Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Túnez
Túnez, museo a cielo abierto
Mundo Túnez República Tunecina Túnez Yerba

Se podría decir que Túnez es “un museo a cielo abierto”, debido a la cantidad de emplazamientos arqueológicos y ciudades históricas existentes. La gastronomía y el lifestyle mediterráneo también cautivan.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

túnez, túnez, museo a cielo abierto

Se podría decir que Túnez es “un museo a cielo abierto”, debido a la cantidad de emplazamientos arqueológicos y ciudades históricas existentes. La gastronomía y el lifestyle mediterráneo también cautivan.

Conocida por ser un destino de sol y playa consolidado, Túnez está decidido a apostar por su cultura, por su pueblo, por sus tradiciones y por su patrimonio para atraer cada vez más visitantes. El turismo cultural es un producto creciente en el destino, y atractivos no le faltan, siendo varios los artistas, pintores, escritores y realizadores que ya plasmaron un poco del país en sus obras. Es el caso de poetas romanos como Virgilio y Ovídio, que se inspiraron en la historia fenicia de Cartago para cantar los amores legendarios de la reina Didon y del guerrero Enée.

Son varios los eventos culturales que las ciudades históricas de Túnez proporcionan. Comencemos, precisamente, por Cartago. Hace más de 40 años que el teatro romano de esta ciudad acoge durante el verano un festival cultural internacional. Todos los años, artistas de renombre mundial exponen sus obras a multitud de espectadores que tienden a aumentar cada año que pasa.

Organizado originalmente en las termas de Antonin, una atracción obligada en Cartago, el festival era inicialmente dedicado al teatro y a la música jazz. A finales de los años 60 se hizo tan famoso que el sitio inicial se volvió pequeño para tantos espectadores. Por este motivo, pasó a realizarse en el teatro romano de la ciudad, un lugar con mayor aforo. Ahora, todos los años, danza, cine, teatro y música conviven y animan este espacio durante más de un mes. (Sepa  más sobre este evento en www.festival-carthage.com.tn.)

JAZZ EN TABARKA

Todos los años, en el mes de Julio se realiza el Festival Internacional de Jazz en la ciudad costera de Tabarka, una semana durante la cual la música jazz es el centro de todas las atenciones. Cuando se creó este evento, la Oficina Nacional de Turismo de la Túnez  vio una ocasión ideal para promover el turismo en la región, algo que se consiguió con facilidad. El festival atrae cada año que pasa a millares de espectadores que van a aplaudir a diversos artistas de renombre internacional. Paralelamente a los grandes espectáculos que tienen lugar en el anfiteatro de la basílica de Tabarka, las calles ganan vida con conciertos improvisados. Es casi un festival “off” que se desarrolla en un ambiente eminentemente festivo.

MÚSICA EN EL JEM

Hace mas de 20 años que el anfiteatro romano de El Jem, a 42 Km. de Mahdia, acoge el Festival de la Música Sinfónica, cuya reputación hace mucho que traspasó las barreras del país. Este evento tiene la particularidad de reunir a los amantes de la música del mundo entero en un lugar especial. El anfiteatro de El Jem fue uno de los últimos en ser construido por los romanos en el siglo III y permanece bien conservado, siendo el tercero mayor del mundo después del Coliseo de Roma y del anfiteatro de Capoue, en Italia.

El Festival de Música Sinfónica está compuesto por conciertos de música clásica, acogiendo estrellas internacionales todos los años. Bárbara Hendrix, la Orquesta de la Ópera de Viena y el grupo de gospel Vozes de Nueva Orleáns son algunos de los músicos que ya pasaron por allí.

SIDI BOU SAID

Es uno de los pueblos más bonitos de Túnez, ya que ilustra la riqueza de un país levantado a orillas del Mediterráneo e inspirado por el mismo en su día a día. Aquí imperan dos colores: el azul añil y el blanco. En las casas, en los bancos de la calle, en los cubos de basura, en las fachadas, en los maceteros y floreros, en las ventanas, en el mar... son colores que están por todas partes y que combinan con el azul del Mediterráneo, visto de forma privilegiada desde cualquiera de sus rincones, funcionando casi como un gran balcón al mar. Situado a 20 Km. de Túnez, es un sitio con bastante actividad comercial, aunque tiene espacios donde la paz es absoluta, principalmente, en  sus puntos más altos.

Sidi Bou Said. Situado a 20 Km. de Túnez, es un sitio con bastante actividad comercial

Medios de transporte disponibles

Los taxis y los autocares son los medios de transporte más confortables para moverse por las grandes ciudades, y también en los suburbios. Además de eso, existe también la posibilidad del metropolitano, que conecta la capital (Túnez) con sus periferias del Sur y del Norte. Todavía, existen más posibilidades:

  • Taxi colectivo: con capacidad para nueve personas (para trayectos entre ciudades), muy barato.
  • Alquiler de vehículo: alquilar un coche en Túnez costará alrededor de 100 DT (cerca de 50 euros) por día, con kilometraje ilimitado. Es aconsejable que se haga un seguro. Las empresas de alquiler de coches son abundantes, incluso, en las pequeñas ciudades. El carné de conducir y el pasaporte son suficientes para circular en el país.
  • Avión: Los vuelos domésticos son programados por la compañía Tunisair Express, desde Túnez capital y con destino a Tabarka, Monastir, Djerba, Tozeur y Sfax.
  • Ferrocarril: La red ferroviaria SNCFT atraviesa las principales ciudades turísticas. La red cuenta con más de 2 mil kilómetros de vías férreas. Si, por ejemplo, quiere viajar entre Túnez y Gabès, el trayecto dura cinco horas.
  • Autobús: La red de autobuses SNTRI cubre todas las ciudades. Es el medio de transporte más barato y práctico.

SITIOS ARQUEOLÓGICOS

Túnez es conocida por tener muchos “museos a cielo abierto”, es decir, yacimientos arqueológicos cuya cultura e historia se tornaron atracciones turísticas indispensables para quien visita el destino. Es el caso, por ejemplo, de Makthar, una ciudad romana que se desarrolló a lo largo de los siglos I y II DC. Sus ruinas abarcan vestigios de un anfiteatro, un foro, una basílica que abriga los túmulos bizantinos, y también el templo de Baco. Un poco más separados yacen las termas del Capitolio y los restos de una antigua ‘Escuela’ para jóvenes, con gimnasio y piscina.

Makthar, una ciudad romana que se desarrolló a lo largo de los siglos I y II DC.

En el sudoeste de Túnez, una de las principales atracciones culturales y patrimoniales es la antigua “República Feliz”, hoy denominada Thuburbo Majus, antigua ciudad púnica reconvertida completamente románica posteriormente. Está compuesta por ruinas que testimonian el desarrollo urbanístico y la riqueza de la época romana, con mansiones suntuosas dotadas de salas de baño decoradas con mosaicos. Este sitio destaca además, por dos templos (el de la Paz y el de Mercurio), así como por el mercado y la casa del Laberinto. Es posible visitar varias termas de Invierno y de Verano, y también el templo dedicado la Esculape, Dios de la Medicina. La cultura y riqueza tunecinas vive casi siempre de diferentes herencias, por lo que también existe en esta zona una iglesia cristiana, otra de las atracciones.

LA GLORIA DE UTIQUE

Localizada en el extremo noroeste del golfo de Túnez, a 32 Km. de Túnez capital, está Utique, antigua ciudad y puerto del Norte de África. Fundada por los Fenicios en el1100 AC, fue otrora un puerto importante, antes de ser eclipsada por Cartago. Desempeñó un papel importante en las guerras púnicas, siendo aliada de Roma, en el inicio del tercer conflicto, entre los años 146 AC y 149 AC, lo que le hizo valedor de recibir como recompensa una gran parte del territorio de Cartago, convirtiéndose así en la capital de la provincia romana de África.

La ciudad recibió sus derechos municipales mas tarde, de las manos del emperador Augusto, y se convirtió en colonia romana en la época de Hadrien. La guerra fue siempre una constante en su historia. Después de ser tomada por los Vándalos en el año 439 DC, es retomada por los Bizantinos en el 534 y por los Árabes al final del siglo VII. Todavía son visibles algunas ruinas al Oeste de Medjerda: un anfiteatro con aforo de 20 mil plazas y baños termales, entre otros vestigios.

MAGIA DE DOUGGA

La ciudad de Dougga, en el Norte del País, es uno de los marcos indispensables del Mediterráneo, estando también clasificada como Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Vista de un templo romano en la ciudad de Dougga

Después de la caída de Cartago, se vuelve más independiente, aunque siguió siendo una colonia romana durante el siglo II DC. Cuando cae el imperio romano, Dougga y  sus templos se vuelven menos importantes y en el siglo VI, cuando llegan los Bizantinos, la ciudad cae en el olvido.

Son varios los vestigios que aquí pueden ser visitados. Es el caso del teatro, que se encuentra en la cima de una colina originalmente construido con capacidad para 3.500 espectadores. Además de su riqueza patrimonial, este recinto cuenta con una vista panorámica privilegiada de la ciudad. Es utilizado para espectáculos culturales y, también, para reuniones políticas.

El capitolio, dedicado a Júpiter, Junona y Minerva, es el templo de este género que se encuentra en mejor estado de conservación en todo el país. En su interior, hay tres estatuas de los Dioses arriba mencionados.

GASTRONOMÍA RICA

Como en todos los países del bajo Mediterráneo, el aceite, las legumbres, las especias, las ensaladas, el pescado, el cordero y los cereales son elementos bastante presentes en la cocina tunecina. También en la gastronomía es posible encontrar influencias bereberes, árabes, turcas e italianas.

El país tiene también una producción considerable de cerveza nacional y vinos (tintos, blancos, rosados y moscateles), y el té  de menta es también una bebida bastante tradicional, así como los licores.

En términos de platos nacionales, destaca claramente el couscous. De pescado, pollo o cordero, es el plato tunecino más típico.

Y la  repostería tunecina, tradicionalmente hecha a base de miel, como es el caso de los makrouds, samsas, baklavas y gharaibas, contienen casi siempre frutos secos como dátiles, almendras y avellanas. Los helados y los batidos de frutas son también muy apreciados.

Fiestas y Festivales todo el año

  • Marzo: Túnez acoge el Salón Nacional de la Creación Artesanal
  • Abril: Festival de las Naranjas en la ciudad costera de Nabeul, donde se celebra la recolección del fruto
  • Mayo: Festival de las Rosas en Ariana, en el noroeste del país. Consiste en la exposición de todos los productos relacionados con la rosa.
  • Entre Junio y Septiembre: Tabarka celebra cuatro festivales dedicados al jazz, a las músicas del mundo y a los ritmos latinos.
  • Julio: Festival Internacional de Bizerte, la ciudad más al norte de África, dedicado a  la danza y a la música. En este mes, también se celebra el Festival del Malouf en Testour, ciudad también al norte del país, sobre música clásica árabe, además del Festival Internacional de Hammamet.
  • Entre Julio y Agosto: La época dedicada a las demostraciones culturales alcanza su auge en todo el país. Las manifestaciones más reputadas tienen lugar en las ciudades históricas de Cartago, El Jem y Dougga, y en los balnearios de Hammamet, Sousse, Bizerte y Monastir.
  • Agosto: Festival de la Sereia, en las islas Kerkennah, y Festival de la Cerámica, en Guellala (Djerba).
  • Octubre: Encuentros de las Músicas Clásicas en la Acrópolis de Cartago, con jornadas cinematográficas y teatrales.
  • Noviembre: Festival de los Oasis en Tozeur, en el sudeste del país, con folclore y desfiles de camellos. En este mes también hay más jornadas cinematográficas en  Cartago.
  • Diciembre: Festival Internacional del Sahara en Douz, en el centro del país. En este evento, los artistas se reúnen en torno a un motivo común: el desierto.

Museos que guardan historias y vida

Museo lella Hadhria en Djerba: Una impresionante colección inédita de más de 1.000 piezas, la más rica del país, que muestra la influencia del arte islámico en el Mediterráneo. Obras maestras de la caligrafía, de la miniatura y de la cerámica. Tiene dos importantes secciones, una reservada a la cultura árabe-islámica y la otra a las  artes autóctonas de Túnez.

Museo Arqueológico de Sousse: Después del Museo del Bardo, es el segundo más importante de Túnez. Instalado al pie de las murallas de Kasbah, cercado por dos jardines, expone una colección de obras de arte de mosaicos romanos de los siglos II y V AC. El visitante podrá deleitarse con motivos clásicos de la mitología greco-romana y apreciar mosaicos que ilustran como era la vida en la Túnez románica, percibiendo la importancia de toda la región durante el período de la Antigüedad Clásica.

Mosaico expuesto en el Museo Arqueológico de Sousse

El suelo y las paredes están decorados con mosaicos que presentan un buen estado de conservación. Se pueden visitar también las catacumbas, utilizadas en los siglos II y V AC, que marcan el pasaje hacia el Cristianismo.

Museo del Bardo: Es considerado uno de los museos más importantes del mundo, debido a la calidad y variedad de sus piezas arqueológicas, alusivas a las riquezas y herencias de varias civilizaciones. Está compuesto por cinco departamentos, con piezas fechadas desde la Prehistoria hasta el Túnez de los siglos XIX y XX. Sus colecciones púnicas y sus mosaicos románicos hacen del museo del Bardo uno de los más bonitos del mundo, con más de un millar de obras expuestas.

Construido en la segunda mitad del siglo XIX, fue concebido para ser un palacio. Sin embargo se transformó en museo en 1882, en el tiempo del rey Ali Bey, y pasó a tener una utilización con fines culturales. En 1899, las autoridades lo amplían con un segundo espacio, un pequeño palacio que fue erigido para abrigar las colecciones de arte islámico. Debido a su calidad arquitectónica, estos dos palacios son hoy parte integrante del museo nacional.

Museo del Patrimonio Tradicional de Djerba: Esta es una atracción imprescindible para quien visita la ciudad de Djerba. Situado en el corazón de Houmt Souk y abierto desde 2009, este museo alberga tesoros del patrimonio tunecino. Por otro lado, retrata también las tradiciones y costumbres locales a través de diversos salones con temáticas específicas, entre ellas, la agricultura tradicional, pesca, cerámica, telares y hasta los trajes de la mujer djerbiana.

El museo abarca una exposición permanente que se extiende a lo largo de 720 m2, una sala de exposiciones itinerantes de 127 m2, otra de conferencias, un espacio  de animación, un centro de interpretación y una tienda.

Fuente:  Oficina Nacional de Turismo de Túnez


Estás leyendo: Túnez, museo a cielo abierto



        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
África
 
Tipo de viaje
aventura
balnearios y spas
cultural
romanticos
sol y playa

Poblaciones del reportaje
Túnez República Tunecina Béja Dougga
Túnez República Tunecina Bizerta Utique
Túnez República Tunecina Jendouba Tabarka
Túnez República Tunecina Sidi Bou Said Sidi Bouzid
Túnez República Tunecina Susa Susa
Túnez República Tunecina Túnez Yerba

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid