir de los años cuarenta aún se puede sentir en la zona más tradicional del puerto. Cerca de la popular playa Caleta, hay que visitar el hotel que ha vuelto a poner de moda la parte “tradicional” de la ciudad: el Hotel Boca Chica rescata el esplendor de Acapulco, con todo y colores pastel. Es también esta zona la que guarda algunos de los tesoros más preciados del puerto, como su histórico Fuerte de San Diego y el mítico salto desde el que los clavadistas vuelan, literalmente, hacia el mar. El primero, el fuerte, es un recuerdo de los tiempos de la colonia, cuando Acapulco era ya un destino importantísimo, que funcionaba como la puerta de entrada de las mercancías que llegaban desde Asia por medio de la Nao de China. En La Quebrada, los viajeros siguen sorprendiéndose, igual que hace 60 años, con los hombres y mujeres que se lanzan desde las altas rocas hacia el mar, trazando en el aire la fotografía perfecta de una postal. En las noches, los clavadistas ofrecen un hermoso espectáculo con antorchas que vale la pena ver. Y para apreciarlo todo desde el mar, lo mejor es apuntarse a un tour por la bahía: los hay en exclusivos yates privados (con bebidas y comida incluidas) o en plan más relajado y divertido en sencillas barquitas de motor. O un paseo en bote con fondo de cristal, que permite ver el suelo marino y la famosa virgen que se encuentra en el mar. Estos paseos pueden contratarse en cualquier playa del centro.

Atardecer frente al mar. Turismo en Acapulco
LA CENA (Y LA VIDA NOCTURNA)

Si hay algo que distingue a Acapulco de otras playas es que durante el día se puede disfrutar del calor, el mar y el descanso, pero al caer el sol las opciones para vivir la noche son infinitas. Para los que buscan la mejor oferta gastronómica, definitivamente hay que elegir alguno de los restaurantes de la Carretera Escénica, con vistas espectaculares de la bahía y una cocina de calidad internacional (Becco al Mare, Zibu, Kookaburra o Baikal son apenas algunos de los imprescindibles).

Para las almas fiesteras, no hay otra ciudad con opciones tan diversas, desde las discotecas más exclusivas en la Costera, como el famosísimo Baby’O, el Classico o el Palladium, hasta las opciones más relajadas en la playa Condesa, como los bares y discos con vista al mar —Disco Beach es la favorita—. Pero si se trata de encontrar el lugar más VIP, entonces hay que ir a B Pichilingue, donde se celebran algunas de las mejores fiestas del puerto. Otra buena idea es descubrir un poco de la gastronomía local, como el pozole, el mezcal y las famosísimas marisquerías que ofrecen productos muy frescos condimentados al más puro estilo guerrerense. El Amigo Miguel se especializa en comida del mar, mientras que los jueves casi todos los restaurantes del centro celebran la casi llegada del fin de semana con un día dedicado al pozole, entre otros deliciosos manjares locales.

Golf en Tres Vidas. Turismo en Acapulco
DE AVENTURA

No todo es playa, sol y fiesta. Acapulco es también un destino que ofrece planes para deportistas y aventureros. Si la idea es ver deporte, el Abierto Mexicano de Tenis es el encuentro más concurrido del año, en el que algunos de los mejores tenistas del mundo se presentan ante el público nacional, una oportunidad única de disfrutar del deporte blanco. Pero si se trata de participar, el puerto ofrece encuentros de divertido bossaball, hermosos campos de golf y playas en las que se puede practicar surf y tablas hawaianas.

Si la idea es sentir la adrenalina, lo mejor será apuntarse a una mañana de esquí sobre la laguna de Coyuca o disfrutar de la vista desde el aire, lanzándose desde el bungee de la Costera o intentando una experiencia de paracaidismo. En Pie de la Cuesta se puede disfrutar de un atardecer, mientras que los más aventureros se lanzan al mar a hacer wakeboard y un simpático personaje-salvavidas hace maromas entre las gigantescas olas. Otro destino perfecto para tener un momento de paz en contacto con la naturaleza es Barra Vieja: aquí no hay mayor placer que caminar, contemplar el fantástico espectáculo del atardecer y, por supuesto, degustar un pescado a la talla preparado de la manera más tradicional. En la laguna de Tres Palos se puede nadar y disfrutar del entorno natural desde la barra que se crea cuando la laguna se encuentra con el mar.

Piscina. Turismo en Acapulco
EL LADO B

En los últimos años Acapulco se ha sofisticado muchísimo, por eso los que no hayan visto con sus propios ojos La Isla, se sorprenderán. La Isla tiene todas las boutiques de lujo, desde Liverpool hasta Hugo Boss, y la oferta es para todos los gustos. Lo mismo a la hora de comer, aunque uno de los favoritos será siempre La Trainera, por la buena calidad de sus mariscos. En los alrededores de Punta Diamante hay otros muchos pequeños centros comerciales que ofrecen todo tipo de productos, aunque tal vez lo más deslumbrante sea conocer el Forum Mundo Imperial, un espacio envidiable que ofrece conciertos y espectáculos de primer nivel con capacidad para más de 4,000 espectadores. Pero si la idea es ver el lado más rústico, una buena idea es ir a Barra Vieja, donde el ritmo se hace más lento, y la comida se hace sobre la playa, en pequeñas y deliciosas enramadas.

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil