Holanda - Ámsterdam, Rutas temáticas
Países Bajos
Aprovecha al máximo tu tiempo en Ámsterdam con nuestros itinerarios recomendados para poder visitarla
Els Blaus de Roses

países bajos, holanda - Ámsterdam, rutas temáticas

Ámsterdam en 24 horas

Ámsterdam es una ciudad encantadora, y se ve mejor desde el agua. Madruga un poco y realiza un crucero por los canales para ver el centro histórico más grande de Europa, con casi 7.000 monumentos del siglo XV al siglo XIX. Desembarca en la plaza de los museos y visita el Rijksmuseum, donde se expone la famosa pintura de Rembrandt La ronda de noche. Para empaparte en más arte, visita justo al lado el Museo van Gogh, que alberga la mayor colección de van Gogh en el mundo.

Dirígete a la elegante PC Hooftstraat para realizar unas buenas compras y almuerza en una de las tabernas de moda del lugar. Si viajas con el presupuesto ajustado, ve al mercado Albert Cuyp y prueba un típico tentempié holandés, los arenques. Toma el tranvía de vuelta al centro de la ciudad y dirígete a las terrazas de Nieuwmarkt, donde podrás disfrutar de una cerveza acompañada de otro tentempié holandés, la bitterballen.

Cena temprano y prueba los famosos platos de un rijsttafel indonesio en el restaurante Tempo Doeloe (Utrechtsestraat 75). La vida nocturna de Ámsterdam satisface todos los gustos. Disfruta de un concierto en el internacionalmente conocido Concertgebouw (Concertgebouwplein 2-6), embriágate de sonidos de jazz en la Bimhuis (Piet Heinkade 3), o baila durante toda la noche en una de las muchas discotecas de los alrededores de Rembrandtplein y Leidseplein.

Paseos por el río
Escala de 8 horas en Ámsterdam

Después de llegar al aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol, deja tu equipaje en consigna y realiza el breve trayecto de 15 minutos en tren desde al aeropuerto hasta la Estación Central de Ámsterdam. Para aprovechar al máximo tu corta visita, realiza uno de los cruceros por los canales que parten de la misma Estación Central. La mayoría de las excursiones dura hora y media. Un crucero por los canales es el modo perfecto de conocer Ámsterdam y ver el centro histórico más grande de Europa, con casi 7.000 monumentos del siglo XV al siglo XIX.

Desembarga en la plaza de los museos para visitar el Rijksmuseum o el Museo van Gogh, o continúa el resto de la excursión y vuelve a la Estación Central para pasear por el centro de la ciudad. Almuerza en el acogedor restaurante Gartine (Taksteeg 7) y, antes de emprender la vuelta al aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol, realiza una parada en la casa de degustación Wynand Fockink (Pijlsteeg 31), que está oculta en una callejuela detrás de la plaza Dam y lleva abierta desde el año 1679.

Y, si tienes un par de minutos antes de subir al avión, no olvides visitar el Rijksmuseum del aeropuerto Ámsterdam-Schiphol. Entra en el pub de Schiphol para esa última cerveza holandesa o haz tus compras en las mejores tiendas de aeropuerto de Europa.

Bicicleta
Ámsterdam en 48 horas

Sigue el itinerario de 24 horas. La mejor manera de descubrir Ámsterdam es en bicicleta, así que alquila una y dirígete al encantador y pintoresco barrio del Jordaan. Sus calles angostas y sus pequeñas casas dan la sensación de formar un pueblo dentro de una ciudad. Explora tiendas y boutiques absolutamente únicas en la zona de las nueve calles (De Negen Straatjes). Intenta visitar la Casa de Ana Frank para aprender más sobre su diario y su increíble historia.

Mézclate con los lugareños y disfruta las baguettes y los deliciosos sándwiches del acogedor café holandés Singel 404 (Singel 404). Después del almuerzo, dirígete a Koningsplein para ver el mercado flotante de flores. Escoge algunos souvenirs y continúa hasta Vondelpark para dedicar algo de tiempo al mayor parque de Ámsterdam, que lleva el nombre de un famoso poeta holandés. Habla con los habitantes de Ámsterdam en el parque o relájate en la terraza del popular Het Blauwe Theehuis (Vondelpark 5). Vuelve a montar la bici y pedalea a lo largo de los canales hasta Rembrandtplein, luego continúa hasta Brouwerij 't IJ (Funenkade 7). Busca el gran molino para encontrar esta pequeña fábrica de cerveza, siéntate en la terraza y degusta una de las muchas cervezas de barril.

Vuelve en bicicleta al lado oeste de la ciudad y, antes de cenar, detente para tomar algo en Proeflokaal Wynand Fockink (Pijlsteeg 31). Prueba un licor típico holandés llamado jenever, la ginebra holandesa. Tras abrir el apetito, dirígete a Nevy (Westerdoksdijk 40), una marisquería moderna y con estilo que ofrece vistas panorámicas del río IJ. Termina la noche yendo de un pub tradicional a otro, como el Café Nol (Westerstraat 109), el Café De Twee Swaantjes (Prinsengracht 114) y el Cafe 't Smalle (Egelantiersgracht 12).

Puentes de Ámsterdam
Ámsterdam en 72 horas

Sigue el itinerario de 48 horas. En tu tercer día en Ámsterdam, comienza con un desayuno en la tranquila y acogedora panadería De Bakkerswinkel (Warmoesstraat 69). Tras al desayuno, monta la bici y dirígete a la zona del dique del este (Oosterdok) y disfruta de parte de la arquitectura más sorprendente de la ciudad. Durante el viaje en bicicleta, no te pierdas el Brantasgracht en la isla Java, la calle Scheepmanstimmerstraat, el edificio residencial Whale y el puente rojo Pytonbrug, que tiene forma de serpiente. En la isla KNSM, haz una parada en Pol's Potten (KNSM-laan 39), un lugar ideal para encontrar regalos inspiradores y con diseños exclusivos.

Disfruta de un almuerzo distendido en el asombroso Hotel Lloyd (Oostelijke Handelskade 34), un edificio monumental que data del año 1921 y que ha sido transformado por renombrados arquitectos, diseñadores y artistas holandeses. En el trayecto de vuelta, detente en el Hotel Hilton de la Estación Central de Ámsterdam y toma una bebida refrescante en el bar SkyLounge. La vista de Ámsterdam bien vale unas cuantas fotos.

Si buscas una buena ganga, dirígete a la cercana plaza Waterlooplein, donde encontrarás el mercadillo más grande de la ciudad. Desde aquí estarás a un par de minutos del Museo Hermitage de Ámsterdam o de la Heineken Experience. La zona de De Pijp tiene la mayor densidad de bares y restaurantes de los Países Bajos; seguro que encontrarás varios restaurantes de tu agrado. Después de cenar, puedes sumergirte en los bares de Ámsterdam. Disfruta de la vida nocturna que frecuentan los lugareños y visita el Café De Pijp (Ferdinand Bolstraat 17-19), el De Pilsvogel (Gerard Douplein 14), el Café De Groene Vlinder (Albert Cuypstraat 130) y el Kingfisher (Ferdinand Bolstraat 24).

Delft
Excursión de un día a Delft y La Haya en tren

Bien temprano por la mañana, disfruta de los 57 minutos de viaje en tren que se tarda en cubrir el trayecto desde la Estación Central de Ámsterdam hasta Delft. Súbete al autobús 40 y bájate en la parada de Royal Delft para visitar la última fábrica que queda de la típica porcelana de Delft (Rotterdamseweg 196, Delft). Admira la cerámica de Delft pintada a mano del siglo XVII o escoge una versión moderna hecha por el diseñador holandés Marcel Wanders.

Vuelve al centro de Delft y date un paseo por el casco antiguo. En la Tumba Real de la Iglesia Nueva (Markt 80, Delft) podrás visitar la tumba de Guillermo de Orange (1533-1584), considerado el fundador de los Países Bajos. Disfruta de un almuerzo agradable en Kleyweg's Stads-Koffyhuis (Oude Delft 133, Delft) y, en los meses de verano, escoge una mesa en la terraza flotante.

En 15 minutos en tren puedes llegar a La Haya y visitar la Real Pinacoteca Mauritshuis (Korte Vijverberg 8), donde podrás admirar a La joven de la perla de Vermeer, así como obras maestras de Rembrandt, Hals y Steen. La Haya es la sede del Gobierno, por lo que no puedes dejar de visitar el Binnenhof y sus edificios gubernamentales históricos. Pasa por el hermoso lago de Hofvijver en el camino hacia el Palacio Noordeinde (Noordeinde 64, La Haya), que ahora se utiliza como lugar de trabajo de la Reina Beatriz.

La Haya también es conocida por el Palacio de la Paz (Carnegieplein 2, La Haya), sede de la Corte Internacional de Justicia. El Palacio está abierto al público mediante visitas guiadas. Compra algunos souvenirs en la moderna zona de tiendas Haagsche Bluf (Haagsche Bluf, La Haya) antes de terminar tu día con una buena cena en uno de los muchos restaurantes de Denneweg o Frederikstraat. Un viaje en tren de 48 minutos te devolverá a la Estación Central de Ámsterdam.

Subasta de flores
Excursión de un día a Holanda del Norte en coche

Madruga un poco para asistir a la mayor subasta de flores del mundo, que se realiza en el pueblo de Aalsmeer (Legmeerdijk 313, Aalsmeer); aquí encontrarás flores y plantas de todos los tamaños y formas. La mejor hora para ver la subasta es de lunes a viernes de 7.00 h a 9.00 h.

Luego, coge el coche y conduce 45 minutos hacia el norte hasta el pueblo de Edam, famoso en todo el mundo por sus emblemáticas ruedas de queso. Durante los meses de verano, el mercado del queso se celebra todos los miércoles, pero la arquitectura del siglo XVII hace que la visita en cualquier época del año valga la pena. Detente para tomar algo en alguno de los acogedores cafés del centro del pueblo. Los iconos de Edam son la plaza Dam, la torre de carillón de 1561, el ayuntamiento y una visita a un almacén tradicional de quesos.

Sigue hacia el norte hasta el pueblo de Enkhuizen para visitar el Museo del Mar del Sur (Zijlweg 2, Enkhuizen). Comienza la visita con un almuerzo en uno de los hermosos restaurantes del establecimiento. El museo al aire libre cuenta con casas y construcciones auténticas de los pueblos pesqueros de los alrededores; la más antigua es del año 1880. En el Museo del Mar del Sur te reencontrarás con el pasado, pero también con la modernidad. Culmina el día en el acogedor pueblo de Monnickendam, a 45 minutos en coche de Enkhuizen. Pasea por el centro histórico y disfruta de una copa en alguna de las terrazas de los cafés antes de dirigirte al elegante restaurante Posthoorn (Noordeinde 43, Monnickendam) para cenar. Otros 20 minutos en coche te devolverán a Ámsterdam.

Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil