Holanda - Maastricht, guía completa para visitarla
Países Bajos
¿Buscas la ciudad ideal para los amantes de la buena vida? ¿Una ciudad con ambiente, historia, arte y cultura? ¿Una ciudad rodeada de bellas zonas naturales y suaves colinas?
Els Blaus de Roses

países bajos, holanda - maastricht, guía completa para visitarla

¿Buscas la ciudad ideal para los amantes de la buena vida? ¿Una ciudad con ambiente, historia, arte y cultura? ¿Una ciudad rodeada de bellas zonas naturales y suaves colinas? En Maastricht encontrarás todo lo que buscas. En esta ciudad del sur del país comparten espacio bellos barrios históricos, establecimientos hosteleros con ambiente y de calidad excepcional, arte y numerosos puntos de interés. Y lo mejor es que puedes descubrir todo el centro paseando. Si quieres ver la naturaleza y los castillos de los alrededores, lo más sencillo es alquilar una bicicleta.

Maastricht es una de las ciudades más antiguas de Holanda, y se comprueba inmediatamente paseando por su centro histórico. Iglesias, murallas, monumentales casas señoriales y amplias plazas se suceden armoniosamente junto con una amplia y variada oferta comercial. Maastricht es también una ciudad de caprichos y placeres culinarios. Encontrarás desde agradables salones de té a restaurantes de nivel Michelin, bodegas y deliciosas especialidades regionales. En resumen: ¡No puedes perderte Maastricht!

Museos en Maastricht

Maastricht tiene de todo, desde el arte moderno hasta un fascinante laberinto de túneles subterráneos.

El principal museo de Maastricht es el Bonnefantenmuseum. Este museo posee una mezcla de obras de arte medievales y contemporáneas. La estructura del edificio es un espectacular icono arquitectónico. Otros museos interesantes son el Museo de Historia Natural, el Instituto de Arquitectura de Maastricht y la Fortaleza de San Pedro.

La fortaleza de Maastricht
La fortaleza de Maastricht
Entre 1575 y 1825 se creó una red de pasajes subterráneos o galerías en la parte occidental de Maastricht. En épocas de sitio, estos túneles se utilizaban para aproximarse al enemigo y sorprenderlo desde debajo del suelo. Visitar la fortaleza de Maastricht es una experiencia muy emocionante.

La historia de la fortaleza
Por su ubicación estratégica a orillas del Mosa, Maastricht ha sido siempre un lugar de interés para los gobernantes extranjeros. La ciudad sufrió incontables ataques y sitios. Durante siete siglos se realizaron sin cesar obras para construir y mantener las murallas, los fosos y los fuertes de la ciudad, así como otros elementos defensivos de los alrededores. El resultado es un laberinto de pasajes subterráneos con un diseño muy inteligente que podía albergar unidades militares de hasta 5.000 soldados. Cada uno de ellos sabía exactamente qué tenía que hacer si el enemigo se ponía a tiro.

Visita guiada a la fortaleza
Puedes reservar una visita guiada en la oficina de turismo (VVV). El guía te explicará todos los detalles de este monumento y del arte de la guerra. Lamentablemente, el lugar no está preparado para acoger a visitantes en silla de ruedas.

Atracciones en Maastricht

Haz una excursión por los subterráneos de Maastricht o visita una de sus muchas atracciones.

Las principales atracciones de Maastricht son las visitas guiadas a la fortaleza. Otra atracción divertida consiste en dar un paseo en barco por el río Mosa. El punto común de las tres fronteras, el pueblo blanco de Thorn, Valkenburg y el zoo Gaiapark Kerkrade se encuentran muy cerca de Maastricht.

Las Cuevas de San Pedro
Las Cuevas de San Pedro
Con el paso de los siglos, la extracción de marga de las Cuevas de San Pedro ha acabado creando un laberinto con más de 20.000 túneles. Los talladores de bloques de marga, y también varios artistas, han dejado su huella en forma de varios textos en las paredes, algunos de los cuales son antiquísimos. En la actualidad, las minas y las cuevas solo se utilizan como atracción turística.

Refugio para los residentes
Es probable que la explotación minera de las cuevas comenzara en la época de los romanos, pero no eran tan solo una fuente de marga. A lo largo de los años también se han utilizado como refugio para los residentes de la ciudad durante los numerosos sitios que ha sufrido Maastricht. Escucha los relatos de los supervivientes y contempla las instalaciones que crearon los que se refugiaron en estos túneles.

Visita guiada a las cuevas
La oficina de turismo local (VVV) puede ayudarte a seleccionar una visita guiada. La temperatura de las cuevas es de entre 9 y 10 °C, por lo que te recomendamos que lleves un jersey o una chaqueta. Las visitas guiadas duran alrededor de una hora y las realizan guías oficiales.

Cultura en Maastricht

Hay abundancia en la cultura en la ciuadad fortificada más antigua de Holanda. Su histora se remonta 2000 años.

La ciudad ofrece una amplia variedad de museos, iglesias, edificios históricos, callejuelas escondidas y plazas espaciosas. Los turistas con intereses religiosos llevan siglos visitando Maastricht para ver las Basílicas de Nuestra Señora y de San Servacio. Se realizan emocionantes visitas guiadas por las cuevas y las minas subterráneas.

La Basílica de San Servacio
La Basílica de San Servacio
En Maastricht abundan las iglesias imponentes; acoge incluso dos basílicas. La Basílica de San Servacio (Basiliek van St. Servaas, en neerlandés), que se encuentra en la famosa plaza Vrijthof, es una basílica románica que esconde criptas y tesoros. Los peregrinos llevan siglos viajando hasta Maastricht para visitar el sepulcro de San Servacio.

La leyenda de San Servacio
Las primeras iglesias de piedra de Maastricht se construyeron tras la llegada de San Servacio en el siglo IV d. C. Tras su muerte, Maastricht se convirtió en un destino popular para los peregrinos. Dice la leyenda que San Servacio fue el primer obispo de Maastricht y que se construyó una pequeña capilla sobre el lugar donde está enterrado. En los siglos posteriores, la capilla ha ido creciendo hasta convertirse en la Basílica de San Servacio.

El tesoro
Los restos mortales de San Servacio se conservan en una caja que está expuesta en el tesoro de la Basílica de San Servacio. El perfil de Maastricht siempre se ha caracterizado por las torres de sus abundantes iglesias y monasterios, como la Basílica de Nuestra Señora, la Iglesia de San Juan y el antiguo Monasterio de la Santa Cruz.


Arquitectura en Maastricht

Maastricht ofrece muchos museos, iglesias, edificios históricos, callejones ocultos y plazas espaciosas.

Maastricht ofrece una amplia variedad de museos, iglesias, edificios históricos, callejuelas escondidas y plazas espaciosas. En esta ciudad encontrarás todo tipo de arquitectura, desde excavaciones romanas hasta el moderno diseño del Bonnefantenmuseum. Las exposiciones del Instituto de Arquitectura de los Países Bajos de Maastricht (NAiM), te informan sobre la arquitectura de la zona de Europa que rodea la ciudad.

El pueblo blanco de Thorn
El pueblo blanco de Thorn

El pueblo blanco de Thorn llegó a ser un minúsculo principado gobernado por una abadesa y un convento de veinte damas de la nobleza. En la actualidad se trata de un lugar histórico que atrae a muchos turistas deseosos de ver con sus propios ojos las calles adoquinadas de Thorn, la bonita iglesia de la abadía y las típicas casas blancas.

Historia de Thorn
La historia de Thorn se remonta a finales del siglo X. Con el paso del tiempo, Thorn acabó convirtiéndose en un minúsculo principado que llegó a tener un sistema jurídico y una moneda propios. Con la llegada de los franceses en 1794, los aristócratas huyeron de la zona. Los franceses exigieron un impuesto en función del tamaño de las ventanas imposible de satisfacer por la población pobre, que había ocupado las grandes casas que antes pertenecían a personas adineradas. Lo que hicieron fue tapiar muchas de las ventanas e intentar disimular su pobreza encalando las fachadas de las casas. ¡El resultado es extraordinario!

Panorama Thorn
En el museo municipal, llamado «La tierra de Thorn», podrás visitar el Panorama Thorn. Se trata de una pintura tridimensional que representa la historia del lugar. También puedes visitar la Capilla bajo los Tilos (kapel onder de linden). Se encuentra a tan solo 2 kilómetros del casco histórico y el paseo vale mucho la pena.

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil