Atenas, piérdete en su historia
Atenas-Grecia
Atenas, capital de Grecia, es una bonita ciudad que te cautivará por su grandeza arquitectónica e historia. Visita Atenas y disfruta de sus monumentos atractivos y sus diferentes templos griegos.
Els Blaus de Roses

atenas-grecia, atenas, piérdete en su historia

Grecia, un país encantador que te cautivará por sus diferentes ambientes, su larga historia, su amable gente y sus tradiciones. Éstos son sólo algunos de los ingredientes que hacen de éste país un interesante e imprescindible destino que visitar.

Ubicada en la península balcánica y limitada por dos mares, Mediterráneo y Jónico, Grecia cuenta con  un sinfín de huellas que nos permiten conocer su pasado. Si nos remontamos a sus orígenes, la antigua Grecia es considerada la cuna de la civilización occidental, gracias al nacimiento de la democracia, la filosofía y literatura occidental, los Juegos Olímpicos, los principios de las matemáticas y la ciencia, entre otros.

Su capital, Atenas, es considerada como una de las ciudades más antiguas del mundo y actualmente, es la urbe más grande del país. En los últimos años, se han podido apreciar algunas mejoras y modernizaciones que la han convertido en un perfecto destino para muchos turistas de todo el mundo que desde el primer momento se embriagarán de su magia.

Recorriendo la capital griega

Sin lugar a duda dos de las zonas que guardan más vestigios de la antigua Grecia son Plaka y Monastiraki. Dos barrios muy particulares que entrelazan el pasado y el presente de la ciudad. Recorrer sus pintorescas calles, curiosear las diferentes tiendas de souvenirs o de conocidas marcas o sentarnos a degustar algún plato típico son sólo algunas de las cosas que podemos hacer durante nuestro paseo. Mientras Plaka se caracteriza por ser un barrio de estrechas calles peatonales que nos permitirá percibir la esencia de la capital griega, Monastiraki destaca por calles más amplias que son recorridas por los atenienses que curiosean sus negocios internacionales. Por la noche, estos dos barrios resultan muy interesantes ya que ofrecen a todos sus visitantes un ambiente animado y unas preciosas vistas sobre la Acrópolis iluminada y otros monumentos y edificios destacados.  

Una vez en la plaza de Monastiraki podemos empezar nuestro particular recorrido. Esta plaza, que se abre ante nosotros, es uno de los principales puntos de encuentro de la ciudad y nos permite observar las diferentes facetas que se funden en ella, sus pequeños puestos de fruta justo delante de la salida del metro, su atractiva iglesia ortodoxa o una magnifica vista sobre la Acrópolis. Es desde aquí que podemos encaminarnos hacia estos extraordinarios vestigios arqueológicos o por otro lado dirigirrnos hacia la calle Ermou. Esta arteria comercial es una de las principales calles de Atenas que suele estar animada a cualquier hora del día, nos lleva hasta la Plaza de Syntagma. Conocida también como la Plaza de la Constitución, ya que fue el lugar donde los ciudadanos se manifestaron pidiendo al Rey Otón que aceptara la redacción de una constitución, hallamos el Parlamento. Es aquí donde encontramos la Tumba del Soldado Desconocido, escoltada en todo momento por dos guardias Evzones, que además nos ofrecen a cada hora su famoso cambio de guardia, siendo el más importante los domingos por la mañana. Otro significativo edificio es el Hotel Grande Bretagne considerado como el alojamiento preferido por celebridades que visitan la ciudad.  

Edificio bizantino en Monastiraki. Turismo Atenas
Volviendo a Monastiraki y dirigiéndonos hacia la Acrópolis podemos observar los restos de la Biblioteca de Adriano, que fue un imponente edificio rectangular construido en el año 132 d.C para albergar la gran colección de libros que poseía el emperador Adriano. Este edificio es famoso por sus grandiosas columnas, que en su tiempo rodeaban todo el recinto, y de las cuales actualmente se conservan relativamente pocas, pero nos ayudan a descubrir la grandiosidad del edificio y la gran importancia que tuvo. Se conservan también algunos de los restos de una pequeña iglesia construida en el siglo V. Una interesante visita para los más curiosos. Seguidamente, a pocos metros de la biblioteca localizamos el Ágora Romana o Foro Romano. Entre los años 19 y 11 a.C., fecha de su construcción, fue uno de los principales lugares de reunión de la ciudad, pudiendo afirmar que fue la antigua plaza pública de Atenas. Durante su época dorada ocupaba un total de 100m2 y albergaba diferentes comercios, mercado y las letrinas públicas. Actualmente sólo se conservan pequeña parte de las columnas que lo rodeaban, restos de baños públicos y la Torre de los Vientos, prácticamente intacta, construida en mármol que se utilizaba como reloj solar e hidráulico. Asimismo, en estos recintos también se hallaban el Templo de Efestos y la Colina de Filopapo o de las Musas.

Ascendiendo hacia la pequeña colina que sobresale en la zona, encontramos el recinto arqueológico más importante de todo Grecia, la Acrópolis de Atenas. Traducida lateralmente como la “ciudad alta”, fue un lugar privilegiado de culto con una función defensiva, que hoy en día podemos observar prácticamente desde cualquier lugar de la ciudad. Para recorrer todo el conjunto hay un único ticket de entrada. (En caso de disponer del carnet del estudiante, la entrada será gratuita.) Alberga algunos de los edificios más famosos de la Grecia Clásica, como el Partenón, el Erecteión, el Propileos y el Templo de Nike que simbolizan el espíritu y la civilización clásica. Aunque gran parte de la Acrópolis está destrozada, merece la pena ser visitada y con la ayuda de un poco de imaginación nos permitimos trasladarnos en el pasado y recorrer este mágico lugar. Empezando por el Partenón, siendo este el principal edificios del conjunto construido entre 437 y 432 a.C., es uno de los principales templos dóricos que se conservan. Está dedicada a la diosa griega Atenea y albergaba una magnífica escultura de esta elaborada en madera, marfil y oro.

Odeón de Herodes Ático. Turismo Atenas
A poca distancia del Partenón localizamos Erecteion. Este templo jónico ocupa el lugar más sagrado de la Acrópolis. Esta construido en dos niveles y tiene dos partes que no están comunicados debido a que están dedicados a dos dioses diferentes. Destaca sobre todo por las Cariátides, seis columnas con aspecto femenino que mantienen la cubierta del templo. Tenemos que destacar que éstas son sólo una copia de las originales que actualmente cinco de ellas se conservan en el Nuevo Museo de la Acrópolis y una en el Museo Británico. En el ala sur de Propileos se halla el templo de Atenea Niké. Fue construido en el año 420 a.C. para recordar la victoria de los griegos sobre los persas en la Batalla de Salamina. De un estilo jónico, en su interior albergaba una imagen de Atenea Niké, símbolo de la victoria, a la que le cortaron las alas para que nunca abandonase Atenas. Finalmente, otro importante monumento es el Propileos, las puertas monumentales de entrada a la Acrópolis. Cuenta con una forma rectangular y con columnas dóricas que delimitaban las cinco puertas de acceso. Estaba formado por dos fachadas, una exterior y otra interior, por lo que se construyeron en el exterior columnas jónicas para aprovechar mejor el espacio y tener un mayor soporte del techumbre. Así pues, este edificio cuenta con dos estilos, jónico y dórico.

Mientras recorremos la Acrópolis podemos observar desde la altura Odeón de Herodes Ático, un excelente teatro construido en el año 161 d.C. para la celebración de audiciones musicales. Contaba con asientos para más de 5.000 personas y de su estructura destacamos sus muros revestidos en mármol, su suelo cubierto por mosaicos y el elemento más relevante era su techo de madera de cedro, que hoy en día pos desgracia no se conserva. Actualmente es accesible solo para las presentaciones teatrales y espectáculos musicales que se realizan en él. A poca distancia de éste encontramos el Teatro de Dioniso, levantado en el siglo VI a.C. Fue el mayor teatro construido por los antiguos griegos, ya que contaba con una capacidad para 17.000 personas.  En él se celebraban diferentes representaciones de mimos y danzas en honor al dios del vino y del teatro, Dioniso. Destacan sus asientos que se caracterizaban por ser de madera y más tarde se sustituyeron por gradas de cemento. La primera fila contaba con cómodos asientos de mármol para los ciudadanos más ilustres que aún hoy en día podemos observar.

Una vez acabado nuestro recorrido por este fascinante lugar, no nos podemos perder la visita al Nuevo Museo de Acrópolis. Este espacio arqueológico, considerado como uno de los museos más importantes del mundo. Cuenta con nueve salas  en las cuales podemos encontrar un importante número de esculturas en bronce y piedra procedentes de las excavaciones próximas a la Acrópolis y se divide en dos grandes épocas, la Arcaica y la Clásica. Pasear tranquilamente mientras observamos las obras es una riqueza para los sentidos. Otro servicio que ofrece este museo es su restaurante, desde cual podemos degustar algunos de los platos que caracterizan la gastronomía griega mientras disfrutamos de unas privilegiadas vistas de la Acrópolis.

Acrópolis. Turismo Atenas
Alejándonos de esta zona podemos optar por descubrir un sinfín de monumentos más que acoge la ciudad. Dirigiéndonos hacia la parte noroeste de esta urbe nos  encontramos primeramente ante él, que fue el centro de  la actividad comercial, social y política de la antigüedad, el Ágora de Atenas.  En el pasado este magnífico lugar tenía tres funciones diferentes, centro de gobierno, espacio sagrado con templos dedicados a diferentes dioses y también de mercado, donde los ciudadanos intercambiaban mercancías. Hoy en día, además de encontrarnos con el espléndido Templo de Hefesto, considerado como uno de los templos mejor conservados, hallamos además numerosas estatuas que fueron extraídas  durante la realización de las primeras excavaciones y el suntuoso edificio de la Stoa de Átalo. En el pasado, cumplía la función de centro comercial, mientras que hoy en día acoge el Museo del Ágora antigua. Nuestra visita a este emplazamiento es imprescindible por la gran importancia que tuvo en la antigüedad y por ser una de las riquezas históricas más representativas de la época clásica de Grecia.

Siguiendo en la misma dirección nos encontramos ante el cementerio más importante y más grande de Atenas, Kerameikos. Llamado también Cerámico, este lugar  ofrece restos de lápidas y construcciones funerarias que podemos contemplar mientras lo recorremos e imaginamos su grandeza en el pasado. Destacamos también que este cementerio fue dividido en el año 478 a.C. en dos partes por un muro que se levantó alrededor del ágora, Cerámico interior y Cerámico exterior. Algunos de los restos encontrados aquí, podemos observarlos en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas, un poco más alejado de la zona.

Otro impresionante lugar que tenemos que visitar es al Arco de Adriano, con una altura de 18 metros y realizado en mármol del Pantélico, es un homenaje para Adriano por los atenienses. Este arco de medio punto, construido en el año 131 d.C. sirvió como separador entre la antigua ciudad, ciudad de Teseo, y la ciudad moderna, ciudad de Adriano. Así pues, esta obra histórica da paso al majestuoso Templo de Zeus Olímpico o conocido también como Olimpeion.  Actualmente se puede apreciar la grandeza de este templo construido entre los siglos VI y II a.C. en honor al dios Zeus Olímpico, gracias a los restos que se conservan y que podemos contemplar. Se caracterizaba por sus 104 columnas corintias de las cuales se conservan sólo quince, pero nos ayudan a transmitir toda su esplendidez e importancia.

Finalmente, otro interesante lugar de Atenas es el mítico Estadio Panatenaico. Éste  fue el lugar donde se celebraron los primeros Juegos Olímpicos de nuestra era, en el año 1896. Fue reconstruido a partir de los restos de un antiguo estadio griego y destaca por estar íntegramente en mármol blanco. Aquí, pues, en el pasado se celebraban diferentes competiciones deportivas  que rendían culto a la diosa Atenea. Podemos pasear por las gradas o subirnos en el pódium que preside la pista y donde podemos hacernos una foto.  

Esta cosmopolita ciudad también cuenta con un elevado número de museos, que algunos ya hemos citado, pero si nos interesa descubrir más en profundidad el pasado de la ciudad y en general edel país, podemos visitar  el Museo de Arte Cicládico con más de 3.000 obras de arte, el Museo Bizantino centrado sobre todo en arte religioso y cuenta con tres grandes colecciones. Otras opciones son, por un lado, el Museo Numismático de Atenas  siendo éste uno de los museos más antiguos del país y con una interesante colección de monedas, tesoros, sellos y piedras preciosas, y por otro lado, la Galería Nacional con una destacada colección de pintura y escultura griega de  los siglos XIX y XX.

Así pues, aquí os hemos presentado nuestra pequeña guía de lo imprescindible de Atenas, pero la ciudad ofrece mucho más, edificios neoclásicos como la Biblioteca Nacional, la Universidad o la Academia de las Artes, la infinidad de iglesias ortodoxas que encontraremos en diferentes tipo de arquitectura y medidas o también podemos adentrarnos más en las costumbres de los griegos, saborear algún típico café frappé o sentarnos en alguna taberna y tomar uno de  sus ricos platos y vinos mientras gozamos de sus bailes tradicionales  – sirtaki. Así es Atenas, una ciudad de contrastes y sensaciones.

Fotos y Texto Miroslava Mihaylova Topalova - AbcViajes.com

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil