Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Grandes Antillas
Jamaica, el paraiso
Mundo Jamaica Condado de Surrey Parroquia de Portland Port Antonio

Jamaica, paradisíaca isla de blancas playas y verdes montañas ubicada en las Grandes Antillas del Mar Caribe, al oeste de La Española y al sur de Cuba. Paraiso tropical


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

grandes antillas, jamaica, el paraiso
Los indios Arawaks dieron a nuestra isla este nombre: Xaymaca. Y, durante años, la tuvieron sólo para ellos. Pero con el paso del tiempo, a lo largo de siglos, el mundo entero vino. Y se quedó. E hicieron de nosotros lo que somos. Vinieron desde España y nos dieron nombres como Ocho Ríos y Río Grande. Y de Inglaterra con sus leyes y su idioma. Vinieron de Africa con su rica cultura y su vitalidad. De Portugal con su antigua tradición judía. Y de China e India, de Siria y Nepal. Escocia y Francia. Y todos ellos tuvieron hijos e hijas. Jamaicanos. Así que, aunque nuestro plato nacional es el ackee procedente de Ghana, servido con pescado salado en todas partes, nuestro menú incluye wonton frito, fettucine, fondue de boeuf y té cerasee. Hoy, quizá usted podrá ver por qué nuestro lema es "Out of Many, One People", "De Muchos Uno". Y por qué nuestro orígenes internacionales se han convertido en nuestro orgullo y alegría nacional.

LLEGARON A LA BAHÍA DE MONTEGO EN BUSCA DE PLACER Y UN TRATO ESPECIAL

Llegaron en un barco de vapor en los años 20. príncipes y comerciantes, atraídos por los rumores de un Jardín del Edén en un mar de zafiro. Y por los poderes curativos de las aguas del Doctor's Cave Beach. Todavía llegan para adquirir su bonito bronceado en las plateadas playas de Mo Bay. Bellos recuerdos y lugares lujosos. Y si se atreven, para trenzar su pelo en el mercado de mobay's Harbour Street. Llegan para oir la leyenda del siglo XVIII, acerca del fantasma de Annie Palmer en Rose may. Y para inspeccionar todos los irresistibles tesoros de las tiendas libres de impuestos de Mo Bay. Y aunque algunos siguen viniendo por el tratamiento del Doctor de Cave, todos se encuentran en Mo Bay lo que necesitan para sentirse bien.

OCHO RIOS, AUNQUE SU NOMBRE LO SUGIERA, NO TIENE OCHO RIOS

Llamémosle como le llamemos, este extraordinario lugar ha deslumbrado durante cientos de años a viajeros de todo el mundo. Uno de ellos, Cristóbal Colón, lo describió como "el lugar más bello que mis ojos hayan visto jamás". Un lugar donde las montañas se apresuran a bajar para encontrarse con el azul cobalto del Caribe. Donde bahías sin fin y calas emperladas se deslizan en la costa de Runaway Bay U ocho Ríos. Y acres de exóticos jardines le invitan compartir su color y fragancia. Donde usted puede conducir a través de un bosque de helechos llamado Fern Gully, en un zigzagueante camino en donde hace tiempo fluía el río. O escalar a lo alto de las cataratas, cuyas cascadas de agua han hecho pronunciar ¡oohs! Y ¡aahs" durante siglos a sus visitantes. La belleza de Ocho Ríos inspira tanto que Noel Coward lo eligió para vivir trabajar y ser enterrado en su cercanía. ¡Venga e inspírate!

POR ANTONIO EN UN DIA DESPEJADO PODRÁ SOÑAR PARA SIEMPRE.

¿Cree usted en los sueños? Errol Flynn lo hizo y encontró su sueño en Por Antonio, describiéndolo como "más bello que cualquier mujer que haya visto nunca". Por eso vienen muchos magnates de todo el mundo, estrellas de cine y millonarios. Dicen que un soñador construyó un castillo aquí para su amada, utilizando agua de mar en el cemento. El castillo y la chica desaparecieron, dejando solamente una legendaria ruina, llamada adecuadamente "Folly" (locura). Port Antonio, como le dirán nuestros visitantes, tienen la belleza de un tranquilo pueblo portuario que podría ser el escenario para una opereta de las Indias Occidentales. Un pueblo hecho para el romance, rodeado pro mar abierto y altísimas montañas, cunetas bordeadas por orquídeas salvajes, plátanos, helechos y palmeras. Un pueblo de ensueño, con una cascada llamada Reach. Un lago "sin fondo" llamado Blue Hole. Una playa llamada Boston. Y cuevas llamadas Nonsuch que han estado esperando su llegada desde hace millones de años.

KINGSTON: DONDE ANTES REINARON LOS PIRATAS, EL ARTE ES EL REY.

Lo antiguo y lo avant-garde. Lo amable y lo indomable. Lo eterno y lo que está a la última moda. Kingston es la Jamaica donde confluye todo lo opuesto para el placer de los aventureros. Podrá por ejemplo, unirse a la gente de moda en la representación al aire libre de nuestro Teatro Nacional de Danza. Aplaudir a nuestros famosos cantantes de folk de Jamaica. Explorar tesoros en nuestra Galería de Arte Nacional. Admirar fascinantes recuerdos en el museo de Bob Marley, el último tributo de Jamaica al fallecido, gran padre del reggae. Pero debe dejar tiempo para el otro Kingston. Para Port Royal, la fortaleza del siglo XVI del pirata Henry Morgan. Para la antigua morada de los indios Arawak, próxima a Spanish Town. Para zigzaguear entre los portadores de carritos, que pregonan sus artículos frente a las relucientes tiendas de moda. Y para el reconstituyente almuerzo jamaicano, coronado con "matrimony", la inspirada mezcla de exóticas frutas locales con salsa de licor de nuez moscada. Kingston. Una ciudad y dos mundos.

MANDEVILLE: UN PEDAZO BRITÁNICO, 700 METROS POR ENCIMA DE LO COTIDIANO

Incluso llegar aquí es divertido. Circular a lo largo de los cinco majestuosos kilómetros de Bamboo Avenue. Subir más y más alto, a través de pueblos con nombres como Lovely Point, Spur Tree y Pepper. Y llegar a una meseta de paz y tranquilidad, escondida en nuestras lejanas Don Figuerero Mountains. Mandeville. Un lugar con un toque británico, bautizado por el Conde de Mandeville, y honrada con la tradición y la arquitectura inglesa. Un lugar montañoso, donde el aire fresco está limpio, claro y enriquecido con la fragancia de los jazmines nocturnos en flor. Un lugar de Jamaica, con el café Blue Mountain para hacer más agradable sus mañanas. Reuniones alrededor de la chimenea, para hacer más acogedoras sus noches. Y las sonrisas de Jamaica para hacer más entrañable su estancia. A poca distancia de Mandeville, una carretera con espectaculares vistas le llevará a las tranquilas playas de la costa sur. Con el encanto de nuestros pueblos de pescadores y el relajante azul del Caribe. ¿Ve? Sí, se puede tenerlo todo.

LA AGRADABLE ARMONIA DE NEGRIL

En el extremo oeste de Jamaica hay un lugar donde quienes ya han visto de todo, de repente ven las cosas de forma diferente. Ven una playa que extiende diez kilómetros para juntarse con el horizonte. Un mar turquesa protegido por acantilados cincelados con antiguas cuevas y escondidas villas. Ocasos que reciben más aplausos que los grupos de rock en las discotecas. Y en la oscuridad, un faro de cuento de hadas que guiña el ojo a las estrellas. Pero más que ninguna cosa, descubren cómo relajarse y dejar a un lado los problemas. Una forma de vida que atrae a gentes de todo el mundo. Una alegre reunión de jamaicanos. Magnates de negocios y futuros magnates. Recién casados y casados en segundas nupcias. El joven y el eterno joven. Festejando juntos una langosta fresca, un cálido sol, una helada Red Stripe y una agradable armonía siempre en el menú de Negril.

PUEDE ELEGIR DESDE LOS PLATOS PICANTES HASTA LA NUEVA COCINA.

Desde el primer ardiente bocado de pollo jerk jamaicano que detone en su boca... lo comprenderá. Apreciar las alegrías del jerk es apreciar lo exótico, el sabor picante de Jamaica. Mientras nuestros platos picantes tienen multitud de devotos, nuestra nueva cocina no tiene rival en el Caribe. Nuestros restaurantes se enorgullecen de su cocina continental y jamaicana, del esmerado y romántico servicio que hace cálido el ambiente. Pero para algunos, existe un camino intermedio. Pequeños lugares donde el menú incluye tentaciones locales como caballa run down. Cabra al curri y bammy, entre sorbos de caldo de cabra. O pescado en escabeche, siempre servido con un pan llamado Festival. Por eso, esté en Jamaica, y preguntándose qué hacer después tenemos una sugerencia. Comer!.

AUNQUE NO PUEDA HACERLO TODO ES BUENO SABER QUE SE PUEDE HACER DE TODO.

¿Qué se puede hacer en Jamaica? Bueno, en una isla con 230 kilómetros de largo y 80 kilómetros de ancho... rodeada por el Caribe... con seis cordilleras montañosas, 120 ríos y 240 kilómetros de playas... hay mucho que hacer, y usted desearía que los días durasen 36 horas.
Póngase su tubo de respiración o su escafandra para bucear y descubra que Jamaica es tan bella por arriba como por debajo. Tome las riendas de un brioso caballo a lo largo de un camino forestal. Escale nuestras altas Blue Mountains. Salte al Calypso. O bien descubra una ganga y una sonrisa en el mercado de paja. Si prefiere cosas un poco menos movidas, coja una canoa de bambú y navegue por un pintoresco río. Vea la divertida contienda de un partido de cricket el ritmo de nuestros legendarios festivales reggae. Mientras muchos están asombrados al saber que Jamaica tiene un equipo Olímpico de bobsled, ésta quizá sea la única actividad que no estamos preparados para ofrecerle.

TENEMOS UNA JAMAICA PARA CADA UNO

O dicho de otra manera, Jamaica es probablemente el lugar más variado en el Caribe. Tenemos lugares para amantes, sitios sólo para parejas donde el mar y la arena están reservados para el romance, y de noche la luz de la luna está servida.
Y lugares para familias, donde los niños son los VIP, las niñeras están a mano y las mamás y los papás pueden volver a casa renovados. Tenemos lugares donde todo está incluido, donde la única cosa en la que usted siempre tendrá que pensar es en pasar un buen rato. Lugares para el lujo.
Elegantes sitios donde los servicios son esmerados y el trato es por supuesto refinado. Y lugares para la intimidad. Encantadores pequeñas posadas en las que recuerdan su mesa preferida y saben cómo le gustan sus daiquiris.
Incluso tenemos lugares para el aislamiento. Chalets totalmente equipados, donde puede darse un baño por la mañana en su piscina privada mientras su cocinero prepara un auténtico jamaicano.

UNA ISLA SE PARECE AL AMOR, CUANDO ES VERDADERO LO SABES

No sólo es fácil enamorarse de Jamaica también es fácil alcanzar. Hay vuelos diarios desde las más importantes ciudades del mundo hasta nuestros aeropuertos internacional de Kingston y Montego Bay. Sólo es necesario el pasaporte, y en algunos casos visa ó tarjeta de turismo.
Desplazarse es también fácil. Hay un horario de servicios aéreos entre los principales lugares. Los taxis y autobuses son numerosos y operan con tarifas establecidas. Y los coches de alquiler están disponibles en toda la isla.
Debe ser mayor de 25 años, y debe contar con el carnet de conducir en regla de su país. Atención: seguimos la tradición británica: así que recuerde que se conduce por la izquierda.
También haremos cualquier cosa que podamos para asegurarle unas cómodas vacaciones. Hablamos inglés, sin grandes problemas. Es fácil obtener dólares jamaicanos en cualquier banco, oficina de cambio u hotel. Las principales tarjetas de crédito son aceptadas sin problemas, prácticamente en todos nuestros hoteles, restaurantes, tiendas, líneas aéreas y compañías de alquiler de coches.
Todos nosotros en Jamaica esperamos su visita. Y esperamos que sienta por nuestra isla lo mismo que sentimos nosotros.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Mar del Caribe
 
Tipo de viaje
exóticos
sol y playa

Poblaciones del reportaje
Jamaica Condado de Cornwall Parroquia de Saint James Montego Bay
Jamaica Condado de Cornwall Parroquia de Westmoreland Negril
Jamaica Condado de Middlesex Parroquia de Manchester Mandeville
Jamaica Condado de Middlesex Parroquia de Saint Ann Saint Ann's Bay
Jamaica Condado de Middlesex Parroquia de Saint Catherine Spanish Town
Jamaica Condado de Surrey Parroquia de Kingston Kingston
Jamaica Condado de Surrey Parroquia de Portland Port Antonio

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid