Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

México
México, un país de culturas ancestrales
Mundo México Distrito Federal México D.F. México D.F.

Visitar un centro ceremonial prehispánico que se levanta a orillas del Caribe mexicano, explorar las profundidades de un cenote sagrado que resguarda vestigios de ofrendas prehispánicas, caminar entre la espesa selva escuchando leyendas míticas...


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

méxico, méxico, un país de culturas ancestrales

LA ESENCIA DEL MUNDO MAYA

Siente el pulso del mundo maya aventurándote por parajes de ensueño mercados que palpitan con tradición indígena, yacimientos arqueológicos inigualables y selvas fértiles que custodian la sabiduría de esta cultura milenaria, aún vigente.

UNA CULTURA VIVA

Visitar un centro ceremonial prehispánico que se levanta a orillas del Caribe mexicano, explorar las profundidades de un cenote sagrado que resguarda vestigios de ofrendas prehispánicas, caminar entre la espesa selva escuchando leyendas de personajes míticos (como los aluxes o duendes mayas, protectores de la naturaleza), son experiencias que brindan un acercamiento a la vibrante personalidad del mundo maya.

Pero para adentrarse en el corazón de esta civilización habrá que afinar los sentidos para recorrer con calma y con alma exploradora los estados del sudeste mexicano. Aquí, la cultura maya no está contenida en museos, ni representada por vestigios arqueológicos. Se respira, se mira, se escucha, se toca, se saborea en cada esquina: al probar los típicos platillos locales, al escuchar a la gente conversar en lengua maya, al admirar un colorido textil tradicional o al encontrarse con la sonrisa sincera de quienes llevan en las venas la sangre de esta cultura, que sigue viva y forma parte de las raíces que comparten, con orgullo, los mexicanos con el mundo.

UNA CULTURA DIVERSA

Campeche, Chiapas, Tabasco, Quintana Roo y Yucatán son el escenario que los mayas eligieron para el desarrollo de su imperio. Cinco estados muy distintos, bendecidos por la naturaleza, que resguardan el legado de una de las civilizaciones más influyentes de la historia. Cinco regiones que atestiguaron el nacimiento y el esplendor de un pueblo que trascendió en el tiempo por su sabiduría y su grandeza espiritual, plasmadas en maravillas arquitectónicas tan complejas y precisas que son hoy Patrimonio de la Humanidad.

Calakmul, Campeche
UNA CULTURA MÍSTICA

Recorrer el mundo maya es descubrir una cultura que se arraiga en lo sagrado. Los astrónomos mayas fueron atentos observadores del cosmos, intérpretes de sus misterios y estudiosos de los ciclos de la naturaleza, que eran los mismos que regían sus vidas. La claridad que alcanzaron para comprender el universo que los rodeaba y el avance de su ciencia matemática dieron como resultado la exactitud de su calendario solar, tan reconocido y valorado a nivel mundial.

Mucho se ha hablado del 21 de diciembre del 2012, la emblemática fecha en la que finaliza un ciclo temporal (baktun) y comienza uno nuevo. Se trata de un momento histórico a nivel científico, pues por primera vez en 26,000 años los movimientos de la tierra res­ pecto al sol ya la vía láctea se alinearán por unos instantes. Es el inicio de un nuevo ciclo: el momento ideal para viajar a México, cargarse de energía y celebrar la magia del mundo maya en todo su esplendor.

NATURALEZA Y TRADICIÓN

Los mayas perciben los cambios de estación como ciclos de renovación agrícola y espiritual. Los sitios arqueológicos del sureste mexicano ofrecen el en­ torno ideal para conocer su cosmovisión, aproximarse a sus tradiciones y ser testigo del impresionante juego de luz y sombras sobre las pirámides, que se  produce gracias a mili métricos cálculos matemáticos utilizados en su arquitectura.

Visitar estas edificaciones sagradas durante los equinoccios (del 20 al 21 de marzo y del 22 al 23 de septiembre) y los solsticios (el 22 de junio y el 22 de diciembre), es el pretexto ideal para renovar energía y disfrutar de un sorprendente espectáculo natural.

El sitio más espectacular para vivir este fenómeno es el templo de Kukulcán, en Chichén Itzá (Yucatán), en el que, gracias al movimiento del sol, la sombra de la "serpiente emplumada" desciende por la pirámide, justo en el momento en el que se produce el solsticio

Viajeros del todo el mundo se unen a los mayas durante estas fechas para acompañarlos en sus ceremonias y rituales en los sitios arqueológicos.

SABIDURÍA DE ANTAÑO

No conocían la rueda ni el metal, sin embargo, quien visita los vestigios de la civilización maya se sorprende de la perfección que esta cultura alcanzó en alfarería, pintura, escultura y, por supuesto, en arquitectura, donde el uso de la cal fue un factor clave para la preservación de sus edificaciones.

Uno de los descubrimiento mayas que ha fascinado a la humanidad fue el uso del cero. Antes que cualquier otra civilización, los mayas crearon este símbolo comúnmente utilizado para representar la nada, pero que en la cosmogonía maya también posee un sentido de plenitud.

Al recorre el mundo maya, el viajero se maravilla con los conocimientos astronómicos y aritméticos de esta civilización, con los que desarrollaron un calendario muy preciso, de 365 días, capaz de corregir los años bisiestos.

Crearon el Tzolkin, un calendario que obedecía a una suerte de horóscopo, utilizado por los sacerdotes para determinar cuales eran los mejores días para sembrar, ir a la guerra, descansar, estar en meditación, negociar, efectuar un matrimonio.

Pocos lo saben, pero este pueblo contaba con un complejo sistema de escritura ideográfica y silábica, que estaba ligada a la divinidad, y los textos escritos se leían durante ceremonias religiosas.


La Capital, una colorida urbe
CAMPECHE, ORGULLO MAYA CON LEGADO COLONIAL

Una de las regiones más seductoras de México, con antiguas fortalezas que atesoran enigmas del tiempo, sitios arqueológicos que proclaman la grandeza maya; costas, selvas, cenotes, y gente hospitalaria, campechana, que nos da la bienvenida.

Estamos en lo que fuera una de las más importantes y tradicionales ciudades mayas; hoy capital de Campeche es una colorida urbe de estilo colonial que preserva su arraigada identidad milenaria. Siguiendo nuestro instinto viajero, nos perdemos, entre sus callejuelas, para dejarnos sorprender por su encantadora personalidad: un palpitante leqado  indígena, impregnado por la fuerte herencia hispana y ese halo apacible, que la llena de magia y la convierte en una escala imprescindible de nuestro recorrido por el mundo maya.

ESPLENDOR AMURALLADO

Recorrer esta ciudad a paso lento es un deleite pe: los sentidos y disfrutar de su encanto, reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad: es un privilegio hasta para los viajeros más exigentes:

Comenzamos a descubrir esta ciudad desde su casco antiguo, que nos lleva por un viaje de regreso en el tiempo: penetramos en el interior de una ciudad fortificada, antaño acechada por piratas, pero dotada de una nueva identidad. Hoy, los campechanos han retomado sus antiguas fortalezas, convirtiéndolas en museos, centros culturales o jardines botánicos. En el interior de la muralla admiramos los templos barrocos, los edificios coloniales de color pastel o visitamos el Museo Arqueológico, que exhibe sofisticadas máscaras de jade.

La tarde nos sorprende paseando entre los callejones del centro, que ofrecen variedad de bares, tiendas de artesanía, restaurantes y cafés. También aprovechamos que el calor nos ha dado tregua, para recorrer el malecón, en patines o bicicleta, mientras disfrutamos de la brisa marina del Golfo de México.

JOYAS PRECOLOMBINAS: EDZNÁ Y CALAKMUL

Al sureste de Campeche hay varios yacimientos que bien merecen una visita. El sitio arqueológico de Edzná, localizado a unos 50 kilómetros de la capital, estaba formada por edificios religiosos, administrativos y habitacionales. Sorprenden la impresionante red de canales hidráulicos y las magníficas construcciones, como la Gran Acrópolis, con su pirámide escalonada de Cinco Pisos, coronada por un templo.

Visitar Calakmul es una experiencia mágica. Situado en el corazón del bosque lluvioso de la hermosa reserva de la biosfera a la que da nombre, es otro de los principales sitios arqueológicos del universo maya. Calakmul ostenta el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO desde el 2002 y es considerado el centro urbano más grande del México antiguo.

A las afueras de la ciudad encontramos los poblados de Tenabo, Pomuch y Hecelchakán, ideales para visitar las auténticas villas mayas, compartir con los pobladores locales su estilo de vida tradicional, admirar la destreza de las mujeres con el telar de cintura, comprar bellos "huipiles" (tradicional camisa de mujer, de colores vivos, bordados artesanales y diseños distintivos de cada etnia, que narran con dibujos la historia de un pueblo y el origen de sus raíces), o degustar las delicias de su gastronomía, como la famosa cochinita pibil.

Sitio arqueológico, Edzná
QUINTANA ROO, VESTIGIOS PARADISIACOS

Aquí se levantan imponentes construcciones rodeadas por una gran muralla. En nuestro recorrido por el sitio arqueológico aprendemos que este lugar tenía usos tan diversos que iban de centros comerciales hasta sitios ceremoniales, y que hasta la actualidad funciona como un centro de observación astronómica.

Continuamos nuestra ruta a través de los mayas de Cobá, considerado el centro religioso más antiguo del estado. Esta vez optamos por acercamiento más divertido: sobre ruedas. Podrá alquilar una bicicleta, o una "limo-maya" (especie triciclo adaptado para transportar a dos pasajeros  y nos adentramos en la selva. Los senderos de zona permiten observar, además de las impactantes construcciones indígenas, gran variedad de flora fauna endémica. Aparcamos las bicicletas a un lado de Nohoch Mul, la pirámide más alta de la península de Yucatán, y reunimos fuerzas para subir sus 120 escalones para, desde ahí, disfrutar de una vista que nos roba el aliento: vestigios de edificaciones indígenas, que en la época de esplendor maya se es a lo largo de más de 70 kilómetros.

El apogeo de los mayas no se limitó a expandirse por territorio continental: en la isla Cozumel, rodeada de uno de los entornos marinos más hermosos del mundo, se cuentan unas 20 zonas arqueológicas. Una de ellas, circundada de bellezas naturales casi intactas, es El Cedral, localizada en el pequeño poblado del mismo nombre, que hechiza por la cantidad de cenotes que ahí se localizan y por sus riquezas naturales. Este pueblito es uno de los rincones favoritos, y no tan conocidos, de los amantes del ecoturismo.

YUCATÁN, EL RESPLANDOR DEL MAYAB

Aquí, la cultura maya se expresa con fuerza. Rebasa los límites de los majestuosos vestigios prehispánicos, se refleja en el orgullo que ostentan los yucatecos por su legado ancestral y se cuela en las antiguas haciendas y ciudades coloniales.

Esta es una tierra que desde la antigüedad atrae a exploradores de todo el mundo. Frederick Catherwood y John Lloyd Stephens se aventuraron en el siglo XIX para documentar, con escritos e ilustraciones, sitios arqueológicos mayas. El resultado fue el libro Viaje a Yucatán, que describe las bellezas naturales y culturales de esta región, mismas que continúan sorprendiendo a los viajeros.

Esta, la legendaria tierra del Mayab, nos recibe con un abanico de experiencias: regresar el tiempo caminando por los vestigios sagrados, pasear por sus ciudades de estilo colonial o explorar maravillas naturales, como ríos subterráneos y cenotes sagrados.

Tulum, vestigio mayor a orillas del mar
IZAMAL, DE AMARILLO INTENSO

Nuestra llegada a Izamal se anuncia con un laberinto de callejones empedrados que conducen al exconvento de San Antonio de Padua, cuyo atrio de amarillo vivo presume ser el más grande de América.

La presencia maya aún se deja sentir en esta ostentosa construcción católica del siglo XVI, y no es para menos: cada una de sus piedras provienen de anti­ guas pirámides y se edificó sobre lo que fuera el centro ceremonial maya Pap Hol Chac, Ningún ejemplo más tangible del sincretismo cultural que posee este Pueblo Mágico.

Izamal también es conocida como la Ciudad de los Cerros, por la cantidad de pirámides que hay, muchas atrapadas o enterradas por las nuevas construcciones. La presencia maya impregna al pueblo entero, piedra por piedra, pues con los restos arqueológicos se construyó casi todo el centro de la ciudad, incluso las casonas que hoy resguardan íntimos hoteles, restaurantes o tiendas.

Paseamos por Izamal, a bordo de una calesa, descubriendo las historias que se tejen entre el centenar de sitios arqueológicos, de los cuales sólo un par está abierto al público, y dejándonos envolver por la cadencia de la lengua maya que alcanza a escucharse en conversaciones ajenas.

Charlamos con artesanos tradicionales y con yerberos que han heredado sus conocimientos por generaciones. Por la noche, Izamal sigue resplandeciendo con su amarillo intenso. Un recorrido por la plaza, para luego cenar en el restaurante del Centro Cultural es un buen plan para finalizar el día.

IMPACTANTES VESTIGIOS MAYAS

Cada sitio arqueológico nos va acercando, con su encanto particular, a los grandes misterios de esta civilización, pero es en Chichón Itzá donde los visitantes compartimos una emoción especial.

Nada puede definir la sensación de estar en medio del más importante legado de la antigua civilización maya, aquella que hizo de las zonas más paradisíacas de México, su hogar.

En 1998, la UNESCO nombró a Chichón Itza Patrimonio Cultural de la Humanidad, y hace cuatro años se convirtió en una de las 7 Maravillas del Mundo.

Fundada entre los años 325 y 550, algunos de sus edificios más representativos se conservan, como El Castillo, el Juego de pelota y el Templo de Kukulcán donde, durante los equinoccios, un juego de luz y sombras proyecta a la serpiente emplumada descendiendo por las escalinatas.

Resguardada entre el espeso de la selva maya se encuentra Uxmal, un sitio arqueológico dedicado a Chaac, la deidad maya que representa a la lluvia.
En esta región había que adorar a Chaac con mayor intensidad, pues el agua escaseaba. Sorprende el sistema de recaudación de lluvia mediante cisternas.

Los senderos de Uxmal están flanqueados por majestuosos edificios como el templo del Adivino, el Cuadrángulo de las Monjas y el Palacio del Gobernador. Todo esto le valió su título de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

TABASCO. EXÓTICO POR NATURALEZA

Tabasco es pura vida: paisajes selváticos matizan de verde todo el entorno, salpicado por caudalosos ríos, extensos pantanos, ciudades mayas, plantíos de cacao y antiguas haciendas.

Desde el cielo se anuncia un estado verde, donde la naturaleza es una exaltación a los sentidos. En tierra, no nos queda ninguna duda de que la protagonista legítima de este sitio es la selva. No importa si estamos en la ciudad, en los pueblitos aledaños o en los sitios arqueológicos, todo se deja rodear de un fastuoso entorno natural.

La gastronomía también es muestra de la exuberancia de la naturaleza que aquí abunda. Los exóticos sabores de los platillos tabasqueños van desde jugosas frutas, hasta recetas como pejelagarto con calabaza y epazote o el robalo a la tabasqueña.

A nuestro paso, estas tierras nos van contando con testimonios de piedra que fueron un importante asentamiento de los mayas, quienes en este sitio levantaron ciudades de aspecto muy distinto a los que se encuentran en otros estados que conforman la ruta maya.

URBE DE CORAZÓN CALIENTE

La capital de Tabasco, Villa hermosa, se siente por un lado como un pueblo tranquilo de provincia y por otro, como una ciudad moderna de gran infra­ estructura repleta de ofertas para el entretenimiento, como museos, parques, centros comerciales, oferta gastronómica.

En esta ciudad donde hasta el invierno es cálido, el clima tropical se disfruta mucho más gracias a las lagunas interiores que encierra la urbe: la de Las Ilusiones, La Pólvora y la del Espejo, ya los dos ríos que la bañan de lado a lado: el Grijalva y el Carrizal. En la ciudad, además de recorrer su centro histórico, nos concentramos en visitar el museo Carlos Pellicer Cámara, que conserva numerosas piezas provenientes de los vestigios mayas de los alrededores, sólo una antesala que nos prepara a recorrer los sitios arqueológicos en todo su esplendor.

ANTIGUAS CIUDADES CEREMONIALES

Del extenso patrimonio arqueológico que posee Tabasco, decidimos visitar un sitio que sobresale por su magnitud y por las características distintivas de los materiales de construcción que usaron los mayas: Comalcalco. Esta antigua ciudad indígena fue poblada por los mayas y después por los chontales, un pueblo que aún habita esta área. Nos sorprende que en lugar de estar construidos con piedras, como los demás sitios arqueológicos de la civilización maya, aquí los edificios están erigidos a base de ladrillos. La vista es cautivadora, sobre todo por el contraste visual de las pirámides de ladrillo color rojo vivo enmarcadas por verdes cultivos de cacao, tan antiguos como las mismas edificaciones mayas.

Curioseamos por el museo del sitio, donde se exhiben los principales tesoros descubiertos en las excavaciones: delicadas figurillas de arcilla que recrean la antigua sociedad maya y fragmentos de decoración ceremonial en estuco.

Continuamos nuestra visita por este escenario del mundo maya en Pomoná. Su nombre significa “La Casa del Copal" y fue descubierta en 1959. Como la gran mayoría de las ciudades de las cuencas del río Usumacinta, Pomoná alcanzó el clímax c s evolución entre los años 600 y 900 después de Cristo, cuando su extensión alcanzaba más de  hectáreas.

Si Comalcalco nos sorprendió con una ciudad ceremonial construida de ladrillo, este sitio nos reafirma que no hay manera de ser un conocedor  total del estilo arquitectónico maya. Aquí hay construcciones de ladrillo y de roca caliza, enmarcados por fauna y flora exuberante. Pomoná Sé encuentra a unos 39 kilómetros al oeste de Tenosique, en el estado de Tabasco.

Iglesia de la Virgen de la Asunción
CHIAPAS DE NATURALEZA INDÓMITA

El carácter autóctono de este destino se ha dejado matizar por las influencias coloniales sin renunciar a sus raíces; así, su riqueza cultural es tan sorprendente como la exuberante naturaleza que domina esta región

Chiapas es un constante elogio a la naturaleza: sierras interminables, profundos cañones, majestuosas cascadas, lagunas de agua cristalina, selva virgen, bosques de niebla. Gran parte del estado se denomina reserva natural protegida, toda una oportunidad de exploración para los amantes del ecoturismo.

Más allá de su asombrosa biodiversidad, la mezcla de culturas prehispánicas y mestizas convierten a esta joya del sureste mexicano, en un fascinante rincón para una incursión profunda en el mundo maya. Sitios arqueológicos que relatan la historia del esplendor maya, ciudades coloniales habitadas por comunidades indígenas que mantienen vivas las antiguas tradiciones, la belleza de su artesanía de ámbar; el intenso sabor de su gastronomía, como la carne de puerco con chirmol o 105 tamales de azafrán, y su delicioso café, cultivado en fértiles zonas cafeteras, son sólo algunos pretextos para regalarse una aventura por territorio chiapaneco.

RINCONES DE UN PUEBLO MÁGICO

Nuestro primer recorrido por los callejones empedrados de San Cristóbal de las Casas es suficiente para dejarnos envolver por el encanto de la omnipresencia de la cultura maya, que admiramos en detalles tan cotidianos como los trajes típicos llenos de colorido que porta la gente o en las artesanías que ofrecen textiles bordados, joyería y fina alfarería.

Nuestro recorrido por este lugar, denominado Pueblo Mágico en 2003, comienza en la Plaza Principal, con su Catedral de San Cristóbal, coloreada de un intenso amarillo. Nos perdemos entre rincones que presumen arquitectura colonial, viejas casonas de colores vivos y plazas que se dejan rodear por un paisaje eterna­ mente verde.

Antes de dejar San Cristóbal de las Casas visitamos el mercado de artesanías de la Plaza de Santo Domingo, entramos a los templos y museos, y nos relajarnos en animados restaurantes tradicionales o encantadores bares de ambiente bohemio.

CIUDADES AÑEJAS

La emoción de caminar entre los palacios y templos de Palenque, algunos de más de 20 metros de altura, que han sobrevivido al tiempo y a los caprichos de la densa selva que los envuelve, nos llena de vida.

Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987. Nos sorprende la antigüedad de las construcciones, muchas llevan más de mil cuatrocientos años en pié gracias al material utilizado en su construcción: el estuco, una masa de cal blanca que une las rocas y sirve como impermeabilizante.

Otro punto de interés dentro de nuestro recorrido por el mundo maya es Izapa, antigua ciudad localizada en la franja costera del Pacífico. Los vestigios de Izapa se engalanan con frondosa vegetación y plantíos de cacao y cafetales que, desde tiempos inmemoriales, han estado presentes en la región y se siguen cultivando con el cuidado artesanal de la antigua usanza. Los rasgos que más llaman nuestra atención, al explorar este maravilloso sitio arqueológico, son la gran cantidad de montículos que servían como soporte de diversos templos y la abundancia de esculturas: estelas, altares, tronos y representaciones de hombres o animales.

MÁS QUE UNA PRENDA

El huipil, o la blusa de las mujeres mayas, es una obra de arte en la que, mediante bordados simbólicos, se expresan los rasgos de personalidad y la historia personal de las portadoras. Los íconos bordados representan sus creencias religiosas, su lugar natal, su estado, número de hijos y hasta su profesión. Cada zona de la religión maya presenta huipiles que diferencian su procedencia mediante formas, diseños, estilos y colores.

Cascada de Misol-Ha
LOS HIJOS DEL MAÍZ

El Popol Vuh es el libro sagrado de los mayas donde encontramos narraciones que explican el origen del mundo y del hombre. La mitología maya cuenta que un día los dioses, después de haberle dado vida a los animales y a la naturaleza que los rodea, quisieron crear seres capaces de razonar, aprovechar los beneficios de la tierra y agradecer al universo por su existencia. Primero crearon hombres hechos de lodo: podían hablar pero no tenían conciencia y su cuerpo era muy frágil; el segundo intento fue hacerlos con madera, esta vez su creación fue más sólida, pero estos seres carecían de sentimientos.

Los dioses se volvieron a reunir y decidieron darle vida a seres de carne y hueso, dotados de inteligencia. Lo lograron moldeándolos con pasta de maíz.

Los nuevos seres humanos demostraron su inteligencia diciéndole a los dioses: “ustedes nos han dado la vida y gracias a eso sabemos lo que sabemos, somos lo que somos; hablamos, marchamos y comprendemos lo que nos rodea”. A partir de estos hombres, hijos del maíz, se comenzó a poblar la tierra, según la cosmogonía maya.

PRECIADO CACAO

El comercio fue indispensable para la vida de los mayas, quienes además de practicar el trueque (cambiar las pertenencias de unos por las de otros), también efectuaban sus transacciones pagando con semillas de cacao.

Por ejemplo, un conejo valía 10 semillas de cacao. Las monedas no existieron hasta 1555, cuando, por orden del virreinato de la Nueva España, el cacao debía ser reemplazado por monedas europeas: un real español equivalía a unas 100 semillas de caco.

TRADICIÓN DE DÍA DE LOS MUERTOS

En el mundo maya, el 2 de noviembre se realiza la festividad de los difuntos, aquí llamados Santo Pixán, una expresión que significa vida y aliento. En honor a ellos, se realiza el Hanal Pixán, un festejo para ofrecerles comida, música y rezos, ya que, desde la época prehispánica, se cree que una vez al año las almas de los fallecidos regresan a visitar a sus familiares vivos.

Además de realizar ofrendas de comida y flores, como en el resto de México, los mayas realizan otros ritos. Por ejemplos, en Campeche, en la región de Pomuch, se abren las tumbas para limpiarlas y decorarlas con manteles bordados con figuras que van de acuerdo con la personalidad del fallecido. En Chiapa de Corzo, cerca de la capital de Chiapas, se pone una silla vacía a un lado del altar para que el difunto repose y disfrute de sus canciones favoritas a ritmo de marimba.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
América
América del Norte
 
Tipo de viaje
cultural
naturaleza

Poblaciones del reportaje
México Campeche Campeche Campeche
México Chiapas Chiapa de Corzo Chiapa de Corzo
México Distrito Federal México D.F. México D.F.

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid