Canal Tailandia
Exotismo oriental en un tren de lujo
Bangkok
El Eastern & Oriental Express cubre la ruta Bangkok-Singapur en un viaje repleto de comodidades.
08-11-2013
Els Blaus de Roses

Eastern Oriental Express.
Eastern Oriental Express.

En la actualidad vivimos el viaje de un punto a otro como algo efímero, algo que queremos que pase rápidamente. Vuelos low cost, trenes de alta velocidad, cualquier transporte es válido para llegar lo más rápido y barato posible al destino, pero nos olvidamos muchas veces del placer del viaje en sí mismo.

Sin embargo, aún existen travesías que nos devuelven a la antigua manera de viajar, a disfrutar paso a paso de cada tramo. Este es el caso del mítico Expreso de Oriente, inaugurado en 1883 y que cubría la ruta París-Estambul. Este tren se hizo famoso por su excelente servicio a bordo y por introducir por primera vez en Europa coches-cama y vagones-restaurante. Además de ser inspiración del famoso libro de Agatha Christie, Asesinato en el Orient Express.

Con esta filosofía, el Eastern & Oriental Express nace en 1993 para unir la ruta Bangkok-Singapur. Una línea férrea que tuvo un valor estratégico durante la Segunda Guerra Mundial, y que fue destruida por los japoneses al terminar la contienda. En 1945 comenzó una larga tarea de reconstrucción y modernización de los ferrocarriles tailandeses y malayos. En la actualidad, esta ruta se ha convertido en un reclamo para los turistas más nostálgicos.

Nos montamos en el Eastern & Oriental Express

El tren parte de la bulliciosa estación de Hua Lamphong en Bangkok. Son las 17.00 horas y la humedad es asfixiante, después de hacer el check in en un pequeño oasis con aire acondicionado, un mayordomo nos acompaña hasta el compartimento. Una pequeña habitación de 3x2 metros donde todo está calculado al milímetro: litera, ducha, aseo, lavabo, armario y aire acondicionado.

La salida es especial, la humedad ha dado paso a una fina lluvia y el sonido de la bocina se mezcla con el traqueteo del tren. Atardece lentamente, al mismo ritmo que nos alejamos de la agitada Bangkok.

Con puntualidad inglesa, a las 21.00 horas el manager del tren anuncia a través de los altavoces que la cena está a punto de ser servida. De rigurosa etiqueta, los pasajeros se dirigen por los estrechos pasillos decorados con revestimientos de marquetería de madera hasta los tres coches-restaurante del E&OE. Mientras un camarero te ayuda a tomar asiento, uno no puede dejar de maravillarse con sus lujosas paredes de laca china y tailandesa con espejos grabados, los suntuosos manteles, la preparación de las mesas con una vajilla de porcelana y plata y una cristalería fiel a los diseños de la época. Compartiremos mesa con una pareja italiana de viaje de luna de miel por el sudeste asiático. El menú es obra del chef francés Yannis Martineau, cocina francesa con inspiración asiática. De primero sopa de curry con fideos, seguido de una tierna pierna de pollo con especies, acompañados de una gran selección de vinos europeos y tailandeses, y para acabar, perfecto mango con mermelada de papaya. Con el té, los bombones y la tertulia con los italianos sobre Berlusconi se nos ha hecho tarde. Con la incertidumbre sobre cómo pasaremos la primera noche durmiendo con el traqueteo del tren debemos acostarnos ya porque mañana nos toca madrugar.

Son las 7.00 horas y el vagón observatorio ya está repleto de pasajeros, el tren se dispone a pasar por uno de los puntos más atractivos del recorrido, el viaducto de madera con forma de caballete de Tham Kasae, un tramo ferroviario construido sobre la pendiente empinada de un acantilado. Medio dormidos aún los primeros rayos de sol acompañan nuestras fotografías del tren sobre el viaducto. Nos aproximamos a la frontera con Malasia.

Tras un desayuno completo servido por nuestro mayordomo en el camarote, hacemos una parada en el Río Kwai para disfrutar de una excursión en barca y una visita al cementerio de guerra Ran Dak.

El resto del día lo pasaremos en el tren: nos relajaremos releyendo Asesinato en el Orient Express en la biblioteca del coche-salón y tomaremos una cerveza en el observatorio mientras contemplamos como el paisaje de palmeras y frondosa selva va cambiando al entrar en Malasia. Ahora dejamos atrás los templos budistas para avistar las grandes mezquitas. El verdor no desaparece, se vislumbran hileras geométricas de árboles de caucho, campos de arroz y onduladas colinas. En los campos, búfalos de agua descansan plácidamente entre bananos, cocoteros y palmos de aceites, y junto a las vías se extienden estanques y riachuelos cubiertos por lirios rosas y blancos.

Al día siguiente llegamos a la ciudad de Butterwoth, donde el tren se detiene unas horas. Los pasajeros tomamos un autobús y cruzamos un puente de 14 kilómetros hasta llegar a la isla de Penang. Su capital, Georgtown, fue fundada por el capitán británico Francis Light. En la actualidad malayos, chinos e indios continúan conviviendo juntos. Desde la época colonial, este lugar es un ejemplo de multiculturalidad.

Volvemos al tren, ya hemos cruzado la península malaya y el viaje llega a su fin. Tras más de 4 días y 3 noches y cerca de 2.000 kilómetros recorridos, el tren se adentra poco a poco en la civilización. El paisaje es cada vez más llano y a cada lado del tren los pueblecitos son más extensos. Tras cruzar el Estrecho de Johor y después de un riguroso control de pasaportes, el tren hace su última parada en la estación de Woodlands Road de Singapur.

A continuación encontrarás los enlaces a las páginas web que te pueden ser de gran utilidad para organizar tu viaje:

Eastern & Oriental Express
En la página web encontrarás información sobre el tren, fechas de salidas de las diferentes rutas y ofertas exclusivas.

Singapore Airlines
Es una de las compañía de vuelo más respetadas en todo el mundo, tiene cinco vuelos semanales desde Barcelona a Singapur. Con gran nivel de atención a bordo, transmite el concepto de lujo asiático nada más embarcar. En la página web podrás encontrar ofertas de tarifas, planificar tu viaje e información sobre la compañía.

Alojamiento en Bangkok

Hotel Mandarín Oriental Bangkok
Con 135 años de historia, el hotel es una leyenda contemporánea. Aquí encontrarás una amplia galería de fotos. Información sobre sus habitaciones y suites. Así como reservar cita para su famoso SPA.

Tower Club at lebua
El hotel lebua es uno de los edificios más altos de Bangkok. Desde aquí podrás ver información del hotel, reservar habitación o una cena en el Sirocco, su exclusivo restaurante de la planta 63.

Alojamiento en Singapur

Hotel Mandarín Oriental Singapur
El hotel está situado muy cerca del distrito financiero. Desde el edificio se ven las mejores vistas de Singapur. Aquí podrás informarte sobre sus lujosas habitaciones, así como hacer una reserva en alguno de sus seis restaurantes.

Hotel Raffles Singapur

De estilo colonial, es uno de los referentes en la ciudad. Lujo y comodidad en un espacio único. En la página web encontrarás información sobre su historia y disponibilidad de sus habitaciones. En este post del blog 'Ménage a dos' también puedes encontrar más información sobre el hotel y sus cócteles y sus famosos huéspedes.

Abcviajes

Abcviajes es la revista de viajes e información turística de referencia. 

En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
  Canales

| Guías turísticas
| Vídeos
| Fotos
| Noticias
| Hoteles
  Empresa

| Quienes somos
| Contacto
| Prensa
| Publicidad
  Servicios

| Suscripción

Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid