Lourdes, ciudad fraternal
Francia
La Ciudad Marial aparece de esta manera como una confluencia donde se juntan grandes dimensiones: humanas y espirituales, cristianas y universales, y donde los hombres superan sus diferencias legítimas en una comunión fraternal.
Els Blaus de Roses

francia, lourdes, ciudad fraternal

LOURDES 11 DE FEBRERO DE 1858

Es el día 11 de Febrero de 1858 cuando se produce el acontecimiento que trastornará el porvenir de Lourdes. Ese día una jovencita de 14 años, Bernadette Soubirous, descendiente de una familia pobre de cuatro hijos cuyo padre es un molinero arruinado, se va junto con su hermana y otra chiquilla a recoger leña a orillas del Gave.

Por encima de una gruta abierta, Bernadette distingue una "Bella Señora"; se le aparecerá 18 veces entre el 11 de Febrero y el 16 de Julio. El 24 de Febrero, la "Señora" dice a la niña: " ¡Penitencia! Rogad por la conversión de los pecadores"; al día siguiente, le pide ir a beber a la fuente y lavarse en ella: en el momento de la decimotercera aparición, sus palabras, dichas en "patois" por Bernadette, serán determinantes para el porvenir de Lourdes: "Ve a decir a los sacerdotes que construyan aquí una capilla y que vengan a ella en procesión".
Fue tan solo en el momento de la decimosexta aparición, el 25 de Marzo, cuando la "Señora" le revela: "Yo soy la Inmaculada Concepción".

Recreación de la aparición de la Inmaculada Concepción.
La modernidad y la universalidad del mensaje de Lourdes se basa en:
El encuentro
El compartir
La esperanza

La Ciudad Marial aparece de esta manera como una confluencia donde se juntan grandes dimensiones: humanas y espirituales, cristianas y universales, y donde los hombres superan sus diferencias legítimas en una comunión fraternal.

A cada aparición el flujo de testigos crecía, primero por decenas a continuación por centenares. El 18 de Enero de 1862, el Obispo de Tarbes, Monseñor Laurence, pronunció la sentencia de la Iglesia: " La Virgen María se ha aparecido realmente a Bemadette Soubirous".
Se reconocía por fin la peregrinación.

Hoy unos 5 millones de visitantes vienen cada año de 130 países; tal es la verdadera dimensión de Lourdes. Uno de los primeros lugares de peregrinación actual, un lugar de encuentro, de reparto universal… donde millares de voluntarios acompañan la esperanza de los enfermos y de los minusvalidos que constituyen el "corazón" de las peregrinaciones actuales.

En respuesta a su vocación espiritual, Lourdes es ante todo un lugar de acogida. Todo está puesto en marcha para recibir lo mejor posible a los visitantes y para que, los que lo deseen, puedan vivir plenamente su peregrinación.
La zona de los Santuarios permanece abierta todo el año: la Gruta, las Basílicas, el manantial y las fuentes.
Desde Pascua hasta el día de Todos los Santos podrán participar en las misas celebradas en 6 idiomas y en las grandes procesiones.

A través de Bernadette, María se dirige primero a los humildes, a los pobres y a los enfermos; pero la Virgen que consuela, que protege, que cura, pide a todos que vengan, que recen y que hagan penitencia. María llama así a la conversión del corazón que abre el Reino de los Cielos. María da el ejemplo: "Infinitamente grande porque infinitamente pequeña", "Infinitamente rica porque infinitamente pobre", "Cerca de los hombres porque cerca de Dios"

Castillo de Lourdes, en su interior, el museo de artes y tradiciones populares de los pirineos
LOURDES, UN DESCUBRIMIENTO A CADA PASO

Al límite, entre la llanura y el macizo pirenaico. Lourdes resplandece alrededor de su castillo medieval orgullosamente erguido. En su pico rocoso, esta fortaleza militar invita hoy al visitante a descubrir el museo más importante de artes y tradiciones populares de los Pirineos: el Museo de los Pirineos. Más abajo el centro histórico les abrirá sus callejuelas empinadas para hacer una escapada.

Comprender Lourdes es comprender la vida de Bernadette. Al visitar el Museo de Bernadette, el Molino de Boly, el "cachot" y la iglesia parroquial, le seguirán sus pasos.

La naturaleza está cerca. Al tomar el funicular del Pico de Jer, descubrirán un panorama maravilloso de la región. Podrán seguir su escapada con un paseo a orillas del lago. Cobijadas a la sombra de un bosque de resinos, unas barcas les invitan a tomar sus remos, salvo que prefieran la pesca, el jogging, el hidropedal o la bicicleta toda terreno.
Un espléndido campo de golf de 18 agujeros completa agradablemente este paraje.

Lourdes vive al ritmo de las estaciones: los colores llamativos y los olores de su mercado se unen a la música de su kiosko, a la tonalidad de su acento "bigourdan"; sus calles, sus cafés por donde se codean visitantes de todas las edades y de todas nacionalidades, marcan el movimiento de los más bellos días del año.

Es cada año, durante la Semana Santa, con su Festival Internacional de Música Sagrada, cuando Lourdes acoge a extraordinarios conjuntos instrumentales y vocales.
Los melómanos expertos pueden descubrir aquí el inmenso repertorio de la música sagrada, que encuentra todo su esplendor en la Basílica del Rosario.

Ciudad de Lourdes
LOURDES LES ABRE LAS PUERTAS DE LOS PIRINEOS

Lourdes es también la puerta al país de las fuentes termales y del esquí.
Muy cercana y asequible la estación de Hautacam ofrece a los adeptos del oro blanco montañas de placer.

Pásense por la comarca de Lourdes: al abandonar la Ciudad Marial descubran sus pueblos pintorescos, surquen sus carreteras, disfruten de sus acogedores valles, sigan sus ríos refrescantes, caten las sensaciones vivas del rafting en el Gave de Pau.

A pie, en bicicleta, en coche, Lourdes les propone los Pirineos. Descubran el encanto y la inmensidad de parajes como el Circo de Gavarnie, el Pic de Midi de Bigorre o el Parque Nacional de los Pirineos.

Aquí, caminantes, amantes de la flora y la fauna comparten instantes de grandeza natural. Aquí, todo toma vida.

LOURDES OS ACOGE

Desde las primeras peregrinaciones, los habitantes de Lourdes han abierto las puertas de sus hogares para recibir a visitantes del mundo entero.

Hoy Lourdes es la primera ciudad hotelera de Francia después de Paris; con cerca de 300 hoteles, la ciudad sabrá acogerles a lo largo de todo el año.

Tanto individuales como en grupos siempre encontraremos un alojamiento apropiado a sus necesidades, desde el hotel familiar al hotel de cuatro estrellas, en los campings o en los apartamentos amueblados.

Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil