Turismo y viajes en Internet
  Síguenos     Facebook     Twitter
 
 
 
 
Guías   Fotos   Vídeos   Noticias   Hoteles
 
portada

ORDESA Y MONTE PERDIDO
Huesca (Aragón)
Superficie del Parque: 15608 ha.

UNA OJEADA AL PARQUE

¿Dónde está el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido?

En el norte de la Península Ibérica, en la provincia de Huesca y formando parte de la cordillera pirenaica.

APARTADOS:

-
ACCESOS

- CÓMO ES

- MAPA

- UNA OJEADA AL PARQUE

- CENTROS DE VISITANTES

- NORMAS DE USO
¿Cómo es el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido?

El macizo calcáreo más alto de la Europa Occidental

En pleno centro de los Pirineos se alza el macizo calcáreo más alto de Europa Occidental, con las cimas de las Tres Sorores: Monte Perdido, que con una altura de 3.355 m es la cota más alta del parque, Cilindro de Marboré y Soum de Ramond. De este macizo derivan a modo de brazos los valles de Ordesa, Añisclo, Escuaín y Pineta, recorridos por las aguas de los ríos Arazas, Bellós, Yaga y Cinca respectivamente.

Un macizo excavado por las glaciaciones cuaternarias

Con el tiempo, las erosiones glacial y fluvial fueron esculpiendo las calizas y areniscas, profundizando valles y creando circos hasta su aspecto actual. Las lenguas glaciares modelaron los circos glaciares y perfiles en "U" de los valles de Ordesa y Pineta; la cabecera de Añisclo o el circo de Gurrundué en Escuaín.

Resto de aquellos glaciares cuaternarios que se medían por decenas de kilómetros son los actuales de Marboré, Monte Perdido y Ramond; todos en clara regresión.

Un fondo marino en lo alto de una montaña

El macizo montañoso de Monte Perdido fue un fondo marino en la Era Primaria, como pudo comprobar Ramond de Carbonnières cuando, en 1802 ascendió a esta montaña y encontró gran cantidad de fósiles marinos alrededor del lago de Tucarroya.

El corazón del Parque Nacional está formado por calizas con una antigüedad de más de 250 millones de años, que surgieron de los fondos marinos, como consecuencia de la orogenia Alpina en la era Terciaria. Esto ha originado un relieve extraordinariamente abrupto donde las altas cumbres, de más de 3.000 m, alternan con profundos cañones y gargantas.

img023o.jpg (4854 bytes)

Fajas en el valle de Ordesa

Las fajas son terrazas modeladas por la erosión que sobresalen de los altos murallones rocosos. Estos enormes balcones, que a menudo recorren las paredes a diferentes alturas, están tapizados de rocas y plantas. La especial configuración de los estratos en posición horizontal y los cambios en la dureza de la roca han proporcionado la formación de estos corredores singulares del Parque Nacional.

img009o.jpg (5041 bytes)

La presencia del hielo

En Ordesa existen excepcionales paisajes con el hielo como protagonista. Los glaciares de la cara norte de Monte Perdido y la gruta helada de Casteret son un buen ejemplo de ello. Esta última, en la cara sur del Casco de Marboré, además de conservar en su interior un magnífico lago helado subterráneo, es la cavidad helada europea situada a mayor altitud.

Los lagos e ibones permanecen gran parte del año helados. El de Marboré, que desagua en el Cinca y el de Monte Perdido, que mediante emisores subterráneos desagua en el circo de Gavarnie, en la vecina Francia, constituyen buenas muestras de los mejores valores paisajísticos del Parque.

Pared norte de Ordesa y vista general de la senda trazada por la Faja de Pelay

 

Un modelado cárstico

Valles fluviales en forma de V. La especial particularidad de las rocas calizas, de fácil disgregación y excelente permeabilidad, ha conformado el paisaje del Monte Perdido gargantas y cañones en Añisclo y Escuaín de paredes estrechas e impresionantes cortados tallados por el paso del agua.

Grutas, cavernas y simas. Estas rocas calizas, compuestas de carbonato cálcico y magnesio, que el agua ha ido disolviendo lentamente, han propiciado la creación de una red de conductos que llegan a constituir grutas, cavernas y simas, como la B-15 en Escuaín, con 1.150 m de profundidad y un complejo sistema de ríos subterráneos.

Este efecto de disgregación hace que las redes por donde circula el agua se vayan ensanchando, llegando a formar lapiaces como los de Salarons o El Calcil, muy difíciles de transitar por sus aristas y acanaladuras profundas.

Para comprender este paisaje, basta imaginar una inmensa esponja con infinidad de poros capaz de captar y absorber grandes cantidades de agua, liberándola cuando su capacidad de almacenamiento se rebasa, en un punto determinado llamado surgencia de una manera súbita y con un importante caudal.

Aguas que modelan cascadas y grutas

La fusión de las nieves de las altas cumbres y las lluvias primaverales hacen renacer los ríos y torrentes helados en el invierno. Desde las cimas descienden torrentes y ríos impetuosos que serpentean entre los bosques y prados, como el río Arazas, y que se convierte en esta época en una secuencia de aportes y cascadas hasta su confluencia con el río Ara. Desde el circo de Soaso y en el sentido de las aguas podemos contemplar las cascadas de la Cola de Caballo, de Soaso, del Estrecho y de Arripas. Al final, y antes de su confluencia con el río Ara, se vuelve a encajonar y aparecen las cascadas del Arco Iris, Tamborrotera y Molinieto.

Por otro lado, en el Cañón de Añisclo, el cauce del Bellós es un discurrir aprisionado entre paredes verticales con alturas de hasta 1.200 m. El río Yaga es el resultado de todos los barrancos que van a dar al valle de Escuaín. Por último y limitando al Parque por el noroeste, el río Cinca recoge las aguas de La Larri, Pineta, Barrosa, Liena y Urdiceto.

img005o.jpg (5882 bytes)
Gradas de Soaso

Un clima condicionado por la altitud y el relieve

El clima del Parque Nacional es típicamente pirenaico, con fuertes contrastes entre el verano y el invierno, condicionado por la orientación de los valles y la diferencia altitudinal. Por lo general, los inviernos son fríos con abundante hielo y nieve, y los veranos calurosos con frecuentes tormentas.

Las precipitaciones, aunque oscilan entre los 900 y 2.000 mm anuales, son muy inferiores a las de la vertiente francesa del Monte Perdido. La vertiente sur recibe escasas lluvias ya que las paredes del límite norte actúan como una barrera lineal contra las borrascas atlánticas, potenciando las precipitaciones en los circos de Gavarnie y Estaubé, en el Parc National des Pyrénées.

Inversión térmica

Con el tiempo en calma, las masas de aire frío más densas se acumulan en los valles encajonados y en las depresiones cerradas, donde difícilmente son renovadas. En estos fondos, las temperaturas son, a menudo, muy inferiores a las vertientes más elevadas, lo que se traduce en una inversión de los pisos de vegetación. En el valle de Añisclo, por ejemplo, la temperatura del fondo de la garganta es notablemente inferior a la de las partes altas a pesar de la diferencia altitudinal de 800 m.

Un paisaje de contrastes

En Ordesa y Monte Perdido se puede contemplar un mosaico pleno de contrastes en su paisaje: la extrema aridez de las zonas altas, dominadas por los gigantescos macizos calcáreos, donde el agua de lluvia se filtra bajo el suelo, contrasta, en sus tonos grises y parduzcos, con los verdes valles cubiertos por frondosos bosques, donde el agua forma cascadas y atraviesa cañones y barrancos. Una gran diversidad de ambientes y paisajes que convierten al Parque en un lugar excepcional, de una inagotable riqueza paisajística, alabada desde antaño por ilustres personajes y que es motivo suficiente para exigir su protección y conservación.







   
Buscareportajes

-

  Guías de viaje, reportajes
Travel guides
     
  Fotos de viajes
Travel photos
     
  Vídeos de viajes
Travel videos





  portada
Abcviajes

Abcviajes es la revista de viajes e información turística de referencia. 

En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
  Canales

| Guías turísticas
| Vídeos
| Fotos
| Noticias
| Hoteles
  Empresa

| Quienes somos
| Contacto
| Prensa
| Publicidad
  Servicios

| Suscripción
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid