Fotos de la galería: Túnez, sensación paradisíaca con vistas a jardines de ensueño
Fotos de la galería: Túnez, sensación paradisíaca con vistas a jardines de ensueño
Photo gallery
Túnez, sensación paradisíaca con vistas a jardines de ensueño

Túnez se ha convertido en referencia obligada en el turismo mediterráneo. Es, probablemente, el destino preferido de muchos viajeros para conocer el Magreb. En la actualidad es un país seguro y hospitalario. Sus gentes están encantadas de recibir una cantidad cada vez mayor de turistas.

Papeleo de entrada y salida del país:
Es necesario el pasaporte. Para ciudadanos de la Unión Europea no es necesario visado, a menos que se espere superar los tres meses.
Las aduanas tienen los procedimientos habituales, y se pueden introducir objetos personales habituales. Los animales de compañía deben ir con su cartilla de vacunación.

Lugares que no te puedes perder:

- El Djem:
Con su gran anfiteatro romano, el tercero más grande del mundo. Declarado Patrimonio de la Humanidad, es un espacio que se reservaba para actividades deportivas y luchas de gladiadores. Mide 427 metros de perímetro y cuenta con una capacidad para cerca de 30.000 personas. También se la puede conocer por ser el escenario de una marca deportiva en la que salían jugadores como Eric Cantona o Luis Figo.
En verano se transforma en escenario para artistas internacionales que actúan en el marco del festival Internacional de Música Sinfónica (Julio-Agosto).

- Cartago:
Espectacular recinto con vestigios históricos. Fundada por los fenicios en el año 814 a. C.,  el diseño urbanístico y la arquitectura son una mezcla de modelos con antecedentes sirio-palestinos, y de la influencia griega y helenística. El museo de la ciudad contiene piezas expuestas que nos permiten apreciar perfectamente la evolución y el papel que tenido Cartago en el Mar Mediterráneo.

- Hammamet:
Con sus playas de arena fina y suave. Aguas cristalinas, limpias y tranquilas. Formado por casitas de tres alturas como mucho (están reguladas por ley), dispone del mayor puerto deportivo de Túnez. Podría definirse como un destino ‘chic’, con hoteles lujosos y restaurantes exclusivos.

No es casualidad que el Mariscal Rommel haya elegido Hammamet y mas precisamente “Dar Sebastien”, el actual centro cultural, para tener su cuartel militar durante la Segunda Guerra Mundial para dirigir sus operaciones en el Norte de África. Hasta el ser más bélico de la época no quedó indiferente ante los efectos relajantes del aire y del mar de esta ciudad

- Tozeur:
Y sus cercanías, representan el mayor palmeral de la región sur en las Puertas del mayor desierto del mundo: el Sahara El desierto del Sahara ocupa el 40% del territorio tunecino. Disfrutar; aprovechar para dormir en campamentos bereberes; contemplar las estrellas, ya que el desierto es el lugar donde más de ellas se pueden ver; emular a Lawrence de Arabia a lomos de un dromedario, correr tu propio rally 4x4 sobre las dunas…

- La isla de Djerba:
Pequeña isla de encantadora belleza y singularidad. Se puede llegar a ella tanto en ferry como en avión, pues posee aeropuerto propio. Playas paradisíacas, y una capital, Houmt Souk, en la que parece que la vida pasa más despacio. Ideal para descansar, y para visitar: mezquitas encaladas y los típicos menzels, pequeñas fincas fortificadas, inundan el paisaje de la isla.

- Sidi Bou Said:
Pueblecito tradicional tunecino. El mejor lugar para descubrir la cultura del país en su máxima expresión. Muy cercano a Cartago, es hoy un lugar bohemio, lleno de puestos ambulantes, perdición para turistas con ganas de llevarse souvenirs típicos. Para disfrutar de la mentalidad mediterránea mientras degustamos un delicioso té a la menta con piñones.

Els Blaus de Roses