Serbia - Ruta ciclista del Danubio Serbio
Serbia
El turismo en bicicleta se tiene que realizar con los ojos bien abiertos y los oídos atentos; con la mente inquieta por conocer y el corazón hambriento de nuevas impresiones.
Els Blaus de Roses

serbia, serbia - ruta ciclista del danubio serbio

RUTA CICLISTA DEL DANUBIO SERBIO


Geografía con sentido

El turismo en bicicleta se tiene que realizar con los ojos bien abiertos y los oídos atentos; con la mente inquieta por conocer y el corazón hambriento de nuevas impresiones. Alguien sabio dijo una vez: “La geografía tiene poco sentido hasta que no visitas el lugar”. Esta frase se complementa con otra máxima: “Viajando en coche, entras en contacto con la carretera; viajando en bicicleta, con la gente”. Es fácil llegar a la conclusión de que viajando sobre dos ruedas se disfruta con mayor profundidad y se consigue conocer a la gente y los lugares que se encuentran por el camino.

La ruta ciclista del Danubio Serbio forma parte de la Ruta Euro Velo Seis, que conecta el Atlántico con el Mar Negro. Viajar junto al Danubio es una experiencia diferente y especial: las ruedas de la bicicleta cruzan el colorido tapiz del paisaje como un sutil hilo, creando recuerdos que no marchitarán por muchos años que pasen. El camino comienza al oeste, donde el Danubio llama a las puertas de Serbia. La Reserva Natural de la Ribera Alta del Danubio recoge perfectamente la esencia de lo que la naturaleza de esta área tiene que ofrecer: interesantes mosaicos formados por humedales y rincones escondidos de vegetación selvática. Siguiendo la ruta, se encuentra Backa Palanka, un pueblo de ambiente agradable y relajado, y la ciudad de Novi Sad que, con su Fortaleza de Petrovaradin, es la joya cultural e histórica del norte de Serbia. Al otro lado del río, la alta y boscosa Fruska Gora emerge de la llanura rodeada por los históricos monasterios que la adornan.

Ruta ciclista del Danubio Serbio


La próxima parada es Sremski Karlovci, una cautivadora ciudad en la que reponer fuerzas para afrontar el primero de los tres únicos puertos de montaña de la ruta del Danubio Serbio. Aunque ésta es la subida más dura, es bastante asequible: 4,5 km en los que sólo se ascienden 180 m.

Tras esto, la carretera llega a la capital del país y a las zonas más urbanizadas. En la parte vieja de Belgrado hay que enfrentarse al tráfico pero la visita merece la pena. Belgrado es una ciudad fascinante y llena de energía.

Más allá, en dirección este, el camino bordea la Reserva Natural de Deliblato Sands, uno de los tesoros naturales protegidos de Serbia. La referencia a la arena en el nombre no debe preocupar al viajero: Deliblato es una interesante, vasta y hermosa extensión de terreno, reforestado durante el reinado de la emperatriz austrohúngara María Teresa.

El siguiente destino es el pueblo de Stara Palanka y su fortaleza. Aquí, utilizando el ferry local, el camino cruza a la orilla derecha del Danubio. El cercano Silver Lake ofrece una excelente oportunidad para pasar la noche: alojamiento, zona de acampada, playa…Durante los 120 km. que separan el pequeño municipio de Golubac y la colosal presa hidroeléctrica de Djerdap, la ruta atraviesa el Parque Nacional de la Garganta de Djerdap (o Puerta de Hierro). Éste es uno de los tramos más hermosos del Danubio.

Inmediatamente después del pueblo de Golubac se llega a la majestuosa fortaleza homónima, construida a principios del siglo XIV. A 40 km. se encuentra el yacimiento arqueológico y museo de Lepenski Vir, con restos de hace más de 8.000 años. Las figuras en piedra de rostros humanos con cuerpo de pez son las muestras más antiguas de escultura artística en Europa. Al dejar el museo llega la segunda subida: 2 km. en los que se ascienden 125 m. La recompensa al esfuerzo es un maravilloso descenso que acaba junto al Gran Río.

Ruta ciclista del Danubio
Cruzar los impresionantes cañones Pequeño y Gran Kazan (Caldera) supone encontrarse frente al mayor espectáculo natural en todo el recorrido del Danubio: el río fluye silencioso entre los serpenteantes acantilados que parecen tocar el cielo. La distancia entre las paredes apenas excede los 150 m. en algunos puntos. Después de “las calderas”, tiene lugar la tercera y última subida: 4 km. en los que se ascienden 180 m. Y, una vez pasadas las ciudades de Kladovo y Negotin, en la frontera con Bulgaria, el viaje ciclista por Serbia llega a su fin.

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil