Fotos de la galería: Huelva. Parque Natural de Doñana
Fotos de la galería: Huelva. Parque Natural de Doñana
Photo gallery
Caballos de Retuerta. Parque Natural de Doñana, Huelva
Patronato Provincial de Turismo de Huelva
Duna. Parque Natural de Doñana, Huelva
Patronato Provincial de Turismo de Huelva
Pinares. Parque Natural de Doñana, Huelva
Patronato Provincial de Turismo de Huelva
Fauna. Parque Natural de Doñana, Huelva
Patronato Provincial de Turismo de Huelva
Atardecer. Parque Natural de Doñana, Huelva
Patronato Provincial de Turismo de Huelva
Playa. Parque Natural de Doñana, Huelva
Patronato Provincial de Turismo de Huelva
Flora y vegetación. Parque Natural de Doñana, Huelva
Patronato Provincial de Turismo de Huelva
Flamencos. Parque Natural de Doñana, Huelva
Patronato Provincial de Turismo de Huelva
Campo de tomillos. Parque Natural de Doñana, Huelva
Patronato Provincial de Turismo de Huelva
Detalle de la duna. Parque Natural de Doñana, Huelva
Patronato Provincial de Turismo de Huelva
Lince ibérico. Parque Natural de Doñana, Huelva
Patronato Provincial de Turismo de Huelva
Panorámica de la marisma. Parque Natural de Doñana, Huelva
Patronato Provincial de Turismo de Huelva
Huelva. Parque Natural de Doñana

Doñana es una enorme extensión protegida que atesora una riqueza biólogica de reconocida importancia internacional. Parque nacional, Reserva de la Biósfera y Patrimonio de la Humanidad, este territorio está formado por diferentes ecosistemas, entre los que destaca la zona de marisma del río Guadalquivir. Situado en su mayor parte en la provincia de Huelva, el conjunto natural de Doñana se enclava en una comarca de gran relevancia cultural, que tiene en la romería de El Rocío su principal seña de identidad.

El ciclo estacional es de gran importancia para el complejo y rico entramado ecológico de Doñana, cuyas características varían en las diferentes épocas del año. Si bien cualquier estación es propicia para visitar tanto el Parque Nacional como el Natural, primavera y otoño son especialmente gratas para disfrutar plenamente, dada la mayor probabilidad de encharcamiento de las marismas, la densidad de las poblaciones de aves y la bondad del clima.

Si nuestro objetivo es visitar el Parque Nacional, éste cuenta con cinco centros de visitantes ubicados en las provincias de Sevilla, Cádiz y Huelva que permanecen abiertos durante todo el año, con excepción de la semana de la romería de El Rocío y durante las fiestas navideñas. De los cinco, tres están localizados en la provincia de Huelva, en el sector occidental del parque. El acceso a ellos es libre y gratuito, sin estar sujeto a reserva alguna, y allí puede recabarse toda la información necesaria para interpretar la enorme riqueza del patrimonio natural y cultural de Doñana y conocer diferentes formas de disfrutarlo sobre el terreno: las exposiciones, los senderos señalizados y las visitas guiadas a sus diferentes ecosistemas.

El Centro de Visitantes 'El Acebuche' fue pionero y continúa siendo el principal punto de referencia e información del Parque Nacional, además de punto de partida de los recorridos guiados por su interior. Dista unos tres kilómetros de la urbanización costera de Matalascañas en dirección a El Rocío por la carretera A-483, que debe después abandonarse para seguir una pista de acceso de aproximadamente dos kilómetros. Ubicado en una zona de monte bajo y pinares cercana a un complejo lagunar, este centro cuenta con una exposición permanente sobre el Parque Nacional completada por una proyección audiovisual, y de sus inmediaciones parten dos recorridos peatonales de escasa dificultad que es posible recorrer sin autorización previa. 

Al Centro de Visitantes 'La Rocina' se accede también siguiendo la carretera A-483 y tomando una desviación posterior situada en las proximidades de la aldea de El Rocío. Este centro ofrece opciones divulgativas que incluyen una exposición dedicada a la romería rociera dentro de una vivienda ambientada al estilo tradicional.

También puede disfrutarse de una proyección sobre el arroyo de la Rocina, uno de los caudales esenciales que alimentan la marisma de Doñana. Desde este centro parte el sendero peatonal 'Charco de la Boca', de 3,5 kilómetros, que recorre la margen izquierda del arroyo de la Rocina y cuenta con cinco observatorios de aves.
A seis kilómetros del Centro de La Rocina, siguiendo una pista asfaltada que sale de su aparcamiento y discurre paralela al arroyo, se encuentra el tercero de estos Laguna de Palos y las Madres, cerca de Mazagón centros de visitantes, llamado 'Palacio del Acebrón'. En esta antigua residencia y pabellón de caza puede visitarse una exposición etnográfica sobre Doñana que detalla el devenir histórico y cultural de la zona. De aquí parte otro sendero de 1.5 kilómetros, el llamado'Charco del Acebrón'. Este camino rodea el ensanche fluvial producido por el arroyo de la Rocina, permitiendo disfrutar de un tupido bosque de ribera de entre los escasos se que se conservan en la zona.

A los recorridos que comienzan en estos tres centros de visitantes hay que sumar en este sector del parque el sendero dunar, un entablado de un 1,5 kilómetros de longitud y al que se accede desde el límite del Parque Nacional con el extremo este de la urbanización de Matalascañas. Transitarlo nos permitirá apreciar la formación de las primeras dunas móviles y el frente dunar, la playa y los bosques de pinos piñoneros.

El Parque Nacional pone también a disposición de los visitantes la posibilidad de visitar el interior de Doñana en itinerarios diferentes que se realizan en vehículos todoterreno. 

No debemos olvidar que el entorno del Parque Natural, que rodea de forma discontinua al Parque Nacional y tiene un tamaño similar, presenta menores restricciones y puede visitarse con mayor libertad. La coincidencia de ciertos paisajes y ecosistemas hacen del Parque Natural hábitat o lugar de paso de numerosas especies, como el esquivo lince ibérico.

En el parque se localizan espacios tan singulares como las marismas de Hinojos, el complejo palustre de Ribetehilos o las lagunas del Abalario. Otra visita recomendada son las espectaculares dunas del Asperillo, que pueden transitarse por un recorrido de pasarelas de madera de 1,2 kilómetros denominado'Cuesta de Maneli'. Se trata de un delicioso paseo flanqueado por pinares y una densa vegetación arbustiva que atraviesa las únicas dunas fósiles que se conservan en Doñana, para terminar en un acantilado que nos ofrece una vista del océano Atlántico.

Els Blaus de Roses