Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Canadá
Quebec, un trozo de europa en América
Mundo Canadá Canadá Quebec Montreal

Quebec, con su herencia amerindia, francesa y británica, ocupa un lugar aparte en el continente norteamericano. Su población vive mayoritariamente en francés en el corazón de una América cosmopolita, enriqueciéndose al mismo tiempo de otras culturas.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

canadá, quebec, un trozo de europa en américa

Quebec, con su herencia amerindia, francesa y británica, ocupa un lugar aparte en el continente norteamericano. Su población vive mayoritariamente en francés en el corazón de una América cosmopolita, enriqueciéndose al mismo tiempo de otras numerosas culturas.

Con más de 1 600 000 km2, su gigantesco territorio es tres veces más grande que el de Francia. Dividido en veintidós regiones turísticas, tiene abundantes lagos y ríos, dos cadenas de montañas lo atraviesan; su rica vegetación va de las especies variadas del bosque boreal a los musgos y líquenes heterogéneos de la tundra ártica, y sus estaciones constrastadas ofrecen sus referencias típicas: subida de la savia del arce, floración, cosechas y vendimias… y muñecos de nieve. Y por supuesto, sus ciudades dinámicas nunca lejos de la naturaleza plena y tranquilizadora, centros de vacaciones con todas las comodidades y su río colosal con ínfulas de mar.

En Quebec, los numerosos festivales se celebran con un ritmo acelerado y una creatividad se expresa en todas las formas de arte y de diversión. Se codean con alegría la candidez de los humoristas y la desmesura de los artistas circenses, la modernidad de la escena tecno y la nostalgia de los grandes espectáculos al aire libre, un ingenioso cine de animación, un cine de autor original, grupos de baile y artistas de artes visuales reconocidos mundialmente. En cuanto a los placeres de la mesa, están en manos de chefs apasionados que sacan provecho de los productos locales con una gran inventiva para valorizar una cocina regional, pero sin fronteras, que experimenta un auge notable.

Ya sea para recorrer sus ciudades acogedoras o para alojarse en un ambiente campestre y cómodo y soltar las amarras para surcar sus vastos cursos de agua o para seguir la pista de un trampero, Quebec está impaciente por recibirle con los brazos abiertos.

DATOS SOBRE QUEBEC

Reconocidos por la Unesco

El Viejo Quebec, Montreal como ciudad de diseño, el lago Saint-Pierre en Mauricie, el monte Saint-Hilaire en Montérégie, la región de Charlevoix, Manicouagan-Uapishka, y el Parque Nacional de Miguasha en Gaspésie.

Algunos sitios y atractivos que no debe perderse

-
El fiordo del Saguenay
- La observación de ballenas
- El rocher Percé
- El Château Frontenac
- El Viejo Montreal, el Viejo Puerto y el Barrio Internacional de Montreal

El emblema floral

El lirio multicolor (Iris versicolor Linné), que florece al final de la primavera, es el emblema floral quebequense. Esta magnífica flor “de colores variados”, donde el azul domina, crece en abundancia en los medios húmedos. Su forma armoniosa hace recordar al lirio heráldico, o flor de lis, que figura en el escudo de armas de Quebec.

El emblema aviar

La lechuza blanca del ártico (Bubo scandiacus), emblema aviar de Quebec, es un ave rapaz diurna que vive principalmente en el ártico, pero que se desplaza hacia el valle del San Lorenzo durante el invierno. Simboliza magníficamente la belleza y la blancura de los inviernos quebequenses.

El árbol emblemático

El abedul amarillo canadiense (Betula Alleghaniensis Britton) es el árbol emblemático de Quebec desde 1993. Además de ser una de las maderas nobles más conocidas en Quebec, se distingue por sus múltiples usos y por su valor comercial. Los quebequenses aprendieron a trabajar esta madera para hacer muebles y en otoño todos admiran los colores de sus hojas.

El escudo

En el escudo aparecen tres flores de lis de oro con fondo azul, recuerdo del Régimen francés, un leopardo de oro con fondo rojo, símbolo del Régimen británico, y un ramo de hojas (hoja triple) de arce, que representa el periodo canadiense. En la parte inferior aparece una orla con la divisa Je me souviens. Esta expresión se utilizó por primera vez en 1883 en la fachada del Parlamento, sobre la puerta principal, y recuerda la intención del arquitecto en relación con la decoración de la fachada, pensada para recordar la historia de Quebec. La divisa se convirtió en oficial el 9 de diciembre de 1939 cuando el Gobierno de Quebec adoptó el escudo de armas actual.

La bandera

La bandera con la flor de lis se izó por primera vez en el Parlamento de la Ciudad de Quebec en 1948. Las flores de lis de la bandera hacen referencia a las flores de lis de los reyes de Francia en torno al año 1000. El fondo azul real recuerda el color del blasón de los monarcas que reinaron durante la presencia francesa en América.

Esplendores de lo sagrado

Numerosos edificios y lugares de culto revelan la doble herencia religiosa y cultural de Quebec a los apasionados por la arquitectura de las iglesias o el arte sacro. Basílicas solemnes con adornos opulentos, iglesias humildes en el campo de una sencillez conmovedora y santuarios de renombre magnificados por vitrales que cuentan la historia y que son testigos del savoirfaire incomparable de sus artesanos

Sobre los jardines

Descubra bellas regiones de Quebec siguiendo sus jardines. Del Jardín Botánico de Montreal, animado durante todo el año, con sus 22 000 árboles y sus invernaderos, hasta los fabulosos Jardines de métis en Bas-saint-laurent, visite estos espacios acondicionados y bien cuidados y llénese de sus colores y olores. visítelos con fines educativos o por gusto, no olvidará sus perfumes.

Algunas expresiones pintorescas

El siffleux (leer marmota) es el animal que, al mostrar la punta de su hocico, lanza oficialmente la estación primaveral.
La poutine está hecha de una montaña de papas fritas bien grasosas, cubiertas con una salsa de carne y queso en pedacitos. Ciertas variantes se ofrecen en restaurantes encopetados, especialmente a base de foie-gras.
El pâté chinois se hace tradicionalmente de una capa de carne de res picada sofrita, una capa de blé d’inde o granos de maíz y una capa de patates pilées o puré de papas.
Los cretons, hechos de carne de puerco y de especies, así como la tête fromagée se comen en el desayuno sobre pan tostado.
Un dépanneur es un establecimiento que vende alimentos y una selección de artículos de consumo corriente, y cuya horario es bastante amplio.
Para caminar en la playa, muchos llevan gougounes (sandalias de plástico).
Caler dans la bouette quiere decir literalmente hundirse en el barro.
Être de bonne heure sur le piton equivale a levantarse temprano.
Un huard es un pájaro magnifico, así como la moneda de un dólar canadiense sobre la que aparece.
Magasiner significa ir de compras.
C’est tiguidou quiere decir ¡perfecto!

RUTAS TURÍSTICAS Y ESCAPADAS

LA ROUTE DES VINS: la ruta de los vinos, en Cantons-de-l’Est, reúne viñedos reconocidos de la región de Brome-Missisquoi, cuna de la joven industria vinícola en Quebec. Atraviesa pueblos patrimoniales pintorescos y se extiende sobre 119 km entre Farnham y Lac-Brome, pasando por Dunham. Además de vinos blancos, tintos y rosados, los viñadores proponen una amplia selección de aperitivos y de digestivos, como los famosos vinos de hielo y de vendimia tardía, sin contar las sidras de hielo, un producto de Quebec reconocido a nivel mundial.

LE CHEMIN DU ROY: el camino del rey es la carretera más antigua de Canadá. Desde 1737, comunica las tres ciudades más importantes de Nueva Francia: Montreal, Trois-Rivières y Quebec. Este itinerario permite actualmente descubrir sectores con un rico patrimonio de la región de Quebec, de Mauricie y de Lanaudière, además de ofrecer magníficas vistas del río San Lorenzo. Con su prolongación más reciente hasta el centro del Viejo Quebec, cubre más de 300 km.

LA ROUTE DE LA NOUVELLE-FRANCE: la ruta de Nueva Francia se extiende del Viejo Quebec hasta Cap-Tourmente, pasando por el barrio histórico de Beauport. Sigue principalmente la avenida Royale, trazada por Monseñor de Laval, primer obispo de Quebec, en 1683. Hay vestigios de las primeras actividades industriales de la colonia, casas ancestrales y bodegas de legumbres en abundancia, el famoso Santuario Sainte-Anne-de-Beaupré – primer lugar de peregrinaje en Canadá – y la primera granja establecida por Champlain en 1626 marcan este recorrido. Extendiéndose sobre cerca de 60 km, esta carretera ofrece una vista impresionante sobre el río y la isla de Orleans.

LA ROUTE DU FLEUVE: (ruta 362), la ruta del río en la región de Charlevoix, ofrece paisajes con vistas sobrecogedoras sobre el San Lorenzo, entre Baie-Saint-Paul y La Malbaie, pasando por Saint-Joseph-de-la-Rive, en una distancia de 58 km. Esta ruta, que atraviesa pueblos encantadores de montaña, muestra también la historia de esta región y de su patrimonio marítimo, valorizado por diversos centros de interpretación y de exposición.

LA ROUTE DU FJORD: la ruta del fiordo bordea las dos riberas del río Saguenay en una distancia de 235 km. El fiordo, esculpido por el paso del glaciar laurentino, presenta paisajes muy accidentados y espectaculares. Esta ruta, que se distingue por el acceso a múltiples actividades al aire libre, aventuras suaves y ecoturismo, atraviesa el Parque Nacional de Saguenay y bordea el Parque Marino Saguenay–Saint-Laurent. Comunica también siete pueblos, como Anse-Saint-Jean y Sainte-Rose-du-Nord, así como la ciudad de Saguenay.

LA ROUTE DES BALEINES: (ruta 138): la ruta de las ballenas bordea la ribera norte del estuario y del golfo del San Lorenzo por cerca de 900 km. Una docena de especies de ballenas, como el rorcual azul, se dan cita no lejos de sus costas durante el verano. Tadoussac, pueblo encantador sobre las orillas del espectacular fiordo del Saguenay, es la puerta de entrada de la región de Manicouagan. También es uno de los principales puntos de partida de excursiones en barco para observar los mamíferos marinos. Al final del recorrido, en la región de Duplessis, se encuentran los fascinantes monolitos del archipiélago de Havre-Saint-Pierre. Más allá de la carretera, un barco costero atiende los pueblos dispersos hasta los confines de Labrador.

LA ROUTE DES NAVIGATEURS: (ruta 132): la ruta de los navegantes, en la región de Bas-Saint-Laurent, recorre la ribera sur del río en una distancia de 190 km, de La Pocatière a Sainte-Luce. Ofrece vistas magnificas sobre el San Lorenzo, sus islas y las montañas espectaculares de la ribera norte, donde los atardeceres son siempre impresionantes. Este itinerario, que bordea en su mayor parte el litoral, es testigo de tres siglos de historia sobre pescadores, navegantes y constructores de goletas. Rivière-du-Loup, Rimouski, Kamouraska y sus residencias ancestrales y, no lejos de allí, las formaciones rocosas curiosas, llamadas monadnocks, valen la visita. El Parque Nacional de Bic y el sitio histórico marítimo de la Pointe-au-Père, lugar del naufragio del barco Empress of Ireland, que provocó más de 1000 víctimas dos años después de la tragedia del Titanic, son también atractivos que no debe dejar de visitar.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
América
América del Norte
 
Tipo de viaje
cultural
naturaleza
turismo activo

Poblaciones del reportaje
Canadá Canadá Quebec Montreal

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid