Bilbao, capital cultural y turística
Pais Vasco, Euskadi
Bilbao es el corazón de una metrópoli con más de un millón de habitantes. Desde su fundación hace más de 700 años, es el eje principal de desarrollo económico-social y el factor fundamental de modernización del entorno de Bizkaia.
Els Blaus de Roses

pais vasco, euskadi, bilbao, capital cultural y turística

En Bilbao y su área metropolitana no sólo residen la mayoría de los 1.200.000 habitantes de Bizkaia, sino que acoge prácticamente a la mitad de la población total del País Vasco. Esta consideración demográfica da una idea del peso específico que tienen Bilbao y su entorno en el conjunto del país.

La capital de Bizkaia se fundó en la Edad Media con vocación industrial, comercial y marinera. El señor de Bizkaia, Don Diego López de Haro, le otorgó en el 1300 el título de villa, pero ya para entonces eran bien conocidos los rasgos que han definido a Bilbao a lo largo de la historia. El hierro de las minas próximas a Bilbao, conocido, apreciado y explotado ya por los romanos, había posibilitado la existencia de gran número de ferrerías en las márgenes de ambos ríos, apuntando el futuro desarrollo que tendría la siderurgia en la zona. El hecho de que la ría fuera navegable durante un largo trecho permitió igualmente que en los muelles del primitivo enclave urbano, alejado de la costa y de los peligros que acechaban en mar abierto, se cargaran con relativa tranquilidad todas las mercaderías castellanas con destino a Europa, especialmente la lana y el hierro de las ferrerías vizcaínas, muy apreciado en todo Europa desde la Edad Media.

Bilbao, capital industrial y financiera
El crecimiento de Bilbao y su área metropolitana durante este siglo ha estado muy vinculado al desarrollo industrial de la margen izquierda de la ría, en la que se establecieron, entre otras muchas empresas, los Altos Hornos de Vizcaya. En la actualidad, la actividad industrial ha decrecido o se ha transformado, y Bilbao ya no responde al tópico de ciudad gris y contaminada.

Hoy Bilbao despunta en Europa como una de las referencias de la arquitectura y el arte contemporáneo. Arquitectos como Calatrava -Puente de las Universidades- o Foster -Metro- han dejado su huella en la ciudad. Pero ha sido el Museo Guggenheim el que ha otorgado a Bilbao fama internacional. La sorprendente estructura de titanio, granito y cristal que se abre como una flor futurista sobre la ría del Nervión, reflejando con insólita y poética perfección las cambiantes luces de la ciudad, alberga en su interior 11.000 m2 de superficie expositiva, además de amplias zonas de servicio y uso público. En este recinto se puede admirar una excepcional colección permanente junto a numerosas exposiciones temporales, y retrospectivas.
Bilbao y el Museo Guggenheim están situando el nombre del País Vasco en los grandes circuitos turísticos internacionales, y ya han adquirido un importante valor simbólico como emblema universal de la estética del nuevo siglo.

Bilbao es la capital financiera del País Vasco y uno de sus más importantes motores económicos. Su Feria Internacional de Muestras, un complejo de más de 60.000 m de superficie cubierta, acoge ferias comerciales de importancia internacional, y su Bolsa, junto con las de Madrid y Barcelona, marca la temperatura de la economía del Estado.


MUY INTERESANTE

BASÍLICA DE BEGOÑA.

La basílica en la que se venera a la Virgen de Begoña, patrona y madre espiritual de Bizkaia, se encuentra en lo alto de una colina que domina Bilbao, a la que puede llegarse desde el Casco Viejo, a pie o utilizando un ascensor que parte de la calle Esperanza. La iglesia, de trazado gótico, es del siglo XVI, y en sus inmediaciones se extiende un amplio parque, que ha heredado solar y nombre de la antigua fábrica metalúrgica Echevarria, de la que sólo queda en pie una chimenea testimonial.

FIESTAS.


Las fiestas más concurridas y bulliciosas son las de la Semana Grande o Aste Nagusia, que comienza el fin de semana posterior a la festividad de la Virgen de Begoña, el 15 de agosto. La plaza de Vista Alegre acoge durante estos días una de las ferias taurinas más renombradas del Estado, y, cada día, finalizada la corrida, centenares de personas desfilan en ambiente festivo hacia el Arenal. La Semana Grande bilbaína, cuenta con una gigantesca reina de cartón, llamada Marijaia.


EL CASCO VIEJO Y LA MARGEN DERECHA DE LA RÍA

Si el centro financiero y económico de Bilbao puede establecerse en torno a la Gran Vía, el corazón del "Botxo", que es como llaman los bilbaínos a su ciudad, está en el Casco Viejo. Está integrado por más de las "Siete Calles" que también le dan nombre, y lo componen varias arterias principales perpendiculares a la ría y a la calle de la Ribera. El Casco Viejo, que ha debido ser reacondicionado después de las inundaciones que lo dañaron gravemente en 1983, es uno de los principales centros de esparcimiento de Bilbao, y sus calles cuajadas de construcciones renacentistas, barrocas, neoclásicas y modernistas, en muchas de las cuales se ha eliminado el tráfico rodado, son un importante centro comercial en el que los comercios clásicos alternan con los más innovadores y con el sinnúmero de establecimientos de hostelería en los que se puede degustar lo mejor de la cocina vasca y las especialidades típicamente bilbaínas. En el centro del Casco Viejo se encuentra la catedral de Santiago, una iglesia gótica de finales del siglo XIV. También es gótica la iglesia de San Antón, situada ésta última muy cerca del barrio de Atxuri, que fue durante siglos la entrada a Bilbao. En Atxuri, cerca de la estación del mismo nombre que es término de los ferrocarriles de vía estrecha que unen Bilbao con Donostia-San Sebastián, se encuentra el Museo de Arte Sacro.
No dejaremos de visitar la Plaza Nueva, plaza porticada que es a la vez lugar de esparcimiento y escenario de numerosas actividades lúdicas y festivas, de la feria de Santo Tomás, el escaparate ciudadano de los agricultores vizcaínos que cada 21 de Diciembre abarrotan la plaza con sus productos.

La ría, que entra en el centro de Bilbao haciendo un gran meandro, bordea todo el Casco Viejo, y éste le ofrece su mejor cara frente al Arenal, un amplio paseo que acoge muchas de las actividades festivas de la ciudad. El edificio más emblemático del Arenal es el Teatro Arriaga, reconstruido tras haber sido gravemente dañado por las ya citadas inundaciones.
Si, desde el Arenal, se sigue el curso del río por su margen derecha, se llegará a la Casa Consistorial, construida en el siglo XIX, y desde allí, por el Campo de Volantin y la llamada Avenida de las Universidades, a la Universidad de Deusto, prestigioso centro privado fundado el siglo pasado y regentado por la Compañía de Jesús.

Vista aérea de Bilbao
Deusto es un barrio con personalidad propia desde el que, hasta hace poco, se divisaba la intensa actividad de los astilleros de la margen izquierda y quedaba ocasionalmente incomunicado con Bilbao cuando su puente se abría para dejar pasar a los barcos que descargaban su mercancía en pleno centro de la ciudad.

GASTRONOMIA

En los numerosos bares y restaurantes de Bilbao, el visitante podrá degustar una interminable carta de especialidades locales como el bacalao Club Ranero, preparado en un pil-pil al que se incorpora una fritada de cebolla, pimiento y tomate choricero. En la Semana Grande un plato imprescindible es el rabo de los toros lidiados en Plaza de Vista Alegre, cocinados, por supuesto, a la bilbaína. En los bares del Casco Viejo se practica como en todo el País Vasco la costumbre del txikiteo, que puede complementarse con alguno de los pintxos que tientan desde la barra. A la hora del desayuno, es imprescindible degustar la especialidad repostera local, el untuoso pastel de arroz.

EL ENSANCHE

A finales del siglo pasado, el Casco Viejo se quedó pequeño para acoger a una ciudad en constante expansión, y se construyó el primer ensanche en la margen frontal del Nervión, en una zona ligeramente más elevada que la planicie sobre la que se asienta la vieja Bilbao. El puente del Arenal salva tanto el desnivel como la ría, y desde él se accede a un típico ensanche decimonónico, de manzanas amplias y regulares y edificios de gran elegancia. Dos de las instituciones más emblemáticas de Bilbao, la Bolsa y la exclusiva sociedad La Bilbaína, un club privado de sabor netamente británico, se levantan un poco antes de que arranque la Gran Vía; nada más pasar el puente del Arenal. Muy cerca, destaca la fachada modernista, alegre y colorista, de la estación del ferrocarril de Santander.

El eje central del Ensanche es la Gran Vía Don Diego López de Haro, que va desde la Plaza Circular a la Plaza del Sagrado Corazón. En la Plaza Circular, los modernos rascacielos de algunos bancos rodean a la estatua del fundador, Don Diego López de Haro, como si quisieran confirmar la intuición que tuvo al creer que Bilbao estaba llamada a ser un importante centro económico.
Nada más comenzar el recorrido de la Gran Vía desde la Plaza Circular se puede llegar, tomando la primera calle a la derecha, a los jardines de Albia, una extensa plaza arbolada en la que se encuentra el café más tradicional de Bilbao, el Iruña. La iglesia de San Vicente, junto a los jardines, es el único templo antiguo que sigue en pie en esta zona de Bilbao. Aunque sus orígenes sean medievales, la iglesia que puede verse actualmente es una reconstrucción que data del siglo XVI.
De regreso a la Gran Vía, se pueden apreciar en todo su recorrido espléndidos edificios, ocupados por entidades oficiales, como la sede de la Diputación Foral de Bizkaia, la Hacienda Estatal, el Gobierno Civil y el Hotel Carlton, estos tres últimos en la Plaza Moyúa, además de magníficos edificios de viviendas que también se encuentran en las calles adyacentes.

El remate final de la Gran Vía es la Plaza del Sagrado Corazón, presidida por una estatua construida por suscripción popular en los años veinte. El último tramo de la Gran Vía, entre esta calle y las orillas de la ría, lo ocupa el extenso parque de Doña Casilda de Iturrizar. Jardines, paseos y pérgolas, junto con un gran estanque, convierten a esta zona en el espacio verde más amplio del centro de la capital, y en uno de sus extremos se levanta el Museo de Bellas Artes, Este museo, que ocupa desde los años cuarenta un elegante edificio de dos plantas, alberga una de las mejores pinacotecas de Europa. Además de una rica sección dedicada al arte clásico, con obras de los mejores maestros de las escuelas española y flamenca, cuenta con varias salas dedicadas a la obra de los más reconocidos pintores vascos. Ampliado en los años 70 con un edificio de traza más moderna, sus fondos incluyen una imponente colección de arte contemporáneo.

Hablar de la ría, es hablar de la historia de Bilbao
En las inmediaciones de la Plaza del Sagrado Corazón se levanta la Santa Casa de Misericordia, que cuenta con un pequeño y agradable parque.
La zona resulta especialmente concurrida cuando el Athletic de Bilbao, el equipo de fútbol de la capital, juega en casa, ya que el campo de San Mamés se encuentra en las inmediaciones. Los "leones de San Mamés" despiertan pasiones en la ciudad y su camiseta rojiblanca es todo un símbolo de bilbainismo. El campo, al que los bilbaínos llaman "la catedral", linda con las instalaciones de la Feria de Muestras, y la calle que parte de las inmediaciones de San Mamés y atraviesa todo el Ensanche, Licenciado Poza, tiene alguna de las zonas de copas y txikiteo más activas de la ciudad. En pleno centro de la ciudad, cerca de la Plaza de Indautxu, en la que se sitúa el parking más céntrico de Bilbao, se encuentra el edificio de la Alhóndiga, primer edificio construido con hormigón armado.


MUY INTERESANTE

METRO

El metro comunica en la actualidad todas las localidades de la margen derecha, desde Plentzia hasta Bolueta de la capital, y en posteriores fases unirá también las localidades de la margen izquierda.

TEATRO ARRIAGA

De estilo neoclásico, este magnífico edificio fue construido a finales del siglo XIX, inspirándose en la Opera de París, y acoge una programación cultural variada y de gran nivel, manteniendo la única gran temporada de ópera del País Vasco y promoviendo grandes montajes teatrales.

MUSEO VASCO

Sin salir de las concurridas calles del Casco Antiguo se puede aprender mucho sobre la historia del País Vasco, visitando el Museo Arqueológico, Etnográfico e Histórico Vasco. En sus salas, además de los restos arqueológicos vascos más antiguos - la figura de Mikeldi-, se conservan utensilios y elementos de las actividades que han desarrollado los vascos a través de la historia. En este mismo museo se exhibe una gran maqueta de Bizkaia.

FUNICULAR

Del barrio que se sitúa entre la Casa Consistorial y la Universidad de Deusto parte un funicular que llega hasta el monte Artxanda, una zona acondicionada para el ocio con amplios espacios, paseos, bares y restaurantes, zonas de juegos infantiles, etc., desde la que se obtiene la mejor vista de Bilbao.

Dónde alojarte en Bilbao

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil