Guatemala, culturas vivas
Guatemala
Sólo en Guatemala se creó el mundo de veintitrés formas distintas, en veintitrés lenguas y con veintitrés palabras se llamó a Dios. Aquí las mujeres, hilan tejen y bordan con hilos mágicos de todos los colores del arco iris.
Els Blaus de Roses

guatemala, guatemala, culturas vivas
Sólo en Guatemala se creó el mundo de veintitrés formas distintas, en veintitrés lenguas y con veintitrés palabras se llamó a Dios. Aquí las mujeres, hilan tejen y bordan con hilos mágicos de todos los colores del arco iris: más de medio millar de trajes típicos hay en Guatemala, porque aquí hay muchas palabras para llamar a una mujer y un vestido para cada una... Múltiples diosas de la fertilidad dan luz y fuerza a las flores, a las estrellas y a las bestias hermosas de la selva...En Guatemala aún se rinde culto al Sol padre de todas las cosechas; con veintiocho ritos distintos se le recuerdan siempre. Cada dios en Guatemala, tiene su sitio y lugar, porque el espíritu que habita en el corazón profundamente místico de su gente, se mece entre el humo dulce del copal y los cánticos matinales de un Ave María. Desde los retablos dorados de las pequeñas iglesias desde las pirámides abrazadas por lo verde, envueltas en el humo y el aromático suspirar de las flores, las plegarias suben a encontrarse con lo divino. En los retablos preciosos la imagen del Consuelo de Jesús y su Madre, velan por sus hijos guatemaltecos. Y allá afuera en la fronda donde moral ocelote, aún en la selva, en la única selva el poder también acecha para que nada le suceda a la ceiba sagrada, porque nada se mueve sin que el Señor de lo Frondoso lo sepa.

En Semana Santa, en el día de Muertos y en las fiestas de los santos patronos que cuidan a los poblados, es factible el cielo porque los descendientes de los antiguos mayas saben cantar canciones y vestir de color sus ofrendas, llenado todo el espacio de regocijo y alegría de vivir.

En Guatemala la belleza está espiando al viajero en cada esquina. Con todo el respeto, los quichés, los mames, los tzutuhiles, los cakckhiquele, hombres de corazón endiosado enfrentan el barro maleable y húmedo el poderoso jade o la madera cálida empelando un arte milenario pletórico de conceptos, color y forma que asombran al mundo. En los telares de cintura o en los de pedal, las mujeres hilan la historia entre nudos de lana y algodón para crear huipiles y telas preciosas.

CHICHICASTENANGO

Todos los jueves y domingos son días de mercado en Chichicastenango y hasta aquí se acercan los vecinos para comerciar fruta, semillas, artesanía, vestidos y rebozos. Un día antes, miércoles y sábados, los puestos son levantados entre risas y algarabía; poco a poco el mercado cerca como un laberinto, a la iglesia de Santo Tomás. Al caer el sol comienzan los ritos y se elevan los rezos, al mismo tiempo que el humo del pan y el copal lleva el mensaje a los queridos dioses.

El domingo por la mañana se celebra la misa... Nuevamente son encendidos los sahumerios y quemadas esencias de agradable aroma. Cuando el recinto se perfuma, el oficiante maya inicia su rito en el fogón y comienza a sentirse un ambiente profundo y reverente. Las mujeres entran con sus mantos doblados sobre la cabeza, la marimba acompaña los cantos, los feligreses rezan y las pequeñas luces de velas brillan sobre los pasillos donde se han esparcido aguardiante y pétalos de rosa. Al mismo tiempo, entre las estrechas calles del pueblo, las cofradías se anuncian orgullosas.

Fue aquí en 1700 donde Frany Francisco Ximénez encontró el Popol-Vuh, libro sagrado de los mayas quichés cuyas páginas relatan el origen del mundo y recuentan los hechos sobrehumanos de las deidades principales.

Todo se reune en Chichicastenango: mercancías de variable índole, artesanía de confección impecable, lenguajes coloridos, vestimentas de estética singular, alimentos de sabores exóticos y alabanzas un dios que no abandona.

San Antonio, Aguascalientes
SAN ANTONIO AGUASCALIENTES

Este poblado a sólo quince minutos de la ciudad de Antigua Guatemala, es famoso por sus tejidos artesanales, tradición que se remonta en la época de la colonia.

San Antonio Aguascalientes vive al ritmo e las tejedoras, cuyas manos diestras dan forma a huipiles, tuzutes, tapetes y pequeños telares con diseños tradicionales y brillantes colores, verdadero testimonio de sabiduría ancestral. Ellas tejen en telares de cintura y entrecruzan los hilos ayudados por paletas, mientras el viento besa sus caras e inspira sus diseños.
En San Antonio Aguascalientes también hacen muñecos de petate, barriletes gigantes, pinturas en diversas técnicas y máscaras de madera que se utilizan en muchas de las danzas guatemaltecas.

Procesión a la Virgen
ANTIGUA GUATEMALA

La Antigua Guatemala fue la capital del Reino de Guatemala en la época dela colonia. Hoy es un extraordinario conjunto de palacios, conventos, ermitas e iglesias armoniosamente integrado con la arquitectura acompañante. Este lugar fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En Antigua Guatemala se festeja la Semana Santa con gran devoción: los católicos del lugar visten hábitos de color púrpura y blanco y con gran solemnidad forman extensas procesiones en las que cargan sobre sus hombros gigantescas imágenes veneradas por la población. Cada una de estas andas es soportada hasta por cien hombres, quienes recorren las calles doloridos por el sacrificio de Cristo. Sobre los caminos colocan alfombras de flores y aserrín coloreado, cuyo destino efímero venera y saluda el paso de las imágenes.

Santiago Sacatepequez
SANTIAGO SACATEPÉQUEZ

Los muertos están alegres en Santiago Sacatepéquez. Los vivos recuerdan los festejan y les ofrendan. Si en este poblado aún se conserva la veneración y respeto sin límites por los ancestros. Es por esto que el día de Todos los Santos, los papalotes, gigantescos cometas y barriletes de papel de china y bambú, se elevan por los aires para darles tributo. Ese día el de Todos los Santos la gente de Santiago Sacatepéquez se dan cita en el cementerio: elaborados platillos, postres y las bebidas preferidas de los que ya no están adoran las tumbas para el deleite postrero de éstos. También los vivos pueden degustar esas viandas, una vez que se hayan cumplido las salutaciones y rezos correspondientes.

No deje de participar en esta celebración donde la vida se valora a la luz de la muerte. Por la mañana podrá apreciar la artesanía del lugar y sus tiendas con joyería de jade.

Procesion en las calles de Chichicastenango
LIVINGSTON

El sabor del Caribe, corre por entre los vasos comunicantes de esta pequeña ciudad poblada por garífunas afrocaribes cuya mezcla cultural es por demás interesante y sensual.

Hace ya mucho tiempo, Livingston fue el puerto de salida del aromático café de las Verapaces; hoy es un pueblo de pescadores rico en edificios de madera balcones y encaje y calles de arena.

Dentro de las celebraciones sobresalen Semana Santa cuando se revive la Pasión de Cristo; la fiesta de San Isidro Labrador y la de la Virgen de Guadalupe, el 12 de diciembre. En todas ellas se realizan ceremonias impregnadas de la muy caracterizada cultura afrocaribe.

TOTONICAPÁN

Aquí viven los herederos del color y la fama. En efecto, aquí en Totonicapán, el arte mestizo fruto del encuentro entre español e indígena, ha alcanzado un alto brillo. La ceremonia vidriada o pintada los textiles elaborados con tela de pie, los juguetes y las cajetas pequeñas cajas multicolores dan testimonio de la maestría que poseen los artesanos de este lugar.

También es posible encontrar aquí los famosos jorongos de Momostenango: piezas de arte hechas con pesada lana y tejidos en grandes ruecas. Muy cerca están San Francisco El Alto, donde todos los viernes se levanta un colorido mercado, y San Andrés Xecul, cuya iglesia posee una fachada policromada semejante al tejido del huipil local.

Todos los Santos, Cuchumatan.
TODOS SANTOS CUCHUMATÁN

Los hombres y mujeres de Cuchumatán saben vestir. Sus trajes hacen gala de originalidad, belleza y sentido de color. Los fuertes contrastes de sus prendas son como esta tierra: poderosos, gallardos y activos.

Los hombres visten camisas rojas de amplios cuellos y pantalones de tela blanca con grandes franjas rojas cuya parte trasera es negra, como lo son también las capas con las que se protegen del frío. Este singular atuendo varonil se complementan con una pañoleta roja atada a la cabeza sobre la cual su usuario luce un original sombrero redondo de paja tejida. Las mujeres visten hermosos huipiles bordados en color carmesí que armonizan a la perfección con el traje masculino.

La ya famosa carrera de caballos que se realiza cada 1 de noviembre en Todos los Santos Cuchumatán, tiene una significación religiosa de trascendencia espiritual. Por eso en esta carrera no hay ni ganadores ni perdedores, sólo participantes que montan sin silla, durante horas y horas, hasta que el cuerpo aguante. Un día antes, todos asisten a una velación en el cementerio local; al terminar la carrera jinetes y espectadores integran la multitud que anima el Baile de la Conquista, en la Plaza Central.

COMO LLEGAR A GUATEMALA Y A SU CULTURA VIVA

A Guatemala se puede arribar por avión desde las principales ciudades del mundo; los vuelos internacionales aterrizan en el aeropuerto de la ciudad de Guatemala y en el de Santa Elena, Petén. Las líneas aéreas que sirven al país son American Airlines, Continental, Copa, Ibera, KLM, Mexicana, Grupo Taca, Delta, United Airlines y Aerocaribe.

Una extensa red de carreteras cruza el suelo guatemalteco para que usted vaya, en autobús o en un vehículo rentado, al encuentro con las culturas vivas.

Guatemala es el corazón del mundo maya, un área de casi 500 mil kilómetros cuadrados que ahora ocupan Belice, el salvador, la propia Guatemala, Honduras y los estados mexicanos de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán. Aquí usted encontrará prácticamente todo cuanto ha soñado para unas espléndidas vacaciones: mucho se interesantes vestigios arqueológicos: ciudades coloniales, playas, ríos subterráneos (cenotes) arte, cultura, una vasta gastronomía criolla y, sobre todo, gente amigable.

Por eso y mucho más le recomendamos que cuando viaje a Guatemala, procure visitar también las otras regiones cercanas: que vaya al encuentro con la naturaleza, el hombre y el tiempo.


Fuente: Instituto Guatemalteco de Turismo