Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Túnez
Túnez, los oasis
Mundo Túnez República Tunecina Tozeur Tozeur

Murmullo del agua que surge de mil y un manantiales y corre por las acequias, dulce frescor de los jardines donde se agarran los dedos de luz y miel


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

túnez, túnez, los oasis
LOS OASIS TUNECINOS

Murmullo del agua que surge de mil y un manantiales y corre por las acequias, dulce frescor de los jardines donde se agarran los “dedos de luz y miel", los dátiles "dégla": es la magia de los oasis tunecinos. Oasis que se parecen todos, a simple vista, y en cambio, ¡son tan diferentes! Remanso natural de frescor y descanso donde la sombra es tan dulce y el reposo refrescante. El secreto de esta lujuria es el agua, que ha permitido a los hombres domesticar el Sahara, espléndido y desconocido. Perfectamente equipados, hoteles integrados en el marco natural garantizan la higiene y el confort para acoger a los visitantes ávidos de cambio y exotismo. La presencia de un aeropuerto internacional de lo más moderno facilita a los visitantes el acceso al Sahara Tunecino.

Los dátiles Degla, Oásis
NEFTA, PERLA DEL JERID

“Si quiere conocer por sí mismo un pequeño rincón del Paraíso, visite Nefta” dice un adagio del sur. La antigua Nepte es un atractivo oasis con sus miles de manantiales, sus 200 koubas blancas, sus minaretes y su suntuosa cesta así como sus numerosas mezquitas que le han valido el título de “Pequeña Koufa” o "El Kairouan del desierto”. A algunas millas de Tozeur, en la orilla de la meseta desnuda y erosionada por los vientos de arena donde brillan bajo el sol, el cuarzo y el silicio Nefta se extiende majestuosamente en su verde estuche. De lejos “la perla del Jerid” se asemeja a una alfombra negligentemente olvidada por los ángeles sobre la arena del desierto en una noche de verano.

Los hombres escuchan pasar el tiempo destilado por la clépsidra de la vida transformándose en pastores de las estrellas. Aquí, durante la noche los racimos de estrellas parecen tan cercanas que dan ganas de cogerlas. La ciudad está escalonada sobre los bordes de un río. Seguiremos los riachuelos y pasearemos bajo las palmeras. Nos pararemos delante de un Marabout. Admiraremos esta arquitectura de pueblos bíblicos que nos recuerdan los de Andalucía. Arquitectura que ha atraído a más de un cineasta mundial a rodar en Nefta, verdadero estudio al aire libre. Rossellini eligió este pueblo para recrear la vida del Mesías. Asistiremos también a la maravillosa puesta de sol. La voz del Muecín se alza en el cielo desgranando la llamada a la oración en la quietud y el esplendor.
Las dulces sombras violáceas del atardecer empiezan a descender mientras que el horizonte se tiñe de púrpura.

Nefta, perla del Jerid
TOZEUR, EDEN DEL DESIERTO

Singular por su arquitectura, Tozeur con sus casas y sus callejuelas abovedadas ofrece la original disposición de ladrillos en dibujos geométricos decorados en el más puro estilo.

Recogida alrededor de la plaza del mercado, la ciudad de Tozeur con sus minaretes típicos que surgen en un cielo límpido posee un oasis que alberga unos veinte pueblos. Varios manantiales se reúnen en Ras-el Aïoun para dar nacimiento a un verdadero río que un hábil sistema de irrigación imaginado por el célebre matemático de la región, Ibn Chabbat, distribuye en acequias. En los jardines de Tozeur admiraremos la exuberante vegetación que desplega un dosel de verdor en algunos puntos penetrable por los rayos del sol. No nos perderemos el Zoo del desierto, único y original, donde veremos el fennec estar junto al león domesticado paseándose entre nosotros. Tocaremos las salamandras y nos iniciaremos en la vida de los escorpiones y otras víboras del desierto. No nos iremos de aquí sin llevarnos la famosa “rosa del desierto” recogida por los caravaneros y sin admirar las técnicas ancestrales de una artesanía sobria de mantas de lana, de burnous de pelo de camello y de espuertas en fibra de palmera.

Tozeur. Edén del desierto.Túnez
LA PALMERA

La palmera, árbol sagrado de frutos azucarados, es como el cocotero para el Indio del Pacífico o el bambú para los chinos. El tronco sirve para la construcción de casas y para los puentes colocados sobre los canales de irrigación; la palmera Jarid, que ha dado su nombre a la región de los oasis, sirve para fabricar cercas y murallas; las albardas son rellenadas con las fibras elásticas que recubren el tronco en la base de la hoja; la parte alargada del paciolo sirve de paleta al albañil y de pala a la lavandera; las trenzas y las espuertas, de uso tan generalizado, están hechas con los foliolos; la savia se consume bajo el nombre de lagmi, y finalmente el fruto es una parte importante de la alimentación. El hombre come la pulpa rica en azúcar, y el camello come la pepita, reserva de celulosa muy nutritiva en un pequeño volumen. La palmera es un árbol robusto y delicado a la vez, guarda los pies en el agua y la cabeza al sol.

GAFSA, LA ROSA DE LAS ARENAS

Montañas de festones ocres dibujan en el horizonte una línea azulada. De repente, se abre una meseta dorada superpuesta por la vegetación. La antigua Capsa romana, cuyos vestigios, como la piscina romana, siguen atestiguando su importancia como nexo entre el país de los dátiles y el país de los cereales. Gafsa supo guardar celosamente su color “rosa de arena”. Si Gafsa es la capital de los fosfatos extraídos en las minas de Metlaoui, S´hib, Moulares y Redeyef, no es por menos un vergel donde, gracias a las aguas bien repartidas de Oued Byech, los arboles frutales crecen fuertes. Las alfombras de Gafsa son celebres por sus dibujos repetitivos y estilizados cuyos vivos colores transforman en cuadros para colgar en las paredes.

De Gafsa, nos iremos-saliendo de la estación de Metlaoui-hacia los oasis de montañas Tameghza, Mides, Chebika atravesando los esplendidos desfiladeros de Selja en el confortable “ Lagarto Rojo”, pequeño tren de los Beys de principios de este siglo que serpentea perezosamente a través de una cadena de montañas en un decorado de far-west.

Gafsa, la rosa de las arenas
OASIS DE MONTAÑA

Si oasis rima con desierto, en el Sur Tunecino, tres oasis forman una excepción. Encaramados en las cimas de las montañas, estos extraños oasis merecen el rodeo para comprobar la tenacidad de la palmera que crece entre las rocas.

Chebika, la antigua Ad Speculum romana que era un puesto de guardia y de observación sobre la ruta de Tacapa, actual Gabes, y Theveste Tebessa en Argelia, alberga algunas familias que durante diez meses de cada año, escuchan pasar el tiempo esperando la recolección de las palmeras. Irrigado por las aguas de un manantial que corre en el fondo de un desfiladero angosto donde cascadas y manantiales prodigan sus aguas a preciosos racimos de dátiles.

Tameghza se protege detrás de una cadena de montañas de granito que parece suspendida entre los flancos de un gigantesco cañón donde tenemos una vista dominante sobre la vasta llanura que va hacia el chott, cruzada en el horizonte por las colinas de arena que se extienden hasta el gran desierto.

Descendiendo por el camino que sale de Tameghza ésta aparece completamente bordeada por el oued que corre cantando sobre las piedras erosionadas formando pequeñas y bellas cascadas. 1a vieja ciudad ofrece un espectáculo extraño de pueblo durmiente, convertido desde hace varios años, en el lugar predilecto de los cineastas que vienen a rodar escenas bíblicas. Un nuevo pueblo reúne la población cerca de los jardines y de las tierras cultivadas. Tameghza la antigua Ad Turres romana es un centro lleno de interés para los paleontólogos con sus enormes firmes de piedras cuaternarios, sus campamentos getulianos y sus cuevas neolíticas. Como en Mides, encontramos varios restos y testimonios de la destreza de las razas humanas que nos precedieron: en los refugios y los hogares donde el sílex tallado, espátulas o puntas de hueso, fragmentos de vajilla o de huevos de avestruz decorados se encuentran a veces mezclados con verdaderos fósiles. Mides es un pequeño pueblo encaramado que domina un oasis que se extiende más abajo formando un verdadero dosel de verdor.

Oásis de montaña
KEBILI Y DOUZ, PUERTA DEL DESIERTO

Dejando atrás los oasis del Oudiane empezamos a cruzar el Chott por un camino con balizas a distancias simétricas. Rodamos por una alfombra de nieve donde se acumulan los copos de cristal de sal en una superficie de una blancura inmaculada bajo los rayos del sol. No hay ruidos en esta explanada aislada donde nada delata una posible vida. La tierra firme hace su aparición con las dunas. Un rosario de oasis se reparten el camino alrededor de los manantiales invadidos por la arena. Una fila de ciudades anuncian Kebili capital de este archipiélago de oasis en un océano de arena. Mansourah merece que nos paremos para visitar las ruinas de Torra. Entre los dos oasis, dos estanques magníficos instalados por los romanos forman un recuadro de una hectárea donde se miran las palmeras y la silueta de las casas. Kebili anuncia el más sahariano oasis del sur tunecino: Douz.

Douz es una ciudad típicamente desértica rodeada de verdaderas dunas de arena que siguen guardando celosamente sus usos y costumbres ancestrales. Su mercado del jueves, su artesanía de piel de dromedario, sus joyas beréberes y la cría del célebre slougui, galgo del desierto de pura raza, hacen que sea un verdadero museo de tradiciones. Cada año, en el mes de diciembre, asistimos al Festival de Sahara, donde descubrimos las fantasías, bodas tradicionales, combates de camellos y caza con galgo. Douz es la puerta del desierto desde donde parten Méharées y safaris saharianos para escalar las dunas recorriendo los caminos de las gacelas.

Kebili y douz. Puerta del desierto
GABES, JARDIN DE HENNA

Oasis verdeante que se extiende a lo largo de un mar de un azul brillante, en una afortunada mezcla entre palmeras y playa, un rosario de palmerales y de aglomeraciones se despliegan a lo largo de la ribera de la Pequeña Syrte, de Oudhref a Zarzis.

Gabes, antiguo emporio fenicio; los Romanos la convirtieron en una floreciente colonia, la antigua Tacapa. Renacerá en el siglo VII con la llegada de Sidi Boulbaba “compañero del profeta”.

Desplegada entre el mar y los palmerales. Gabes es conocida por la henna, una de las más importantes exigencias para hacer perfecta la noche de bodas. Visitaremos los zocos de Jara, célebres por sus cesterías de colores africanos, sus joyerías y sus forjas.

El oasis de Gabes que cruzaremos en calesas multicolores, es el oasis más accesible del litoral. Para visitar la ciudad de Chenini incrustada en pleno palmeral, remontaremos hasta el manantial y las cascadas de Chella. En la cima del pequeño acantilado, los fuertes troncos de las palmeras, inclinados oblicuamente, parecen querer beber en el manantial. Desde Gabes visitaremos los otros oasis de El Hamma, célebres por sus aguas termales sulfurosas ya conocidas por los romanos, las Aquae Tacapitanas donde el agua surge a 47º. Iremos a Oudhref conocida por sus telas decoradas: largas mantas a rayas de colores, alfombras de pelo corto donde se unen con un arte consumado los dibujos geométricos llamados"margoum”, pequeñas alfombras para las sillas de montar así como pañuelos para mujeres tipo “bankhnoug”.

Las artesanas practican el tinte como las Batiks del África Negra. En la ruta hacia Medenine visitaremos Kettana, una verdadera pequeña California del Sur, Zarrat, Mareth célebre por su posición estratégica: en el siglo VI Bizantinos y vándalos se peleaban y fue la línea de defensa donde en 1943 empezó el fin de la segunda guerra mundial. Zarzis, implantada frente a Jerba sobre una casi isla entre el mar de Boughrara y el mediterráneo, presenta un maravilloso lazo de playas, a lo largo del cual se despliegan una multitud de hoteles y clubs.

• CLIMA Y PLUVIOMETRIA
El clima de las regiones del Sur es más bien semi-desértico, verano caluroso y seco, invierno generalmente moderado por el día y bastante fresco contrastan con las importantes capas de agua subterráneas, de los que provienen los bellos oasis del Sur.

• TEMPERATURAS
Las temperaturas medias mensuales varían de los 10 a los 35ºC. Los meses de Junio a Agosto son los más calurosos, los meses de Octubre a Abril son los más agradables del año. Los meses de Mayo y Septiembre presentan irregularidades térmicas.

• DIAS DE SOL
El buen tiempo es permanente, a excepción de algunos días de invierno donde el cielo se cubre de nubes pasajeras.

CONSEJOS PRACTICOS

• VESTIMENTAS
Se recomienda llevar en verano un sombrero, vestidos ligeros preferentemente blancos, sandalias ligeras y protegerse los ojos con gafas de cristales verdes.

• DURANTE EL VIAJE
Haga el viaje en la zona Sur con un coche en buen estado técnico. Vaya siempre provisto de una cantimplora o de un bidón de agua potable. Si tiene una avería, no se mueva durante los grandes calores del verano, quédese bajo la protección de su vehículo. En caso de enarenar, despeje las ruedas con la ayuda del gato levantando el coche. No despeje nunca las ruedas con las manos porque podría hundir más su coche en la arena (ponga el gato sobre un objeto plano y sólido, levante el vehículo despeje las ruedas, terraplene fuertemente el lugar de las ruedas, arranque ramas de los árboles, póngalas sobre el terraplén, deposite las ruedas sobre las ramas, retire el vehículo, ruede a una velocidad moderada).

Oficina Nacional de Turismo de Túnez
CENTRAL 1, Av., Mohamed V -Túnez
Tel.: 341.077-Télex: 14.381
Fax: 350.997


Fuente: Oficina Nacional de Turismo de Túnez

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
África
Norte de África
 
Tipo de viaje
aventura
naturaleza

Poblaciones del reportaje
Túnez República Tunecina Gabes Gabes
Túnez República Tunecina Gafsa Gafsa
Túnez República Tunecina Kairuán Kairuán
Túnez República Tunecina Kebili Kebili
Túnez República Tunecina Medenine Medenine
Túnez República Tunecina Tozeur Tozeur

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid