Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Hungría
Hungría, conocer su zona norte
Mundo Hungría Hungría Septentrional Heves Heves

Menos conocido que Budapest y sus alrededores o la zona del lago Balaton, el norte de Hungría ofrece suficientes sorpresas como para que merezca la pena dedicarle un cierto tiempo


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

hungría, hungría, conocer su zona norte

Menos conocido que Budapest y sus alrededores o la zona del lago Balaton, el norte de Hungría ofrece suficientes sorpresas como para que merezca la pena dedicarle un cierto tiempo. En el recorrido por esta región descubriremos ciudades y fortalezas de gran belleza y larga historia, como Eger y Sárospatak, deslumbrantes fenómenos naturales, como las cuevas de estalactitas de Aggtelek, declaradas Patrimonio de la Humanidad, enormes valles de viñedos, donde se consigue el tokaj, uno de los mejores vinos del mundo y pueblitos anclados en el tiempo, como Hollókő, también Patrimonio de la Humanidad.

En esta región se encuentra el punto más alto de Hungría, Kékestető, de 1014 metros de altitud. Si dejamos pasear la vista desde él --lo ideal es subir a la torre de comunicaciones, donde hay un buen mirador-- , descubriremos un magnífico paisaje con colinas cubiertas de bosques y valles entre medias por los que discurren calmadamente ríos y arroyos. Campos de vides, praderas cubiertas de lavanda y, como pinceladas de color, las torres de las iglesias y pequeñas aldeas que conservan vivas tradiciones seculares. Recorriendo este lugar aparecerán acogedoras ermitas y también monumentales catedrales, hoteles de lujo y cómodas casas rurales, ruinas de castillos medievales y suntuosos palacios barrocos, aguas termales y enormes rebaños de hermosos caballos...

El viaje hacia la parte más occidental del norte, pero antes de penetrar en ella, permitirá visitar Vác, "la ciudad de las iglesias", una de las perlas de los meandros del Danubio. Desde allí se descubren las intactas e impresionantes montañas del Börzsöny, a pesar de que no sobrepasan los 1.000 metros de altitud y, más allá, las colinas de Csérhát, anchas, fértiles y muy pobladas. A los habitantes de esta región se les denomina palóc y su origen no resulta claro para los etnógrafos, ignorándose si son anteriores a los magiares o un colectivo de esta etnia que ha mantenido su dialecto y costumbres propias, influidos por la cultura eslovaca. Una buena muestra de su artesanía, vestidos y tradiciones se ofrece en el museo palóc de Balassagyarmat, en la frontera con Eslovaquia.

Pero mejor que los museos es la vida al natural y, no muy lejos de Balassa- gyarmat, se encuentra la verdadera patria de los palóc: Hollókő. De camino, se pasa por Szécsény, con una iglesia de estilo barroco, un antiguo castillo y el palacio Forgách. Pero la ciudad tiene sobre todo un cierto valor histórico, ya que aquí se constituyó el Parlamento húngaro en 1705, cuando la Confederación de Territorios de Hungría, eligió como su dirigentes al príncipe Ferenc Rákóczi.

Holloko
La Hungría rural

Hollókő representa lo más auténtico de la Hungría rural: rústicas casas que acogen a los miembros de tres generaciones, mujeres vestidas de negro, viejos artesanos tallando la madera, niñas con sus vestidos tradicionales... Sólo unos pocos cientos de personas viven en las cincuenta casas que se conservan, aunque algunas se han convertido en cafés y museos y otras admiten huéspedes o han sido adquiridas por intelectuales y artistas de Budapest, que acuden aquí de vez en cuando y contribuyen a su conservación. En un corto paseo se llega al castillo, del siglo XIII y parcialmente reconstruido, de hecho es uno de los mejor conservados de Hungría. Desde sus muros se obtiene una espectacular vista de las colinas cercanas y sus protegidos viñedos.

De camino hacia la zona central de esta región norte, atravesamos las montañas volcánicas Mátra, uno de los más populares centros turísticos del país, con pistas de esquí abiertas a través de bosques de hayas y robles. Lo que hace singular el lugar es que, tanto en invierno como en verano, es posible practicar diferentes deportes con base en algunos de los pueblos y estaciones de montaña y, además disfrutar las delicias de sus aguas termales. Los puntos más destacados de los Mátra son: Mátrafüred, Mátraháza, Kékestető, Galyatető, Mátraszentimre y Gyöngyöspata.

Mención aparte merece Parád, en la zona norte de los Mátra, por su original y bien cuidado Museo de Carrozas en el que se muestra todo el proceso de fabricación de los vehículos de tracción equina, los oficios que intervienen y los modelos terminados: carros de campo, carretas, faetones, carrozas, trineos...

Entre los montes Mátra y Bükk está Eger, con una rica herencia arquitectónica, tal vez la ciudad más atractiva del norte de Hungría; el tercer punto turístico más visitado, tras Budapest y Balaton.

La ciudad es todo un símbolo en la historia húngara. En 1552, el héroe local István Dobó, al frente de un pequeño grupo de hombres y mujeres, consiguió repeler el ataque del ejército turco, sesenta veces más numeroso. Esta victoria psicológica dio al país un impulso optimista y a Europa un respiro que duró cuarenta años, hasta 1596 cuando la ciudad fue tomada por las tropas de Muhammad III. Durante el siglo XVIII, Eger creció y se embelleció con ricas iglesias, palacios y mansiones que hoy forman un atractivo centro urbano. La visita de la ciudad no sería completa sin probar su famoso vino egri bikavér, "sangre de toro", un tinto oscuro y denso que hace la competencia al célebre vino de tokaj.

Eger
Los mejores caballos

A pocos kilómetros de Eger se encuentra Szilvásvárad, famosa por ser centro de cría de los célebres caballos lippizanos y donde tienen lugar, periódicamente, algunos de los más importantes encuentros, ferias y demostraciones relacionados con el mundo del caballo. Un pequeño tren permite recorrer el valle de Szalajka o, si se quiere el modo tradicional, puede alquilarse un caballo o una carreta y subir por la tortuosa senda que lleva a Lillafüred y Miskolc hasta la meseta superior. Allí se contempla un solitario paisaje, sin rastro de vida humana, dominado por los bosques de hayas y robles, arbustos de enebro y rocas de caliza.

Siguiendo el camino, que serpentea a través de los magníficos hayedos del Parque Nacional de Bükk, se llega a Lillafüred, con un precioso lago sobre el que resalta la silueta del Hotel Balneario Palota, construido en los años 30, con su característica arquitectura de castillo de hadas, al estilo de Luis II de Baviera.

Miskolc, pese a ser la tercera ciudad en importancia de Hungría, después de Budapest y Debrecen, no tiene grandes monumentos. Es moderna e industrial y sus principales atractivos están en las cercanías: el castillo de Diósgyőr y las fuentes termales de Miskolc-Tapolca.

Vale la pena adentrarse en la carretera que lleva hacia la frontera con Eslovaquia y llegar hasta el Parque Nacional Aggtelek donde se halla un complejo y espectacular sistema de cuevas con preciosas estalactitas y estalagmitas, declarado Patrimonio de la Humanidad .
Más adelante está Tokaj una bonita ciudad con numerosas mansiones del siglo XVIII. Pero sin duda la fama mundial del lugar se debe a su delicioso vino que puede saborearse en muchas de sus bodegas. El Oremus está elaborado por la española Vega Sicilia. Hay que visitar el Museo del Vino en el que se describe su proceso de fabricación. En el extremo norte de la ciudad se unen los ríos Tisza y Bodrog, formando un espectáculo único.

Siguiendo el cauce del Bodrog y atravesando preciosos paisajes de viñedos, se llega a Sárospatak, una encantadora y poco conocida ciudad que, sin embargo, tiene un simbolismo especial para los húngaros, ya que aquí se asentaron en el siglo IX las tribus que fundaron la nación. Del antiguo castillo de la familia de los Rákóczi, del siglo XI, sólo queda una gran torre roja que contrasta con la elegancia del palacio renacentista posterior. Desde aquí, el héroe nacional Ferenc Rákóczi dirigió en 1703 la guerra de independencia contra los Habsburgo y, al fracasar, partió para el exilio. Entre los edificios de interés de la ciudad están su iglesia gótica, con hermosas lápidas sepulcrales, el Colegio Reformado calvinista en el que impartió sus doctrina el célebre humanista János Comenius, con una biblioteca de 200.000 libros y el hotel Borostyán, instalado en un antiguo monasterio trinitario del siglo XVII.

La última visita en la región norte de Hungría es Hollóháza, la población más septentrional del país, célebre por su porcelana de moderno diseño.

Diosgyor Var
Hatvan
El escritor Thomas Mann fue un asiduo al palacio de Grassalkovich, a los pies de las montañas Mátra, e inmortalizó la figura de la baronesa Irén Hatvany en su novela "Doctor Fausto".

Gyöngyöspata
En su iglesia se muestra una pieza única del arte húngaro, el Arbol de Jessé, que representa a Jessé dormido y saliendo de su cuerpo un árbol con 18 bustos de los antepasados de la Virgen.

Recsk
El libro "Mis felices días en el infierno" de George Faludy es un sentido homenaje a las miles de víctimas que murieron en el campo de concentración estalinista de Recsk, en los Mátra.

Eger
Después de la visita a esta histórica ciudad, nada mejor que un chapuzón en los baños termales que hay junto al parque Népkert, con unas de las aguas más saludables de Europa.

Szilvásvárad
Los caballos lipizanos que se crían en esta localidad tienen fama mundial. Esta raza nutre la célebre Escuela Española de Equitación de Viena. Cada cuatro años tiene lugar en la ciudad el Encuentro Mundial Ecuestre que atrae a los mejores equipos ecuestres de exhibición.
Parque Bükk Nemzeti. Este parque nacional que cubre un área de 388 kilómetros cuadrados es uno de los más bellos hayedos de Europa. En el subsuelo hay más de 500 cuevas.

Tokaj Región del vino
La clave del peculiar sabor de este vino se debe a sus suelos volcánicos, su microclima y a la combinación del vino seco Tokaji Szamorodni y aszú, uvas pasas con alta concentración de azúcar.

A partir del año 1993 la región Tokaj tiene un lazo especial con España. Este año es cuando la empresa española Grupo Vega Sicilia se establece en la región. Su empresa Oremus Kft. es quien contribuye de manera muy importante a aumentar el prestigio del "caldo" de Tokaj tanto en Hungría, como en Espana y también en el resto del mundo. Para conocer mejor la tradición de la elaboración del vino tan peculiar de Tokaj nada es mejor, que através de Oremus.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa
Europa central
 
Tipo de viaje
cultural
naturaleza

Poblaciones del reportaje
Hungría Hungría Septentrional Heves Heves

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid