Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Dublín - Irlanda
Dublín en 48 horas: historia, vida nocturna y gastronomía
Mundo Irlanda Leinster Condado de Dublin Dublín

us destacables monumentos que adornan sus calles, sus restaurantes, cafeterías y pubs que conservan una tradición gastronómica y cervecera única y su gente, amable y atenta, son razones más que suficientes para perdernos aquí.


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

dublín - irlanda, dublín en 48 horas: historia, vida nocturna y gastronomía

Unos rallos de sol acarician los bajos edificio que nos permiten un primer contacto con la ciudad de Dublín. La capital de la República de Irlanda, ubicada en la costa este, es la ciudad más poblada del país, aunque a pesar de eso es una villa bastante tranquila. Sus destacables monumentos que adornan sus calles, sus restaurantes, cafeterías y pubs que conservan una tradición gastronómica y cervecera única y su gente, amable y atenta, son razones más que suficientes para perdernos aquí.

Fue fundada por los vikingos alrededor del año 841 debido a su estratégica situación y durante siglos ha sido escenario de guerras y conflictos hasta 1922, cuando consiguió su independencia de Reino Unido y se firmó el Tratado anglo-irlandés. Hoy en día, Dublín, es una ciudad donde se mezcla historia e innovación, convirtiéndose en un destino ideal para una escapada.  También se considera una ciudad joven, dado que su población, más de un millón de habitantes, son de una media de 30 años, lo que crea un ambiente y ritmo de la ciudad vibrante y singular. Durante nuestro recorrido por su centro observaremos las pinceladas de las tradiciones gaélicas, junto con una combinación de pueblos y culturas, aunque siempre presente fuertemente el espíritu irlandés. Es un destino ideal para los más urbanitas, recorriendo sus grandes avenidas o callejeando por pequeñas y recónditas arterias, como también para los amantes de la naturaleza, encontrando tanto dentro de la ciudad como en sus alrededores numerosos parques y jardines.

Catedral de San Patricio. Turismo Dublín

Acariciando el océano Atlántico, Dublín se expande alrededor del río Liffey, convirtiéndose este en una de sus principales vías y donde se centra gran parte de la actividad de la ciudad. Dublín es un referente en la literatura y hogar de figuras literarias internacionalmente conocidas, razón por la cual hallamos numerosos centros culturales, como el edificio Helix, y teatros, entre los que destacan Gaiety, Abbey, Olympia, Gate y Grand Canal. Los museos que encontramos también ofrecen una interesante manera de descubrir la historia y la parte más artística de la ciudad. Destaca el Museo Nacional de Arqueología, tanto por el edificio en el que se ubica, como por los objetos tan antiguos que alberga, el Museo de Artes Decorativas e Historia, situado en Collins Barracks, destacando con su colección de objetos de la historia de Irlanda, o el Museo Nacional del Leprechaun, dedicado a la mitología irlandés. En cuanto al arte, despuntan la Galería Nacional de Irlanda, con su colección de arte desde la Edad Media hasta el siglo XX, la Galería Hugh Lane, que desde 1908 ofrece a sus visitantes una colección de arte moderno de Irlanda, el Museo Irlandés de Arte Moderno, ubicado en el antiguo Hospital Real Kilmainham, con una colección de arte modernos tanto irlandés como internacional, y finalmente la Biblioteca Chest Beatty, donde además de libros encontramos tesoros artísticos de grandes cultura y religiones del mundo.

Aunque la Ciudad cuenta con algunos interesantes atractivos sobre todo lo que predomina es su ambiente juvenil y dinámico. Son varias las zonas que tanto durante el día como por la noche ofrecen la posibilidad de perdemos. Dentro de su casco, en la villa destacan dos calles, que podríamos decir que son las principales arterias que tanto nativos como turistas disfrutan recorriendo. O´Connell Street es una de las principales zonas comerciales donde encontramos tiendas, restaurantes, panaderías, pubs y además algún interesante y famoso monumento como The Spire, una gran aguja que nos llama la atención desde el primer momento. Fue construida en 2003 y con una altura de 120 metros observamos cómo se funde con el cielo. También hallamos el monumento del líder nacionalista Daniel O’Connell, de Sir John Gray, James Larkin, Charles Stewart Parnell y el padre Theobald Mathew. Aunque desde de la Guerra Civil Irlandesa numerosos edificios quedaron destruidos, aún podemos admirar el magnífico edificio de la Oficina Central de Correos de Dublín, el Hotel Gresham o los almacenes Clery’s, entre otros. Otra calle de singular importancia es Grafton Street, calle peatonal que une la Universidad Trinity College y el Parque de St. Stephens Green. Mientras paseamos por ella, además de disfrutar de tiendas, centros comerciales, puestos de flores, restaurantes, también disfrutaremos de músicos poniendo ritmo a nuestro paseo. En la intersección con la calle Nassau, observamos la estatua de bronce de la famosa vendedora ambulante de día, Molly Mallone, mientras que de noche ejercía otros oficios menos dignos.
Custom House. Turismo Dublín

Sin lugar a duda, uno de los lugares más importantes y significativos es Trinity College, la universidad más antigua de Irlanda. Fue fundada en 1592 por la reina Isabel I. Fue erigida sobre un antiguo monasterio agustino y su campus es un fantástico lugar donde tanto estudiantes como turistas pueden pasear, descansar, admirar los edificios que lo conforman o simplemente disfrutar del ambiente. La Biblioteca del Trinity College fue construida entre 1712 y 1732, posee una importantísima colección de manuscritos y libros impresos de Irlanda, actualmente hallamos casi tres millones de libros repartidos en ocho edificios. Su sala principal Long Room, es uno de los puntos más impresionantes, con 65 metros de largo, donde infinitas estanterías repletas de libros nos reciben. Además, en su interior observamos el Libro de Kells, como una joya de la biblioteca, contiene un texto en latín de los cuatro evangelios y hoy podemos verlo dentro de una exposición en la Antigua Biblioteca.

El castillo de Dublín es otros de los monumentos que vale la pena visitar. También ubicado en pleno corazón de la ciudad, este conjunto de edificios que actualmente no presenta una imagen de un castillo como tal, debido a un incendio en el año 1684, hoy nos invita a descubrir las diferentes funciones que ha tenido durante el pasado. Durante 45 minutos, lo que dura la visita guiada, podemos revelar las diferentes estancias que guarda, como el Rellano de las Hachas de Guerra, el Salón del Trono, la Sala de James Connolly, el Salón de Granard, las estancias del Rey y la Reina, entre otros. Una vez en el exterior del castillo, en la Torre de la Pólvora, podremos conocer interesantes sucesos del pasado de la ciudad y observar los originales adoquines de las calles.

El Ayuntamiento es otro de los imprescindibles en Dublín. Este excelente ejemplo de arquitectura georgiana fue construido entre 1769 y 1779, siendo principalmente Sede de la Cámara de Comercio.  Aunque durante años fue abandonado, en el año 1851 fue adquirido por el Ayuntamiento de Dublín y hoy en día se utiliza para celebrar las sesiones del Consejo Municipal. En su interior destaca la impresionante cúpula sostenido por doce columnas, mientras que justo debajo de esta, hallamos una estancia decorada con numerosas estatuas y esculturas. Además, en la bóveda del edificio hallamos una interesante exposición multimedia con detalles sobre la historia de Dublín.
A orillas del rio, y sobre todo destacando por la noche gracias a su perfecta iluminación, hallamos Custom House, un imponente edificio neoclásico que nos deslumbra desde el primer momento. Fue construido en el siglo XVIII como sede de la aduana del puerto de Dublín, y aunque en el año 1921 sufrió un incendio, su restauración se inició en el 1926, consiguiendo su actual aspecto. No pasara desapercibido el estilo arquitectónico, donde los pabellones y la impresionante cúpula son algunos de los elementos que predominan. Es interesante curiosear Custom House una vez el sol se haya ido, mientras recorremos la orilla del río.
Vistas sobre río Liffey de noche. Turismo Dublín

Otro lugar a tener en cuenta es la Cárcel de Kilmainham, un importante espacio para los irlandeses, dado que numerosos valientes patriotas que lucharon por la independencia de Irlanda fueron encarcelados y asesinados en este lugar. Fue inaugurada en el año 1796 y actualmente podemos ver las celdas y las zonas comunes. Entre sus frías y húmedas paredes se encontraban todo tipo de presos; hombres, mujeres y niños. A pesar de las malísimas condiciones que había en esta cárcel, con la llegada de la hambruna de 1848, muchos agradecían estar allí y poder alimentarse. Sin duda su visita es un interesante paso por la historia, no solo de la ciudad sino también del país. Si deseamos conocer más detalladamente la historia de la villa, tenemos cita también en Dublinia, una exposición interactiva donde viajamos durante la época vikinga y la Edad Media y conoceremos un Dublín totalmente distinto. La Casa Numero 29 es otro de los imprescindibles si queremos conocer también como era la burguesía de Dublín entre 1790 y 1820. Además, algunas de las iglesias que encontramos por la ciudad, también nos recuerdan el pasado de esta, como son la excepcional Catedral de la Santísima Trinidad de Dublín, la Catedral de San Patricio de Dublín o la Iglesia Católica de St.  Audoen.

Finalmente, tampoco podemos dejar de visitar el Casino Merino, uno de los edificios neoclásicos más destacables de Europa. Fue diseñado por Sir William Chambers como casa de recreo para el conde James Caulfeild. Durante nuestra visita descubriremos detalles realmente fascinantes sobre las diferentes estancias y recorreremos los diferentes celebraciones y fiestas que han tenido lugar aquí.

La cerveza y el whiskey forman parte de la historia de la ciudad y esto lo podemos ver gracias a la Guinness Storehouse y la Antigua Destilería de Jameson. La famosa mundialmente cerveza Guinness es un símbolo más de la ciudad de Dublín y su fábrica es el lugar más visitado del país. El antiguo almacén, arrendado por Arthur Guinness en 1759, hoy en día nos ofrece un paseo por la historia y la tradición cervecera de Irlanda. A lo largo de sus diferentes plantas conoceremos interesantes detalles sobre la producción de este elixir internacionalmente conocido y tendremos la oportunidad de aprender a tirar pintas y saborearlas. En la última planta de esta Storehouse, en Gravity Bar, mientras saboreamos una pinta, obtendremos una de las más impresionantes panorámicas sobre la ciudad. Por su lado la Antigua Destilería de Jameson fue fundada por John Jameson en 1780. Fue aquí donde durante 200 años se llevó a cabo la producción de este renombrado whisky. Actualmente en la pequeña destilería de Bow Street encontramos un museo donde conoceremos el proceso de elaboración de este caldo. Sin lugar a duda, si somos amantes de este famoso whisky, esta es una interesante visita donde además tendremos la oportunidad de comparar varios tipos de esta bebida.
Temple Bar. Turismo Dublín

Tanto de día, como de noche una concurrida zona donde perdernos es Temple Bar, uno de los barrios más antiguos de la capital irlandesa. Sus pequeñas callejuelas, muchas de las cuales peatonales, aguardan diferentes espacios culturales, galerías de arte, teatros, bares, restaurantes y pubs. Esta zona recibe su nombre a Sir William Temple, quien en el año 1600 adquirió estos terrenos. Inicialmente se empezaron a instalar pequeñas empresas, mientras que posteriormente fue una zona de artistas y comerciantes. Fue a raíz de la elección de Dublín como Capital Europea de la Cultura cuando esta zona gano popularidad y hoy sin duda es una de los mejores sitios para perdernos y disfrutar de alguna cerveza fresquita por la tarde o noche. El pub más emblemático de Dublín también se ubica aquí, recibiendo el mismo nombre, donde sus colores rojos, su música en vivo y su animado ambiente harán que vivamos una agradable experiencia mientras degustamos alguna bebida, aunque a veces está bastante lleno. Además, durante el día, la calle principal de este barrio acoge diferentes mercados como Food Market o el Book Market.

La hora de la comida o la cena es un buen momento también para adentrarnos en busca de lugares por descubrir. Iglesias convertidas en restaurantes, pubs que ofrecen platos típicos a base de cerveza, panaderías que ofrecen bufets completos con pan recién hecho, restaurantes internacionales, puestos ambulantes o tiendas que esconden espacios traseros en modo de restaurante donde podemos sentirnos como en casa mientras disfrutamos de algún plato. Sin duda, Dublín ofrece un amplio abanico de posibilidades en cuanto a gastronomía se refiere, con una variedad de platos y recetas tanto tradicionales como modernas, para todos los gustos y bolsillos.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa
Europa del Norte
 
Tipo de viaje
capitales europeas
cultural
destinos cercanos
itinerarios turísticos

Poblaciones del reportaje
Irlanda Leinster Condado de Dublin Dublín

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento














  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid