Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Hungría
Hungría - Panonia, la parte Transdanubia
Mundo Hungría Transdanubio Occidental Vas Sárvár

Los restos arqueológicos atestiguan que la zona estuvo habitada desde los primeros tiempos de la Humanidad. Los romanos establecieron aquí numerosos campamentos y bautizaron la región con el nombre de «Pannonia»


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

hungría, hungría - panonia, la parte transdanubia

Los restos arqueológicos atestiguan que la zona estuvo habitada desde los primeros tiempos de la Humanidad. Los romanos establecieron aquí numerosos campamentos y bautizaron la región con el nombre de «Pannonia».

Abrazadas por el Danubio al norte y al este, esas tierras de Hungría que forman la mitad occidental del país reciben el nombre de Transdanubia y, formalmente, se encuentran divididas en tres regiones: central, occidental y meridional, dejando en medio de ellas la muy amena y bella zona del Lago Balatón y sus alrededores.

La Transdanubia Occidental

Esta región se conoce como «la puerta de entrada al Occidente» y se extiende desde el Lago Fertő, que forma parte del Parque Nacional Fertő-Hanság, hasta el Lago Balatón, un itinerario refrescante por los caminos del agua en la región más verde del país magiar.

Formó parte de la antigua «Pannonia» de los romanos que, 15 siglos más tarde, no tuvo que soportar la ocupación turca, por lo que ha podido conservar muchos vestigios romanos y también iglesias góticas y castillos barrocos. Pese a ser, con respecto a sus superficie, una de las regiones turísticas más pequeñas en Hungría, hace frontera con cuatro países —Eslovaquia, Austria, Eslovenia y Croacia— lo que ha favorecido, desde siempre, la apertura y cordialidad de sus gentes y la variedad de sus influencias. Es por aquí, además, donde entran buena parte de los turistas occidentales que visitan Hungría en coche.

Nuestro recorrido va a seguir ese mismo camino, comenzando por uno de los pasos fronterizos más transitados que lleva a la bella ciudad de Sopron. Gracias a su privilegiada situación y su pasado histórico, Sopron es la segunda ciudad de Hungría más rica en monumentos históricos después de Budapest; fue galardonado con el Premio Europeo en el 1975 por su programa de protección de monumentos y por ser una de las ciudades más atractivas como destino turístico, debido a su posición a los pies de los «Alpes húngaros» junto a las colinas de Lövérek y también a la proximidad del Lago Fertő.

A los austríacos les encanta pasar los fines de semana en Sopron. Son muchas las familias que visitan la ciudad para hacer compras, realizar chequeos en sus clínicas de prestigio y, especialmente, descansar en Lövérek. En realidad, tan sólo 6 km separan esas ciudades del país vecino y ambas han compartido episodios muy interesantes de la historia austro-húngara. Al contrario de las otras ciudades en la zona, Sopron no fue ocupada por los mongoles ni los turcos y, por tanto, no sufrió destrucciones. Eso permite que sus visitantes conozcan una ciudad medieval y paseen tranquilamente por sus calles o curioseen por los patios y callejones. Se entra en la ciudad vieja por la Puerta de la Fidelidad (Hűség-kapu), llamada así desde que en 1921 la ciudad eligió por referéndum pertenecer a Hungría antes que a Austria. Sobre esta puerta se encuentra la Torre de Fuego (Tűztorony), de 60 m de altura, que refleja en sus estilos arquitectónicos la propia historia de la ciudad.

A 23 km de Sopron, en dirección a Győr, se encuentra Fertőd y su espectacular castillo del siglo XVIII conocido como la «Versailles húngara» y a 14 km por la carretera Nº 84, en dirección Sárvár, en Lövő, nos desviamos hacia la derecha para tomar la dirección hacia Kőszeg. Difícilmente podría encontrarse una entrada más hermosa al país que esa pequeñísima ciudad cercana a la frontera con Austria. Aquí, los Alpes se convierten en las lomas de Panonia. Kőszeg es una ciudad pequeña y apacible, al pié del monte Írott-kő, que resistió el asalto de los turcos y conserva una arquitectura y un ambiente que la convierten en una de las más atractivas en Hungría. Conserva su sabor antiguo y tranquilo por lo que ha merecido el título «cofre de joyas».

Más al sur, está Szombathely, la mayor ciudad de la Transdanubia, cuyos orígenes se remontan a más de 1800 años, cuando fue sede del gobernador romano de «Pannonia». Hacer turismo en Szombathely resulta muy gratificante. Los interesados por la historia antigua se fascinarán en el Museo de Savaria, el mayor museo de la Transdanubia, contemplando una excelente colección de objetos de la época romana. En el Museo Vasi, se puede disfrutar de una demostración del modo de vida rural durante los siglos XVIII y XIX y también de la arquitectura y cultura de alojamiento de Hungría, Croacia y Eslovenia— tanto urbanas como rurales.

La Transdanubia del Sur

La zona meridional de la Transdanubia posee una rica combinación de paisajes que permite pasar en pocos kilómetros de la región pantanosa de Sárköz a las colinas de Hegyhát, de las extensas montañas de Mecsek a los valles vinícolas de Villány o a los paisajes «mediterráneos» cargados de almendros e higueras que rodean Siklós. Toda la zona vive muy apegada a sus tradiciones y, en muchos pueblos del camino, pueden observarse granjas con fachadas decoradas al uso popular.

Partiendo desde Budapest y siguiendo el cauce del Danubio, llegamos pronto a Dunaföldvár, un antiguo lugar de paso del Danubio para cuya protección se construyó una fortaleza en el siglo XVI cuya torre cuadrada y maciza se han conservado. Muy cerca está Simontornya, que también conserva un bello castillo originario del siglo XIII, ampliado después en estilo gótico y, luego, enriquecido con detalles renacentistas. Actualmente, aloja una colección de piedras talladas. Siguiendo el cauce del Danubio y tras atravesar Paks, se llega a Fadd-Dombori, una zona de veraneo popular que, durante 7 km, se extiende a lo largo del canal y ocupa los 400 metros de anchura del antiguo cauce del Danubio.

Antes de adentrarnos en Szekszárd, nuestra próxima escala, merece la pena dedicar un tiempo al bosque de Gemenc, que comienza junto a la ciudad y se extiende por la orilla derecha del Danubio unos 25 km hacia el sur. Se trata del mayor coto de caza del país, una zona casi selvática, con multitud de lagos rodeados de juncales, recuerdo del antiguo trazado del río. El bosque está formado por viejos sauces, álamos y robles; y en él viven ciervos, corzos y jabalíes. También es aquí donde nace el Canal de Sió que llega hasta el Lago Balatón. Es navegable a vela durante unos pocos kilómetros porque pierde profundidad enseguida. Sin embargo, para los amantes de las canoas, ése es uno de los recorridos más atractivos de Europa, ya que por él, puede llegarse hasta Siófok, en la orilla sur del Balatón. Szekszárd ha sido un asentamiento humano desde la Edad de Piedra. Los romanos crearon aquí un campamento militar, y los turcos lo convirtieron en una plaza fortificada. Desde el siglo XIX, ha sido un importante centro de producción vinícola. Su vino tinto, según se dice, era el preferido de Franz Schubert y Franz Liszt, quienes pasaban algunas temporadas aquí. En la ciudad, destaca la antigua Diputación Provincial de estilo clasicista, que se eleva sobre la Colina del Castillo. En su patio, se han descubierto restos de una abadía de la época de los Árpád. En la llamada Casa Augusz, solía alojarse Liszt como invitado de la familia y dio varios conciertos en ella.

La casa solariega de los Széchenyi se halla en Nagycenk, transformada en un hotel de lujo. Hay que visitar también el paseo de tilos de 1754 y los antiguos establos donde pueden admirarse los famosos sementales húngaros.

Pécs - Patrimonio de la Humanidad

En la Transdanubia meridional, se encuentra la principal ciudad, Pécs, uno de los lugares más mediterráneos de Hungría y designada Capital Cultural de Europa en el 2010. Es conocida desde los comienzos del primer milenio aunque bajo diferentes nombres. Primero fue una población celta, luego, romana y, aún más adelante, cristiana hasta el 1543 cuando fue islamizada por los turcos —de esta época quedan todavía diecisiete mezquitas— y, de nuevo, cristiana bajo los Habsburgo. Es una ciudad multicultural y, hoy en día, el máximo exponente de la cultura croata, alemana y romanesca (gitana).

Pécs cuenta con un amplio patrimonio histórico. Destacan la catedral y las criptas con sus aledaños, que han llevado a la UNESCO a declarar el barrio de la Plaza de la Catedral, plagado de criptas paleocristianas, capillas y otros restos romanos y medievales, Patrimonio de la Humanidad en el 2000. Desde la Catedral, parte la calle Káptalan conocida como la Calle de los Museos. En el Nº 2, se encuentra el Museo Zsolnay; los azulejos de la famosa fábrica de cerámica se han utilizado para muchos de los buenos ejemplos de arquitectura Art Decó o Jugendstil. En la plaza Széchenyi, se encuentra la antigua mezquita Gazi Kasim Pasha. Entre sus principales acontecimientos, hay que mencionar el Festival Folclórico Internacional y la Feria de Muchachas en Pécsvárad. Pécs también es la puerta cultural para aquellas zonas de los Balcanes que todavía no tienen acceso directo a la Unión Europa. La Universidad de Pécs, anteriormente conocida como Universidad Janus Pannonius por el talentoso poeta de origen croata, es la quinta universidad más antigua en Europa (fundada en el 1367).

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa
Europa central
 
Tipo de viaje
cultural

Poblaciones del reportaje
Hungría Transdanubio Occidental Gy?r-Moson-Sopron Mosonmagyaróvár
Hungría Transdanubio Occidental Vas Sárvár

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid