Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Hungría
Hungría, la patria de los "magiares"
Mundo Hungría Hungría Central Budapest Budapest

Hungría ofrece programas variados para todas las épocas del año: el Festival de Primavera, luego en el verano, el Festival de Ópera Budapest, las carreras automovilísticas FÓRMULA-I, torneos medievales y funciones de teatro al aire libre...


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

hungría, hungría, la patria de los "magiares"

1100 años en mil caras.

Les invitamos a descubrir la Hungría de los 1100 años y las mil caras, situada en el corazón de Europa, en la Cuenca de los Cárpatos.
Sean Ustedes turistas u hombres de negocios, nuestro pequeño y hermoso país, de variado paisaje, agradable clima, rica cultura, vibrante vida científica, escenario de congresos, animada de actividad comercial y cultural, les ofrece mil posibilidades de diversión y reposo. La hospitalidad de los húngaros no es simple leyenda. Ya mil años atrás San Esteban, nuestro primer rey y fundador del estado, ordenó la acogida de los peregrinos extranjeros. Ahora les toca a Ustedes, descendientes tardíos de viajeros medievales, venir a Budapest, nuestra maravillosa capital, hacer excursiones en barco o en bicicleta hacia el pintoresco Recodo del Danubio, recorrer a caballo la Gran Llanura, bañarse en el lago Balaton. Admiren nuestras ciudades históricas, nuestros monumentos, castillos y museos y degusten nuestras especialidades culinarias y nuestros vinos.

Hungría ofrece programas variados para todas las épocas del año: el Festival de Primavera, luego en el verano, el Festival de Ópera Budapest, las carreras automovilísticas FÓRMULA-I, torneos medievales y funciones de teatro al aire libre; además los festivales del vino en otoño y los diferentes conciertos de invierno.

Iglesia en Hungría

¡Budapest, eres maravillosa!


Budapest es el corazón del país, metrópolis vibrante, con dos millones de habitantes. Ya los romanos la habitaron hace dos mil años, pero la capital actual fue fundada en 1873 con la unificación de tres ciudades: Buda, Pest y Óbuda. Desde la Citadella del monte Gellért, o desde el Puente de las Cadenas, se ofrece un panorama único, gracias al cual parte de Budapest pertenece al Patrimonio Universal de la Humanidad.

En la orilla derecha del Danubio, engalanado por la Isla Margarita, se alza la montañosa Buda, coronada por el barrio medieval del Castillo y el majestuoso Palacio Real.
En las márgenes llanas de la izquierda se encuentra Pest, centro de la vida económica, política, financiera y comercial, donde los fastuosos edificios construidos a lo largo del siglo XIX, se imbrican armónicamente con la arquitectura moderna.
El elegante Paseo del Danubio, bordeado de hoteles, conduce al fascinante Parlamento neogótico.

Budapest es la ciudad de los festivales, conferencias y museos, sede de los valores culturales y naturales y famoso centro balneario.
Desde 1896, junto a la animada calle peatonal Váci, parte el primer ferrocarril subterráneo de Europa, que enlaza el centro con los palacetes de la avenida Andrássy, el neorrenacentista Teatro de la Ópera, el Monumento al Milenio, situado en la Plaza de los Héroes, el Museo de Bellas Artes, la Galería de Arte y el Parque Municipal.

Palacio de Esterhanzy (versalles húngaro ). Hungría
Paseos históricos ...

En el variado paisaje de bosques, prados, montes, valles, colinas, lagos, ríos y llanuras nuestras aldeas y ciudades se integran con armonía plena. Junto a Austria, al pie de los Alpes, está Sopron, ciudad de excelente vino tinto, cuyas casas, palacetes, museos e iglesias medievales y barrocas son parte viva de nuestra historia.
Pannonhalma, milenario monasterio benedictino, es patrimonio húngaro y de la humanidad.

Las perlas del Recodo del Danubio: Esztergom, ciudad real medieval, cuya catedral es el centro de la vida católica del país.

Visegrád, con el pomposo panorama que abre desde su ciudadela, y, cerca de Budapest, Szentendre, pequeña ciudad de ambiente mediterráneo, muy frecuentada por los artistas, con atractivos museos e iglesias, Székesfehérvár, al nordeste del Transdanubio, fue durante medio milenio sitio de coronación y sepulcro real. Visiten también nuestros tres mayores y más hermosos palacios: El Palacio Esterházy, el "Versailles húngaro", en Fertöd-; el Palacio Festetics en Keszrhely, a orillas del lago Balaton y el barroco Palacio Grassalkovich en Gödöllö, que fuera también residencia de descanso del emperador Francisco José l. Hay mucho que ver en la península de Tihany, en el Balaton, coronada por la abadía fundada en 1055.

El centro cultural del sur de la Gran Llanura es Szeged, a orillas del río Tisza.
Los espectáculos anuales de verano de la plaza mayor son inolvidables para los amantes de la música. Cerca está el Parque Nacional Histórico de Ópusztaszer, con mucho para ver, como el monumental ciclorama de Feszty, que nos representa la vida de los conquistadores húngaros 1100 años atrás. En Debrecen, bastión de la Reforma en la Gran Llanura, tienen más fama su Templo Mayor y Colegio, así como los baños termales situados en el Nagyerdö.

Köszeg, de clima subalpino, con su costilla, murallas y calles medievales es escenario de románticos paseos.

Siguiendo la línea del Danubio llegamos a Györ, ciudad rica en recuerdos barrocos, sede del Ballet de Györ, célebre por sus coreografías.

En el Transdanubio vale la pena visitar el castillo de Veszprém, las ruinas de los castillos de Szigliget y Nagyvázsony o el castillo de Tata.

Gloria, esplendor y abolengo de antaño anuncian los palacios, hoy constituidos en museos de ricas colecciones.
Los amantes de los castillos y de la historia también deben visitar los monumentos de Sárospatak, al norte del país.

Kecskemét, con el palacio modernista "Cifrapalota", su ayuntamiento, museo de juguetes, teatro, Instituto de Música de Kodály, es la ciudad de los románticos, y qué decir de su aguardiente de albaricoque, la bebida más generosa y cordial.

Paraíso de los excursionistas son las montañas boscosas del norte de Hungría, cuyas ciudades históricas emanan una atmósfera muy especial.

Junto a los montes Mátra y Bükk, en un pintoresco valle descansa la ciudad de Eger, famosa por sus monumentos barrocos, su imponente castillo medieval, sus festivales culturales y sus fogosos vinos. La ciudad de Szerencs es la puerta de la región vinícola de las faldas de Tokaj, y su restaurado castillo Rákóczi es el complejo hotelero y museal que posee la tercera colección del mundo de tarjetas postales.

Pécs, bella ciudad histórica al sur del Transdanubio, famosa por sus museos, plaza mayor, monumentos de la época turca y su porcelana Zsolnay.

Cerámica esmaltada de Mezótur Hungría
Tradiciones populares.

A cien kilómetros de Budapest, Hollókö, fiel a su cultura, es patrimonio universal de la humanidad desde 1987. Los aficionados al turismo rural encuentran por doquier muy ricas tradiciones. Los artesanos muestran encantados los secretos de los bordados de Sárköz o de Kalocsa, del encaje de Halas, de las cerámicas esmaltadas de Mezötúr o las negras de Nádudvar, de las pantuflas cosidas a mano de Szeged

Szentendre, en el Recododel Danubio, también es conocida gracias a su museo etnográfico al aire libre que presenta las características y el modo de vida de los pueblos de las distintas regiones del país

De primavera a otoño los visitantes pueden participar en programas de música, danza y artesanía tradicionales.

Vemos en Mezõkövesd los más hermosos bordados "Matyó", en el museo de Makó el cultivo de cebolla, y en los de Szeged y Kalocsa la paprika.
Caballos húngaros


Naturaleza, naturalmente.


Cerca del diez por ciento del país es territorio reservado o parque nacional.
Está de moda el turismo rural unir las vacaciones a excursiones en bicicleta, programas deportivos, y curas termales.

El Parque Nacional Bükk conserva las huellas del hombre prehistórico.
En Aggtelek, la mayor caverna de estalactitas de Europa, también patrimonio de la humanidad, están las cuevas Baradla.
Las famosas yeguadas de la "puszta", centros de cría de caballos y de deportes ecuestres.

Los bosques, campos, y ríos les deparan muchas sorpresas también a los cazadores y fotógrafos de la naturaleza.

Aguas de la vida.

En Hungría brota una multitud de manantiales curativos, como los baños turcos de Budapest, los del Castillo de Gyula, los excelentes hoteles termales de Bükfürdö, con su campo de golf de 18 agujeros. Gracias a sus aguas carbonatadas, desde hace siglos Balatonfüred es la Meca de los enfermos cardíacos.

El "mar húngaro", el Balaton, es el mayor lago de Europa Central, cuyas aguas poco profundas lo convierten en lugar de veraneo ideal para las familias con niños y los amantes de los deportes a vela.

El lago Tisza es preferido por los botes motorizados y los jetskys. Los lagos de Velence y Fertö son ideales para los aficionados a las aves y a pasear en bicicleta.
El mayor lago termal natural de Europa, el Hévíz, 25°C incluso en invierno, es el "lago de la buena esperanza" para los enfermos reumáticos.
Gastronomía húngara.

Elogio de la cocina húngara.


La fama de nuestra cocina se debe a la armonía entre los platos sencillos y sofisticados, al espíritu innovador que une las mejores tradiciones a los sabores vecinos usando variedad de hortalizas, frutas, especias, caza y pesca.

Nuestros grandes cocineros siempre ganan algún Oscar en las olimpiadas gastronómicas. Tenemos tres especialidades que conocen todos los extranjeros: paprika, gulyás, pörkölt. Pero nuestra oferta es muchísimo mayor.

Si el pimentón (paprika) es el rey de la cocina húngara, nuestra crema agria es la reina. Esta pareja real sazona, suaviza las sopas, los platos de carnes, y contribuye decisivamente a la gloria de los platos más ligeros a base de verduras, legumbres y ensaladas. Prueben la sopa de frijoles a la Jókai -cuyo nombre proviene del famoso escritor húngaro-, la lucioperca del Balaton a la jóasszony, o el lomo de liebre con salsa adobo y bollos de panecillos, todos serán de su agrado.
Numerosas pastelerías y cafeterías de suntuoso ambiente nos ofrecen los deliciosos sabores hogareños. Es irresistible la somlói galuska, confeccionada con diferentes tipos de bizcochos, o la palacsinta del famoso restaurador Gundel.

Las cualidades climatológicas y los suelos son muy favorables para la vitivinicultura. Hoy en día pueden elegirse vinos de marca, laureados internacionalmente, de las bodegas de 22 regiones históricas de vinos, para acompañar dignamente los apetitosos platos de nuestra cocina

La tarta Dobos, creada hace cien años por el maestro pastelero del mismo nombre, rellena de chocolate y vestida de caramelo.

El sol y la sagacidad de los enólogos han dado fama durante siglos a los vinos húngaros, fogosamente aterciopelados o de ligera suavidad.
Al son de la música gitana es muy agradable paladear Badacsonyi Szürkebarát, Debröi HársleveJü, Egri Bikavér o ViJJányi Cabernet Sauvignon, coronando el postre con Tokaji Aszú, el rey de los vinos y el vino de los reyes, como Luis XIV llamara a este noble néctar.

 

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa
Europa central
 
Tipo de viaje
capitales europeas
cultural
naturaleza
romanticos

Poblaciones del reportaje
Hungría Hungría Central Budapest Budapest

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid