Irlanda, recorrido por sus castillos, jardines y mansiones
Irlanda
A veces parece que cada prado está salpicado por ruinas de castillos, algunas de ellas restauradas, otras totalmente recubiertas de hiedra, integradas por completo en el verde paisaje.
Els Blaus de Roses

irlanda,  irlanda, recorrido por sus castillos, jardines y mansiones

CASTILLOS, JARDINES Y MANSIONES DE IRLANDA


Desde la Roca de Cashel, con sus torres y torreones, hasta los magníficos jardines de Powerscourt, en el Condado de Wicklow, los castillos, mansiones y jardines de Irlanda son una inagotable fuente de deleites. Por Mal Rogers

A veces parece que cada prado está salpicado por ruinas de castillos, algunas de ellas restauradas, otras totalmente recubiertas de hiedra, integradas por completo en el verde paisaje. En ocasiones ejercen una especie de poder sobre sus visitantes (si se besa la Piedra Blarney se te garantiza el apreciado don de la elocuencia), mientras que otras ofrecen lujoso alojamiento.

Tesoros arquitectónicos

Incluso es posible alquilar castillos, fantasmas incluidos, para tu uso particular. En la historia irlandesa los castillos dieron paso a modos más tranquilos de vida. Las casas fortificadas les siguieron. Se trata de fincas bien protegidas, diseñadas para mantenerse a salvo, pues los asedios eran frecuentes. Estas torres con el tiempo se transformaron en “Mansiones”, que rápidamente comenzaron a incluir zonas arboladas y magníficos jardines.

En cualquier rincón de Irlanda podemos presenciar los restos de este pasado tumultuoso que todavía nos seduce. La historia de este hermoso país queda encapsulada en estas mansiones que antiguamente fueron habitadas por los descendientes anglo irlandeses.
Muckross House, en el Condado de Kerry recibió la honorable visita de la Reina Victoria, a quien le fascinó la zona, y a quien le alabamos el gusto, pues realmente se trata de una de las grandes mansiones de Europa. En el otro extremo de la isla, en el Condado de Armagh, The Argory pertenece al Patrimonio Nacional, y ha mantenido su estructura intacta desde el año 1900. La casa, a orillas del Río Blackwater, contiene el mobiliario original y un fabuloso órgano, además de establos todavía iluminados por lamparillas de gas. En el exterior, 130 hectáreas de jardines afrancesados y caminos bordeados de tilos y tejos que fluyen hasta el río.

Castillo de Bunratty
A cuerpo de rey

El Castillo del Rey John (siglo XIII), en Carlingford, era el puesto fronterizo más al norte, y se ha mantenido intacto desde entonces. Resguardado entre las Montañas Cooley, y a orillas del Lago Carlingford, los soldados normandos lo protegían de los intrusos celtas. Carlingford presume de sus dos castillos, una casa de la moneda del siglo XVII, y las ruinas de un monasterio dominicano. Bastante impresionante para un pequeño pueblo de tan sólo unos cientos de habitantes. No está claro si el Rey John llegó a visitar Carlingford, pero seguro que sí visitó Dungarvan, en el Condado de Waterford, donde otro castillo que lleva su nombre se yergue junto al puerto. Parte del castillo, construido en 1185, todavía sobrevive, a pesar de los ataques de numerosos enemigos. Se dice que el mismo Oliver Cromwell dejó que la vida en la localidad siguiera su curso cuando en las puertas de la ciudad vio a una mujer brindando a su salud. Una casualidad que hoy en día todavía nos permite admirar el maravilloso castillo.

Vínculos presidenciales

El Presidente John F. Kennedy tenía raíces irlandesas, de Wexford, de lo que dan testimonio los Jardines JFK . Esta herencia se conmemora en el JFK Arboretum, 252 hectáreas que contienen más de 500 tipos de rododendros y azaleas, además de 400 variedades de árboles y arbustos.

Mansión Mount Stewart House
Paisaje sobrecogedor

En la costa norte de Irlanda hay un castillo del que muchos piensan que está en el entorno más impresionante del mundo. El Castillo de Dunluce se yergue sobre un risco de piedra caliza con vistas a la Costa de Antrim, sobre los restos de una antigua fortificación paleocristiana. Sin embargo fueron los normandos quienes la transformaron en la construcción que vemos actualmente. Aunque el Castillo de Dunluce ha sido protagonista en grabaciones cinematográficas en muchas ocasiones, el lugar donde el poder real reside está a unos kilómetros de aquí, hacia el sureste, en Carrickfergus. Se trata de la ciudad más antigua de Irlanda, por lo que ha sido bombardeada, asediada e incendiada en numerosas ocasiones a lo largo de sus tumultuosos 800 años de historia. El castillo se sitúa frente al puerto, controlando la orilla. En tiempos fue el centro del poder anglo normando en el Ulster, y se ha mantenido intacto, a pesar de 750 años de continua ocupación militar. En 1689 fue apresado por el Rey Guillermo de Orange, convirtiéndose en la única parte del Ulster donde se hablaba inglés.

El Castillo se construyó para resguardar a la ciudad de insurgentes y bandidos, pero también para dejar bien claro que aquí era donde residía el poder. En la actualidad se puede visitar como un museo. Durante 800 años el solitario valle entre Fathom Hill y las Montañas Mourne, en el extremo sur de Irlanda del Norte, cerca de la ciudad de Newry, ha vivido en conflicto. Al comprobar la calma absoluta que se respira actualmente es difícil imaginar la violencia y el caos que causaron estragos durante años.

Ahora todo es paz y belleza, pero el Castillo Narrow Water, construido en 1560 todavía guarda en silencio la entrada a este estrecho desfiladero. Al otro lado del agua se encuentra la edificación original construida en el siglo XIII. Con anterioridad el lugar había sido la cabeza de puente para los daneses desde el año 790. Mucha historia para un lugar tan pequeño, pero tan deseado.

Seductores Jardines

Hacia el este, la Mansión Mount Stewart, sobre la orilla oeste del lago Strangford, emana belleza, historia y relevancia política en cada una de sus estancias. En el exterior los seductores jardines se suelen clasificar entre las grandes colecciones horticulturales de Europa. Se trata de 31 hectáreas de jardines formales, terrazas, pérgolas, pabellones, zonas arboladas y jardines acuáticos alrededor del lago. Es tal el microclima que se crea que se dice que si plantáramos un palo cualquiera pronto tendríamos una exuberante planta.

En el oeste del Condado de Fermanagh se encuentra Florence Court, una mansión del siglo XVIII que fuera sede de los Condes de Enniskillen (la familia Cole). Las vistas y los paseos son maravillosos, al igual que el parque infantil, el jardín amurallado, la colección de mobiliario y los recorridos que explican cómo era la vida aquí en la época de 1920.

Castillo de Dunluce
El Castillo de Kilkenny rivaliza con el Castillo de Edimburgo, la Torre de Londres, o el Castillo Mad Ludwig en Baviera, pues es realmente uno de los grandes castillos del mundo. Se trata de una fortificación del siglo XII que fue remodelada en época victoriana y que ahora puede visitarse, junto con sus jardines y la galería de arte que contiene. Las 20 hectáreas de terreno que rodean el castillo están adornadas con tejos, rosales, fuentes, arboreto y zona de juegos.

El don de la elocuencia

En el Castillo de Blarney, Condado de Cork, los visitantes tienen la oportunidad de mejorar su elocuencia al besar la Piedra Blarney. Es una larga historia explicar cómo la piedra obtuvo este impresionante don, pero para llegar a ella hay que subir 85 peldaños de escaleras de piedra.

Un poco más al oeste, en la Bahía de Bantry se encuentra Bantry House, un buen ejemplo de mansión georgiana, en un entorno precioso, y con una excelente colección de tapices, mobiliario y pequeños objetos coleccionados por el Conde de Bantry durante sus viajes por Europa en 1800.

Diversión a raudales

En el Castillo de Bunratty, a las afueras de Limerick, podrás experimentar un animado banquete con música, vino y fiesta, además de leyendas, fantasmas y anécdotas. Como el resto de castillos situados en impresionantes paisajes, Bunratty se yergue como un constante recuerdo del emocionante pasado de Irlanda. Se restauran cada vez más castillos en Irlanda, y algunos de ellos ofrecen banquetes medievales, o alojamiento con camas de dosel y bares en sus mazmorras. El Castillo Ashford en Cong, Condado de Mayo, es uno de los más majestuosos de todo el país, con fantásticas vistas del Lago Corrib. Aunque construido hace 700 años, gran parte de lo que hoy es habitable data de la época victoriana.

Vistas majestosas

Como Frank O’Connor dijo una vez: “Tardaríamos una eternidad en entender el porqué de cada uno de los restos arquitectónicos de Irlanda”, pero lo que sí es seguro es que unas vacaciones empleadas en intentarlo merecen la pena. Leyendas, fantasmas, historias, aventuras, e incluso alojamiento de lujo, todo tras las gruesas paredes que forman parte del paisaje de Irlanda.

Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil