Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Canadá
Quebec, apasionante San Lorenzo
Mundo Canadá Canadá Quebec Montreal

Descubrir el San Lorenzo es un proyecto de viaje seductor. Durante esta larga travesía, en la que seguirá las huellas de los pueblos indígenas y de los cazadores y tramperos, el agua del San Lorenzo pasa gradualmente de dulce a salada.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

canadá, quebec, apasionante san lorenzo

Descubra un gran río de aspectos oceánicos

Descubrir el San Lorenzo es un proyecto de viaje seductor. Durante esta larga travesía, en la que seguirá las huellas de los pueblos indígenas y de los cazadores y tramperos, el agua del San Lorenzo pasa gradualmente de dulce a salada. Al final, el río adquiere dimensiones oceánicas y se convierte en un majestuoso golfo. Con sus riberas escarpadas y salvajes, sus marjales llenos de vida y sus numerosos restos de barcos, este gran río nos recuerda que a sus orillas nació un nuevo mundo. En cualquier estación, al margen de las inclemencias del tiempo, admire apasionadamente el San Lorenzo.

La vida de color azul

Merendero junto al mar en Gaspésie. Turismo de Canadá, Québec.
Destino de grandes aguas, Quebec muestra la vida de color azul.
El San Lorenzo, uno de los ríos más anchos del mundo, marca el paisaje de Quebec. Vía navegable entre el océano Atlántico y los Grandes Lagos, el mítico río ofrece su curso, con sus islas y riberas, para infinidad de excursiones marítimas y terrestres. Son numerosas las actividades que se practican en él en cualquier estación del año y en entornos muy variados: la suave brisa del verano, los miles de colores otoñales, los juegos invernales, el hielo que cede el paso a la primavera… ¡puras maravillas!

Paisaje nevado de Charlevoix. Turismo de Canadá, Québec.
Las insinuaciones del San Lorenzo

Agua y cielo se funden en paisajes extraordinarios, tanto en las ciudades portuarias como en los numerosos y acogedores pueblos costeros en los que encontrará alojamiento de calidad. ¿Le seduce la idea? Para poder apreciar las numerosas vistas panorámicas, se aconseja un recorrido en automóvil. Aguas abajo de la Ciudad de Quebec, a lo largo de la costa, en La Malbaie, Tadoussac y Mingan, en la orilla norte, o en Rivière-du-Loup, Matane y Percé, en la orilla sur, se suceden bahías, cabos y promontorios, testigos de la historia de este inmenso territorio y lugares con un rico patrimonio arquitectónico y arqueológico. Las carreteras que siguen el curso del San Lorenzo ofrecen numerosos lugares donde detenerse para divertirse, comer, apreciar el paisaje o entrar en contacto con la vida en toda su intensidad. En muchas regiones las ciclovías de la Ruta Verde permiten acceder fácilmente a las orillas mismas del río, y tendrá el majestuoso San Lorenzo al alcance del manubrio. Por su parte, La Ruta Azul le invita a remar en el río y a observar simpáticos mamíferos marinos. ¡usted decide!

Pareja en la playa en Gaspésie. Turismo de Canadá, Québec.
Mar y tierra… hasta el último bocado

Quien habla de mar, ríos y lagos, habla de pescado, moluscos y crustáceos, ya sean cocidos, fritos, a la parrilla, escabechados, ahumados o crudos. Los encontrará en los buenos restaurantes de Quebec. La pesca deportiva, en invierno o en verano, también permite hacer acopio de pescado fresco y de grande emociones. El río y sus riberas también son ricos en otros productos gastronómicos de gran calidad. El cordero y la ternera que pastan al borde del mar hacen las delicias de los aficionados a la buena cocina y las hierbas saladas de la parte final del río se emplean para condimentar más de un plato. Los chefs y cocineros recurren a los productos locales y a las especialidades regionales para elaborar sabrosos platos que podrá consumir sin moderación. ¡Y es que a los quebequenses les gusta comer bien!

¡A babor, a estribor!

En el estuario del San Lorenzo —cuyo cielo surcan miles de aves marinas que dependen del río para su alimentación— podrá avistar ballenas azules, ballenas jorobadas, belugas, rorcuales y otros cetáceos. Frailecillos y alcatraces cruzan el paisaje o se zambullen y, no muy lejos, las focas se divierten y retozan. Cuando los bancos de hielo pueblan las aguas heladas, sus crías dan un espectáculo enternecedor con sus juegos. El río ofrece espectáculo en cualquier estación.
En Baie-du-Febvre, Cap-Tourmente y Montmagny, la llegada en primavera de los gansos blancos y su partida en otoño son eventos muy pintorescos y esperados, así como las escenas que ofrecen las ocas marinas de Canadá que, tras volar en formación durante muchas horas, escogen un río para pasar la noche.

Vueltas en el agua

Peñones en Gaspésie. Turismo de Canadá, Québec.
¡Qué placer recorrer las aguas del San Lorenzo y sus afluentes en las que cabecean catamaranes y otros veleros, observar las aves que corretean entre los guijarros, contemplar las orillas y luego el horizonte, impregnarse del viento, entrar en el magnífico fiordo de Saguenay! ¿Y por qué no una excursión en kayak de mar o en bote neumático, o un crucero corto o largo, una simple travesía del río en transbordador o navegar en un yate y hacer escala en los numerosos puertos recreativos? ¡Esto es vivir!

Embarque inminente

En las orillas del San Lorenzo, deje el volante para tomar un crucero y monte a bordo de uno de los numerosos ferrys del San Lorenzo que conectan sus dos riberas.

Sentirá la magia y el sentimiento de libertad de los navegantes. Un barco une montreal con las islas de la Madeleine. El crucero dura seis días (ida y vuelta, con escalas en Quebec y en Matane). Un barco de aprovisionamiento, con algunas cabinas disponibles, permite efectuar el trayecto Rimouski, Sept-Îles, Anticosti y Basse-Côte-Nord y llegar así a lugares inaccesibles por carretera. La magia y el sentimiento de libertad se dan cita.

Montreal y Quebec le ofrecen paseos por el puerto, cenas-cruceros o paseos románticos nocturnos en barco, con vista a la ciudad o a los fuegos artificiales.

En fin, para pasar de una orilla a la otra del San Lorenzo o para acceder a algunas de sus islas, como la isla Aux Grues y la isla Aux Coudres, la Société des traversiers du Québec propone varios trayectos.

Los trayectos entre Saint-Siméon y Rivière-du-Loup (25 km - 65 minutos) y entre Godbout y Matane (60 km - dos horas) valen la visita.

Cruceros de ensueño

Para admirar a su gusto algunos de los paisajes más grandiosos de Quebec, déjese llevar por las aguas… salga de crucero por la vía real: el majestuoso río San Lorenzo, surcado por grandes navíos, que atraviesa Quebec de este a oeste en más de 1100 km.

Bienestar total

Tomar una de las carreteras que siguen el curso del San Lorenzo amplía la impresión de inmensidad que produce el contacto con los grandes cursos de agua. Las maravillas que ofrece el río, una vez que el sol se ha puesto, se disfrutan más cuando se descansa en un alojamiento de calidad. ¿por qué no aprovechar la ocasión para un masaje reparador con algas del San Lorenzo? La talasoterapia es un invento de los dioses que le ofrecerá momentos inolvidables.

Historias de pesca y otros placeres invernales

Río San Lorenzo. Turismo de Canadá, Québec.
El invierno es la estación de la pesca en el hielo. El lago Saint-Pierre, que forma parte del río San Lorenzo, Sainte-Anne-de-la-Pérade, donde se pesca el famoso tomcod (microgadus tomcod), y hasta el fiordo del Saguenay se llenan de pequeñas cabañas de madera, donde los pescadores se instalan cómodamente, en un ambiente muy agradable, para compartir la misma pasión por la pesca. También se pueden practicar en el río otras actividades invernales, como el esquí alpino, el esquí de fondo y los paseos en raqueta mientras se contemplan las inmensas superficies heladas del río, que parece en ciertos lugares espolvoreado de azúcar. Tras un día cargado de actividades, podrá relajarse ante una magnífica cena y descansar en una acogedora habitación frente al San Lorenzo. ¡un regalo para los sentidos!

Playa en Îles de la Madeleine. Turismo de Canadá, Québec.
Oro azul, turismo verde

En Quebec abunda el “oro azul”. Esta moderna denominación, que evoca la rareza del agua dulce en el mundo, también indica hasta qué punto es importante este recurso que no falta en Quebec. Desde Montreal hasta el Quebec marítimo, en cada recodo, el río ha creado espacios extraordinarios que le maravillarán. La reserva de biosfera de Lac-Saint-Pierre— vasto territorio habitado por garzas y la parada más importante de aves migratorias del San Lorenzo—, el parque marino en el que se juntan las aguas del estuario del San Lorenzo y las del fiordo de Saguenay, y la fabulosa reserva del Parque Nacional de Canadá de Archipel-de-Mingan son lugares protegidos y espléndidos en los quepodrá maravillarse ante su fauna, flora, agua, bosques y rocas esculpidas por los elementos atmosféricos:¡miles de imágenes para su álbum de recuerdos!

Islas flotantes

Numerosas islas e islotes salpican el curso del San Lorenzo. Las islas de Boucherville son un bucólico conjunto de islas a las que puede llegarse fácilmente para pasear o merendar en buena compañía. Grosse-Île, la isla de Orleáns y la isla Aux Coudres merecen una visita por su riqueza histórica y patrimonial. Los faros de las islas Verte y Rouge guían a los navegantes y Anticosti, isla solitaria, alberga en su vasto territorio grandes manadas de ciervos de Virginia. Un poco al margen del resto, las islas de la Madeleine, en las aguas verdosas del golfo, le ofrecen magníficas dunas de arena clara entre acantilados rojos.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
América
América del Norte
 
Tipo de viaje
aventura
naturaleza
turismo activo

Poblaciones del reportaje
Canadá Canadá Quebec Montreal

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid